VOD

Has filtrado por etiqueta: cuento-g%C3%B3tico

Sennentuntschi

Los niños no juegan con muñecas

Photobucket

PhotobucketUna traducción aproximada del título podría ser la de “Pastor de los Alpes”, pero por lo visto en el trailer la historia no va en plan bucólico tipo Heidi. Michael Steiner, director de origen suizo, nos introduce en una de las más famosas leyendas/cuentos populares de la tradición suiza. Al mismo tiempo que nos da pie para, creo yo, hablar de la primera película suiza de terror en ALMASOSCURAS. La película en cuestión ha supuesto un éxito sin precedentes en su país, lo cual sólo se puede deber a que para una vez que producen algo exportable, pués se habrán puesto como locos de contentos. Prueba del éxito es que la distribuye Walt Disney a nivel internacional, lo que no debería asustarnos, ya que por lo visto en citado trailer no tiene pinta de ser una película “familiar”.

PhotobucketDicha leyenda es muy conocida no solo en los Alpes, sino en buena parte del norte de Europa, y se remonta varios siglos atrás. Cuando los pastores, tal vez, hartos de hacérselas pasar canutas a las cabras, ovejas y demás animalillos de los Alpes, crearon una muñeca hecha a partir de tela de arpillera y con aspecto humanoide para que, al convertirse en una persona real hiciera realidad sus deseos más carnales. La ventaja era que la criatura, cual Gólem, sólo obedecía sus órdenes y no disponía de voluntad propia. La desventaja es que, a veces, la criatura decidía. Entonces las cosas se ponían feas. En esta película nos situamos en los años 70, en el momento que una extraña y bellísima joven aparece en un pueblo de los Alpes envuelta en harapos, muda y con pinta de no saber muy bien lo que hace allí. Por lo adivinado en el trailer, en alemán, un soldado (con un cierto aspecto bovino…)intentará ayudar a la joven, mientras que los pastores reclamarán lo que es “suyo” y un cura, no podía faltar, hará lo posible por demostrar a todo el mundo que la joven es una criatura del averno.

La película ya se puede encontrar, y yo desde luego ya tengo “cita” para este fin de semana.

Behind the Walls

Laetitia Casta, fantasmas, 3D, Lovecraft y un loco escribiendo de ello

Behind the Walls Grande

Behind the Walls PosterRecuerdo que aquel invierno de 1922 fue especialmente frío en Francia, tal que la naturaleza castigase nuestra soberbia. También parece que fue ayer cuando me despedí de Suzzane en Gare de Lyon; su belleza, que solo sucumbía a su fiereza, quedó grabada a fuego en mi mente aquella triste tarde. Tan joven y escondida bajo el peso de su abrigo de armiño, parecía una niña perdida. ¡Nada más lejos de la realidad! Tras nuestro consabido intercambio de abrazos, me confesó al fin que el destino de aquella ruidosa locomotora era una vieja mansión, sita en un pequeño pueblo, donde esperaba concentrarse para escribir su próxima novela. ¡Su linda cabeza bullía de ideas y a mi lado, en las atestadas cafeterías del boulevard St. Michel no conseguía encontrar la tan ansiada paz que sus escritos requerían!

Desgraciadamente, y acorde con la crueldad de este mundo, la desgracia se ceba con lo más bello, lo más frágil. Según me comentó un amigo común pasados muchos meses, una leyenda negra se había forjado alrededor de mi querida Suzzane. Rumores a media voz, cuentos de viejas y chismes la acompañaron en su estancia en aquel villorrio dejado de la mano de Dios. Al parecer, dicen que encontró una misteriosa habitación en los sótanos de la desvencijada mansión que ocupaba. Suzanne se vanaglorió abiertamente, tras sutiles pesquisas sobre el origen de su nuevo hogar, de que tras hallar la habitación “las ideas fluían con antinatural libertad hasta la máquina de escribir”. El cenit de su creatividad lo encontró entre el polvo acumulado durante décadas… ¡ojala lo hubiera hecho a mi lado entre el bullicio de los artistas callejeros y el fragante humo de pipa que siempre se arremolinaba en mi estudio!

