VOD

Has filtrado por etiqueta: muerte

ABCs of Death 2

Para todos los (dis)gustos

ABCs of Death 2

Ver ficha completa

  • Título original: ABCs of Death 2
  • Nacionalidad: Estados Unidos y demás | Año: 2014
  • Director: Rodney Ascher y unos cuantos más
  • Guión: Robert Boocheck y unos colegas
  • Intérpretes: Martina García y Béatrice Dalle entre varias decenas
  • Argumento: 26 micro historias de horror con la muerte como telón de fondo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo ABC2_Exterior_zpsff7a6cfe.jpg

Resulta difícil juzgar con perspectiva una obra coral como lo es “ABC’s of Death 2”. A semejanza de su predecesora, esta antología se compone de 26 cortometrajes, de unos cinco minutos de media, centrados alrededor de la muerte. Asistimos a unos breves “sketchs” donde la principal baza de sus múltiples autores era la libertad creativa alrededor de una de las 26 letras del vocabulario anglosajón. En base a esto, sobre todo si habéis “disfrutado” de su primera parte, ya podéis imaginar cual es el resultado: hay de todo, como en botica, la mayoría regular.

Eso sí, el público en busca de un argumento sólido o ideas imaginativas bien desarrolladas ya puede ir alejándose de este producto. Como comprenderéis, cinco minutos no dan para una obra maestra, ni siquiera a algunos de los directores/guionistas independientes más destacados del panorama internacional fantástico, los que se dan cita aquí: las hermanas Soska (“American Mary”, “See no evil 2”), Alexandre Bustillo y Julien Maury (“Livid”, “A l’interiour”), Vincenzo Natali (“Cube”), Alejandro Brugués (“Juan de los Muertos”), Steven Kostanski (“Father’s Day”) Bill Plympton (“Hair High”, “Idiots and Angels”), Juan Martínez Moreno (“Lobos de Arga”), E.L. Katz (“Cheap Thrills”)… mezclados al alimón con artistas desconocidos pero con una interesante proyección de futuro. Seguir leyendo…

Lo mejor: En la variedad está el diversión: Z, V, D, E, W y S

Lo peor: En la variedad está la mediocridad: el resto

Thanatomorphose

Absténgase estómagos sensibles

Thanatomorphos

Ver ficha completa

  • Título original: Thanatomorphose
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2012
  • Director: Éric Falardeau
  • Guión: Éric Falardeau
  • Intérpretes: Kayden Rose, Émile Beaudry, David Tousignant
  • Argumento: Un día, una joven se despierta con signos de descomposición en su cuerpo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Thanatomorphos

Con motivo del pase de Thanatomorphose hoy mismo en el marco del Cryptshow Festival de Badalona (a las 17h), y la posterior presentación del DVD de la película, reeditamos la reseña de nuestra compañera Samdra.

La muerte, para muchas culturas, incluida la nuestra, sigue siendo un gran tabú. Enfrentarse a su sentencia y a todo lo que ello conlleva genera angustia e incomodidad para la gran mayoría de los mortales. El vacío existencial, la distancia entre cuerpo y alma, lo físico y lo tangible por un lado y la nada. Todos esos conceptos filosóficos, que a un nivel espiritual, forman parte de un gran misterio indescifrable. Pero, ¿y qué hay del cuerpo? El cuerpo es nuestro enlace directo con la vida, es a través de él por donde experimentamos el placer y el dolor. Incluso muertos, muchos optan por la incineración, que –simplificando- es la no tolerancia a la idea de la descomposición orgánica del cuerpo. Las heridas del cuerpo provocan sufrimiento porque nos conectan con la muerte, del mismo modo que el placer sexual (otro tema tabú) lo hace con la vida. Sexo, vida y muerte, tres conceptos que dialogan entre ellos y a los que el debutante Éric Falardeau recurre en esta inspirada y extrema historia de muerte en vida no apta para todos los estómagos. A modo de apunte, Thanatomorphose se llevó el premio a Mejor Película según el jurado de la reciente edición del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei. Seguir leyendo…

Lo mejor: El maquillaje

Lo peor: Que no es una propuesta de fácil digestión. El no intuir nada más allá de lo morboso de las imágenes.

