Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Slaughter Drive

Slaughter Drive

Pillados in fraganti

 photo SD_Interior_zpskk0h51fh.jpg

Cuando el cineasta fracasado Doug Stevenson deja su cámara de vídeo en el parque local durante la noche, graba accidentalmente algo horrible. Para colmo, podría tener algo que ver con los nuevos vecinos recién mudados enfrente. Con la ayuda de sus amigos, Doug se embarca en un salvaje viaje para salvarse a sí mismo y todo el barrio

El póster será todo lo chulo que querías, aunque es una afirmación que podría rebatirse mostrando atención a los detalles, pero “Slaughter Drive” es un largometraje norteamericano casi amateur que ha costado la friolera de 10.000 dólares, lo cual se traduce, vean sus primeras imágenes, en una difícil prueba para los amantes del cine de terror.
Por un lado siempre estamos insistiendo en la necesidad de mayor originalidad, cuestión complicada de abordar con honestidad cuando hay en juego varios millones de presupuesto, y por otro en que la realización, dentro de nuestro género de cabecera, debería ser más cuidada en términos generales, algo en lo que el ingenio tiene mucho que decir, y el talento puro suele dar a luz lejos de los tejemanejes de las grandes productoras, que luego se aprovechan del mismo reciclándolo según su propia visión del negocio. El hecho es que no existe equilibrio y pocos son los artistas que surgen de los miasmas del cine de terror como salvadores del séptimo arte en general; una crisis creativa que espero dé a no mucho tardar frutos, pues la falta de ideas – marcada esta década por la palabra “franquicia” – siempre suele ser un problema de carácter cíclico, pues se necesita cierto tiempo para que el hervidero de nuevos argumentos o reinvención sana de los viejos ofrezca sus viandas al público.

Todo este rollo para rellenar unos párrafos que de otro modo no tendrían mucho sentido. Hablamos de una película, “Slaugher Drive”, a la que cuesta verle algún interés, incluso demostrando cierto grado de picardía en la exposición de la comedia de la que hace gala. Lejos, eso sí, de “No matarás al vecino”, de un Joe Dante en buena forma. Vean ese tráiler donde, quizás de forma accidental, la subnormalidad de los presentes puede causar cierta gracia (recuérndense los estupendos resultados de “Dude Bro Party Massacre III). Creo que es lo mejor que puedo decir de la tercera película de Ben Dietels, un joven al que me extrañaría ver reclutado por un gran estudio. Esa será su irónica suerte: ¡así podrá pegarse toda la vida haciendo el cine que quiere de manera independiente! Eso sí, tendrá también que rebuscar en los cubos de basura, puerca miseria, para poder alimentar a su familia.

Imágenes de la película

 photo SD_Poster_zpsvtgzada2.jpg

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.