monstruos

Cuaderno de bitácora Sitges 2021: 13 y 14 de octubre

Que el ritmo no pare

Has filtrado por etiquetaa: monstruos

War Monkeys 2009

La guerra contra los monos ha empezado

War Monkeys 2009

El que probablemente será el proyecto más loco, gamberro y desquiciado del año 2009, ya tiene título. Se trata de “War Monkeys”, y se baraja el nombre de Kevin Munroe (Teenage Mutant Ninja Turtles -2006-) para tomar las riendas de la dirección y el guión.

El argumento provisional no tiene desperdicio: dos torpes conserjes quedan atrapados, durante las vacaciones de Navidad, en unas instalaciones secretas del Area 51. Por accidente dejan libres a un ejército de rabiosos monos Rheus entrenados militarmente. La batalla por la supervivencia de la raza humana está servida.

Feast 2: Sloopy Seconds

Más sangre, más vísceras, más muertes, más humor negro...

Feast 2: Sloopy Seconds

Ver ficha completa



Feast 2: Sloopy Seconds

Poco ha tardado el bueno de John Gulager en ofrecernos la continuación de su estupenda “Feast (Atrapados)”.
Bajo una misma base argumental (la de los monstruos salidos de no se sabe bien dónde, y dedicados a destrozar, fornicar y devorar a cualquier ser vivo –hombre o animal- que se les ponga por delante), Gulager tiene el talento y el acierto de construir una película de un tono radicalmente opuesto a su antecesora.

“Feast 2: Sloopy Seconds” esconde un inmisericorde monumento a la miseria y repulsa de la condición humana, forjado a través de una concatenación de escenas destinadas a reventar los límites de lo moral y lo políticamente correcto. Así, escenas como la del bebé o la catapulta humana, nos hacen aborrecer la estupidez y la maldad innata del hombre ante situaciones que superan su acomodado estatus en el mundo actual.
Los supervivientes de “Feast 2: Sloopy Seconds” se sienten presas, víctimas de una situación límite; y su respuesta natural es la de velar por su seguridad individual, sin que exista conciencia alguna de grupo, y dispuestos a sacrificar al prójimo para lograr su propia subsistencia.

Lo mejor: Una propuesta radical y divertida repleta de crueldad y sadismo.

Lo peor: Que la historia no enganche tanto como la primera parte. Y una abusiva escena de disección salpicada de eflubios varios.