VOD

Has filtrado por etiqueta: extraterrestres

Life

¡Marchando una de sepia!

life

Ver ficha completa

  • Título original: Life
  • Nacionalidad: USA | Año: 2017
  • Director: Daniel Espinosa
  • Guión: Rhett Reese, Paul Wernick
  • Intérpretes: Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson, Ryan Reynolds
  • Argumento: Una cédula recogida en al superfície de Marte esconde un espécimen desconocido.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

life

La lista de películas a rebufo de Alien el octavo pasajero es tan extensa como decepcionante. Todos los años asoma al menos una producción con reparto vistoso encerrado en alguna instalación a merced de la criatura de turno. En casi todos los casos el interés y la tensión se esfuman antes de llegar a la mitad del metraje y, pese a entretenernos, son mínimos los títulos que llegan a alcanzar alguna pregnancia en nuestra memoria. Pues bien,Life logra salir triunfante en este aspecto y además lo hace sacando una muy buena nota. Se apoya, sobre todo, en un sensacional diseño de producción y en transmitir una sensación de realismo y opresión a lo largo de toda la aventura.

Un satélite trae a la estación espacial internacional una célula recogida en la superficie de Marte. El estudio de este primer espécimen extraterrestre es tan estimulante como en apariencia inocuo. Pero en cuanto la célula encuentra una temperatura agradable y una generosa cantidad de oxígeno y agua comenzará a crecer y a mostrar una naturaleza agresiva que pondrá en peligro no sólo a los científicos que la custodian sino también al resto de la humanidad, en caso de alcanzar nuestra atmósfera. Seguir leyendo…

Lo mejor: Entretiene de principio a fin pese a algún bajoncillo. Excelente factura y un guión sencillo sin demasiado aderezo.

Lo peor: Algo forzada la huida del ser y algunas licencias.

Lifeforce, Fuerza Vital

Los vampiros del espacio

lifeforce

Ver ficha completa

  • Título original: Lifeforce
  • Nacionalidad: Usa/Reino Unido | Año: 1986
  • Director: Tobe Hooper
  • Guión: Colin Wilson, Dan O´Bannon
  • Intérpretes: Steve Railsback, Mathilda May, Peter Firth
  • Argumento: Un grupo de astronautas regresa a la Tierra con unas vainas en las que dormitan unos cuerpos de aspecto totalmente humano, encontrados en una nave a la deriva en el espacio.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 lifeforce

Tobe Hooper siempre ha sido un director criticado, que se ha ganado muchos odios entre los fans del terror, y por diversos motivos. Unos critican su irregularidad, que le hacía entregar grandes títulos un año y productos olvidables el siguiente. Otros muchos un palpable deterioro de su inspiración, que le lleva a no conseguir acabar ninguna película digna de recuerdo desde finales de los ochenta. Pero la mayoría no le perdona por haber ridiculizado su primera y definitoria La matanza de Texas con su secuela doce años más tarde, en la que se huye de la seriedad de la seminal primera parte para ridiculizar todo horror presente con humor y música desenfadada.

Tanto si se concuerda como si no con esta visión de Hooper, la película que nos ocupa se rodó precisamente justo antes en ese lejano 1986, y qué sorpresa, también cosechó de todo menos unanimidad. Lifeforce, Fuerza Vital fue producida por el grupo Cannon, los estudios de los judíos Golan y Globus, expertos en entretenimiento rápido, barato y eficiente, que auspiciaron productos tan cutres pero entrañables en los 80 como las sagas de Delta Force y El guerrero americano, aparte de otros sueltos de la solera de Cobra o Contacto Sangriento. En esta ocasión se cuidaron más de lo habitual los valores de producción, y es que los efectos especiales de Lifeforce aguantan increíblemente bien el paso del tiempo, mejor que muchas otras películas de la época con más presupuesto detrás. El punto de partida era una novela de ciencia ficción del reputado escritor y filósofo británico Colin Wilson, novela que se intentó respetar al máximo. Seguir leyendo…

Lo mejor: Efectos especiales e imaginería. Actores solventes en vez de caras bonitas inexpresivas.

