VOD

Has filtrado por etiqueta: alucinaci%C3%B3n

Midsommar

Los psicópatas más temidos son los mas inteligentes

midsommar

Ver ficha completa

  • Título original: Midsommar
  • Nacionalidad: Estados unidos | Año: 2019
  • Director: Ari Aster
  • Guión: Ari Aster
  • Intérpretes: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Vilhelm Blomgren
  • Argumento: Una tragedia familiar, una pareja al borde del colapso y un festival folclórico en Suecia que esconde más de lo aparente. Nada puede salir mal.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

midsommar

¿Recordáis el acalorado debate perpetuado pasado el estreno de Hereditary, entre aquellos que matarían por ella y los que casi mueren de tedio viéndola? Es más, ¿habéis aparcado ya ese debate? Porque sigue siendo uno de los recurrentes a día de hoy en los círculos de aficionados. Pues espero que no estéis agotados, porque la que se nos viene encima es chica. La nueva criatura parida por Ari Aster no solo enfurecerá a los pertenecientes al segundo grupo, sino que viene con pretensión de, incuso, provocar a los del primero.

Midsommar, podría posicionarse (y me llamaréis loco) entre el cine de Yorgos Lanthimos, con el que Aster guarda más de una similitud, y las auto felaciones en forma de gran broma de Kevin Smith (Tusk y Red State, pero muchísimo más cercana a la primera). Un peligro, desde luego. Pero caviar del fino, al final, para aquel espectador que busque del riesgo y venga dispuesto a jugar. También, dicho sea de paso, a dejarse manosear un poco.

Seguir leyendo…

Alyce

Alicia no vive en el país de las maravillas

Alyce Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Alyce
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: Jay Lee
  • Guión: Jay Lee
  • Intérpretes: Jade Dornfield, Tamara Feldman, Eddie Rouse
  • Argumento: Alyce vive en un mundo sin ilusión y tras la accidental muerte de su única amiga Carroll, se verá inmersa en un espiral de sexo, dorogas, violencia y locura.

73 |100

Estrellas: 4

Alyce

Alyce es de esas películas que o bien te agarran fuerte de las entrañas y te las estrujan o te deja totalmente frío e insensible ante lo que acabas de ver. Alyce es todo o nada. Yo lo quiero todo, así que me dejé agarrar y no negaré que me dolió, pero que también me gustó mucho esa sensación.

Alyce representa el límite entre la cordura y la locura, el desequilibrio mental ante situaciones límite. Me explico, Alyce es una chica normal y corriente, con un trabajo normal y corriente que la asfixia y la vacía, pero, un trabajo que necesita para pagar sus facturas (como todo hijo de vecino). La única motivación de Alyce es estar con su mejor (y única) amiga, Carroll (ummmhhhh, me encanta ese homenaje a Lewis Carroll…), una atractivísima mujer que es todo lo contrario a ella, extrovertida, divertida, impulsiva… y en la que cree ver todo lo que ella necesita. Hasta aquí la vida de Alyce puede considerarse bastante similar a la de cualquiera, sin embargo Alyce está totalmente obsesionada con Carroll (y tengo clarísimo que vive enamorada hasta las cejas de ella)y eso la lleva a un estado de confusión en el que no sabe dónde termina la vida de su amiga y empieza la suya, pues Carroll es el principio y el fin.

En una noche de excesos con el alcohol y las drogas sucede lo inesperado, Carroll parece insinuarse a Alyce, para finalmente dejarlo todo en un juego, en una posibilidad remota que en realidad nunca se ha planteado, y aquí es donde comienza la fuerza del subconsciente a dirigir la película, ya que accidentalmente Alyce empuja desde el tejado a Carroll, pero ¿fue accidental realmente?? Objetivamente queda claro que sí, subjetivamente me inclino a pensar que algo dentro de Alyce ya había hecho click y que aquellas manos que empujan a Carroll está guiadas por su corazón roto y no por su cerebro.
Dando por muerta a su amiga, Alyce se refugia en su casa, en su coraza, en su castillo oscuro y allí se gesta a la nueva Alyce, a la que siempre fue, a la que ya no aguanta más, a la que su mundo se le ha caído a pedazos y ya no tiene fuerzas para recomponerlo. Alyce comienza a tener visiones de su amiga “muerta”, pero, ¿estamos ante una película de fantasmas? No señores, esas apariciones son la culpa misma, el infierno del remordimiento y el asco hacia sí misma, esas apariciones son el indicativo que los espectadores necesitábamos para entender que la antigua Alyce saltó al vacío con su amiga y que la nueva Alyce es una bomba de relojería a punto de estallar en mil pedazos.