Destino Final 5

La muerte hace mejoras

Destino Final 5

Ver ficha completa

  • Título original: Final Destination 5
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Steven Quale
  • Guión: Eric Heisserer
  • Intérpretes: Nicholas D´Agosto, Emma Bell, Miles Fisher
  • Argumento: Tras un multitudinario accidente causado por la destrucción de un puente, los pocos supervivientes tendrán que escapar de la muerte, que acecha en cualquier rincón y se pretende llevárselos uno por uno.

60 |100

Estrellas: 3

Destino Final 5

662 millones de dólares. Esa es la cantidad recaudada en todo el mundo por las cinco partes de las que, por el momento, consta la franquicia. La suma de sus presupuestos es de 160 millones. Hagan cuentas. Destino final es, junto a las sagas de Saw y Paranormal Activity, una de las series de películas del terror actual más exitosas y rentables. Además, y a excepción de la más bien funesta cuarta entrega, es también la más entretenida y original dentro de su fórmula. Esta quinta entrega, que al igual que la cuarta se estrenó en cines en 3D, una vez más nos cuenta como la muerte, invisible pero al acecho, monta su particular fiesta sangrienta. Las víctimas, un grupo de jovenzuelos que la desafían escapando de sus garras durante un accidente.

Intentando refrescar la fórmula

A estas alturas, todo aficionado al cine de terror sabe de sobra lo que sucede con el éxito en el subgénero slasher. Ha sucedido desde que este comenzó propiamente dicho; películas como La noche de Halloween (1978) o Viernes 13 (1980) han contado, y siguen contando, con innumerables secuelas, precuelas, reboots y remakes. Ahí están Pesadilla en Elm Street, Campamento sangriento, Hellraiser, Phantasma, Scream o la citada Saw. En la mayoría de ellas, sino todas, se utiliza una fórmula (casi) inquebrantable que consiste en ofrecer lo mismo multiplicado por dos en cada entrega. Lo que no quiere decir que sean mejores que su predecesora. Así, una trama generalmente simple y que da justita para un guión de noventa páginas, termina alargándose como si de una temporada televisiva se tratase. Tres, cuatro, seis, ocho y hasta más de diez entregas; la saga dura lo que el cuerpo del fan aguante. Al ser producciones de presupuesto bajo o ajustado, en algunos casos aunque pierdan gas en cines sí pueden seguir sirviendo en formato doméstico.

Destino final supuso hace doce años un agradecido refresco dentro de la horripilante moda del slasher teen que resurgió con el éxito de Scream. Se convirtió en un sleeper a todos los niveles. El asesino de turno adoptaba forma sobrenatural, al igual que sucedía, por ejemplo, con Freddy Krueger, pero con una importante diferencía; ahora se trataba de la mismísima muerte que no mostraba ninguna forma ni rostro, sino que, como si tratase de un todo, actuaba a su antojo modificando situaciones corrientes para que pasasen a ser trampas mortales. Lo inesperado de los ataques, la ingeniosa truculencia de los mismos y la mezcla del terror típico del slasher moderno unido a cierto sentimiento Twilight Zone, jugaba a favor de lo que ya es una pequeña joyita de este todavía corto siglo XXI. Las secuelas siguieron la fórmula a pies juntillas; prólogo catastrofista espectacular; se descubre que era la visión de uno de los protagonistas; él y varios más salen del lugar; la muerte acude en su búsqueda uno por uno. Como ya dije, salvo la cuarta, la calidad fue bastante homogénea, salvando, obviamente, la eliminación del factor sorpresa.

Para esta nueva entrega la fórmula ha conocido una pequeña e interesante novedad; todo aquel perseguido por la muerte puede librarse de ella siempre y cuando se cargue a otra persona. De este modo, la muerte le dejaría en paz durante el periodo de vida que le quedase a la persona sacrificada. Idea realmente interesante que, lástima, no se llega a desarrollar en profundidad, pues al final, lo que prima e interesa realmente a sus responsables es salpicar la pantalla con mucha sangre de las formas más macabras posibles. En este sentido, al menos os puedo asegurar que Destino final 5 cumple de sobra (dentro de los límites de un producto mainstream, claro). Es más, algunas de sus muertes están entre lo mejor de la saga, y la famosa y siempre esperada escena de introducción resulta impactante. No desvelaré nada pero, los últimos quince minutos (incluyendo los créditos) deparan varias sorpresas que redondean un conjunto que devuelve el brío a la marca.