Lo peor: Ridiculez por momentos. Diálogo inapropiado para ciertas escenas

Extraterrestrial

Desde Ganímedes con amor

Extraterrestrial Review

Ver ficha completa

  • Título original: Extraterrestrial
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2014
  • Director: Colin Minihan
  • Guión: The Vicious Brothers
  • Intérpretes: Brittany Allen, Freddie Stroma, Melanie Papalia
  • Argumento: Cinco amigos van a una cabaña a pasar el fin de semana, allí serán acosados por extraterrestres de alargadas sondas anales.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Extraterrestrial_Externo_zps2850d2cd.jpg

En una remota zona montañosa llevan años sucediendo desapariciones, pero ahora que April y sus amigos se dirigen a la cabaña del padre de esta a recoger sus cosas, es cuando las fuerzas detrás de las supuestas “abducciones” se desvelan en todo su horror para desgracia de los cinco jóvenes.

The Vicious Brothers, directores y guionistas de “Extraterrestrial”, saltaron a la fama por su largometraje debut: “Grave Encounters”, un agradecido mockumentary que ponía un guión simplista al servicio del terror más efectista, plagado de sustos y personajes testimoniales. Digamos que su siguiente trabajo, obviado el libreto de la segunda parte de su ópera prima, extiende el modus operandi de estos dos canadienses que sorprendentemente no comparten lazos familiares. Es decir, terror de fácil consumo que se presenta autoconsciente del papel de entretenimiento que juega, y lo hace mediante herramientas manidas pero con una seriedad estética que asegura la solidez de su propuesta. En otras palabras, hora y media de comida basura, algo que sienta fenomenal de vez en cuando. Olvidad el cine intelectual durante un rato y zambulliros, conscientes de sus defectos inherentes, en un adecuado condimento a la noche de Halloween.

Esta vez The Vicious Brothers abandonan el formato de cámara en mano para abordar un metraje convencional cuyo peor defecto es el desequilibrio entre sus partes; quizás sesgado por el exceso de referencias y homenajes del que hacen gala sus autores. Un arranque prometedor, lleno de angustia y un aspecto técnico que enseguida reclama nuestra atención, se convierte a los pocos minutos en la consabida presentación de un grupo de jóvenes que provocan antipatía se les mire por donde se les mire. Afortunadamente su destino es una cabaña ubicada en el interior de la región donde al inicio de la cinta se nos mostraba una serie de terroríficos sucesos relacionados con abducciones. Así que hasta la persona más lerda y esquiva de los spoilers se puede imaginar como acabará la cosa. Llegado a este punto, cuando los chavales de marras alcanzan a la citada choza, ya han proliferado las referencias, nada veladas, a la película “Fuego en el Cielo” Seguir leyendo…

Lo mejor: El misterioso arranque y el divertido desenlace.

Lo peor: Segmentos muy largos donde no ocurre nada, demasiado predecible y tópica.

Almost Human

Abduciendo voy y vengo... y por el camino me entretengo

Almost human

Ver ficha completa

  • Título original: Almost Human
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Joe Begos
  • Guión: Joe Begos
  • Intérpretes: Graham Skipper, Josh Ethier, Vanessa Leigh
  • Argumento: Mark Fisher desapareció absorbido por un haz de luz. Su amigo Seth fue el último en verlo. Ahora, una serie de macabros asesinatos que están ocurriendo en la ciudad, hacen pensar a Seth que su amigo Mark ha vuelto...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Almost Human

Almost Human supone el debut en el largometraje del realizador Joe begos. La película es una monster movie con algunas variantes de género, en la que las abducciones extraterrestres constituyen su auténtico leiv motiv. Almost Human es también una película de muy bajo presupuesto que cuenta con muy pocos personajes y pocos escenarios. Su duración es de apenas 80 minutos, por lo que no se hace pesada. Cuenta, además, con una trama interesante, bastante bien llevada y un discurrir algo plácido y no especialmente emocionante.

