VOD

Has filtrado por etiqueta: cristiano

The Last Exorcism

Predicador vs. Satan... Round 1

The Last Exorcism

Ver ficha completa

  • Título original: The Last Exorcism
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Daniel Stamm
  • Guión: Huck Botko y Andrew Gurland
  • Intérpretes: Patrick Fabian, Ashley Bell, Louis Heathum
  • Argumento: El Reverendo Cotton Hunter se traslada a un pueblo donde al parecer hay una niña posesa del todo.

70 |100

Estrellas: 4

The Last Exorcism

I.- Exorcizamus te, omnis immundus spiritus.

PhotobucketSegún la Iglesia Católica “es importante asegurarse, antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de una presencia del Maligno y no de una enfermedad. (cf. CIC can. 1172)” Con una frase tan contundente son los propios católicos, y su jerarquía especialmente, la que revela el bulo en sí. Desde tiempos inmemoriales hasta hoy en día, ha habido siempre una figura en todas las religiones que clamaba poder luchar contra el Maligno y sus secuaces; con cualquiera de sus matices etnológicos y sociales, desde China, donde el rito de exorcismo es llamado Ritual Wutu, los chamanes indios hasta el Papiro de Ebers egipcio. Dicho desde mi punto de vista: desde siempre ha habido listillos que se han sabido aprovechar de la ignorancia, la pobreza, las creencias y la desesperación de otros. Hace no demasiado, había varios sitios en el mundo donde se celebraban exorcismos, eso sí, generalmente en lugares remotos donde si te daban cuatro estornudos seguidos te atacaban a la cama y llamaban al Reverendo o Brujo local para que le hiciera unas putaditas, digo, un exorcismo.

Ese es el punto fuerte de (casi)toda la película, demostrar que la ignorancia y males psíquico/físicos más comunes de lo parecido producen situaciones terribles como un exorcismo. No sé, pero no debe ser muy agradable tener una clara disfunción bipolar y que te aten a una cama costrosa, te den la chapa en latín y si además te da por bajarte tu primera regla, ya la has liado. Porque eso es algo que siempre me ha llamado la atención: el gusto que tiene el demoño por las menores de edad virginales y monas, no??.

II.- Papa, creo que tengo el demoño dentro…

PhotobucketEl Reverendo Marcus Cotton (Patrick Fabian) es el cuarto miembro de una conocida Parroquia de San Marcos, en Baton Rouge, Louisiana. Es de esa clase de predicadores que parecen ellos los poseidos, es decir, un Aleluya!! cada tres palabras, comportamiento cercano a un mal viaje de ketamina, pegar voces… pero en sus ratos libres se dedica a exorcizar. Hasta ahora 47 casos resueltos que le han convencido en un escéptico por naturaleza, y ha aprendido dos cosas: que la gente es muy permeable y que a veces se cometen errores, como la muerte de un crio en un exorcismo ahogado con una bolsa de plástico.

Por eso, cuando un programa de televisión le pide permiso para rodar un documental sobre su vida y sus ideas él acepta encantado. Derrocha simpatía y buena presencia, tiene una familia adorable y un don de gentes inusual. Perfecto. Y si además coincide que un tipo de un condado cercano le llame para pedirle ayuda con su hija, casi parece hecho a medida. Louis Sweetzer (Louis Herthum) es un padre recientemente viudo, alcohólico, algo nervioso que vive con sus dos hijos en una casa en mitad del bosque, en mitad de la nada, un sitio que de por sí respira algo extraño. Y el recibimiento no puede ser más “esperanzador”, el hijo (Caleb Landry Jones) les intenta echar y además tiene algo en la mirada que dice: huye. La niña (Ashley Bell) sin embargo, parece adorable, casi una reencarnación de Candy Candy, pero también hay algo que la perturba, esta poseida por SATANÁS.

El Reverendo, que se las sabe todas, les hace el ritual completo para pardillos, “libera” a la niña, cobra su parné y a esperar a ver si cae otro. Se va al hotel, llama a la mujer, y a sobar. O eso cree él. En mitad de la noche entra la reportera con malas noticias: el camelo no ha funcionado. Ahora van a enfrentarse con otra clase de enemigo. ¿¿O tal vez unos síntomas más intensos y agudos que antes??

III.- Anima Christi, sanctifica me, Corpus Christi, salve me.