Muertes notables

Obviamente, aquí hay SPOILERS.

A estas alturas, y en una página como Almas Oscuras, no nos vamos a poner a explicar los motivos por los que al ser humano, al menos a muchos (entre los que me incluyo, claro) nos gusta, disfrutamos, nos divertimos incluso, viendo la muerte y la destrucción en una sala de cine. Sagas como Destino final proponen la violencia como un porno audiovisual hilarante y objeto de evasión. Y cuanto más retorcido, en este caso dentro de los limites R-teen permitidos, pues mejor. De ahí que en Destino final 5 nos regalen algunos momentos realmente efectivos en estos menesteres: una gimnasta que pierde el equilibrio y acaba con los píes más cerca de la boca que la nariz; una especie de “tonto de la clase” que, por su tontería, acaba en un club de masajes de ojos rasgados al más puro estilo Audition; la tía buena concienciada con su cuerpo que, en una operación de ojos, terminará con ellos dando brincos; o ese final ya citado, que, tranquilos, no revelaré ni avisando de SPOILERS, porque resulta inesperado/sorprendente, épico y digno de ser visionado virgen. Los efectos 3D, para quien guste de ellos, hacen el resto.

Lo mejor: Posiblemente la mejor y más completa (dentro de sus límites) entrega de la saga, con permiso de la primera: escena de introducción impactante y muy bien resuelta, buen gore, guión algo más sólido de lo esperado y un final inesperado y épico.

Lo peor: Una lástima que la intención de refrescar la saga mediante un nueva subtrama, la de “matar para vivir”, no se desarrolle de forma más profunda, pues podría haber quedado un thriller de lo más interesante.

Destino Final 5

No hay peor asesino que la mismísima muerte

Destino Final 5

La premonición de un misterioso hombre salva a un grupo de trabajadores de morir tras el derrumbamiento de un puente colgante.

Esperar que en su ya quinta entrega la saga de Final Destination (en España, Destino Final) introduzca algún tipo de novedad sería demasiado iluso por mi parte. Así que lo más normal es pensar que este Final Destination 5 (Destino Final 5) acabe ofreciéndonos más de lo mismo: unos protagonistas que tras salvar sus vidas in extremis deben saldar sus deudas con la mismísima muerte. Al fin y al cabo siempre he creido que la saga de Destino Final podría interpretarse como el slasher con el asesino más acojonante de la historia del cine de horror. Ese es su punto fuerte y seguirá siéndolo hasta que a alguien se le ocurra finiquitar la serie.

¿Qué se puede llegar a esperar a estas alturas de la quinta entrega de una serie que quizás muchos ya consideran agotada desde su segenda parte? Pues ni más ni menos lo mismo que pudimos ver en las cuatro entregas anteriores: cierto grado de diversión derivada de unas muertes originales a la par que rocambolescas y, en ocasiones, espectaculares (recordemos que unos de los platos fuertes de la saga siempre ha sido el terrible accidente que acontece en los primeros minutos de cada una de las películas. El accidente de avión y el de carretera de la primera y segunda entrega respectivamente, fueron sobervios).

Personalmente me declaro seguidor de la serie. La primera y la segunda entrega siempre me han parecido películas a reivindicar gracias a su capacidad de entretener y divertir a pesar de que ambas nos expliquen, prácticamente, la misma historia. La tercera entrega me dejó frío. Y con la cuarta, y hasta el momento última entrega estrenada en cines de Destino Final, no me atreví debido a los comentarios tan negativos que recibí por parte de un buen número de aficionados, muchos de los cuáles se declaraban fans de las entregas anteriores.

