VOD

Has filtrado por etiqueta: cine-z

Neon Maniacs

El terror de San Francisco

neon maniacs

Ver ficha completa

  • Título original: Neon Maniacs
  • Nacionalidad: USA | Año: 1986
  • Director: Joseph Mangine
  • Guión: M. Patrick Carducci
  • Intérpretes: Clyde Hayes, Leilani Sarelle, Donna Locke
  • Argumento: Un grupo de adolescentes descubre un grupo de violentos monstruos asesinos que habitan bajo el Golden Gate, pero cuando se los comunican a las autoridades, nadie les cree.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

neon maniacs

¿Qué no conocéis Neon Maniacs, de Joseph Mangine? No os preocupéis, la mayoría de seguidores del terror tampoco, pero ello no quita que sea material casposo de primera. Yo mismo estaba bastante ducho en películas de la Troma y otros estandartes de la serie Z antes de descubrir por casualidad (gracias a las letras de una canción de un grupo español, paradójicamente) un filme entrañable, que periódicamente disfruto y que me alegré sobremanera que nadie hubiese mencionado jamás en Almas Oscuras, para tener el privilegio de hacer esta reseña.

El tramo final de la decada de los ochenta parecía tener su propio aeropuerto para subproductos cinematográficos, desde el que despegaban modestas avionetas de corto alcance que contaban con una autenticidad y aplomo de ideas que cautivaban. La productora Troma lanzó en el año de Neon Maniacs (1986) Nuk’em High (en España, Mutantes en la Universidad), con el que las similitudes son claras y en ciertos casos hasta pasmosas (comparad por favor la escena de las motos en los pasillos). En 1987 y 88 veían la luz Street Trash y Slime City, otros clásicos del género si bien ya con un barniz gore mucho más grueso. Seguir leyendo…

Lo mejor: Escoger tu maníaco favorito

Lo peor: El ingeniero de sonido se cogió el día libre

Mr. Bricks - A heavy Metal Musical

Te voy a cantar una de G.G. Allin mientras te mato

Mr. Bricks Grande

Mr Bricks PosterMr. Bricks (Tim Dax) es un ex-convicto dejado por muerto en un almacén abandonado de N.Y. Shitty. Traumatizado por fuertes dolores de cabeza, causados por los restos de una bala alojada en su cerebro, comienza a poner las piezas del puzzle de sus recuerdos en orden: el cañón de una pistola, el alarido de una chica y la cara, el jodido rostro, del policía corrupto que apretó el gatillo (Vito Trigo). Todo lo que Mr. Bricks desea es encontrar a su chica desaparecida, a Scarlet (Incola Fiore), y está dispuesto a masacrar a quien quiera cruzarse en su camino. ¿Pero qué ocurriría si Scarlet no quisiera ser encontrada? El amor se transforma en asesinato en este sangriento cuento de lujuria, deseo y venganza… ¡narrado como si fuese un anti-musical de Brodway!

La productora y distribuidora Troma, si no sabes de que productora hablamos mejor que acudas a tu médico más cercano, se ha agenciado los derechos de Mr. Bricks: A heavy Metal Musical, un musical de serie Z con mucha mala baba rojiza que, además, ha sido estrenado mundialmente en primicia el pasado lunes día 10, de manera gratuita, para los afortunados asistentes a la sala Brigadoon, dentro del Festival de Sitges de 2011. Algo que nunca podremos agradecer suficientes veces al señor Lloyd Kaufman, presidente de Troma que incluso se ha reservado un cameo en este musical, véanse los fotogramas que acompañan la noticia. No es la primera vez que la productora airea un musical underground; la última vez fue con la recomendable Poultrygeist: Night of the Chicken Dead, un medio acertado intento de volver a los orígenes de la productora que nos trajera obras imperecederas de anti-arte como El Vengador Tóxico, Sgt. Kabukiman o Mutantes en la Universidad.

Un proyecto que ha sido definido, creo que algo generosamente, como un cruce entre las actuaciones de G.G. Allin y la famosa Rocky Horror Picture Show, bien merece un poquito de atención por nuestra parte. Para los que desconozcáis la carrera de G.G. Allin comentaros que fue un “punkrocker” muy polémico en Estados Unidos por llevar una vida miserable que nos regalaba a todos en sus conciertos: auto-mutilación, provocación, coprofagía, vejación, etc. Sobre todo una rabia y una violencia que impactó a muchos hasta el día de su triste fallecimiento por sobredosis en 1993. Una buena e influyente pieza del que podéis ver un documental cortesía del siempre amable Eddie Lamorgue. Aunque os prevengo: solo apto para estómagos fuertes.

