fantasmas

Última noche en el Soho

Sueños y pesadillas

Has filtrado por etiquetaa: fantasmas

Ghost House

Se acabaron las vacaciones

Ghost House

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

Ghost House

Genérica y desprovista de interés, así es la vida cuando vuelves de vacaciones. La rutina; las caras grasientas de los compañeros; las voces hirientes de los clientes; la polla nervuda de tu jefe; los chillidos de los niños encogiéndote el alma… una picadora de sueños que en realidad mantiene nuestra mente en el lado cuerdo del caos, tras la barrera invisible que separa la anti vida del vacío orgánico. Por suerte, pequeños pececillos de un mar con olor a aftersun, el cine de terror también posee sus balsas de aceite, la congregación de unas pocas neuronas sanas como colchón salvavidas del verdadero peligro. Películas convencionales y desprovistas de alma no podrán arrastrar la vuestra hasta el Infierno, donde un filósofo vestido de negro augura el destino intrascendente de nuestros huesos. Ya sabéis, si queréis sentiros seguros, independientemente del destino al que os lleve el próximo vuelo low cost, pedir a vuestro conductor que “Ghost House” sea el acompañante para la siesta, única diversión válida si queréis viajar entre países globalizados y/o violados.

Lo mejor: No existirá segunda parte.

Lo peor: Genérica hasta el vómito.


Ghost Squad

LSD Japan!!!

Ghost Squad

Un grupo de chicas asesinadas unen fuerzas desde el otro mundo para impartir justicia fantasmal contra sus ejecutores.

“Dead Sushi”, “RoboGeisha”, Zombie Ass o “The Machine Girl” entre otras locuras… con semejante currículo, ¿qué se puede esperar a estas alturas de Noboru Iguchi, director de todas las anteriores y la próxima “Ghost Squad”? Colegialas fantasmales con martillos de carne por brazos, toqueteos lésbicos, cuchillos penetrando anos, braguitas, ametralladoras de ectoplasma, ambientación grindhouse al por mayor, pinchitos de pollo mortales, castigados genitales masculinos, perros malditos que lanzan rayos púrpura por los ojos… ¿os parece poco?

We Go On

Transiciones

We Go On

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

We Go On

Hay películas que tienen un apartado técnico increíble – pero con una historia detrás sin contenido alguno – y otras que a pesar de contar con una idea original y sugerente terminan fracasando debido a la incapacidad de sus creadores, presupuesto o ambos. Entiendan que la mayor parte de las veces el dinero es sinónimo de tiempo, y dentro del cine las prisas son malas consejeras de no estar tocado por la genialidad, debiendo tener incluso las cosas muy claras antes de lanzarse a rodar. Raras son las obras de género que concentran las características positivas de los dos bandos, todavía se reduce más el número tras el paso de los años. Una pena, porque todos los aquí presentes deseamos ver la cartelera llena de joyas de la talla de “El Resplandor”. Y no he nombrado el mítico título de manera casual, pues teniendo en cuenta el aspecto gráfico de las actuales adaptaciones del señor King – véase el descorazonador tráiler de “La Torre Oscura” –, la diferencia entre el mimo que los cineastas volcaban el siglo pasado en su obra, dista bastante del mercantilismo actual. Desde luego: basura ha habido, hay y habrá siempre, pero, poniéndome en el peor de los casos, auguro un futuro tan corporativizado como el más siniestro sueño de William Gibson.

Lo mejor: Su capacidad inicial para ser genuinamente distinta, ofrece una visión curiosa dentro del cine de terror sobre la "otra vida". Hasta que...

Lo peor: ... los sustos fantasmales baratos se apoderan de la trama, poniendo en evidencia unas actuaciones, efectos especiales y montaje regulares.


The Bride

Boda por el rito eslavo

The Bride

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

The Bride

Nastya es una joven que viaja con su prometido a la casa familiar de éste. A su llegada, estará rodeada de gente extraña, comenzando a presenciar visiones extrañas y terribles mientras la familia la prepara para una misteriosa ceremonia de boda tradicional eslava. Más que a los preparativos de la boda, ¿podrá sobrevivir a los próximos días?

Los buscadores del horror, así nos denominaría el bueno de Lovecraft, tenemos que expandir horizontes si queremos saciar nuestras ansias de historias macabras, no basta con centrarse en el cine occidental al uso para cubrir unas necesidades que crecen año tras año y, sin embargo, la inmensa producción norteamericana no alcanza a satisfacer. Por eso cuando llegan noticias de una nueva producción australiana, turca, latinoamericana o europea –por aquello de no prodigarse mucho– intento volcarme en ella con la esperanza de encontrar una forma distinta de exhibir el terror en pantalla. En este caso, parece que Rusia es un destino lo suficientemente exótico como para hallar conceptos distintos y, quién sabe, una genialidad sorpresiva. Desgraciadamente, como lleva tiempo ocurriendo con el cine que viene de oriente, la influencia norteamericana termina siendo definitoria para el estilo del producto, contaminando los tiempos y maneras propios de la cultura de cada país, así como para la calidad del mismo: naciones con una tradición cinematográfica de género menos desarrollada no saben redondear sus producciones por mucha afición que demuestren.

Lo mejor: Su prólogo.

Lo peor: Su nefasta narración.


Heidi

La muñeca chochona

Heidi

Después de investigar dentro del ático de un vecino, dos amigos de la escuela secundaria, conocidos por grabar sus bromas en video, se ven amenazados por una serie de acontecimientos sobrenaturales y perturbadores que involucran a una espeluznante muñeca llamada Heidi. ¡Mamasssita!

¿En serio? ¿A esto me he reducido, a dar bombo a películas con una muñeca más cutre que las explosiones de los “Power Rangers”? Ya he tocado fondo, algo que podría causarme incluso orgullo teniendo en cuenta lo mucho que digo disfrutar del “cine basura”. ¿Pero es real tanta palabrería sobre películas casposas o tras esta muralla de verborrea banal se oculta un niño llorando en posición fetal? “Heidi” parece ser la obra maestra que por fin me haga sacar la cabeza del agujero: ¡joder, a mí también me gusta el cine de calidad! Mientras es cierto que una “buena película mala” me aporta algo parecido a la ingesta de comida rápida, disfruto verdaderamente como un enano cuando veo joyas de la talla de “Blade Runner” o “Doce del Patíbulo”.

Siam Square

Fantasmas urbanos

Siam Square

Ya hemos hablado profusamente de la deriva creativa que nos ha ofrecido oriente en los últimos años. Especialmente doloroso es el caso de los nipones, que pasaron de erigirse en una auténtica renovación durante a finales del siglo pasado y principios de este, a un erial donde los mismos tópicos que les dieron fama se han convertido en su peor lastre. ¿Pero qué hay de otros países del este asiático? Si alguno destacó también en esta corriente oriental de cine extremo fue Tailandia, que superando sus ramalazos de humor especialmente infantil nos ha regalado joyas para el recuerdo como “Shutter”,“Alone”, “4BIA”, “13 Beloved” o “Body 19”. Quizás caracterizado por una aproximación más juvenil al terror que la de otras regiones a su alrededor, también los tailandeses han sido relegados a un segundo o tercer plano dentro del panorama internacional, igualmente lastrados por lo convencional de sus producciones más recientes.