Sin embargo, con la inspiración llegó el dolor, pero, ¿no es siempre así? El medico del pueblo tuvo que realizar varias visitas a la mansión puesto que las recientes pesadillas que sufría Suzanne la habían sumido en un estado letárgico preocupante. Las malas lenguas del pueblo dijeron que estaba poseída por brujas y visiones; incluso algunas ancianas, seguramente envidiosas de su ígnea figura, señalaban a mi pequeña muchacha como responsable de la desaparición de varias niñas en la región. ¡Malditas arpías! Acusar de algo tan vil a un alma tan dulce y candida que podría rivalizar con cualquier santa por la canonización.
La cuestión es que tras las palabras de ese amigo común decidí […]

Aquí terminan abruptamente las últimas notas garabateadas por Henry D., renombrado escultor parisino desaparecido cerca del verano de 1923

Espero que sepáis disculpar la “literaria deformación” de la aburrida sinopsis de Behind the Walls, pero sus imágenes, su protagonista y, sobre todo, su marco temporal pedían a gritos algo de divertimento al respecto de la explicación de la trama.

En cuanto a la película en si, podemos hablar de una buena dosis de contradicciones; en primer lugar, la curiosa contraposición de elementos antiguos y modernos. La ambientación no puede ser más gótica (mansión, bellas escritoras, pueblos aislados…), y, sin embargo, se presenta como la primera cinta francesa rodada en flamante 3D.

Dentro de la pura opinión personal (en concreto, creo que dicho envoltorio desvirtúa una historia que pide a gritos seriedad y elegancia), demuestra bastante de la visión comercial del cine “mainstream”, el mezclar cuentos góticos con mareante 3D. Me molestan sobremanera esas escenas rodadas con el impacto del objeto de turno, volando hacia la cara del público, como única meta; creo que rompe la narrativa inherente del cine y, mucho más, en un thriller sobrenatural de época; tiemblo, y no de terror, solo con imaginarme un fantasma en 3D ululando en las retinas que esconden esas feas gafas estereoscópicas. Quizás peque de tradicional, pero la búsqueda pura y dura del “taquillazo” de la semana, hace más por destruir al cine que la denostada piratería. Sinceramente creo en la existencia de un mayor equilibrio entre valores económicos y artísticos.

Después de semejante estamento, el cual espero me granjee duras críticas por parte de alguno de vosotros, queridos lectores; aun queda hablar del otro “punto” fuerte de la cinta: su absoluta protagonista, la bella modelo y actriz Laetitia Casta. Pese a unas dotes actorales no muy desarrolladas, creo que encaja a la perfección dentro del papel de escritora aventurera, capeando temporales sobrenaturales, que todos imaginamos. Sobra decir que, además, su delicado atractivo la hace todo un regalo visual para el aficionado. Un acierto que obviamente obedece más a reclamo comercial que a una idea madurada, de todos modos aplaudo a su protagonista principal, a la que deseo ver pronto atormentada por los envites de siniestras musas.

Siguiendo, tal vez demasiado, el libro de estilo marcado por otras producciones anteriores (Los Otros, El Orfanato o Los Ojos de Julia), que a su vez siguen milimétricamente los pasos de la ghost story del siglo pasado (Shirley Jackson, M.R. James, Poe…) los directores Julien Lacombe y Pascal Sid, debutantes en el mundo del largometraje y que también se encargan del guión – otro dato escamante a tener en cuenta – presentaran el 6 de Julio en Francia este ambiciosos proyecto, que aparte de causar furor en la taquilla, uno espera que sea un compendio de “art decó” (la ubicación temporal y física lo pide a gritos), suaves escalofríos, técnica deslumbrante, una protagonista que lo entregue todo y una ambientación victoriana que le pusiese los pelos como escarpias al mismísimo Lovecraft (el argumento tiene muchos puntos de unión con las historias del autor de Providence).

Muchas contradicciones que a uno le dejan cavilando y soñando ensimismado con Laetitia Casta en camisón…