VOD

Has filtrado por etiqueta: aislados.

Retreat

XXX

Retreat Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Retreat
  • Nacionalidad: UK | Año: 2011
  • Director: Carl Tibbetts
  • Guión: Carl Tibbetts, Janice Hallet
  • Intérpretes: Cillian Murphy, Jamie Bell, Thandie Newton.
  • Argumento: Martin y Kate esperan pasar unos días tranquilos en una isla apartada de la civilización. Sin embargo, reciben la llegada de Jake, un militar que trae muy malas noticias del resto del mundo...

40 |100

Estrellas: 2

Retret Grande

“Retreat” es una de esas películas cuyo argumento promete, así que es difícil enfrentarse a ella sin expectativas.

Martin y Kate son una pareja que no está en el mejor momento de su relación, así que deciden pasar unos días en una isla apartada. Allí, tiempo atrás, pasaron unas vacaciones felices, así que quizás puedan recuperar lo que perdieron.
Pero la cosa no parece estar saliéndoles muy bien y, para más inri, un día descubren a un hombre malherido, Jake, que resulta ser un militar con un mensaje apocalíptico: una epidemia se está extendiendo por el resto del mundo y, lo único que pueden hacer, es sellar la casa y no dejar entrar a nadie para evitar el contagio. Lo cierto es que Martin y Kate llevaban ya unos días sin poder contactar con nadie del exterior, pero… ¿realmente está pasando eso? ¿O las intenciones de Jake son otras?

Puede que no sea el argumento más original del mundo, pero tiene interés. Una situación claustrofóbica, con un personaje cuyas motivaciones pueden no ser las que aparentan, y una pareja que, en un momento en el que necesitan sentirse más unidos que nunca para afrontar el peligro, se encuentran separados. Además, el elenco no está nada mal: Cillian Murphy como Martin, Thandie Newton como Kate y Jamie Bell como el intruso Jake.

Sin embargo, desde las primeras imágenes, algo no va bien. La película arranca con unos planos aéreos del océano que ya hemos visto en muchas ocasiones. La química entre Martin y Kate es inexistente. Su historia es potente pero ya está explicada. Nos enteramos, pero nunca llegamos a sentirla.

Así, hasta la irrupción de Jake, realmente hay poco interés. Cuando éste entra en escena, la cosa se anima un poco. Sin embargo, enseguida se le ve el cartón a la trama. Martin y Kate, como es lógico, dudan de la historia que les cuenta Jake, que un virus ha asolado el resto del mundo y, como se contagia por el aire, hay que sellar la casa y no dejar entrar a nadie. Pero al espectador enseguida le saltan todas las alarmas porque, a partir de ese momento, la película se vuelve tramposa y fullera, y un gran ejemplo es una escena en la que, por la noche, Jake despierta a Martin y le pide que le ayude a defender la casa porque afuera hay gente que intenta acercarse. Disparos, tensión… ¿tensión? ¿seguro? Porque, para no mentir, Carl Tibbets apenas sí muestra el exterior y a quienes asedian la cabaña, por lo que realmente no te crees que haya gente afuera y la escena se desinfla. Es una contradicción: por no engañar al espectador no le enseñan el exterior y, eso mismo, es lo que vuelve tramposa a la escena: si no se ve el exterior, será por algo. Otro ejemplo: Jake parece estar siempre un paso por delante de Martin y Kate, adelantándose a sus movimientos, pero no oye cómo Martin consigue salir de la casa en un par de ocasiones, algo extraño teniendo en cuenta que, como personaje, éste es torpe y poco hábil, así que hemos de suponer que tampoco es precisamente silencioso.

Así las cosas, el que tenía que haber sido un vibrante y tenso choque de caracteres se vuelve más bien irritante y aburrido. Jake debía hacer tambalearse la relación entre Martin y Kate, pero está ya tan jodida que no tiene mucho que hacer. Y tampoco consigue que ella se ponga de su parte y esté en contra de su marido, porque es un personaje lo suficientemente desequilibrado como para que no pueda fiarse de él ni la persona más estúpida del mundo.

Para el tramo final, Carl Tibbets y Janice Hallet se han reservado un as en la manga. Y no está mal, sólo que, a esas alturas, es demasiado poco aliciente para levantar una peli en la que, pese a la decente factura técnica y el empeño de los actores, hace mucho que se han perdido todas las esperanzas.

Lo mejor: El esfuerzo actoral.

Lo peor: El tono general de rutina.