experimentos

Possessor

Juntos pero no revueltos

Has filtrado por etiquetaa: experimentos

The Hatred

Razones paródicas

The Hatred

Regan, una universitaria recién graduada, se traslada a la casa de una familia para cuidar a su hija durante el fin de semana. Una vez allí, invita a sus tres mejores amigas, pero lo que prometía como una escapada de chicas se convierte en un viaje al infierno, mientras las jóvenes descubren que la casa está encantada por una oscura y violenta fuerza que involucra a un nazi, su hija y un antiguo artefacto capaz de abrir las puertas al Otro Lado.

Lo bueno de tocar fondo es que te permite una perspectiva paródica sobre la vida. Cuando alcanzas el Nirvana del no-existencialismo ya estás preparado para “lo qué hay más allá”. ¿Y cuál sería ese mojón ectoplasmático para esta ocasión? Otra película de segunda fila que viene a completar un periodo vacacional bastante triste en cuanto a terror sobrenatural. El 12 de Septiembre de este mismo año se estrena “The Hatred” (también conocida como “Alice”), lastimosamente publicitada como “de uno de los productores de Halloween”, saquen ustedes sus propias conclusiones.

Darkness Rising

Cinco, por el **** te la hinco

Darkness Rising

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

Darkness Rising

Un cartel que intenta sacar rédito de la serie “American Horror Story”… Una historia con menos sustancia que la diarrea de una ameba… Una banda sonora que podría estar cortada y pegada de cualquier película reciente de casas encantadas… Unas sobreactuaciones tan acentuadas que incluso Nicholas Cage podría aprender de ellas… Unos efectos especiales reducidos a la más penosa de las postproducciones digitales, a los que se suman las ya clásicas lentillas bancas o negras, a elegir según el ánimo racista con que el espectador se haya despertado esa mala mañana… Unos decorados que se reducen a una casucha insípida donde el abandono de un par de décadas no ha generado ni una mínima capa de polvo, en clara demostración de la habilidad para la continuidad de sus creadores… Una dirección incapaz de sacar partido de unos recursos por encima de la media de otras producciones más cutres…

Lo mejor: No verla.

Lo peor: Verla.


The Diabolical

Del horrible futuro

The Diabolical

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

The Diabolical

“The Diabolical” era una de las escasas cintas de terror que me quedaban por disfrutar de años anteriores, en particular 2015, y lo era con el añadido de una promesa que al final no ha sabido aprovechar. En concreto la promesa de marras era darle un nuevo giro, y van, al subgénero de casas encantadas. Termina siendo otra cinta independiente del montón donde la inexperiencia de su director y guionista debutante, Alistair Legrand, da al traste con sus elevadas aspiraciones. Explíquenme si no porque este buen hombre centra las miradas de su cámara en la principal protagonista, una apagada Ali Larter, en lugar de diseccionar, siquiera aprovechar, las escenas donde el elemento terrorífico debe tomar la alternativa. ¡Pecadillos de juventud! Cuando una película de estas características provoca risa en los momentos más serios, de forma inofensiva y muy lejana a la humillación, sus responsables necesitan un correctivo de humildad. Supongo que no llegará a darse el caso…

Los genios se venden caros, al igual que durante los ochentas, cuesta encontrar joyas en el pozo de mierda bajo el que podemos enterrar sin remordimientos a esta producción, otro relleno más de la parrilla “por descarga directa”… a eso se reduce la cochiquera donde el público, nosotros los cerdos, nos revolcamos.

Lo mejor: La trama de fondo es honestamente original y fresca, una subversión interesante del cliché de la casa suburbana encantada.

Lo peor: Esta narrada con muy poco estilo, perdiendo su originalidad y frescura por el camino de la confusión y el batiburrillo estándar de cualquier serie B moderna.


El Estigma del Mal

The Noize

El Estigma del Mal

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

El Estigma del Mal

No voy a intentar resumir aquí el significado icónico del estudio británico “Hammer” para los aficionados al cine de terror. A estas alturas ya debería saberlo todo el mundo, hasta los primerizos. Lo que quizás no ha sido tan evidente es su resurrección, pues el estudio abandonó la producción cinematográfica bastantes años atrás para volver de entre los muertos en 2008. Y lo hizo con una película que no presagiaba nada bueno, “Beyond the Rave”, la cual sólo tenía de la clásica elegancia de la “Hammer” el uso de la figura del vampiro, aunque esta fue expuesta de manera bastante tosca. Sin embargo, los responsables de la compañía se pusieron manos a la obra, para resucitar algo de la mentada elegancia, y así se sacaron de la manga una nueva revisión de la historia de “La Mujer de Negro”, con Daniel Radcliffe, cosechando buenos resultados. Pero antes se estrenaba “Wake Wood”, en parte homenaje a “El Hombre de Mimbre” y en parte explotación del cine de brujería, que tanto éxito tuviese en Inglaterra durante las décadas de los sesenta y setenta. Además, llevaron a buen puerto un remake de “Déjame Entrar”, merecedor de críticas entusiastas y que parecía afianzar los ecos del pasado en cuanto a terror refinado. Así hasta llegar a “The Quiet Ones”, otro intento de retomar ese clasicismo que lleva tan lejos su propuesta como situar la trama en 1974, el año que marcó el final práctico de la productora. Por desgracia, terminó siendo otra cinta que no obtuvo los resultados esperados ni en crítica ni en taquilla, pero que, honestamente, merece ser tenida en cuanta aunque sólo sea por tratarse de cine de horror en sentido estricto. Sin embargo, no olvidemos que se trata de una coproducción con Estados Unidos, así que tened también presente su tendencia hacia la estridencia comercial y los giros argumentales manoseados.

