Has filtrado por etiquetaa: H.P. Lovecraft

Call Girl of Cthulhu

A Lovecraft le sale caspa

Call Girl of Cthulhu

Artist Carter desea, desesperadamente, perder su virginidad, pero sólo si encuentra a la persona adecuada. Cree que ha encontrado a la persona adecuada en Riley, una chica marcada con una extraña marca de nacimiento en sus posaderas. Los sueños de amor de Carter pronto se desvanecen, ya que varios miembros del culto de adoración a Cthulhu ven en la marca de nacimiento de Riley una señal de que la muchacha está destinada a convertirse en la novia de Cthulhu y dar a luz a su hijo. Ahora todo está en manos de Carter quien, ayudado por Edna Curwen y Squid, deberá encontrar la manera de detener el culto de Cthulhu.

No me considero un gran conocedor ni un gran aficionado a la obra de H. P. Lovecraft, aunque he leído algunos de sus libros (pocos), y por lo tanto no sé muy bien qué opinarán de una película como Call Girl of Cthulhu aquellos que de verdad seais auténticos fans del genio de Providence. Esos mismos fans que todavía estáis esperando la adaptación definitiva de alguna de las obras cumbres de Lovecraft (siempre he oído decir que la obra de Lovecraft, casi por tradición, ha sido más bien maltratada por el séptimo arte). En cualquier caso Call Girl of Cthulhu no pretende engañar a nadie: lo suyo es puro exploit repleto de tentáculos, mutilaciones, culos tatuados, tetas-monstruo y gore desquiciado. La página que la película tiene dedicada en la Wikipedia lo deja bien claro: “Una película probremente inspirada en la obra de Lovecraft”. Un entretenimiento cercano a la serie Z que fue recibido, por algunas páginas web especializadas en el género, como una de las mejores contribución del terror independiente al extinto 2014. Yo me apunto antes a Call Girl of Cthulhu que al remake de Poltergeist.

The Thing on the Doorstep

A la caza del espíritu de Lovecraft

The Thing on the Doorstep

La relación de Daniel Upton con su amigo Edward Derby cambia bruscamente después de que Edward se involucre sentimentalmente con Asenat Waite, una hipnotizadora con una reputación algo extraña. Al ver que el comportamiento de Edward se vuelve cada vez más errático y empiezan a suceder eventos inexplicables, Daniel decide investigar qué está ocurriendo realmente con su amigo Edward. ¿Es un caso de locura… o algo mucho más aterrador?

Después de que Guillermo del Toro, el pasado verano, dejara nuevamente abierta la posibilidad de, por fin, concretar la adaptación cinematográfica de En las montañas de la locura (aunque si finalmente llega a estrenarse, de la mano de del Toro, probablemente tendríamos que esperar hasta el 2018); los seguidores H.P. Lovecraft deberán seguir pendientes de la escena independiente, la más emprendedora a la hora de convertir el universo de pesadillas del mítico escritor estadounidense en una realidad cinematográfica. En esta ocasión le toca el turno a The Thing on the Doorstep, basada en un relato corto escrito por Lovecraft en 1933 y publicado en la edición de enero de 1937 de la revista pulp Weird Tales. El relato, que en España conocimos bajo el título El ser en el umbral, también formó parte de la antología La Llamada De Cthulhu.

Frankenstein's Army

Frankenstein's Hitler

Frankenstein's Army

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Frankenstein's Army

Frankenstein’s Army es un curioso mockumentary holandés dirigido por Richard Raaphorst, director de la inédita Worst Case Scenario, donde por cierto también jugaba con elementos militares y nacismo. “Un grupo de amigos trata de escapar de la guerra creada entre los equipos de futbol de Holanda y Alemania tras la final de la Copa del Mundo del 74, para cruzarse con un grupo de zombis nazis acuáticos”. Esa era la extraña y rocambolesca premisa de la mencionada Worst Case Scenario, primer film de este joven holandés que promete un amplio recorrido en el fantástico de su país, como lo hiciera en su día el ya contrastado -y todavía en activo – Dick Maas (Amsterdamned, 1988).

No voy a destripar nada acerca de la historia que cuenta Frankenstein’s Army, pero si me veo en la obligación de mencionar aspectos técnicos y algunas de las sorpresas de la película, por lo cual, como suelo decir, si aún no has tenido la oportunidad de ver la película, mejor abandona esta lectura hasta que lo hayas hecho.

La historia de la película arranca como una aceptable excusa para relatar las penurias de un grupo de militares rusos infiltrados en líneas enemigas, buscando la salvación en forma de una vía de escape, y sin embargo encontrando algo que jamás hubieran podido ni siquiera imaginar. La primera parte de la historia se acerca a una cinta bélica de serie B, con los protagonistas perdidos y andando por campos sembrados de cadáveres. Algunos de esos cadáveres que encuentran a su paso presentan ciertas diferencias curiosas respecto a lo que debería ser un cadáver normal y corriente. Digamos que el inicio de Frankenstein’s Army no es especialmente interesante. Incluso me atrevería a decir que resulta algo aburrida, ocupando una media hora de metraje en un ir y venir sin demasiado sentido. Algo así como un “Voy y vengo, y por el camino me entretengo”. Un ir y venir…, un camino algo anodino por ser excesivamente largo.