En cualquier caso albergo la curiosidad de saber cuál será el destino final (valga la redundancia) de este Final Destination 5 (Destino Final 5) que se estrenará en los cines USA el próximo 12 de agosto, que dirige un debutante llamado Steven Quale, y que por supuesto arrastrará consigo la ya muy habitual coletilla de las 3D (ya la cuarta entrega llegó a los cines en dicho formato). Es de esperar que tras su estreno en los USA no tardemos mucho tiempo en disfrutar de Destino Final 5 en las salas de cine españolas. Esta siempre ha sido una saga muy afortunada en materia de distribución. Si no me equivoco todas las entregas han sido estrenadas en cine. Recuerdo que la cuarta entrega de Destino Final coincidió en el tiempo con la secuela de Halloween de Rob Zombie (Halloween 2). Destino Final 4 acabó estrenándose en las salas de cine españolas… mientras que de la magnífica película de Zombie nunca más se supo.

Pig

Vida Cerda

Ver ficha completa

  • Título original: Pig
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2010
  • Director: Adam Mason
  • Guión: Adam Mason y Andrew Howard
  • Intérpretes: Andrew Howard, Molly Black, Guy Burnett
  • Argumento: 90 minutos en la vida de un psicópata y sus "cachorros".

85 |100

Estrellas: 5

Photobucket

1º.- SESOS DE CERDO REBOZADOS CON SÉSAMO:

PhotobucketComo un escupitajo en todo el ojo de la industria cinematográfica, esta puede ser una buena forma de describir esta película y las intenciones del director ADAM MASON, además de ser, creo yo, la única manera de afrontarla sin sentirse horrorizado ni escandalizado ante la propuesta de PIG. Y es que no me extraña. Tras la larga lista de magníficos títulos destilados por el atípico (por lo concienzudo de sus planteamientos en un género tan previsible como el de terror) director británico, lo lógico hubiera sido un reconocimiento unánime por parte de la crítica (que lo tiene) y del público, que no le ha sido concedido, ya que la mayoría de sus películas pasan de Festival en Festival y luego directamente a la estantería de los videoclubs. Tiene que joder mucho, y frustrar aún mucho más que en todos los blogs y páginas de terror digan que eres un crack y que no puedas distribuir tus películas en condiciones. Por no hablar de lo perjudicados que salimos los aficionados al buen cine de terror. Ese que sobrepasa barreras, que juega con conceptos intangibles y los convierte en expresiones de puro terror, consecuente en sus planteamientos y eficaz con la casquería. Yo en su lugar hubiese hecho lo mismo, fuck’em!.

2º.- ASADURILLA AL ESTILO CASTELLANO

PhotobucketUna respiración entrecortada, pasos que denotan una carrera vacilante, cansada y desesperada. Oscuridad total. Vemos, de repente, la espalda de una chica joven vestida con una especie de pijama, manchado de polvo y sangre. Cuando le vemos la cara, no vemos ninguna esperanza, sabe que la huida es futil. Pronto aparece una pick-up, y en los ojos de la chica sabemos el porqué…y aquí comienza un impresionante plano secuencia de casi 90 minutos que te mantiene con los ojos fijos y las entrañas pegadas a la pantalla. Y es que el tipo que conduce es peligroso, mucho. Tanto que según atrapa a la chica le pega una somanta de cabezazos que la deja KO, la arroja al maletero y vemos como se la lleva a su granja particular. Bueno, por llamarle de alguna manera, ya que no hay más que una caravana desvencijada, un camping gas, una jaula que intuimos a lo lejos (es eso que se ve una chica embarazada??) y otra chica atada a un poste. Tras llegar a la granja le explica detalladamente lo que les pasa a los que quieren escapar. Por un momento yo me quedé un poco descolocado…¿no hay explicaciones?, ¿no son adolescentes estúpidos?, ¿no es previsible?, ¿no hay un porqué?…¿que coños es esto?. Me temo que vais a tener que descubrirlo vosotros/as solitos/as…

Pués una película como no hay muchas, por no decir única en su género. Ese maravilloso plano secuencia nos sumerge en la locura y depravación de un tipo maniático-compulsivo (¿cuántas veces se ducha?), sin ofrecernos ni un mero antecedente; nos situa como “espectadores privilegiados” de una masacre, que si ya de por sí no suelen tener explicación, esta aún menos.

Mención especialísima al habitual de las películas de MASON, “Andrew Howard“: que compone uno de los personajes más aterradores de los que he visto últimamente, por su aparente afirmación de que lo que está haciendo es lo tiene que hacer y su demoledora encarnación de alguien terroríficamente enfermo.

