VOD

Has filtrado por etiqueta: naturaleza

Tiburón 3D La Presa

Las presas somos los pardillos que pagamos la entrada para ver la película

Tiburón 3d La Presa

Ver ficha completa

  • Título original: Shark Night 3D
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: David R. Ellis
  • Guión: Will Hayes
  • Intérpretes: Sara Paxton, Dustin Milligan, Chris Carmack
  • Argumento: Un puñado de amigos deciden pasar el fin de semana en la casa del lago y acaban enfrentándose a un manada de tiburones variados.

35 |100

Estrellas: 2

Tiburon 3d La Presa

Domingo. Cuatro de la tarde. Llueve. Lleva tres días seguidos lloviendo y no parece que vaya a parar. Hay que buscar una alternativa… salir de casa. Ir al cine parece una opción tan buena como cualquier otra ¿o quizás no?

Alrededor de siete amigos (lo siento, hace apenas unas horas que he visto la película y ya me cuesta recordar los detalles) deciden pasar un fin de semana en casa de uno de ellos – una de las chicas macizas del grupo -. La casa en cuestión está situada a orillas de un lago de agua salada. Todo parece ir bien hasta que uno de ellos se deja un brazo por el camino… y es que una variada caterva de tiburones parece dispuesta a hacer lo que sea necesario para que estas no sean las idílicas vacaciones que habían soñado.

No quiero destriparos el argumento de Tiburón 3D. No sería justo, al fin y al cabo todavía puede haber algún incauto suelto que, como hizo un servidor, pretenda dejarse la pasta en taquilla para disfrutar de tamaña delicatessen. Pero sí os puedo asegurar que lo de mezclar a paletos sureños, con macizorros/as universitarios/as, webcams y un pequeño ejército de tiburones hambrientos, prometía mucho… que digo, muchísimo más que la rotunda mediocridad con la que nos ha obsequiado finalmente David R. Ellis (responsable de la ya poco afortunada Serpientes en el avión).

El problema no es en realidad que tengamos todo un plantel de personajes estereotipados hasta la médula (el negro deportista, el guaperas, la chica hermosa que conserva parte de su cerebro activo, el tipo aplicado en los estudios que la pretende, el amigo feo pero gracioso, la macizorra en bikini 1, la macizorra en bikini 2, la macizorra en bikni 3…), ni que la mayoría de los diálogos sean de vergüenza ajena (cuando se cruzan con un par de paletos locales que se muestran violentos, misógenos y xenófobos… la chica intenta disculparlos diciendo, “Es que son de pueblo”… genial), ni siquiera que la trama urdida para justificar la presencia de los escualos sea tan inverosímil como ridícula o que los efectos CGI de los tiburones, a estas alturas, sean penosos (y por suerte me libré del 3D…); el auténtico drama de todo este asunto es que, contando con un guión tan disparatado, tan absurdo, la única salida que te queda es darlo todo y convertir Tiburón 3D en una gamberrada categórica en la que abunde el gore, el humor grueso, el sexo cazurro y, en defintiva, dotarla de un manto de insensatez macarril y salvaje que convierta la película en un divertimento veraniego de primer orden (por más que en España hayamos que tenido que esperar hasta noviembre para poder “disfrutarla”).

En otras palabras, a David R. Ellis tan solo le quedaba un camino por seguir: el de las pirañas del gran Alexandre Aja. Pero ni David R. Ellis es Aja, ni Tiburón 3D es tan siquiera la sombra de esa gloriosa animalada que fue Piranha 3D.

Los tiburones de Ellis son inocuos, apáticos, sosainas, tristones. De los seis ataques que protagonizan tres de ellos ni siquiera se ven (tan solo se intuyen), y el resto, a excepción del pobre desgraciado que la palma a lomos de su moto acuática (único instante válido de toda la película), están filmados con tal desgana y pasividad, que el espectador no encuentra ni un solo instante para recrearse, para sentir la llamada de la sangre, para ponerse del lado de los escualos y gritarles “¡Acabad con ellos! ¡Se lo merecen… por capullos!”. Ni siquiera la siempre agradecida presencia de Casper Van Dien (editado: pues ni siquiera es Casper Van Dien, se trata de Chris Carmack un tipo que se parece bastante a Casper… thanks Iñaki) como malote de la función logra animar la fiesta. Porque en realidad nunca hubo fiesta…

Película vulgar, gris y poco inspirada que, casualidades de la vida (¿será el reclamo del 3D?), ha logrado hacerse un hueco en las carteleras de nuestras salas de cine (¿encontrarán también ese hueco películas como, por ejemplo, Livide o A lonely place to die?). En fin, me queda el consuelo de haber acertado la hora y el día. Tiburón 3 es una película apta solamente para verla un domingo a las cuatro de la tarde… pero eso sí, cómodamente en el sofá de tu casa, de manera que si a mitad de trayecto decides echarte una cabezadita no maldigas los 7 euros que te acabas de dejar en taquilla.

Lo mejor: El muchacho de la moto de agua.

Lo peor: Pagar la entrada del cine.

Yellowbrickroad

El camino que no hay que seguir

yellowbrickroad poster

Ver ficha completa

  • Título original: Yellowbrickroad
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Jesse Holland, Andy Mitton
  • Guión: Jesse Holland, Andy Mitton
  • Intérpretes: Cassidy Freeman, Anessa Ramsey y Clark Freeman
  • Argumento: Un sendero maldito hace más de 60 años pondrá a prueba los límites de un grupo de investigadores.