Lo mejor: Los prototipos y su diseño, bastante inspirados y resultones. Los efectos especiales están bien logrados.

Lo peor: La historia no acaba de ser del todo sugerente en su plasmación en pantalla y el mad doctor no me pareció convincente.


Maléfique

Una celda mugrienta, mucha locura y… ¿Una copia perdida del Necromicón?

Maléfique

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Maléfique

Se suele decir que para calificar una obra como buena, tiene que haber cien malas con las que compararla. El problema es que cuando se hace la criba, alguna de las grandes se escapa y se desecha sin querer. Es, creo yo, el caso que nos ocupa.

¿Porqué una película como esta puede haber quedado en el olvido? Sorprende que una ópera prima de este calibre no tenga cierto renombre, pero se puede explicar cuando se tira de filmografía y acudimos al director, Eric Valette. No se puede decir mucho acerca del manejo de la cámara de Valette, teniendo en cuenta que defraudó a la crítica cuando probó suerte en Hollywood con malévolos motores (Hybrid, 2010) y el remake de la japonesa Llamada perdida (2008). Sea como fuere la idea surgió fresca, influenciada sin duda por un sustrato lovecraftiano que se hace patente en toda la cinta y es por lo que se debe juzgar Maléfique.

Lo mejor: La atmósfera conseguida, el tinte gótico que tanto recuerda a Lovecraft.

Lo peor: Quizá el final, que queda algo descolgado y puede que a más de uno no sorprenda.


Arkham

El hogar del Horror Cósmico

Arkham

Arkham: La Ciudad Soñada

Estás soñando, tu mente vaga entre la lechosa niebla que se abre a tu paso como los sudarios colgados indolentemente en una vieja cripta. Lejos yace tu cuerpo paralizado por las sustancias que tu cerebro fabrica y bombea sobre tu lento sistema sanguíneo. Sin peso, arrastrado por esa leve corriente que forma volutas sobre la espesa boira, un pálido ente que recuerda vagamente a tu forma mortal va a dar con un enorme cartel iluminado roñosamente por un par de bombillas. Parece que los húmedos jirones de niebla van perdiendo consistencia alrededor del cartel: “Bienvenido a Arkham, Massachusetts”. Ahora sabes que vives una pesadilla, puesto que los vapores eléctricos que conforman tu ser danzan alterados sobre el suelo de una ciudad que nunca existió. Una carreta se extiende abruptamente emulando la lengua empedrada de un terrible monstruo que engulle a los forasteros para no volver a ser vistos jamás. Los tejados picudos, las construcciones arcaicas dejan entrever los grumos del pasado que manchan la región: tragedias humanas enterradas bajo la blanda tierra del antiguo cementerio, tiempos de brujería acaecidos en una casa de huéspedes, deseos y apetitos monstruosos que pueblan los pasillos secretos del manicomio, experimentos profanos de los que ya no habla la Universidad Miskatonic, el rancio olor de una bodega herrumbrosa pegado a las páginas de un diario, cultos ancestrales a un dolor aun más viejo, décadas de misterios susurrados al calor de una jarra de cerveza tibia. Todo está por escribir en Arkham, todo queda por leer entre sus muros cubiertos por la hiedra. Historias que tal vez puedas contar si vuelves de la pesadilla que ahora atrapa tu consciencia…

The Infliction (2)

Padre de Familia Psicópata

The Infliction (2)

David O’Hara es un estudiante de medicina algo atormentado, al menos lo suficiente para ocupar su tiempo libre en secuestras mujeres, violarlas y asesinarlas. Un día cualquiera de su atribulada vida tiene la idea de inseminar a una de sus victimas para recuperar la familia que él perdió de joven. Sin embargo, la policía rescata a la mujer embarazada en contra de su voluntad, dando el pistoletazo de salida a la carrera de muertes y caos que emprende David para recuperar a su “familia”.

Os presentamos el primer clip e imágenes de un nuevo thriller independiente fabricado en Inglaterra y cuyo mejor aval, además de sus estimulantes fotos promociónales, es el impresionante casting con el que cuenta: Doug Bradley (inmortal por su papel como Pinhead y partícipe de interesantes obritas de bajo presupuesto como Umbrage), el infatigable Bill Moseley (de las decenas de películas en las que ha colaborado me quedaría con La Matanza de Texas 2 y, por chinchar, con la infravalorada The Convent), el tosco Sid Haig (buen amigo del gran Rob Zombie y por lo tanto actor fetiche) y Giovanni Lombardo, una reliquia de la explotación italiana que picoteó de giallos como Aquarius o mondos de la talla de Cannibal Ferox.