Así Alyce comienza su viaje al Infierno y se mete de lleno en un mundo de autodestrucción mental, drogas y sexo, porque sólo de ese modo es capaz de sentir que el mundo se mueve. Alyce cada vez se parece mas físicamente a su amiga Carroll, su recién estrenada adicción a las drogas, no hace mas que empeorar su relación con la realidad, lo notas, la sientes, oh sí, sientes a la pequeña Alyce, puedes verlo en sus ojos, se odia, y por eso sólo es capaz de odiar todo. El sexo es solo intercambio, los días sólo la cuenta atrás hacia la muerte… ya nada tiene sentido, solo el recuerdo de su amiga Carroll es lo que la impulsa a seguir respirando SPOILER quien no muere en la caida del tejado, sino en el hospital…infinita Alyce!!! FIN SPOILER, y así, en pleno tanatorio, despidiéndose para siempre de su amada amiga, Alyce protagoniza delante de todos los presentes un memorable y necrofílico adiós, y confiesa lo que ha hecho, la dulce Alyce siempre dice la verdad, pero nadie la cree, todos creen que el dolor de la pérdida habla por su boca… empieza la acción.

Hasta este momento, Jay Lee, nos ha presentado a Alyce, nos ha hecho que nos familiaricemos con ella, con sus deseos, con sus miedos, con su pérdida de dirección vital correcta, y aviso, ésto ocupa el 75 % de la película…pero ahora Lee nos muestra a la Alyce que todos estábamos deseando ver, nuestra Alyce ya no tiene nada que perder, y uffffff, eso complica mucho las cosas para los desafortunados que están a su lado. Es así donde la protagonista, dibujada como la antítesis al carisma, se convierte en la jodida reina del baile.

Alyce está ya sobrepasada, se siente menos que un cero y el resto el mundo la trata como tal, con lo que sólo le queda dejar libres sus demonios y que éstos actúen a placer, así, nuestra chica comienza su particular “limpieza” de karma, deshaciéndose de las personas que ella considera, que en parte, también son culpables de la muerte de Carroll, y bate en mano, la frágil Alyce revienta todo lo que quiere dejar atrás. A partir de aquí el humor negro es patente, el grado de enajenación también, y la sangre fluye como una fuente de caos y locura.

Alyce mata, y Alyce quiere deshacerse de los cuerpos, para ello utiliza los elementos que tiene a su alrededor, sobre todo en la cocina y en ese aspecto es tan ingenua, paciente y perseverante, que es sublime y deliciosa. Se reinventa como la chica de los mil recursos (y excelente ama de casa por otra parte…). Alyce no deja títere con cabeza (y nunca mejor dicho) y protagoniza su peculiar vendetta hasta llegar a uno de los mejores finales que recuerdo, simplemente excelente, de los que se te graban en la cabeza, una simple palabras que le da sentido a todo y a la vez se lo quita a la protagonista.

Podría hablar de la denuncia social de la alienación a la que estamos todos expuesto, podría hablar de las pretendidas similitudes con “Taxi Driver”, pero no lo haré… solo quiero hablar de mi chica, de Alyce, quiero que la conozcáis y que la espiéis durante una hora y media, y que luego me digáis si no os volvéis locos/as con y por ella…

Lo mejor: Alyce y ese final magistral

Lo peor: La presentación del personaje se hace excesivamente larga y en ocasiones repetitiva