“The Quiet Ones” difícilmente pasará a la historia como una película de guion profundo. Todo lo contrario, tal como se ve se olvida, claro que también permite pasar un buen rato siempre que seamos capaces de pasar por alto su típico desarrollo. Cine de terror, cine de sustos, pese a tratar temas psicológicos, poco de profunda tiene su propuesta. La historia nos sitúa en Oxford donde un profesor de psicología aplicada, Joseph Coupland, intenta curar a una chica esquizofrénica, Jane, con la ayuda de tres alumnos.

Lo mejor: La inteligente combinación de cámara en mano con metraje al uso: no desentona y aporta mucho dinamismo.

Lo peor: Un tramo final que va destrozando el misterio de su primera parte con predecibles sustos y un giro insatisfactorio.


Strange Blood

Mutación rarica

Strange Blood

Un brillante pero obsesivo científico cree haber encontrado la cura para todas las enfermedades, la panacea, aunque desgraciadamente es infectado por un extraño parásito en el proceso. La infección va arruinando su cuerpo hasta transformarlo en un demente sediento de sangre, las horas se convierten en una carrera contra reloj para encontrar una manera de detener a ese monstruo interior que amenaza con “curar” a todo el planeta.

La sombra de David Cronenberg es muy alargada, tanto que, alrededor de treinta años después, películas como “Videodrome” o “La Mosca” siguen extendiendo su influencia sobre obras actuales. Sin ir más lejos, el propio hijo del famoso director canadiense, Brandon, retomaba el lado más plástico de la filmografía de su padre con “Antiviral”, un proyecto que pese a no ser perfecto fue injustamente infravalorado, y me remito a un segundo visionado para apreciar justamente sus muchas bondades.

Pues bien, esta influencia vuelve a revelarse de vez en cuando con propuestas como “Cell count” o esta misma “Strange Blood”; cintas que precisamente apelan a la faceta gráfica como gran explotación de ese concepto que fue “la nueva carne” (véase “Videodrome”), creación casi en exclusiva de Cronenberg. De hecho, Chad Michael Ward no reniega de estas influencias sino que las expresa en voz alta, potenciándolas, cuando debate sobre su ópera prima; sacrificado debut tras realizar un importante número de cortometrajes en vídeo. Que detrás de “Strange Blood” existe un limitado presupuesto no se le escapa a nadie, ni siquiera a los que ya han podido verla en algún festival especializado, de los que por cierto no ha salido muy bien parada. Esta escasez económica no debería ser óbice, como se demostró con maravillas del calibre de “Rabia” o “Cromosoma 3”, para la realización de un largometraje interesante, pero parece difícil captar la esencia del maestro y, esto es pura especulación personal, la cinta que hoy nos ocupa no presagia una nueva obra de culto.

The Signal (2014)

Llamadas a las que es mejor no acudir

The Signal (2014)

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The Signal (2014)

Antes de crear más estupefacción, decir que la inclusión del año es para diferenciarlo de la de 2007 del mismo título, película con la que no comparte nada más allá de este detalle. Dando una primera y superficial ojeada a The Signal, podemos definirla como una muesca más en el género del drama de ciencia ficción, tan en boga últimamente gracias a películas con calidad, pero ciertamente “de masas”, como Interstellar o Gravity. Sin embargo, The Signal también tiene elementos de suspense y terror que la sitúan en un punto de confluencia entre varios géneros cinematográficos.

No recuerdo cómo llegué a incluirla una lista de visionado pendiente que me llevó a verla finalmente las Navidades pasadas, pero supongo que las relativamente altas notas tuvieron mucho que ver. También desde luego la presencia entre un joven y desconocido reparto de Larry Fishburne –perdón, ahora se hace llamar Lawrence, Larry era sólo cuando hacía thrillers policiales ochenteros- y también la gran character actress Lin Shaye, revitalizada para el gran público en la última década gracias a la saga Insidious – aunque sus estelares apariciones datan ya de los setenta y ochenta, en Solos en la oscuridad o Hidden: Lo oculto, sin ir más lejos -. Descubrimos que esta última realiza poco más que un cameo, en su especialidad de anciana inquietante, aunque el bueno de Lawrence sí que lleva un peso fundamental en la trama. ¿Y cuál es ésta?

Lo mejor: Aprovechamiento máximo de un pobre presupuesto. Efectos especiales.

Lo peor: Acción muy frugal. Ritmo algo lento.