Estamos ante una correcta, aunque algo discreta, película de ciencia ficción donde una persona es abducida en su domicilio, desapareciendo del mismo sin dejar rastro. Al regresar, parece dispuesto a someter a un duro castigo a todos los habitantes de la ciudad, incluidos sus mejores amigos.

La trama de Almost Human es facilona y asequible. Tal vez lo más débil de la película sea, precisamente, su argumento en absoluto sofisticado y en el que resulta complicado implicarse. La película nos presenta a una persona abducida que regresa, con el mismo aspecto, al lugar de donde procede. No hay, al menos en apariencia, cambio físico alguno en él. El extraterrestre que ha llevado a cabo la abdución jamás se muestra en pantalla, y ni siquiera se alude a su forma o procedencia. De manera que tan solo nos queda la persona abducida que, tras su regreso, muestra una actitud muy violenta. De hecho es capaz de emitir gritos ultrasónicos con los que aturde a sus víctimas dejándolas expuestas e indefensas ante sus furiosos ataques. Aunque también puede prescindir del mencionado grito ultrasónico y optar por métodos más expeditivos como hachas, cuchillos y motosierras con los que ejecutar a sus víctimas, como si de un slasher al uso se tratase. Por esa razón hay ocasiones en los que Almost Human se acerca a un slasher menor con asesino frio y brutal incluído a la caza de víctimas a las que matar de manera sangrienta. Seguir leyendo…

Lo mejor: Las escenas gores bien realizadas. La competente dirección de Begos para administrar el escaso presupuesto.

Lo peor: La historia es sugerente, pero le falta algo de chispa para arrancar más enérgicamente. Las interpretaciones no alcanzan cotas más elevadas de lo que deberían en algunas situaciones.

Almost Human

He vuelto más cabrón que nunca

Almost Human ext

Seth ve como su mejor amigo, Mark, desaparece en un haz de luz intensa proveniente del cielo. Pasan los años y Seth todavía cree que aquello fue un sueño, hasta que una serie de asesinatos van dejando una especie de mensaje para Seth, parece que Mark ha vuelto, pero algo ha cambiado muy dentro de él.

Sin relación alguna con la sosita película de zombis nazis rodadas en 1977, la película norteamericana independiente, que hoy tenemos entre manos, está despertando mucha expectación. La cual ha llegado a su cenit con el póster que los chicos de The Dudes Design han realizado para la ocasión, con su ya personal estilo, por mucho que se base en una concepción artística bastante retro. Solo apuntar, al respecto de los diseños que realiza dicha empresa, que actualmente pueden considerarse entre los mejores cuando tocan temáticas relativas al terror o al fantástico.

La hora más oscura

Para ellos, y puede que también para nosotros

La hora más oscura

Ver ficha completa

  • Título original: The Darkest Hour
  • Nacionalidad: USA-Rusia | Año: 2011
  • Director: Chris Gorak
  • Guión: Jon Spaiths
  • Intérpretes: Emile Hirsch, Olivia Thirlby, Max Minghella
  • Argumento: Moscú está siendo invadida por unos alienígenas cuyos escudos los vuelven prácticamente invisibles. La situación coge por sorpresa a un grupo de jóvenes estadounidenses, que se unirán para intentar hacer frente a la amenaza.

40 |100

Estrellas: 2

La hora más oscura

En los últimos años llevamos una buena tralla de estrenos, ya sea en cine, video o TV, sobre invasiones alienígenas, o en los que los seres en cuestión tienen importancia en el argumento. Ha sido una constante desde hace décadas, con años más o menos productivos. Sobre todo a raíz del sorprendente éxito de la magnífica Distrito 9 (2009), una nueva forma de comprender el fenómeno se impuso. Pero no todas han seguido la senda creada por aquella. También se ha aprovechado para proponer apologías de la acción somos-marines-cojones – Invasión a la Tierra (2011), Battleship (2012) -, experimentos con géneros opuestos – Cowboys & Aliens (2011) – u odiseas románticas con trasfondo de monster-movie – Monsters (2010) -. Algunas han salido mejor, otras peor. La hora más oscura no está entre las mejores.

