Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Slasher.com

Slasher.com

Crónicas somnolientas

Slasher.com Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Slasher.com
  • Nacionalidad: Estados Crujidos | Año: 2017
  • Director: Chip Gubera
  • Guión: Chelsea Andes, Chip Gubera
  • Intérpretes: Jewel Shepard, R.A. Mihailoff, Ben Kaplan
  • Argumento: Chico conoce chica por internet y se van a una cabaña aislada a fornicar, para disgusto de los psicóticos locales.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

 photo Slasher.interior_zpsgmybfr14.jpg

Pensaba que iba a ver una película de mucho miedo, con asesinos malvados y tenebrosos que hacen fotos de sus víctimas para presumir por las redes sociales, pero al final me he encontrado con un largometraje muy bonito que ensalza los valores familiares y la comunicación entre individuos como manera de fomentar el amor.

Todo empieza con una simpática música que marcará el tono sonoro para la siguiente hora y media – rock and roll afónico y ramalazos de tecno pasado por una lavadora vieja –. Y con tan alegre ambientación vemos como a una chica de firme busto le pegan mucho mientras lanza gemidos, un señor muy bruto le hace un lifting que repugnaría al congreso de los diputados, pero que en blanco y negro queda resultón para sobrecoger al espectador. Pasado este mal rato, el señor con las manos enguantadas se ensaña con la habilidad de una pescatera, ya vemos los títulos de crédito, muy costoso ellos, probablemente realizados por especialistas del alambre. Muchos noticiarios y expertos vestidos con trajes caros nos explican que las IPs usadas por “el escabechador” son manipuladas con la habilidad de un operador de Telefónica, por eso es muy difícil saber quién es “el escabechador”, también por eso unos hombres muy fuertes y vestidos de militares, o futbolistas americanos, no sabría decir, se equivocan en las redadas e interrumpen a parejas que hacen el amor. Es el primer signo de que la película va de cosas bonitas.

Un fundido en negro nos presenta a un chico muy majo que recibe en su apartamento a una chica muy guapa, y con pinta de llegar de un festival veraniego de músicas del mundo. Hablan un montón aunque es la primera vez que se ven en persona, se han conocido por un sitio de citas virtuales, y están nerviosos ya que no hay ningún Sobera agilizando las presentaciones con su barbita canosa. Se notan esos nervios porque no dicen nada con un mínimo de profundidad, dedicándose a intercambiar miradas como si el apartamento fuese en realidad un piano bar a media tarde. Pronto se ponen en marcha porque para su primera cita han convenido entre los dos, en realidad lo ha decido ella, para eso es la mujer, ir a una cabaña al bosque para jugar al Trivial Pursuit y lo que se tercie. Por el camino siguen las bromas picaronas, ya se observa esa complicidad típica de barbas de tres días y tetillas de cabra sin sujetador mediante.

Cuando llegan a la zona de las cabañas primero tienen que hacer el check in, porque los propietarios de las casitas de madera son muy modernos pero les gusta atender de tú a tú a sus huéspedes. Así los dos chicos conocen a su anfitriona, Mamá para los amigos, y a su marido, un señor muy grande y sudoroso que podría hacer sumo si fuese japonés. Además por ahí está la hija de la pareja que tiene los pechos muy grandes, supongo que por eso se interesa tanto por la vida en ciudad, para ir a un cirujano y reducirse el busto porque debe tener la espalda hecha polvo.
Una vez firmado el contrato y revisada una estantería de DVDs, así como intercambiadas miradas raras por parte de todo el mundo – igual olía a pedo en la casa y por eso bizqueaban – la pareja en ciernes se larga hacia su nido de amor. Pero antes de la fornicación, que la habrá, un breve paseo por el campo sirve para intimar más:
Que si nunca he estado en el campo.
Que si una charca es ideal para bañarse en pelotas.
Que si la cebolla es buena para que te crezca la musculatura.
Total que acaban haciendo el amor porque de eso va la película: LOVE.

En un intermedio vemos a la dueña de la cabaña metida en una bañera mientras se toca de gusto y chupa una cuchara a la vez. La alimentación campestre es lo que tiene, les falta hierro y se ponen tibios de chupar herraduras, clavos y todo tipo de cosas metálicas.

A la mañana siguiente aparece Mamá para despertarles porque han contratado el servicio despertador ominoso. De paso, para que se alimenten bien pues los ve cansados, les lleva una tarta de higos y julepe de menta, entonces entienden porque la repisa está llena de fotos de turistas satisfechos, ¿quién renegaría de tan buen trato? Una vez llenada la panza y hecha la cama se van a un almacén a comprar cerveza, porque los veranos de la región son muy pegajosos, y esto es importante porque lo dicen media docena de veces.
Allí conocen al sheriff, que no es miembro del KKK porque es negro, pero demuestra una actitud un poco rara, como si le picase el traje. La pareja prefiere volver a la cabaña para aprovechar el tiempo, encontrándose durante su camino a un viajero perdido y al marido de Mamá con su hija. Esta última también tiene afición por chupar cosas, en concreto cabezas de muñecas, mientras mira al protagonista con ojitos de querer una reducción de pecho. Todo queda en nada porque el chico no es cirujano.

Pasando tantas cosas raras no es de extrañar que al día siguiente, cuando la pareja se despierta, estén atados en una especie de sótano donde Mamá y su marido les explican las tablas de multiplicar:
Que si el placer es dolor.
Que si alguna vez te habían tocado las tetas así.
Que si tengo a la vaca mala, tiene lombrices en las heces.
Cosas de campo, vamos.

