VOD

Has filtrado por etiqueta: leyendas-urbanas

Munger Road

Como nos gustan las Leyendas Urbanas...

Photobucket

PhotobucketSt. Charles es uno de los mayores suburbios de Chicago y, como la mayoría de ciudades de los EEUU (y del mundo), una cornucopia de lugares malditos, casas abandonadas y chungas o cementerios siniestros (siendo los más notables los de Mount Thabor o Archer Woods, con fotos). Y uno de los más comentados y/o visitados es Munger Road, una calle no expecialmente larga, pero con unos cuantos años de historia paranormal (en esta página hay varios datos) y no tan paranormal, es decir, hechos reales y crudos como la vida misma. En cuanto a los aspectos paranormales el más comentado y te-juro-por-la-tumba-de-mi-madre-que-yo-lo-vi es el referido a un accidente de tren que tuvo lugar hace unos cuantos años. Unos hablan de que el tren se llevo por delante a un crío/a, pero la mayoría coincide que fue un autobús escolar. Y, se supone, que si aparcas sobre las vías que corren paralelas a Muger Road, lo dejas en punto muerto y abres las ventanas se siente algo y, a veces, si esparces polvos de talco (¿?¿?¿) aparecen huellas de niño en el parachoques. Pués vale, aquí, en donde yo vivo, hay una parte de bosque en la que si caminas por la noche solo, te puedes encontrar a un tipo con un hacho que se limita a mirarte…y yo nunca lo he visto, ni siquiera bajo la influencia de sustancias psicotrópicas.

PhotobucketA mi personalmente me interesa más otra leyenda, la que habla de un grupo de jóvenes que, aprovechando la celebración del Scarecrow Festival (que existe de verdad), se acercaron a la citada calle y desaparecieron entre casas abandonadas y callejones oscuros habitados por seres más reales y terribles. La llegada de estos insensatos jóvenes coincide con la fuga de un asesino en serie de una prisión cercana. STOP!!, ya sé, ya sé, muchos estaréis pensando: “no jodas, otra de chavales estúpidos y asesino malote”. Y sí, esa es esencia de la trama, y a mi también me daba mal rollo. Pero una vez leidas multitud de buenas reseñas (todas coinciden en su atmósfera opresiva y la habilidad con la que juega con lo que no se ve) y haber visto el trailer, amén de la presencia del siempre estupendo Bruce Davidson como uno de los policias encargados de resolver la desaparición, mi percepción de la película ha cambiado. Y se ha converido en una de las “must” de este año…

Cropsey

Cropsey, ¿y si las leyendas urbanas fueran verdad?

Photobucket

La idea general que uno suele tener de Staten Island es la de una isla cerca de Nueva York a la que la gente suele ir al monumental parque de atracciones del que dispone, bueno, y alguna que otra conexión con la Mafia allá por los 50. Pero como todo estado-ciudad-pueblo de los EEUU, Staten Island también tiene su lado oscuro, en este caso oscurísimo.

PhotobucketEn este documental dirigido por Joshua Zeman y Barbara Brancaccio, nos plantean la posibilidad de que alguna de las llamadas leyendas urbanas puedan ser ciertas. Allá por los 70 comenzaron a desaparecer niños en Staten Island, hasta 5, y todo el mundo se lo atribuía a “Cropsey”, un paciente mental fugado que vivía en la vieja y abandonada Willowbrook Mental Institution y que salía de noche para secuestrar a los niños. Unos decían que llevaba un gancho, otros que un cuchillo de carnicero…ya sabeis como funcionan las citadas leyendas urbanas, y con el tiempo se fue olvidando, quedando como una especie de aviso para que los niños no hicieran mucho el gamba por la noche.

Pero todo eso cambió cuando en 1987 desapareció una niña con el Síndrome de Down, llamada Jennifer Schweiger, y se hizo patente para todos los habitantes de Staten Island que tal vez si existió un “Cropsey” real, un asesino en serie que hacía lo que quería protegido por viejas habladurías.

Años después, los directores se trasladaron a su ciudad natal para contar la historia completa, incluso entrevistando al supuesto paciente fugado, sin darse cuenta de que la verdad que iban a revelar era mucho más aterradora de lo que pensaban.