Premisa incompleta

Dos jóvenes estadounidenses viajan a Rusia por algún tema de trabajo al cual no presté mucha atención. Tampoco importa. Allí descubren que un tipo sueco muy chulo y mamón les ha robado la idea. Ya que están en Rusia, concretamente en Moscú, deciden aprovechar el viaje haciendo lo mismo que harían en su país: ir de fiesta. Van a un local muy cool, en el parece ser que toda mujer que entre debe que supermodelo. Mientras babean con las bellezas rusas, se encuentran con otras dos jóvenes estadounidenses que deambulan por Moscú de turismo. Y aquí es cuando empieza todo: las luces se apagan, todo el mundo sale a la calle y observan cosas amarillas que bajan lentamente desde el cielo. ¡Qué bonito!, ¡la leche!, ¡no lo puedo creer! Una de las cosas llega al suelo, la gente se aparta y un policía se acerca con la porra para darle (¿?). Obviamente su absurdo comportamiento será reprendido por el alien con un latigazo que lo convierte en cenizas. Y a continuación el ataque se generaliza contra todo el personal humano. Como dato curioso, los únicos que sobreviven de toda la discoteca son los cuatro estadounidenses y el sueco. Los rusos, off al completo.

La idea del Moscú apocalíptico es interesante, al igual que el hecho de que los alienígenas puedan hacerse invisibles y atacar en cualquier momento. Lo referente a Moscú se aprovecha, con una dirección de arte bastante eficiente y, por momentos, espectacular. Pero la parte del suspense referente a los ataques de los invasores queda desaprovechada. El guión de John Spaiths (aunque atención a este tío, pues co-firma el libreto de la inminente y esperadísima Prometheus) prefiere usar la acción de forma simplista, y el director hace lo que puede para dotar de dinamismo un desarrollo sin alma. No obstante, hay algunos apuntes de interés en cuanto al concepto apocalíptico (esa especie de ejército rebelde rojo que aparece por la ciudad con caballos y lanzamisiles) y algunas muertes conseguidas pese al reiterado uso de la reducción a cenizas.

Cuestión de expectativas e influencias/plagios

Ante todo, uno debe enfrentarse a La hora más oscura sabiendo lo que va a ver. Salvando las distancias, me pasa un poco como con Uwe Boll. Aquí, Chris Gorak - que no os sonará de nada, ¿pero si os digo que ha sido director artístico de El club de la lucha (1999) o Minority Report (2002)? – ha contado con un presupuesto demasiado holgado (50 millones de dólares) para lo que tenía entre manos, o al menos para lo que era capaz de hacer con ellos. El resultado es que una película que podría pasar como entretenimiento de video club, termina estrenándose en muchas salas con fanfarria publicitaria y para colmo en un absurdo 3D, haciendo crecer un 20% (o más) al precio de la entrada. Vaya, que pagar entre 10 y 12 euros (es lo que cuesta en España) por tragarse esto con las gafitas tiene que provocar instinto asesino. Espero no dar ideas.

Como dije anteriormente, la dirección artística es buena. Los efectos especiales terminan por ser simplistas; la forma que tienen los aliens de acabar con los humanos es un plagio de La guerra de los mundos (2005) y su efecto óptico (el modo en el que nos ven) es una cutre-variante de Depredador (1987). Tampoco se han gastado mucho contratando actores. Todos son malos a rabiar, aunque Emile Hirsch tiene algunas cosas buenas previas como Hacia rutas salvajes (2007). Mención aparte con el paréntesis cómico pusilánime en el que entra en acción un ruso bonachón y otra superviviente, una chavalilla también rusa que ante la muerte de sus padres mueve un poco la ceja y dice “tranquilos, soy dura”. Con dos cojones.

A todo esto, el productor no es otro que Timur Bekmambetov, cineasta ruso afincado en Hollywood que conoceréis por dirigir apoteosis del tedio y el ridículo –*Guardianes de la noche* (Nochnoy dozor, 2004) – o dignos entretenimientos – Se busca (Wanted, 2008), pese a todo muy lejos de la novela grafica de Mark Millar en la cual se basa -. En una extraña mezcla de todo ello se encuentra La hora más oscura.