Cuando ya pensaba que la cosa no de iba de amor, si no de violencia gratuita en una caseta de madera cubierta con gotas de ketchup, el chico se libera y se va medio desnudo por los bosques, a riesgo de que una garrapata se le pegue a sus tabletillas de chocolate. Como el marido de Mamá, creo que se llama Pepe, está muy intranquilo debido a que su inquilino se niegue a pagar la cuenta, persigue al chico mientras le hace señas con un machete, así con el brillo quizás el chaval vuelva. La cuestión es que se encuentran varias veces pero no se ponen de acuerdo, se abrazan, se golpean sin querer con piedras y hasta se clavan un poco el machete por accidente.
Los peores parados son el viajero perdido que resulta que fumaba porros – como los conceptos de la película son tirando a republicanos pues le quitan las ganas de marihuana con una traqueotomía a lo bruto – y la hija de Mamá, entre tanto tira y afloja con la bragueta del protagonista termina ensartada pero no de la manera que quería. Al menos vemos que sus pechos, efectivamente, necesitaban una operación, una de desembarco: la Operación Overlord.
Además aparece entre matojos el sheriff que trabaja a sueldo para Mamá, le paga en julepe de menta. Claro que como es negro, y esta película ya hemos dicho de qué ala cojea, no dura mucho en pantalla. Aquí todos hablan mucho y caminan poco, debe ser por el calor pegajoso del verano.

Al final el chico consigue llegar al coche y se le pone una cara muy rara, como si el pastel de higo le hubiese dado un retortijón. Yo pensaba que estaba buscando “Fortasec” en el maletero pero en verdad está mirando una colección de cabellos que sería la envidia de Rupert. No, no es peluquero; resulta que es “el escabechador”, que esperaba acostarse con la chica y luego hacerle un lifting artesano. ¡Y parecía de buena familia!
Puestos los guantes y un poco de lápiz de ojos vuelve a los campos a buscar setas, ¿si no por qué lleva cuchillo? ¡Ah, no! Que vuelve a por su chica, ¡que malo! Por eso de terminar el trabajo. Por el camino de vuelta se encuentra con Pepe que otra vez lo quiere abrazar y entre tantas palabras que se dedican…
Que si soy un asesino desde que se inventó Internet.
Que si te cepillas los dientes con manzanilla.
Que si el peto no favorece a los asesinos.
… el chico termina haciéndole, lo que se llama en el argot taurino, un Manolete: le corta la femoral a la vez que le da consejos de estética, por eso de que sabe la tira de liftings.

De vuelta a la caseta, donde se oye el hilo musical propio de una mazmorra por donde no ha pasado un fontanero en la vida, se pone muy bruto con Mamá. La pobre mujer, excitada por los golpes pues sufre un desajuste hormonal, le pide que le toque las tetas, supongo que en el campo con tanta ubre debe ser una especie de saludo local. Hablando un rato con los morros en posición de beber de la fuente, así hacemos tiempo para llegar a la hora y media, termina liberándose la chica de las redes sociales, la cual a pesar de tener tetillas de cabra resulta ser la hermana de la hija de Mamá. O lo que es lo mismo, parte de la familia Majareta.
Cuando las revelaciones llegan a su punto cumbre, hasta llega de nuevo Pepe como si una femoral seccionada fuese cosa de una tirita, le dan un golpe al “escabechador” y nos tememos lo peor. ¿No era una película de amor? ¡Pues que mal rollo!

Afortunadamente era un vil intento de engaño y por fin podemos ver a todos los integrantes de la familia Majareta dentro de un coche mientras comen regaliz junto a su nuevo miembro: “el escabechador”.
¡Ah! Pues sí, al final la familia triunfa unida mientras que las autoridades siguen buscando una IP válida…

Imágenes de la película

 photo Slasher.1_zpsnnoudjtq.jpg

 photo Slasher.2_zpskp85kl9u.jpg

 photo Slasher.3_zpsq23ranws.jpg

Lo mejor: Menta, hielo y bourbon...

Lo peor: ...os harán olvidar

Vuestros comentarios

1. ago 11, 17:55 | Pona

¡Joder, Bob! ¡Que con esa reseña me dan ganas en serio de verla a la peli!

2. ago 12, 00:09 | José Armando

¡Esta No me la Pierdo!

3. ago 12, 23:38 | Vael

Estoy con Pona, necesito verla ya jajaja

4. ago 13, 00:38 | Korben

Me encanta cuando te fumas buen canuto y te curras una reseña que vale más la pena que la propia película. Eres el puto amo!.

5. ago 13, 00:40 | Korben

Y a todo esto…¿que pinta la foto de Castor Troy? jajajajaja.

Lo dicho, muy grande Bob.

6. ago 13, 01:11 | Dereks-Never-Run

Me siento como el que ha leido un micro-relato y no una resña. ¡Genial! Esto… ¿Nicholas Cage está imitando al Dracula de Christopher Lee?

7. ago 14, 05:36 | Andromeda

Que malo sos, Bob!!! Ahora necesito ver esta película de mierda xD

8. ago 14, 18:47 | Victor

Es la mayor mierda que he visto en mi vida, de tan mierda que es no podía dejar de mirar e incluso me susurre a mi mismo: “qué haces viendo esto”. De verdad, no la veáis.

9. sep 4, 01:41 | Cuervo

“Bastard” al lado de esta película es más que digna.

Saludos.

10. sep 5, 17:49 | Gaby

jajajajajajajajaja
amé esta reseña!!!
que imaginacion la tuya
=D

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.