3º.-RACIÓN DE JAMÓN IBÉRICO 5 Jotas:

PhotobucketHe leído alguna reseña en la que le acusan, únicamente por lo que he visto, de ser aburrida, lenta…no sé, supongo que es tan diferente de lo que vemos habitualmente que puede provocar esa sensación; pero es lo que tienen los planos secuencia, que son en tiempo real. No hay flashbacks, ni edición esquizofrénica, ni look MTV…solamente 85 minutos de tortura y depravación en directo; tanto que a veces parece que es una cinta snuff “editada” por algún psicópata. ¿Una puta locura?, a lo mejor, o tal vez como dijo aquel:

La locura es un cierto placer que sólo el loco conoce.
John Dryden (1631-1700)

Lo mejor: La puesta en escena, la honestidad, Andrew Howard, la idea...

Lo peor: Que pase desapercibida

Kiss the Abyss

La muerte es sólo el prinicipio

Kiss the Abyss

El debutante Ken Winkler escribe y dirige la producción independiente Kiss the Abyss, que reincide en el tema de la resurrección de los seres queridos, en la línea de La Novia de Frankenstein o de El Cementerio Viviente.

Kiss the Abyss cuenta la historia de una joven brutalmente asesinada cuyo marido y padre desconsolado intentarán revivir su cuerpo con ayuda de un misterioso hombre que viven en mitad del desierto. Cuando la chica regresa, pronto se darán cuenta de que algo va terroríficamente mal…

Nichole Morre, a la que vimos en el reciente remake de Sorority Row protagoniza Kiss the Abyss. La película todavía se encuentra en fase de postproducción y su estreno se anuncia para el 2010.

Mezcla de terror sobrenatural, monstruos, una trama interesante, un trailer más que decente… personalmente me parece una de las propuestas de bajo presupuesto más interesantes que me han llegado en los últimos meses. A ver qué os parece.

Seventh Moon

La luna llena ilumina escenas confusas

Seventh_moon

Ver ficha completa

  • Título original: Seventh Moon
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Eduardo Sánchez
  • Guión: Eduardo Sánchez
  • Intérpretes: Amy Smart, Dennis Chan, Tim Chiou
  • Argumento: Una pareja de recién casados celebra su luna de miel en China. Desgraciadamente, una noche, se pierden en un páramo aislado e irónicamente, es la luna llena la que ilumina la persecución a la que son sometidos por las fuerzas del infierno que se levantan.

57 |100

Estrellas: 3

Julio, el séptimo mes del año. Melissa (Amy Smart) y Yul (Tim Chiou) son una pareja de recién casados pasando su luna de miel en la provincia de Sichuan, en el centro de China. En esas fechas se celebra un festival religioso, en el cual y por diversas creencias budistas, se ofrenda y venera a los espíritus con fiestas, comida y fuegos artificiales.
Yul esta exultante, su familia oriental va a conocer a su flamante y bella esposa. Ella también esta encantada y se deja llevar por la celebración. Bastante ebrios y enamorados vuelven al coche de su guía, el amable y eficiente Sr. Ping (Dennis Chan).
Mientras el traqueteo del coche los mece suavemente, ellos se sumergen en el sueño etílico, saben que la familia de Yul les espera cerca pero no tienen prisa en su viaje. Son jóvenes, están en un país exótico y la luna llena les sonríe desde el cielo.

Mel se despierta en el asiento de atrás, con la boca pastosa y se da cuenta de que están parados en ninguna parte. Un enorme páramo de alta vegetación los rodea y el único signo de civilización son unas viejas casas blancas que la observan en silencio. Siendo tan confusas las carreteras de la zona hasta su guía se ha perdido. Ping parte hacía las casas para pedir indicaciones, quedándose la pareja en el coche a la espera de reanudar el viaje. Sin embargo…el tiempo pasa, el conductor no regresa. Parece que la tierra se lo hubiese tragado. Si al menos sus móviles tuviesen cobertura. La pareja esta sumamente inquieta, no se sienten cómodos en un paraje tan agreste y aislado. Deciden ir a las casas a buscar a su guía. Nadie abre una puerta, ni siquiera una ventana; y todos los animales de las familias que presumiblemente viven allí se encuentran atados en las calles. ¿Una broma ó continuación de los ritos de celebración de esa noche mágica?

