drama

Inexorable

La mano que mece Du Welz

Has filtrado por etiquetaa: drama

Cerdita

¿Salvarías a tus acosadores?

Cerdita

Del premiado corto homónimo, llega ahora el largo Cerdita, que ha causado sensación en el reciente Festival de Sundance con una interesante premisa:

Para Sara, el verano solo significa tener que soportar las continuas burlas de las otras chicas de su pequeño pueblo. Pero todo terminará cuando un desconocido llegue al pueblo y secuestre a sus acosadoras. Sara sabe más de lo que dice, y tendrá que decidir entre hablar y salvar a las chicas, o no decir nada para proteger al extraño hombre que la ha salvado... Adaptación del premiado corto homónimo.

Cerdita promete una mezcla de géneros para no dejar a nadie indiferente: humor negro, drama, terror psicologico, denuncia social, thriller de secuestros, relato sobre la adolescencia... Mal rollo, mala hostia, a través del costumbrismo, de lo recurrente, pero llevado a extremos que no gustan ver, pero que en cine se vuelven necesarios, de vez en cuando.

Inexorable

La mano que mece Du Welz

Inexorable

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Inexorable

Esto lo hemos visto muchas veces. Venga, a todos nos viene rapido a la cabeza La mano que mece la cuna (1992), aquel thriller que se convirtió en leyenda de las sobremesas televisivas en los noventa. También vienen recuerdos de otras muy populares como Misery (1990), o más recientes, Parasitos (2019) y otra joyita de la que no daré más datos, pues caería en el destripe. Sin embargo, aunque los referentes son claros y sobre el papel, innovar no está en sus planes, Inexorable consigue la suficiente personalidad con la dirección del muy interesante Fabrice Du Welz. Por cierto, ¿os acordáis de Du Welz?

Os pongo al día: este cineasta belga, arrancó su carrera con una de las mejores propuestas que surgieron de aquel terror extremo francés. Os hablo de Calvaire (2004). Vale, no es francesa, sino belga, pero creo que podemos incluirla en la movida. No obstante, película muy discutida, amada y odiada a partes iguales y poco recordada en comparación con las grandes del movimiento. Pero siempre la recomiendo, eso sí, en un acto de valentía. Luego llegó la menos acertada Vinyan (2008), pero volvió a liarla con la genial Alleluia (2014). Hasta aquí su etapa raruna y transgresora.

Lo mejor: Reencontrarnos, en gran medida, con el Du Welz de los inicios. Sobre todo, en su tercio final.

Lo peor: Puede ser demasiado pausada/densa en su primera mitad. Ya nos conocemos la historia.


Men

Alex Garland + A24

Men

La unión de un tipo como Alex Garland, como director y guionista, y la gente de A24 dandole, supongo, bastante libertad creativa, tiene que ser, por narices, un producto que no deje a nadie indiferente. Ya se sabe, podrá gustarte o no, entusiasmarte o terminar por odiarla, pero indiferente no quedas. Es marca A24, y viene siendo marca Garland, que se hizo un nombre firmando guiones para Danny Boyle: publicó la novela La playa, que adaptó Boyle en el 2000, y a partir de ahí 28 días después (2002), Sunshine (2007), ya por separado Dredd (2012) y se lanzó a dirigir con la aplaudida Ex-Machina (2014) y la más discutida Aniquilación (2018). Lo que quedó claro con estas propuestas como director, es que no le interesa contentar a todo el mundo. Tiene un sello personal, por ahora no lo cambia por nada y encuentra sitios, como ahora con A24, donde seguir plasmando su visión. Y es que, precisamente, la que nos ocupa, ya puede considerarse su película más controverida a nivel de opiniones.

Antlers, criatura oscura

Infancias fracturadas

Antlers, criatura oscura

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Antlers, criatura oscura

Dos pesos pesados del horror actual van de la mano en Antlers, criatura oscura: Por un lado, Guillermo del Toro en calidad de productor y por el otro, el guionista Nick Antosca, cómplice necesario de proyectos tan interesantes como Channel zero, Nuevo sabor a cereza o la dramática e inquietante The act. Se suma a este tándem un director con cuatro potentísimos films en su trayectoria (muy recomendable Black Mass: Estrictamente criminal), Scott Cooper. El trío abordaba una de esas cintas esperadísimas por los aficionados; tan esperada que el sabor que dejó tras sus pases en el festival de Sitges no fue precisamente a cereza; muchos encontraron a esta criatura oscura un tanto soporífera. Pasados unos meses de ese primer visionado, vamos a analizar con más frialdad las luces y las sombras de este proyecto.