Lo mejor: La dirección artística y algún que otro detalle de inventiva en las muertes.

Lo peor: Su premisa, que podría haber dado bastante juego, queda muy desaprovechada, y los actores son terribles.

Bad Channels

Una estúpida caspareseña para una gran caspamovie

Bad Channels Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Bad Channels
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1992
  • Director: Ted Nicolaou
  • Guión: Jackson Barr
  • Intérpretes: Robert Factor, Martha Quinn, Paul Hipp
  • Argumento: Un alienígena, empeñado en abducir mujeres humanas, se hará con una estación de radio para conseguirlo, rock and roll mediante.

70 |100

Estrellas: 3

Bad Channels Grande

Una estación de radio emite el maratón rockero de Dan O’Dare, el polémico locutor del infierno. Para su sorpresa, aquel pequeño estudio pasará a convertirse en el centro de operaciones de un curioso extraterrestre que padece una incombustible obsesión por las féminas humanas. Sin saberlo, Dan y su hard rock infraproducido serán las herramientas usadas por el alienígena, y sus disfuncionales compañeros, para la consecución de sus aviesos objetivos.

Cuando en 1992 la gran mayoría de los españoles teníamos un ojo puesto la exposición internacional de Sevilla, y el otro sobre las olimpiadas de Barcelona, resulta que los extraterrestres cabeza de trufa (véase la sexta imagen de la secuencia de fotogramas que acompaña a esta reseña) tenían su viciosa mirada concentrada en las esculturales curvas de las chicas estadounidenses. Desde luego, si existe vida inteligente más allá de esta bola de sinsabores, se trata de una civilización que nos lleva siglos de adelanto.

Y aunque ahora, veinte años después, el hombre occidental quiera dárselas de moderno con sus ipads, sus redes sociales y otras chorradas, resulta que seguimos sin conocer los secretos femeninos y como realizar el cortejo adecuadamente, ¿o queréis que os hable de algún programa de televisión de moda en la parrilla española? Sin embrago, los extraterrestres cabeza de trufa y sus robots parapléjicos (véase la segunda imagen de la secuencia de fotogramas que acompaña a esta reseña) hace todo ese mismo montón de años que descubrieron un sencillo secreto: mezclar ondas hertzianas y un poquito de hard-rock, no falla, hasta las monjas de clausura oirán activarse los oxidados engranajes de sus vulvas.

Mediante su sofisticada varita mágica, con forma de espátula doblada y una linterna acoplada en la punta – que lo mismo te lanza un rayo eléctrico, te cubre de moho, que hipnotiza a las mozas casaderas –, y usando la antena de una estación de radio como amplificador, nuestro querido extraterrestre puede montar video-clipes de bajo presupuesto para sus victimas potenciales de secuestro (véase la tercera imagen de la secuencia de fotogramas que acompaña a esta reseña).

Claro que el transporte siempre ha sido muy caro, no os digo cuantos litros de gasolina consume una nave especial de camino a Ganímedes. Pero los extraterrestres cabeza de trufa, que se las saben todas, idearon hace siglos un sistema para reducir cualquier objeto o ser vivo al tamaño de una miniatura y poder desplazarlo en cómodos vasos, y que si a mitad de camino te apetece un trago de refresco… pues ya sabes (véase la primera imagen de la secuencia de fotogramas que acompaña a esta reseña).

Aunque los alienígenas del espacio exterior son seres muy sensibles. Vale, les gusta secuestrar chicas humanas de buen ver, pero fijaos lo bien que cuidan a sus mascotas musgoides. A los extraterrestres cabeza de trufa les encanta viajar de planeta en planeta con sus propias alimañas fungoides (véase la cuarta imagen de la secuencia de fotogramas que acompaña a esta reseña). Unos simpáticos bichos probablemente parientes de Audrey II, sin gozar de su misma personalidad, por supuesto. Aunque toda criatura de más allá de la estratosfera tiene ciertas manías locales que siempre desentonan durante una invasión al uso:

¡Oye! Pero esto no puede ser, ¿cómo que se nos llevan a las mozas metidas en unos botes de cristal? ¡Encima a años-luz de aquí! Vaya drama, toda la tierra se va a terminar pareciendo al bonito pueblo de Plan. ¿Qué será lo siguiente? ¿Traer en un bus espacial “extraterrestras” cabeza de trufa solteronas? Pues alguien tendrá que hacer algo. A ver que héroes teníamos disponibles en 1992: Cobi no acertaría ni a mear dentro de la taza, Spiderman está demasiado ocupado jugando a los chinos con el Dr. Octopus y Superlópez no ha dejado de beber mojitos en el pabellón de Hawai desde que comenzó la Expo. Afortunadamente nos queda libre un tipo que no le tiene miedo a nadie, su piel con moreno de oficina se ha curtido en las emisoras más peligrosas de los E.E.U.U., su capacidad para soportar la polka es más legendaria aun que la de Steve Urkel. Ni más ni menos que Dan O’Dare, el único locutor de radio capacitado para emitir en la frecuencia 666 (véase la cuarta imagen de la secuencia de fotogramas que acompaña a esta reseña).

Vamos a ver, Charles Band (genio y figura tras la archiconocida Full Moon), ¿qué carajo habías tomado el día que tuviste la idea para esta película? ¿Cómo convenciste al genial Culto de la Ostra Azul para realizar la banda sonora? ¿No les pagarías con copias del VHS? Sabes que te apreció y respeto como a uno de los papis de las “caspamovies”, pero aquí la cabeza te derrapaba. ¡Vaya película demencial! Casi se sale de los cánones de tu productora.

¡No! No me malinterpretes, por favor. Vale que tu productora no vivía los mejores tiempos, lejos quedaban las joyitas de la Empire (como mis veneradas Torok o Ghoulies), pero es que el diseño de producción de Bad Channels es peor que su título. ¡Claro! Bastante tenías con intentar producir tres películas al año para recaudar con que pagarle los vicios a Ted Nicolau. Sí, bueno, ¿para qué buscar otro director? Total, el muchacho ya lo hizo todo lo mal que pudo en Subespecies; además como había dirigido Terrorvision, de la que ésta tiene mucho de calco borroso, seguro que se sentía cómodo con las imitaciones de actores que le impusiste.

Ahora no vengas con excusas Charlie, ¿cómo que Jackson Barr destrozó tu idea original cuando terminó el libreto? ¡Qué forma de esquivar las balas! Si se trataba de un hombre de la “casa”: Robot Wars, Trancers III, Mandroid, Semilla Negra… Vale que acabaste por darle la patada, pero los actores podrían haber sido algo más que “cachocannes”. De acuerdo que todos os tomasteis Bad Channels a cachondeo… ¡por supuesto que la considero una comedia! Jodidamente bizarra, eso sí. No obstante ni Paul Hipp ni Martha Quinn es que hayan tenido carreras reseñables, aunque desde luego no hacía falta mucho “arte y ensayo” para sacar adelante la película.

¡Ja, ja, ja! ¡Sí! Un buen delirio en cuanto a efectos especiales – que diseños Charlie, ¡como te pasaste! –, mucho plástico, robots hechos con un Mecano, sobredosis de spray verde, rayos pintados directamente sobre el metraje y chicas guapas. ¿Para que quiere uno buenos actores con esos ingredientes? Ahí te faltó un poco más de picante, es gracioso saber que toda enfermera lleva lencería fina debajo del uniforme pero podrías haber llegado “un poco más lejos”. Al fin y al cabo se trata de una película que quiere reírse un poco a costa del “rock and roll”, y la buena música debe rebosar poderío sexual. ¡Coñe Charlie! ¿Qué tendrá que ver el poderío sexual con tomarte ahora veinte viagras? Nada, que la mona por mucho que se vista de seda…

¿¡Qué si me han gustado los video-clipes!? Bueno, no sé que decir. Igual de poco creíbles que son los abortos de actores están los “hard-rockeros” que interpretan los temas. Todo tiene un gusto tan propio de los ochenta, antes que de los 90 (te costó estrenarla, ¿eh?), que es imposible no dejarse llevar por su naturaleza “camp”. Ahora bien, te reconozco que el video que incluye doctores bailando samba, pacientes trepanados, payasos cyberpunks, clowns psicópatas disfrazados de vaca y una monja punteando una guitarra de flecha… bueno, bueno… momentazo psicotrópico, increíble, “alunizante”, una pasada… lo mejor de tu carrera, sin dudas.

