VOD

Has filtrado por etiqueta: jeffrey-combs

Dark House

Una casa encantada demasiado vulgar

Dark_House_Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Dark House
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Darin Scott
  • Guión: Darin Scott, Kerry Douglas Dye
  • Intérpretes: Jeffrey Combs, Meghan Ory, Diane Salinger
  • Argumento: Claire, una actriz novel, presenció de pequeña los horribles asesinatos de la casa Darrode. Hoy, la casa se vuelve a reabrir como atracción de feria; y ella ha sido contratada como actriz. Sin embargo, nunca pensó que la casa la estaba esperando…

35 |100

Estrellas: 2

Dark_House_Grande

De la mano de Fangoria, la revista digital y en formato físico señera del cine fantástico desde 1979, nos llega Dark House. Se trata de una cinta que intenta resucitar el espíritu de producciones de serie B como House, una casa alucinante ó House on Haunted Hill. De hecho, viene avalada por el primer premio dentro del festival/distribución Frightfest 2010; un evento similar al After Dark pero organizado por la propia revista Fangoria. De ocho cintas, Dark House se alzó con el primer premio, por votación popular, y recibió buenas críticas en los siempre engañosos medios especializados USA.
La premisa que nos presenta el casi desconocido director y guionista Darin Scott, poseedor de un pequeño bagaje en títulos menores y sin trascendencia, es en principio interesante: Una vuelta al terror de casa encantadas, con una mirada en el pasado y otra en el futuro, utilizando algo de humor negro como motor de una cinta de fantasmas sanguinarios, y la presencia de un actor icónico del cine de terror como es el genial Jeffrey Combs.
Sobre el papel pinta bien, ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad, me duele tener que ser duro con proyectos independientes que están realizados con más ganas que acierto, pero en este caso, dudo seriamente de la cordura estadounidense por siquiera premiar este producción con algo más que abucheos y tomates.

La pequeña Claire (Meghan Ory) un buen día es desafiada por sus amigas para entrar en la casa Darrode, una mansión victoriana de mala fama en el pueblo. Lo que nunca esperaba encontrarse era con la dueña de la casa totalmente enajenada, asesinando niños inocentes. Claire pierde el conocimiento aterrorizada por la masacre y los años vuelan como las hojas de los árboles sobre el viento otoñal…

En la actualidad, Claire es una joven actriz amateur que intenta superar sus pesadillas nocturnas mediante la interpretación. ¡Ojala sacase fuerzas de flaqueza para visitar la casa Darrode y enfrentarse a sus miedos!
Como si el destino se plegase a sus deseos, una mañana cualquiera el polémico feriante Walston (Jeffrey Combs), poseedor de las atracciones más terrorificas de Estados Unidos, aparece en clase de Claire buscando actores para la inminente apertura de su última atracción: Dark House, sita precisamente en la mansión Darrode. Claire y otros compañeros ven la oportunidad de sacar algo de dinero y se apuntan casi sin dudarlo.

Llegados ya a la casa, descubren asombrados la macabra efectividad de la atracción encantada. Haciendo uso de hologramas, Dark House presenta un entretenimiento diferente y eficaz que pronto disfrutaran los primeros visitantes, una pareja de periodistas.
Lo que ninguno podía imaginar es que el fantasma de la mismisima Señora Darrode hiciese acto de presencia, con la intención de controlar los ordenadores que manejan los hologramas y usarlos para continuar con los asesinatos de todo aquel que ose permanecer en la casa

¿Podría existir un argumento más manido y simplón? Yo creo que no, directamente lo considero una copia barata del clásico House on Haunted Hill, e incluso más del remake que del original de Vincent Price. Además, plantear un guión como mera excusa de hora y media de pasajes aburridos, se convierte en el fallo más flagrante de Dark House. No se ha cuidado lo más mínimo el diseño de personajes, el horror, el humor, ni siquiera el aparatoso final, que intenta dar una vuelta de tuerca psicológica pero que unicamente logra que el espectador termine por desesperarse. De verdad, la sorpresa final está igual de mal resuelta que el resto de la película… y es que el segundo fallo, después del guión que hace aguas y no tiene ningún interés, es la planificación de las escenas, su montaje y resolución.

Para resumirlo con un adjetivo, diría que la filmación es directamente chabacana. Todo está rodado sin pulso, los personajes aparecen en pantalla mágicamente, aún más que los fantasmas; todos los planos son tan básicos como limitados y la insulsa trama avanza a trompicones con muertes rápidas y carentes de sentido que nos llevan irremediablemente al final “épico” de redención de la protagonista, Claire. ¡Buf!
Me sorprende sinceramente que se pueda otorgar un premio (en este caso se trataba de la distribución en salas de la ganadora) a este cacho de carne de video-club.

