VOD

Has filtrado por etiqueta: arte

El Arte de Alejandro Colucci

Insuflando vida a la fantasía

Colucci PortadaEl libro, que hoy tengo el privilegio de acunar entre mis manos, posee algo especial. ¿Quizás sea porque se trata de un tomo de maravillosas ilustraciones frente a las habituales novelas o compilaciones de relatos que pasan por aquí? Puede, pero no sería honesto con su autor si así lo resumiese. No, El Arte de Alejandro Colucci, “Arte” conscientemente en mayúsculas, posee una cualidad encantada que nace de las delicadas manos de su creador. Pura magia: un deleite para los sentidos.

Por fin se hace justicia al trabajo de un ilustrador (aunque para mí su obra presenta más nexos de unión con el trabajo de un “pintor”, en su sentido más clásico, antes que con el de un simple “currante” de la imagen) que lleva muchos años en el negocio, desde 1990, invitándonos a entrar en este o aquel libro a través la una puerta visual, que suponen sus portadas, y a la que resulta imposible resistirse, incluso superando, ocasionalmente, el continente al contenido. Estamos ante la primera recopilación de distintas ilustraciones y portadas del errante Alejandro Colucci, artista internacional y global.

Internacional porque sus láminas han honrado a, y también han sido honradas por, literatos de todo el mundo y de sobrado prestigio, como Anne Rice, Sapkowski o William Gibson. Una carrera cuyo cenit, al menos para el público español aficionado al horror, se ha producido merced a su extensa brega dentro de una colección que tiene como protagonistas a los zombis; entre cuyos trabajos destacan viejos conocidos de Almas Oscuras como el inimitable Zoombi. Sin embargo, no solo de zombis ha inundado nuestras retinas: si Colucci se puede considerar un artista global es por la variedad de sus trabajos, así como de sus técnicas.

Colucci Zoombi¿Y qué podemos encontrarnos en éste su “debut frente a las cámaras”? Pues precisamente una síntesis de las señas de identidad que he punteado someramente. Dibujos que abarcan un amplio rango, desde espada y brujería hasta la ciencia ficción oscura, pasando por ilustraciones netamente históricas hasta auténticas extrañezas que desafían clasificación alguna. Además de varios trabajos inéditos – para un servidor, las joyas ocultas que convierten directamente este libro en un tomo de culto a ubicar entre cualquier recopilatorio de Alberto Breccia y los grabados de Virgil Finlay -. Sí, y por supuesto zombis, todo un muestrario macabro que revela el conocimiento de Colucci sobre el medio en que se desenvuelve, como así lo demuestran las quijadas deshechas, las sonrisas teñidas de bermellón y las extremidades purulentas que se erigen, por derecho propio, como núcleo central de este libro de Arte (de nuevo con mayúsculas). Una variedad de géneros que sorprende aun más, habida cuenta que el libro recoge, en mayor medida, la producción reciente de su autor.

Pero no solo es amplio el abanico de temáticas, así mismo las técnicas se suceden – carboncillo, óleo, témpera… – casi siempre fusionadas con el arte digital, del que nuestro artista se muestra un auténtico maestro. Sin miedo a la experimentación, alejado de interpretaciones maniqueas del dibujo, juega con atmósferas de tal forma que las entrañas, el meollo de aquello que es ilustrado, penetra en el espectador de una forma directa y casi osmótica. Vampiros, gladiadores, templarios, princesas, etcétera: obsesión por los seres humanos (o sus restos) que, al fin y al cabo, denota el espíritu humanista de Colucci, donde la posición de las manos juega una importancia vital, como si de un mensaje oculto, o pesadilla recurrente, se tratase. Ominosa infección que seguramente viene heredada de la pleitesía que rinde Alejandro hacia las mugrientas páginas de Los Cantos de Maldoror.

Colucci Grande

Una lujosa edición para un artista que no lo es menos: tapa dura, 200 páginas de alta calidad (un gramaje que no he podido disfrutar en otros libros de arte más cacareados), maquetación poderosa que facilita el disfrute natural de las láminas, así como algún que otro pequeño detalle – fotos del autor, bocetos, promociónales, etcétera – que representan esos guiños de complicidad hacia el lector, que buscamos con tanto ahínco los coleccionistas. No caben excusas, “El Arte de Alejandro Colucci” se presenta como una obligación para cualquiera que se precie de ser un “conoisseur” del género fantástico.

Y aquí, uno que siempre ha creído saber manipular bien las palabras, se queda sin voz para expresar las sensaciones transmitidas por el hechizo visual del nigromante Colucci. Suena a tópico, y lo es, pero este libro solo puede ser disfrutado e interpretado por cada aficionado en la soledad de su mundo mental, un desfile de imágenes hipnóticas que extrapoladas de su contexto, del libro que realzan, cobran vida propia y narran una historia propia.

Solo me resta invitaros, si queréis conocer más de un artista tan independiente como auténtico, a que os paséis por la web de su propio estudio, Epica Prima, donde podréis haceros una idea más clara del trabajo que realiza, su fecundidad y su amor por la Ilustración (también en mayúsculas, claro).

Huesos Pintados

Una alternativa para decorar vuestras casas

Huesos pintados

Nuestra buena amiga Lady Necrophage nos presenta la colección de huesos pintados de su novio Nekrotiko. Os dejo con Lady Necrophage para que sea ella misma quien os explique los pormenores de esta curiosísima afición (es la primera vez que lo veo). Y si os quedais con ganas de más podéis visitar su blog NecroArte. También os dejo un video con el making off de una de las piezas.

Huesos pintadosLady Necrophage: Los huesos los sacamos del monte, de andar y andar buscando, aunque es cierto que ya conocemos ciertos sitios donde encontrar piezas. A la hora de pintar algo hay que tener en cuenta el tipo de hueso y el estado en que se encuentra, y luego intentar plasmar esas cosas que uno tiene en la cabeza, lo que el propio hueso te sujiera, etc…

Una vez que ya se tiene claro lo que se quiere dibujar, la duracion suele ser de una semana, contando que el hueso ya este limpio. En cuanto a las características del hueso yo recalcaría el esetado en el que se encuentre, puesto que más de uno hay que restaurarlo, lijarlo, etcétera, para conseguir un acabado óptimo. En nuestro haber existen varias piezas que hemos tenido que limpiar completamente, incluyendo la piel, músculos, etcétera, hasta dejar el hueso completamente libre. En realidad, ésto no es sólo un trabajo de ilustración, sino también de búsqueda, limpieza y restauración. Los materiales utilizados suelen ser rotuladores, acrilicos, barnices, acuarelas y fibra de vidrio para la restauracion.