Truco o Trato

La más terrorífica y divertida noche de Halloween

Trick'r Treat

Ver ficha completa

  • Título original: Trick'r Treat
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Michael Dougherty
  • Guión: Michael Dougherty
  • Intérpretes: Brian Cox, Dylan Baker, Anna Paquin
  • Argumento: Cinco terroríficas historias se dan cita durante la noche de Halloween en la pequeña localidad de Warren Valley y bajo la atenta mirada de Sam.

90 |100

Estrellas: 5

Trick'r Treat

Me gustaría dedicarle la reseña de Trick’r Treat a Eli Campora. Mientras asistía al despliegue de humor negro que desprende la película no pude evitar pensar en los relatos de Eli y en el estilo propio que les imprime. Espero que la película te guste Eli.

¡Por fin! Llevaba muchísimo tiempo –demasiado- esperando tener la oportunidad de ver Truco o Trato (Trick’r Treat), tras la excelente acogida que ha tenido la película de Mike Dougherty en los diversos festivales especializados en los que se ha proyectado (incluido el pasado Festival de Sitges).

Como ya he dicho antes la espera ha sido larga (supongo que a muchos os ha ocurrido lo mismo), por lo que el riesgo de que todo acabara en decepción existía, y a medida que pasaba el tiempo ese riesgo se hacía cada vez más fuerte.
Por suerte, en esta ocasión, cualquier amenaza de desengaño o frustración no ha acabado materializándose: Truco o Trato ES LA PELÍCULA.

Durante las celebraciones del festival de Halloween en Warren Valley, una pequeña localidad de Ohio, una joven pareja discute sobre la conveniencia de respetar las normas de la noche de los difuntos, un director de escuela saca a pasear su naturaleza más oscura y salvaje, una bella jovencita disfrazada de Caperucita Roja anda preocupada por la pérdida de su virginidad, un grupo de amigos investiga el terrible accidente sufrido por un autobús escolar que transportaba a niños con deficiencias mentales, y un huraño vecino tendrá que hacer frente a un sádico y burlón espíritu de Halloween.

Unos fabulosos títulos de crédito en forma de viñetas de cómic animadas, que inevitablemente nos traen recuerdos de las añoradas Historias de la Cripta (Tales From the Crypt) o del Creepshow de G.A. Romero, dan paso a cinco terroríficas historias, aparentemente independientes, que tienen como escenario (y respiran, se empapan…) la festividad de Halloween.
Dichas historias tan sólo son independientes en apariencia porque, en realidad, lo que ha hecho Mike Dougherty, guionista además de director de Truco o Trato, es trazar con tiralíneas y matemática precisión uno de esos guiones que están construidos para que podamos saborear y deleitarnos con cada uno de los espectaculares detalles y giros argumentales que nos ofrece en apenas 80 minutos de metraje.

La estructura narrativa que posee Truco o Trato es, sencillamente, extraordinaria.
Lo que en principio no son más que detalles que presumiblemente escapan a nuestra compresión, e incluso corren el riesgo de pasar desapercibidos, poco a poco cobran vida y adquieren sentido a medida que Mike Dougherty va hilvanando cada una de las historias, relacionándolas entre ellas, mezclando situaciones y personajes y, en definitiva, dando forma definitiva a este regocijante puzzle que acaba siendo Truco o Trato. Es como si el mejor Tarantino de Pulp Fiction hubiera puesto todo su empeño y esfuerzo en crear la película de Halloween definitiva (y en esta ocasión prescindiré, con plena convicción, de la trillada frase “salvando las distancias”).

Fantasmas, monstruos, asesinos en serie, leyendas urbanas… todo tiene cabida en la más terrorífica de las noches de Halloween (con permiso de Carpenter). Lejos de quedar malherida por el exceso de equipaje (y acabar siendo un insufrible pastiche como sí lo fue el Van Helsing, de Stephen Sommers), Truco o Trato sabe combinar con asombrosa habilidad un amplísimo abanico de referencias, tradiciones y criaturas nocturnas, dando como resultado un amplísimo crisol de horrores que en ningún momento cae en el ridículo o en la simple parodía, y que atesora un impresionante poder de seducción.