PhotobucketPrecisamente es esa dualidad: montaje / realidad, creencia / credulidad la que hace que la que parecía una película más del montón, de esas que salen como churros con ganas de ser el nuevo “Exorcista” (y no hace falta), se presente como algo nuevo que intenta escarbar en los tópicos y dar una vuelta de tuerca a lo de siempre. El Predicador, que en el fondo es un jeta, se encuentra con algo que le deja en evidencia, y pone en jaque la vida de una adolescente inocente. La presentadora y el cámara en busca de un reportaje más sobre lo oculto que se ven metidos de lleno en una situación desconocida, y peligrosa (“REC“¿?). Y una familia desestructurada, aislada, perturbada… chunga, ¿y los locales?, pués también tienen para ellos. No hay buenos y malos, salvo la niña todos son víctimas y (algunos) verdugos.

El otro pilar donde se apoya la historia es en la presencia de unos actores, semi-desconocidos, que transmiten todo lo antes mencionado. Aparte del Predicador, que lo clava como curilla cabrón, despiadado y encantador, destaco a los dos adolescentes por su mal rollo (el hermano da escalofríos) y su cruda inocencia (los dos).

Y ahora lo malo (siempre desde mi punto de vista): el final, así que si la queréis ver como yo, sin saber apenas nada, dejad de leer… ya!!!

Lo que más me jode de todo es que era innecesario, no el final-último-plano, si no los 5 minutos anteriores; optan por los (cutres)efectos especiales, parafernalia demoniaca y mana pa’l carajo todos los planteamientos que antes, tan bien, había ido dejando sembrar. Es absurdo. Da la sensación de que el tipo se ha ido con un apretón al baño y los productores hubiesen aprovechado para meter el final que ellos querían. Y, a lo mejor sin quererlo, lastra mucho la idea que te queda de la película. By the way, un regalito.

Espero que nadie se me enfade por mi más que evidente ateismo, a mi lado Fernando Vallejo “LA PUTA, LA GRAN PUTA, la grandísima puta, la santurrona, la simoníaca, la inquisidora, la torturadora, la falsificadora, la asesina, la fea, la loca, la mala; la del Santo Oficio y el Índice de Libros Prohibidos; la de las Cruzadas y la noche de San Bartolomé; la que saqueó a Constantinopla y bañó de sangre a Jerusalén; la que exterminó a los albigenses y a los veinte mil habitantes de Beziers; la que arrasó con las culturas indígenas de América; la que quemó a Segarelli en Parma, a Juan Hus en Constanza y a Giordano Bruno en Roma; la detractora de la ciencia, la enemiga de la verdad, la adulteradora de la Historia; la perseguidora de judíos, la encendedora de hogueras, la quemadora de herejes y brujas; la estafadora de viudas…” es un luterano.

Lo mejor: Los actores, las intenciones y la intensidad

Lo peor: El final, sin duda.

Sint

El primo malote de Santa Claus

Sint

SintTodos los 5 de Diciembre se celebra en los Paises Maj… digo Bajos la festividad de Sint Niklas (San Nicolás), un Obispo que vivió en Myra, Asia Menor, a principios del siglo V, y que fue ascendido a santo en la Edad Media, y que desde entonces se celebra de manera similar a “nuestro” Santa Claus en la noche del 5 al 6 de Diciembre (+ el bonus de vivir en Amsterdam y poder celebrarlo en los maravillosos coffee-shops, y la curiosidad de que históricamente el barco en el que llega sale de nuestro país), con sus regalos, sus comilonas y toda la parafernalia. Y de forma similar a la reciente RARE EXPORTS, el veterano director Dick Maas", The Lift, Presa del Pánico…) propone una vuelta de tuerca al venerado personaje.

SintEste Sint Niklas, y sus ayudantes, se dedicaban en la Edad Media al pillaje, violaciónes de aldeanas, asesinar niños… hasta que un día la turba se hartó del capullo y le pegó fuego. Y desde entonces, cada 5 de Diciembre que coincida con la luna nueva (unos 32 años), el San Nicolas malote vuelve para sembrar el caos y matar a todos los niños y adolescentes posibles (¿¿no os suena un poco al Santa Claus de Futurama??).