La acción nos sitúa en un pueblo agonizante de la América profunda; de esos en los que la desaparición de la actividad minera ha herido de muerte a un sector amplio de la población y donde los restos de la industria asoman en el paisaje como huesos de dinosaurios. El protagonista de la cinta, el pequeño Lucas (Jeremy T. Thomas) acompaña a su padre, un delincuente de poca monta, a su nuevo laboratorio de Crack en el corazón de una mina, donde son atacados por algo. Días después la profesora del pequeño (Keri Russel) observa un cambio de actitud en el crio, ya retraído de serie, que alerta de una situación familiar compleja, un problema que no tardará en comunicar a su hermano sheriff del pueblo (Jesse Plemons).

Lo mejor: Jeremy T. Thomas es un chaval a tener en cuenta. Sangrienta y sórdida.

Lo peor: Se toma demasiado en serio sacrificando el aderezo lúdico que tiene que tener el cine de horror.


El callejón de las almas perdidas

mucho más largo que ancho

El callejón de las almas perdidas

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

El callejón de las almas perdidas

Pese a que esta no va a ser una reseña especialmente positiva, me gustaría que fuera por delante mi absoluta admiración por el trabajo de Guillermo del Toro. Si hay alguien brillante a la hora de crear atmósferas mágicas y evocadoras en el cine norteamericano actual, sin duda ese es el gordo querido. Es también uno de los creadores que mejor han entendido la fantasía como aderezo a dramas, westerns o cine romántico, sin renunciar de cuando en cuando a genuino cine de terror. Su último trabajo, El callejón de las almas perdidas, es un remake muy particular, que deconstruye la trama del clásico de 1947 y la engasta dentro de una pieza de orfebrería visual con el sello genuino del mejicano. Se vale de dos lenguajes: Uno como en La forma del agua, que mezcla realismo nostágico con magia (muy en la línea de la serie Carnivale) y el otro una reimaginación de cine negro, muy próxima al comic, que podríamos emparentar con las adaptaciones de Sin city. Dos mundos que para este que firma no sólo no terminan de casar, sino que parecen constantemente ponerse la zancadilla y competir en una batalla que tiene como principal víctima al resultado.

Bradley Cooper interpreta a un vagabundo que logra enrolarse en la troupe de un circo de fenómenos que, en el albor de la segunda guerra mundial, recorren la Norteamérica más deprimida. Este perdedor de manual poco a poco va transformándose en un personaje de peso dentro de la organización del circo y comienza a interesarse por los trucos que emplean, para sacarle los cuartos a los incautos pueblerinos, una pareja de mentalistas (David Strathairn y Toni Collette). Su ambición irá creciendo en paralelo con el deseo que siente por una compañera de espectáculo (Rooney Mara), con la que planea una vida más grande llena de triunfos. Cuando sus metas empiezan a materializarse, una bella psicóloga (Cate Blanchett) le planteará un peligroso atajo para lograr lo que siempre ha deseado.

Lo mejor: Lo visual y las actuaciones son excelentes. Su cierre es escalofriante.

Lo peor: Demasiado confusa en su recorrido y poco verosímil.


Silent night

La última última cena

Silent night

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Silent night

En 1992 el director y actor Kenneth Branagh estrenó la celebrada Los amigos de Peter, en ella narraba en deterioro en los mimbres de la amistad de un grupo de treintañeros, que después de los años, se reúne durante un fin de semana para recordar los tiempos en los que eran una panda cohesionada. Como en todos estos formatos (casi teatrales) de reuniones de amigos, las risas van dando paso a las confesiones, las diferencias y los rencores, poniendo a examen el cariño que se tienen los unos por los otros. Pues bien, Silent night, que personalmente creo que fue la cinta que más disfruté en la pasada edición de Sitges, retoma el espíritu del film de Branagh y le mete un dramático giro que hizo que muchos de nosotros, además de reír durante todo el tiempo, saliésemos con los ojos bien rojos de tanto llorar.

Nell y Simon (Keira Knightley y Matthew Goode) junto con sus hijos están preparando la cena de nochebuena. Entre imprevistos de última hora y falta de suministros, repasan la lista de invitados que consiste en sus mejores amigos, las parejas de estos y los hijos. Toda una cena, sobre la que flota un extraño aroma de melancolía. Conforme los anfitriones reciben a las visitas, vamos descubriendo la urgencia de todos por poner al día sus sentimientos. Algo extraño está pasando en esa cena… de hecho puede que ni siquiera sea 24 de diciembre.

Lo mejor: Cuando toca reir lo logra y cuando toca llorar también. El reparto está magnífico.

Lo peor: Puede que la mezcla de comedia negra y melograma cree una brecha complicada de salvar para algunos espectadores. Su regusto agrio.