Desde las casas se empiezan a oír voces en chino. Dicen repetitivamente algo que ni siquiera Yul entiende. Asustada, la pareja decide volver al coche dejando atrás la letanía. Cansados de esperar, arrancan el motor del vehiculo con rumbo a ninguna parte. La resaca les pesa, el desconocimiento de su ruta los inquieta. Ya no se sienten tan afortunados. De repente salta algo ante los faros del coche. La luz ilumina la pálida forma. ¿Era un animal ó una persona? Saben que algo ha cambiado, los paramos nos están tan desiertos como parecía y una sensación de acoso se hace tangible hasta que finalmente detona con los ataques de una criaturas que vienen de cerca y de muy lejos a la vez…

Vale, hasta aquí los diez primeros minutos, más ó menos, de Seventh Moon. Otra película más del responsable de una de las grandes decepciones ó producciones (depende de a quien le preguntes) de los noventa. Me refiero al director cubano Eduardo Sánchez y su película The Blair Witch Project (El proyecto de la bruja de Blair). Director y cinta que dinamitaron el género del terror en la antesala del siglo XXI. No creo que haya mucho que añadir a los ríos de tinta que han corrido sobre el falso documental. Solo dos notas personales:
Primero, para mi TBWP, sí que supuso una decepción de cierta envergadura aunque la considero de obligado visionado así como un entretenimiento muy influyente aún a dia de hoy (¡¿Alguien aun no ha visto [REC]?!)
Segundo, resultan curiosos los paralelismos que se producen entre Paranormal Activity y la opera prima de Sánchez diez años después. Resulta difícil negar que el cine de terror sea el más cíclico de todos.

Os pido disculpas por entretenerme con esta vieja película, pero Eduardo Sánchez empezó muy fuerte en esto del séptimo arte y es algo que todavía le lastra a mi forma de ver y, desde luego, deja sus huellas en la cinta de la reseña.
Este director también cuenta en su haber con Altered, una producción que cámara al hombro (y es que, finalmente, ese estilo de filmación va a ser la marca de la casa) narra las aventuras que viven un grupo de rústicos de la América profunda raptando a un alienígena. Película muy recomendable y que ojala hubiese servido como punto de referencia para esta Seventh Moon.

Así pues tenemos a la pareja de recién casados perdidos en medio de la nada, conduciendo un coche en la oscuridad. Solo han pasado diez minutos y ya comienza el horror. Como bien anuncia el prologo de la cinta y su estupendamente diseñado cartel: “En la luna llena del séptimo mes, las puertas del infierno se abren y los espíritus de los muertos son liberados para vagar entre los vivos”. Y no estamos hablando de publicidad engañosa, en cuanto Yul y Mel se montan en el coche intentado buscar el camino a casa de su familia, vemos a los muertos acosando a los vivos, sin ningún tipo de piedad (ni control), hasta el mismo final de la película por unos paisajes oscuros y bastante misteriosos. Esto es un acierto, muy en la línea de Altered, en seguida se nos sitúa en un contexto sencillo (China, sus leyendas y una pareja de americanos) y se inicia el bombardeo de imágenes frenéticas.
Ahora bien, no se puede esperar nada más allá de la frase promocional de la película. A Eduardo Sánchez, que firma el guión como en todas sus películas, pareció fascinarle la leyenda china sobre la séptima luna y luego decidió rellenar con su estilo propio hora y media para generar un cuento de terror de ideas muy tradicionales y, realmente, poco sanguinarias. Y es que quizá algo más de hemoglobina hubiese animado el conjunto general, dadas la escasa profundidad argumental.

Por supuesto que intenta explicar porque Yul y Mel están siendo sometidos al acoso de los demonios de los abismos infernales, pero es en ese preciso momento cuando la película termina por estallar en una burbuja de humo.