Hago una pausa para aclarar que parte de mi disgusto pasa por ciertas expectativas que me había creado. Veréis, soy bastante fanático del cine de serie B sobre casas encantadas; una de mis cintas favoritas es La Noche de los Demonios (1988), y creo que esto es toda una declaración de principios para describir las tragaderas que uno tiene. Con cuatro tontunas, chistes fáciles, caserones decrépitos y un par de muertes sangrientas e impactantes, uno está contento como un niño con zapatos nuevos. Así que entendedme cuando digo que Dark House es un producto malo: Los chistes son de pena (es más, ¿existe algún tipo de humor?), el caserón no llega a impactar y las muertes son de risa, haciendo uso de unos limitados efectos especiales digitales que, salvo algún maquillaje puntual clásico, dan penita. Demasiado prolíficos dada su dudosa calidad; es mejor en estos casos no abusar de efectos si no se tiene estilo… precisamente esta es una palabra clave: Dark House es todo un ejercicio de anti-estilo. Y una buena muestra es la escena donde el fantasma de Mrs. Darrode posee el ridículo ordenador central que maneja los hologramas, una posesión viral usando algo de la estética de Matriz, en cuanto a lo visto en las pantallas del ordenador. Vergüenza ajena vais a sentir…

Los actores tampoco ayudan mucho a la función. Solo Jeffrey Combs se salva, aferrándose a su histrionismo clásico a sabiendas del tipo de película que estaba rodando. Y no digo esto por mi respeto hacia él, sinceramente es lo único que brilla durante todo el metraje. El resto del elenco es menos expresivo que una zanahoria pocha, no solo porque sus personajes sean tópicos dentro del cine norteamericano (la gótica, la caliente, el guapo, el negro…), sus actuaciones rozan el bochorno. Esperaba algo más de la escocesa Meghan Ory, su experiencia en decenas y decenas de capítulos televisivos (Smallville, Psych…) no aparece por ningún lado. Juraría que existen momentos de horror, donde en lugar de llorar y gimotear se dedica a partirse. Ni siquiera la veterana Diane Salinger puede manejar con control su papel, imagino al director diciéndole continuamente: “pon muecas, más muecas, hasta que te sangren las encías!!”. Yo creo que la mayor parte de las escenas están rodadas en una sola vez, ¡¡enhorabuena por tamaño logro!! Pero el resultado es más “penoso” que “natural”.

Nota de honor, pero negativa, se merece la banda sonora. Enervante es decir poco, y encima presente durante el 90% del metraje. A la mitad de la película ya estaba deseando que acabase aunque solo fuese por la extrema tortura a la que fui sometido por los instrumentos de cuerda sintetizados.

En resumen, y para no malgastar más vuestro tiempo y acrecentar mi ira, solo os daré un consejo: Evitarla. En un sub-género tan simple como el de las casas encantadas, hacerlo tan mal debería estar penado… estáis avisados!!

Lo mejor: Jeffrey Combs hace lo que está en su mano para resultar gracioso y, dentro de lo que cabe, el típico cuento de casas encantadas a alguno le puede hacer gracia, como a mí

Lo peor: Las apariciones/desapariciones de los fantasmas/hologramas; propias de una telenovela. Las lamentables actuaciones en general y que, al final, no pase de ser una cinta aburrida. Para olvidar

¿Dónde conseguirla?
Gore Nation: “Dark House” en VOSE.

Jeffrey Combs

Un tributo

Ojala estas líneas, estos párrafos inconexos, sirvan de homenaje a uno de mis actores vivos favorito, y casi exclusivo al cine de terror. Uno de los tres caballeros, miembro del tridente del cine de terror contemporáneo. Si a un lado tenemos a Robert “Freedy” Englund y, en el segundo lado del triunvirato, tenemos a Bruce “Ash” Campbell; muchos ya le habréis puesto cara al actor que preside la última esquina del triangulo y, por ende, protagoniza este artículo (vale, con el título del artículo esta revelación no viene a ser algo sorprendente): Jeffrey “Dr. West” Combs.

Aquí comienza el artículo pseudo biográfico dedicado al actor fetiche de luminarias como Stuart Gordon ó William Malone. Como fan del horror no podía dejar pasar muchos tiempo más sin escribirlo. Para vosotros que descubristeis a Combs a través de la inocencia…