En el aspecto técnico Truco o Trato se apunta un nuevo y rotundo triunfo. Visualmente resulta una experiencia fascinante. Sencillas (en apariencia) transiciones como la de la calabaza transformándose en luna llena, o las hojas otoñales cayendo de un árbol y dando paso al único flashback de la película (un necesario, contundente y espectacular flashback que nos muestra el accidente de un autobús), nos ponen sobre la pista de que todo, absolutamente todo en Truco o Trato –fotografía, ambientación (impresionante la secuencia en la que los niños encuentran el citado autobús), montaje, diseño de producción, música…- está cuidado con mimo y dedicación.

El trabajo de los actores es otro de los puntos destacables. Desde un experimentado Brian Cox, perfecto en su enfrentamiento, cara a cara, con Sam, un pequeño diablillo de Halloween que tiene todos los números de convertirse en un nuevo icono del cine de terror moderno (atención a los "juguetitos" que utiliza para perpretar sus "travesuras"); pasando por un inspiradísimo Dylan Baker en el papel de un director de escuela perturbado y dotado de un macabro sentido del humor; una frágil y deliciosa Anna Paquin como virginal caperucita roja (tras su éxito en True Blood, la Paquin anda cerca de convertirse en una de las presencias femeninas más determinantes del género); y finalizando con la excelente labor de todos y cada uno de los niños que protagonizan el episodio del autobús (en mi opinión, el mejor de toda la película).

Truco o Trato es una película genial, que creo que convencerá tanto a aquellos que veamos en ella una forma de hacer cine de género que pertenece al pasado, y que ya no teníamos demasiadas esperanzas de volver a ver (con ecos a películas del estilo de Noche de Miedo, En Compañía de Lobos, Una Pandilla Alucinante, e incluso Los Goonies); cómo a aquellos nuevos aficionados que sean lo suficientemente anchos de miras para darle una oportunidad a una propuesta alejada, tanto en el fondo cómo en la forma, de la enésima secuela de Saw, el enésimo sucedáneo de Hostel, o el enésimo remake estilizado de algún clásico del horror.

Terror sin estridencias, sin sobrecarga de artificios, sin rancias y gastadas premisas argumentales ni reiterativos recursos mil veces vistos. Terror de altura, basado en la atmósfera y en el suspense, en la imaginación, en la fantasía, y en un afortunadísimo humor negro que se filtra sigilosamente por cada uno de los fotogramas de esta magnífica película de género que es Truco o Trato. Absolutamente imprescindible.

Y para finalizar me abro un turno de ruegos y preguntas a mí mismo (esto sí que es una estupidez). ¿Podremos disfrutar de Truco o Trato en una sala de cine? Efectivamente es a la vez un ruego y una pregunta, aunque por supuesto tengo muy claro cual es la respuesta (al fin y al cabo incluso en los USA el estreno de Truco o Trato se ha visto relegado al mercado doméstico... ojalá me equivoque). Pero en fín... por rogar que no quede.

Lo mejor: Todo

Lo peor: Que un servidor no tuviera la suficiente paciencia para verla en la noche de Halloween.

The Shortcut

Caperucita, no abandones el camino principal del bosque...

The Shortcut

The Shortcut Producida por el popular cómico Adam Sandler (es un dato que he leído en todas las reseñas de la película y que, personalmente, me importa un pimiento) y dirigida por Nicholaus Goossen, The Shortcut cuenta la historia de un atajo, a través de los bosques, que ahorraba mucho tiempo a los estudiantes a la hora de ir a la escuela, pero que ningún niño se atrevió jamás a tomarlo. El sendero pasaba muy cerca de una terrorífica casa en la que habitaba un hombre que solía asustar a todo aquel que se acercara a sus posesiones.

Según la leyenda local el hombre estuvo involucrado en la desaparición de algunos niños. En la actualidad, dos jóvenes amigos deciden investigar qué hay de cierto en toda aquella historia que les tuvo aterrorizados durante su infancia.

Terror adolescente para todos los públicos que tendrá su estreno en los USA el próximo 29 de septiembre (por cierto, el secreto de que Adam Sandler haya puesto la pasta en una película de terror debemos buscarlo en el nombre del guionista de la misma: Scott Sandler, hermano de Adam... otro dato que os dejo y que también me importa un...).