Bueno, no te mosquees. De acuerdo, estaba siendo un poco irónico pero mira, te voy a ser sincero: si tuviese que puntuar tu película como una “película de verdad” le daría un cero. Así, sin tapujos. Pero… ¡no llores todavía tonto! ¡Si esto de hacer películas intelectuales está pasado de moda!… De verdad, que si yo puntuase por su validez como “caspamovie” igual le daba hasta más de ciento cuarenta. ¡Te lo juro! Mira, vamos a dejarlo más o menos en una nota media entre 0 y 140. Porque igual lee esta reseña alguien que no entiende de que va esto de las películas tan malas que se convierten en una experiencia imprescindible. Espera, ¿¡qué te de más puntos?! No majete. Le pesa demasiado ser una cinta pensada y planteada como una serie “b” directa para el público más alienado, es todo muy obvio e inmediato, ¿me entiendes?

Mira Charlie, confórmate sabiendo que has dejado a lo largo de tu carrera obras cumbres como ésta, porque ahora no vas a conseguir resucitar de tu miasma auto impuesto. Y por supuesto no se me olvida tu intento, algo patético si me permites la sinceridad, de propiciar un marco común para varias de tus películas de los noventa. Invito a que todos aquellos valientes, que solo quieran chorradas durante hora y veinte, se queden hasta después de los créditos. Así serán premiados con la única escena que proporciona cierta lógica y coherencia argumental a Bad Channels y a sus hermanitas de la época… pero esa conversación la seguiremos otro día, ¿te parece Charlie?

Lo mejor: Es tamaña la locura a nivel argumental, tan absurda y patética en lo demás, que si quieres ver una MALA película, te hipnotizará como si fueses un niño pequeño.

Lo peor: Lo relativo a que es un subproducto: si no tienes ganas de ver una MALA película puede que estampes tu sofá contra la televisión.

Aliens vs. Avatars

Dos especies en peligro de extinción ¡y una somos nosotros!

Aliens vs Avatars

Ver ficha completa

  • Título original: Aliens vs Avatars
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Lewis Schoenbrun
  • Guión: Keith Parker, Kenny White
  • Intérpretes: Cassie Fliegel, Jason Lockhart, Dylan Vox, Victoria De Mare
  • Argumento: Un grupo de jóvenes son acosados por un monstruo alienígena. Una Avatar desciende a la tierra para explicarles el orígen de la amenaza.

50 |100

Estrellas: 2

Aliens vs Avatars

No sé si es necesario, pero parece ser que mucha gente tiende más a hacer caso a la puntuación que al resto de la reseña escrita. Es por eso que a la hora de puntuar una película no es lo mismo puntuar por ejemplo ésta que nos ocupa hoy, a una en la que se ha invertido más tiempo y dinero. ¿Cuántas veces me lo habéis oído decir ya? Por tanto esta vez será la última que lo repito. La puntuación es relativa al tipo de película que se reseña. Y en esta ocasión el tipo de cine es casposo. Así que mi puntuación es un reflejo, más o menos fiel, de lo que me ha parecido Aliens vs. Avatars.

A veces puedo ser muy exigente con una película o muy, pero que muy simple. Por poner un ejemplo, en este último caso, si al comienzo de una película ya salen un par de tetas, ya me veis tragándome todo el film por malo que sea (venga pillines que seguro que no soy el único). Oye, que aún así a veces encuentro películas interesantes. ¿Aliens vs Avatars lo es? No que va, en absoluto, pero es la monda.

Con este título ya no te la puedes tomar en serio así que ¿por qué no disfrutar un poco sabiendo a lo que vas?