La acción comienza en Amsterdam (yesss), y nos presenta a Frank, un chaval muy majete de 17 años que es testigo y único superviviente de la masacre anual del barbas infernal. Y como no le creen, pués la policía le enchirona. Se alía con un detective retirado, saldrá alguna chavala de buen ver… lo esperable, pero en holandés. Lo cual no dejará de darle un toque especialmente surrealista, algo que puede aumentar si os cuento que las autoridades holandesas la han querido prohibir (para no destrozar las tradiciones, juas…) y el clero por esos lares no está muy bien visto últimamente…

Legion

¿Hay algo más soso que un ángel?

Legion_poster

Ver ficha completa

  • Título original: ¿Hay algo más soso que un ángel?
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Scott Stewart
  • Guión: Peter Schink, Scott Stewart
  • Intérpretes: Paul Bettany, Adrianne Palicki, Dennis Quaid
  • Argumento: El día del Apocalipsis Dios envía a su ejército de ángeles para que acaben con la humanidad y el hijo de Charlie, la última esperanza.

35 |100

Estrellas: 2

Mucho se lleva hablando en las últimas semanas por la red sobre esta cinta; y poco de lo expresado es positivo. Y aunque la opinión de la mayoría siempre me ha importado un bledo, está vez no hay más remedio que rendirse a lo evidente: Estamos ante una de las primeras grandes decepciones del año, dentro del género fantástico.

Legion, segunda obra de un reconocido técnico en efectos visuales llamado Scott Stewart, nos cuenta una historia típica de personas atrapadas en una localización frente a las fuerzas sobrenaturales que les acosan en el exterior. Esta simple frase nos trae a la cabeza de forma inmediata “La noche de los muertos vivientes” (George Romero, 1968), “El caballero del diablo” (Ernest R. Dickerson, 1995) y la saga “Feast” (John Gulager; 2006, 2008 y 2009 ); y es que, no en vano, Legion intenta copiar esta formula añadiendo su granito de arena. ¿Cuál es este? Pues en lugar de demonios, muertos vivientes ó monstruos; como peligro exterior tenemos cuerpos poseídos por ángeles enviado por un Dios cansado de la humanidad.

Así pues, amanece un nuevo día de la época actual en un solitario bar de carretera, justo en medio de un desierto del sur de Estados Unidos. Los típicos perdedores se deambulan por el interior del destartalado restaurante junto a algunos viajeros que se han perdido en este lugar dejado de la mano de Dios. Entre ellos, destaca con luz propia Charlie (Adrianne Palicki), la cual espera un hijo de padre desconocido.
Sin embargo, lo que parece el último rincón de la tierra, se convierte en el centro de una pugna titánica. Dios ha pulsado el botón rojo y ha enviado a sus huestes angelicales para que acaben con la humanidad. Especialmente importante es acabar con el hijo no-nato de Charlie, pero esta contará con la ayuda de los parroquianos así como con la experiencia en el combate de un ángel renegado: Michael (Paul Bettany)

Tal vez a alguno os haya parecido un resumen un poco burdo de la sinopsis de Legion, pero es que no hay más. He intentado redactar el argumento con la sensación que me provocó esta producción con aires de grandeza: desidia.

Para empezar no es que la línea argumentalmente sea la bomba, como ya hemos dicho tiene muchos antecesores que comparten dicha línea. Como único aliciente tenemos a unos acosadores representados por ángeles. Quizás alguien ingenuo, como yo, esperase un auténtico festín de locuras al estilo de Garth Ennis (si no habéis leído su obra Predicador os estáis perdiendo el comic más salvaje y antirreligioso de la historia del noveno arte). Pues nada más lejos de la realidad, el tema religioso esta tratado con bochornosa mogijateria y solo sirve como relleno de un guión que no puede ocupar más de 15 páginas, así como excusa para unas escenas terroríficas pobrísimamente editadas y de muy escasa intensidad. Para venderlo como un thriller apocalíptico, tiene una carencia de tensión y ambiente alarmante.

Es como si los responsables de la película hubiesen estado robando ideas descaradamente de todas las películas nombradas algo más arriba e incluso plagian recursos artísticos de “Evil Dead” para desarrollar las dos únicas escenas buenas con las que cuenta Legion: La viejecita diabólica y el heladero del inframundo. Por cierto, ambas escenas profusamente usadas en el trailer…chapó! Si por lo menos el robo se hubiese ceñido a lo mejor de cada casa, todo ello potenciado con lo mejor del cine; pues bueno, hubiese satisfecho muchísimo más a los espectadores. Pero no, Scout Stewart utiliza todos los tópicos posibles realizando la película más predecible de estos dos últimos años; los mezcla con unas dosis de acción mal medidas, mal presentadas y superfluas a todas luces; y para rematar, no se esfuerza en dirigir a sus actores de segunda fila. Vaya elenco de caras de palo que pululan por la pantalla.