Precisamente, Tom Dax, que interpreta a Mr. Bricks en la cinta homónima, comparte ciertos rasgos físicos con Allin, pero sobre todo una rara pleitesía al cuerpo que parte de su alteración, y en el caso de Dax sería el body-building y los tatuajes extremos. Desgraciadamente se nota que ha sido elegido para el papel por sus características físicas antes que por verdadera capacidad interpretativa… pero esto es cine trash, pequeño; dejemos las exquisiteces para directores albinos de Dinamarca.

Así que, sin tapujos, ya sabéis ante lo que estamos: un tributo al hardcore de los 90 y al metal de toda la vida, y a la energía que siempre ha sido su gasolina; en último termino tenéis un teaser, al final de la noticia, acompañado con una “balada” de Motörhead que le va ni pintada. Y si no sabes quienes son los Motörhead… ¿¡qué demonios haces leyendo esta noticia todavía?!

El anti-musical, la casposa respuesta de Troma a Glee y todos esos aburridos shows de Brodway que solo quieren sacar los cuartos al espectador y hacerle vomitar. ¡Pues bien! Mr. Bricks es mucho más honesta, con sus nueve números musicales solo quiere haceros vomitar, al ritmo del metal más pesado que ha perpretado su director, el debutante neoyorkino Travis Campbell.

Una bala de puro acero nacida del corazón de un amante del cine underground, y dirigida a la entrepierna de otros amantes de las emociones fuertes.

Teaser al ritmo de Motörhead

G.G Allin – Bite it you scum

Una pequeña gema punk, no apta para gente delicada.

Psycho Street

Al final todos volvemos a casa

Psycho Street Grande

Psycho Street PosterPsycho Street es una antología de cuatro historias de horror. El primer segmento, “Come On Down” (dirigido por _Arthur Cullipher y Patrick Desmond), está protagonizado por la incombustible Tiffany Shepis (She Wolf Rising, The Violent Kind, 12/24, The Frankenstein Syndrome), nuestra querida “scream queen” cuya producción haría enrojecer al mismo Roger Corman. Este segmento será el nexo de unión entre los otros tres cuentos que, por otro lado, no tienen nada que ver entre ellos porque han sido rodados por diferentes equipos y en diferentes momentos; habiéndose reunido en un solo paquete gracias al dudoso esfuerzo de la productora Muscle Wolf y R Squared Films. Estos tres segmentos son: “Hypochondriac” (de Pete Jacelone), “No Rest for the Wicked” (dirigido por Raine Brown y Jeremiah Kipp) y “Lewis” (de Anthony G. Sumner), y del cuál pertenecen la mayoría de imágenes que acompañan a esta noticia.

No esperéis cine de calidad, la Shepis vuelve de lleno al terreno más trash, porque al final todos volvemos a casa. Al menos eso esperamos, o a nuestro querido Joan, uno de los seguidores más fieles de la Shepis que conozco, le daría un ictus. Así que de nuevo tenemos a la bella morena entre despelotes, sangre por doquier, valores de producción de andar por casa; solo para ejercer de nuestra anfitriona, mientras se deleita contándonos truculentas historias de miedo y sexo que bien podrían haber salido del canal Playboy a juzgar por el desfile de bellas mujeres y tíos mazas. No en vano, la infame productora Muscle Wolf aporta a muchos de sus actores: una manada de cachas que harán las delicias de las amantes de las tabletas de chocolate. Para que nuestras lectoras y amigas no se quejen de que esto a veces más que un portal de cine de terror parezca la mansión Hefner, y es que ya conocéis de la principal obsesión masculina, pues aquí os dejo el link de la productora, agarrad el babero…

En definitiva, y para no engañar a nadie, pura serie Z cuyo trailer, jodidamente largo, no esconde cual es su público potencial, ni lo inofensivo de su propuesta. Ya estrenada en circuitos festivaleros, sirva de ejemplo para aquellos que nos vamos quejando del aparente resurgimiento de las cintas de segmentos, y de su baja calidad por lo general (Slices of Life – del mismo director que el cortometraje “Lewis” -, Little Deaths, Deadtime Stories )… que a veces nos quejamos de vicio. “¡Hiiee, heiiie, heeiii!”, que diría el entrañable Guardian de la Cripta.