Pero sigo con las tetas, no, espera, todavía no, antes hay que poner al espectador un poco en sintonía con la película y explicaros, un poquito, de que va. Así que como si cual Depredador fuera (el título tendría que haber sido Predator vs Avatars ya que la similitud durante todo el metraje sería la más correcta): un bicho muy feo del espacio llega a la Tierra en medio de una explosión de fuegos artificiales dignos de una Fiesta Mayor y aterrizando, mira por dónde, en mitad de un bosque en el que a su vez – vuelve a mirar por donde – hay dos chicas bien majetas dando un paseo.

Ahora sí, el momento estelar, las tetas… no espera, que antes tiene que hacer aparición el otro bicho del título, el Avatar, en este caso ella, “LA Avatar”. Una primera aparición que a primera vista te hace recordar a Tom Cruise con su juguetito de Minority Report pero con un disfraz de Mística de los X-Men dentro de una maqueta en forma de nave espacial que, por casualidades del guión, está justo encima de la Tierra.

Bueno, ¿será el momento ahora o no? Pues siiiiii; pero antes una de las reglas que en teoría no se pueden romper nunca en una peli de “miedo”, separarse. Así que mientras una nos enseña sus encantos tomando el sol, la otra decide ir a dar un paseo, lo cual, por extraño que pueda parecer, no le impide sacarse la camiseta y lucirse como Dios manda, así, sin más. ¿Por qué dar una explicación al desnudo cuando su única finalidad es deleitar nuestros ojos? Y si encima es Victoria De Mare pues mejor que mejor. Si no sabéis quién es o no os acordáis de ella, tomad nota: es la chica que sale toda pringosa y sexy en Contagion.

Ahí señoras y señores es donde un servidor ya se enganchó a la película. Pero no somos los únicos espectadores de este show, el bicho feo también está por ahí observando y es él, precisamente, quien jode el espectáculo convirtiendo el placer de la carne en el placer de la misma carne… pero esta vez descuartizándola.

Es en este punto donde terminan los desnudos (ni un puñetero desnudo más en toda la película) y empieza la acción/risa. La metamorfosis del monstruo es como se dice “de película”, y de las malas. ¡Coño, que por eso estamos en la sección de caspamovies!

Bueno, vale, tías buenas, aliens feos, avatares, pero exactamente ¿de qué va la peli? Pues de lo de siempre. Un grupo de jóvenes deciden ir de acampada al mismo bosque donde han ocurrido los anteriores acontecimientos y como no, el monstruo está ahí para aguarles la fiesta. Y es ahí dónde por fin la Avatar hace su aparición. Desde su nave espacial se crea un avatar humano para bajar a la Tierra y ayudar a los pobres chicos y darles una explicación de quién es en realidad el monstruo y que está haciendo en nuestro planeta. La caza ha empezado.

Aliens vs Avatars, a pesar de todo lo que diré a continuación, tiene su encanto. Es mala, con malos actores, mal guión, malos efectos especiales, mal diseño de criaturas y, por momentos, desesperadamente aburrida… aunque graciosa. Pero es ese toque, al que todavía no le encuentro un nombre, el que hace que me molen estos sub-productos z. Y es que en realidad lo tiene todo: tetas, sangre, jóvenes estúpidos, muertes aún más estúpidas, un poquito de amor, disputas e incluso se reservan para el final un pequeño homenaje a District 9. ¿Qué quieres pedir más? ¡Si incluso me ha gustado más que el truño de Avatar de Cameron!

Coged palomitas, cerveza y juntaros unos cuantos amigotes y os lo pasaréis genial. Aunque bien pensado, yo la vi solo, sin palomitas ni cerveza y la disfruté igual.

Quedáis advertidos, esto es Caspamovies y habrá más (o al menos ese es mi deseo.. si me lo permiten) próximamente.

Lo mejor: La refrescante presencia de De Mare y la metamorfosis de extraterrestre a humano (todavía me parto).

Lo peor: La Avatar, ¡Por Dios! que mala actriz.