De los actores, el único que se salva es Bettany, y solo porque su papel no requería nada más que lucimiento de músculos, una cara de sufrimiento y cabreo constante. El resto es para meterlos en la nevera una buena temporada, aunque reconozco que no lo tenían fácil. Los diálogos con los que el Señor los ha castigado son horribles, frases encadenadas unas detrás de otra con poco valor para el desarrollo de una historia ó la personalidad de los personajes encerrados en el bar. Si vas a escribir un script para una película cuya mitad del metraje se compone de diálogos, trabájalos a fondo y evita los clichés sobre la religión, la gente de color, las embarazadas solteras, etc. Encima clichés que corresponden al siglo pasado.

Y observareis que estoy intentado no hablar de Dennis Quaid, os aseguro que es por una buena razón: no quiero que su agente me demande. Simplemente observad su cara en una de las fotos que ilustran la reseña. Emotividad pura y dura.

Por si todo esto fuera poco, Legion se atreve con un final de esos que adelantan la segunda parte y que encima presenta todo el patetismo de una telenovela. De hecho, y a pesar de ser ateo, no pude evitar entristecerme por la presentación de Dios como una entidad con el coeficiente intelectual de un pepino revenido. Tremenda tomadura de pelo el cierre del metraje.

Lo único que consigue mantenerte minimamente interesado es el acabado técnico general que no esta mal, aunque algo lejano al de producciones más cuidadas y artesanales como “El Caballero del Diablo”. No en vano Scott Stewart lleva muchos años en el mundo de los efectos visuales (Grindhouse, Sin City, Piratas del Caribe, etc), pero que quede claro que estos efectos están al servicio de una historia incorrecta y usados con elegancia elefantina. Además la edición de las escenas más sangrientas me dio cierta sensación de autocensura, ¿un posible Director’s cut para el dvd?

Como muestra de la falta de elegancia comentada, un botón:

Sí amigos, comienza la película y el bueno de Michael sale contento y feliz del almacén de armas de un grupo mafioso, contemplarlo reventando el muro con un lanzamisiles, pero oh!! la forma del agujero creado en la pared es una cruz. Claro, claro; era necesario usar esa sutileza para entender el origen divino de este simpático personaje, que porta decenas de armas en unos sacos cual Terminator de barrio.

Poco me queda más que añadir. A lo mejor cierta aclaración sobre la nota.
Desde luego la película no es peor que, por ejemplo, Growth; sin embargo creo que un aficionado experimentado del genero terrorífico debe exigir a un proyecto todo lo que el considera que pueda dar de sí. Si un día me pongo a visionar una película utragore de Olaff Ittenbach no le voy a pedir que me sorprenda con profunda metafísica ó una profundidad sentimental en los personajes que me estremezca el corazón, pero como no vea tripas, casquería y humor tan sucio como barato, me sentiré profundamente decepcionado.
Parecido sucede con Legion, si me venden un blockbuster de entretenimiento puro y duro, que mezcla terror con acción, quiero lo prometido y no una cinta descafeinada. De nuevo una campaña publicitaria adecuada y un poster sugerente engañan vilmente con esta película, carne de videoclub y que no os recomiendo para nada. Bueno, si no tienes ninguna expectativa y te sobran 100 minutos de tu vida podrías darle un tiento, pero cualquiera de las otras películas que se han nombrado en la reseña son superiores una decena de veces.

Avisados quedaís…

PD: Cuidado con Scott Stewart que parece no haberse quedado satisfecho con sus mezcolanzas de conceptos religiosos, terror y acción; prometiendo volver al ataque el año que viene con la cinta Priest, protagonizada por Bettany en el papel de un reverendo cazador de vampiros. ¿A qué huele a más de lo mismo?

Lo mejor: El dinero invertido en efectos visuales, sin ser una maravilla, destacan.

Lo peor: La hiriente sensación de recursos desperdiciados en una historia aburrida y tópica.