Antes de continuar hablando sobre el guión, me tengo que detener en el aspecto técnico más destacado/crticado/alabado de la película. Todas las escenas están rodadas con la cámara al hombro y en planos muy cerrados. Admito que hay que ensalzar el trabajo de planificación para que las imágenes nos lleguen tan naturales. La primera mitad de la película parece que la estemos viviendo con sus protagonistas “in situ”. La iluminación de la luna, los efectos de sonido (que me parecieron soberbios durante todo el metraje y luego al ver el número de responsables en este apartado me di cuenta de porque), el bamboleo de la cámara, las sombras desdibujadas y apenas vislumbradas de los demonios, las creíbles actuaciones de los tres protagonistas, especialmente precisa Amy Smart, que resulta muy auténtica durante casi la totalidad del film, y algún que otro detalle; todo eso nos traslada mágicamente a ese páramo chino para bien y para mal…

Para bien porque transmite sensaciones vividas e intensas, para mal porque rompe cualquier intento de narrativa. Es complicado ver claramente nada, incluso en las tomas estáticas parece que el objetivo tenga vida propia (y una vida muy epiléptica amigos). Con lo cual llegas a la mitad del metraje exhausto, algo mareado y muy confuso. Por mi parte no había ningún problema porque entendí que eso trataba Sánchez, pero cuando las (innecesarias) explicaciones se hicieron presentes, envueltas en unos aires místicos difíciles de creer y con una escena de sexo, que consigue confundirte aún más (tranquilos, no existe ningún enfoque jugoso), pues me sentí un poco estafado. En definitiva, la última media hora me sentí aburrido con ese intento de vuelta de tuerca y ya no me molesté en prestar atención a la confusión que se producía en pantalla.

Incluso las decisiones y actos de Amy, en el último tramo de película, no me parecieron ni lógicas ni amenas. Poco más que correr hacia el final de la película de forma patética. Lo peor con diferencia es la aparición estelar en escena de “un viejo amigo” en momentos claves de la trama para ayudar en su avance (porque si no se quedaba finalmente estancada, claro). En fin, esperaba más de un guionista que escribe cada cuatro años.

Pero no todo es negativo. Toda esa potencia sin control (rubricada con los dichosos movimientos espásticos del cámara) nos regala, cara al final, una escena un poco más pausada y que, en mi opinión, se quedará en la memoria colectiva de los fanáticos del terror sugerido. Pero mejor dejemos la escena en el aire y esperando que la disfrutéis, siempre hay que sacar algo bueno de hora y media delante de una pantalla. Aunque remarco que ni esta ni ninguna otra escena justifican por si solas el visionado integro de este cuento de ultratumba.

No me voy a extender con el resto de detalles. La película esta muy bien planificada y Eduardo Sánchez nos ha mostrado fielmente lo que quería; incluso los demonios navegan entre lo cutre intencional y el diseño realista, de tal forma que a ratos dan miedo y otros dan risa. Para nada es una película barata, los títulos de crédito finales son bastante largos y atestiguan el esfuerzo invertido en darle un “look” natural y amateur a Seventh Moon (insisto positivamante sobre los efectos de sonido, la banda sonora ambiental perfectamente entretejida en cada escena y el juego de luces y sombras constante), pero creo que ese estilo de filmación no permite narrar una historia intensa ni involucrarnos con los protagonistas. Al fin y al cabo no vemos lo que pasa en pantalla la mitad del tiempo, principalmente por los movimientos de cámara y uno termina la película casi suspirando aliviado por sus pobres ojos. Obviamente es lo que su director pretendía, aunque si una idea no da para más yo creo que mejor no rellenarla con imágenes ininteligibles.

Aplaudo las buenas y esforzadas intenciones que rodean todo este proyecto, pero no solo de buenas intenciones vive el cinéfago. Me resisto a considerarla una mala película pero por muy prevenido que estés, acabas enervado con una dinámica que supera en “temblores”, “saltos” y confusión a la mismísima Bruja de Blair. ¡Y sin tratarse de un falso documental!

Si finalmente os interesa verla, ser conscientes de que el grado de movimiento de las imágenes es mareante y si podéis lidiar con ello “disfrutareis” de un par de conceptos interesantes y de una de las pocas películas actuales, que basándose en siniestras leyendas orientales, se sale de la tónica del susto fácil.

Lo mejor: Una escena puntual que reúne todos los ingredientes que hacen grande al terror sobrenatural.

Lo peor: La cámara, capaz de provocarte una borrachera inducida.