65 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-Excursión al Monte:

PhotobucketTal vez la gran ventaja y lo que más se agradece de esta película es su vocación experimental, la de saltarse los preceptos establecidos en cuanto a películas de este tipo se refiere. A saber: grupo de amigos en un bosque maldito, sucesos paranormales, retazos de voluntad documental,personalidades divergentes, aislamiento….¿nos suena, verdad?. Pues en YELLOWBRICKROAD todos esos elementos están presentes, pero enfocados de una manera diferente. En algunos casos funciona muy bien, pero en otros no tanto. Para mi el acierto máximo es el haberse centrado en el entorno, es decir, la cinematografía, el sonido y sacarle el mayor rendimiento posible al citado bosque, o para ser más concreto al sendero que recorre el bosque. La fotografía es espectácular, pero más aún el uso del sonido (o sonidos) que se acaba/n convirtiendo en un protagonista más de la historia. Tal vez en el protagonista principal. Desde luego para un servidor es el elemento más angustioso y, a la vez, original de la película: como unas simples notas musicales distorsionadas y retorcidas pueden desencadenar una serie de violentos y angustiosos acontecimientos que, sin duda, afectan más que los más gráficos, o dicho de otra manera sangrientos.

Algo más flojo resulta la selección de personajes y su evolución a lo largo del metraje. El problema tal vez sea que intentan hacernos empatizar con todos al mismo tiempo, presentándolos de forma individual, pero la cohesión inicial se va diluyendo y resulta imposible prestarles la misma atención. Otro de los problemas de este planteamiento es lo previsible que resulta la futura evolución de los citados protagonistas. A los 20 minutos ya tienes bastante claro quién es el que antes va a perder el control, y si hacemos una porra puedes preveer en que orden van a ir sufriendo…lo que van a sufrir.

El bosque y su entorno también forman parte de trama, pero no de la forma habitual. No hay sombras que amenazan, no hay “bichos”, la oscuridad no da miedo. Lo que impresiona es la enormidad y lo que acojona es su infinitud. Y más, si cabe, cuando los modernos instrumentos de navegación se van al carajo….pero me estoy adelantando.

2.-La locura es contagiosa:

PhotobucketEn 1940 los 572 habitantes de la pequeña localidad de Friars, New Hampshire, decidieron al unísono abandonar todo y recorrer un sendero que se adentraba en el bosque que rodea la localidad. Dejaron atrás sus trabajos, sus casas, sus vidas…dejaron hasta a los animales de compañía atados a los postes. Nunca nadie supo el porqué. Tiempo después el ejército organizó una partida de búsqueda y se encontraron un panorama desolador: los restos mutlados de más de 300 personas, cadáveres congelados y muchos desaparecidos de los que nunca se volvió a saber. Como suele suceder en estos casos el Gobierno corrió un tupido velo sobre el asunto, y solo quedaron algunas fotografías y la (espeluznante)entrevista a uno de los pocos supervivientes. Con el tiempo la población fue repoblándose y recuperando su ritmo habitual. Pero nadie quería hablar de lo qué pasó. Hasta que en el 2008 se desvelaron las coordenadas que llevaban hasta ese sendero.

Y el matrimonio Barnes, tras años intentando conseguirlas, se dijo “esta es la nuestra”. Él, con vocación de escritor, y ella imbuída de la misma pasión que su marido por saber que pasó realmente, organizan un grupo de profesionales (cartógrafos, un psicólogo, un especialista en alta montaña) para recorrer ese mismo sendero y darle un sentido a la historia. Pero, tras ponerse en marcha y llegar a las coordenadas exactas, se encuentran ante…un viejo cine. Mierda, se dicen. pero en el cine trabaja una chica, extraña y a la que un servidor no le daría ni la hora, les cuenta que ella sabe como llegar al comienzo del sendero: una gran roca con una misteriosa grabación, YELOOWBRICKROAD. Y les pide, porfavorporfavorporfavor, que la dejen ir con ella.

PhotobucketComo toda “excursión” al monte que se precie, por muy profesional y seria que sea, al principio todo es buen rollito, algo de fiestuqui, todos se llevan de puta madre y, tal vez, no se toman muy en serio el asunto. Pero cuando los gps’s de alta gama, los localizadores, y hasta las brújulas dejan de funcionar comienzan los problemas. Problemas que se agravan, por el susto, cuando una misteriosa y espectral música salida de un tocadiscos de los años 40 suena por todo el bosque. Como si la brisa nocturna les trajera la BSO de una vida pasada. En un principio les hace hasta gracia, alguno incluso lo encuentra encantador y nostálgico…pero tras un tiempo se hace insoportable. Las tensiones saltan, los nervios se disparan y el entusiasmo inicial se va transformando en preocupación y dudas. Y en progresión geométrica, ese conglomerado de sensaciones a flor de piel se va transformando poco a poco en locura. En una locura muy violenta.

3.-Altibajos:

PhotobucketComo comentaba al principio de la reseña, una de las virtudes principales de esta película es su carácter de independencia; pero independencia no sólo en el sentido de poco presupuesto + imaginación, si no también en el de alejarse de forma notable de los parametros del cine convencional de terror, especialmente en el ambientado en bosques misteriosos. Y durante una buena parte del metraje mantiene ese loable espíritu. Pero hay un momento que mete la directa de una forma inesperada y, desde mi punto de vista, no muy acertada. Hablando en plata: introduce el elemento gore muy precipitadamente ( y lo que es peor, no lo mantiene, ya que te tiras al río pués mójate. Ese es otro punto de incoherencia). Tal vez creible desde el punto de vista conceptual de la historia: la locura provocada por el aislamiento en la enormidad del bosque y los omnipresentes e insoportables sonidos, pero lastra la coherencia experimental que intenta mantener a lo largo del metraje. No cuadra, y no solo por inverosimil, si no también por irreal y muy exagerado.

A partir de ese momento es como si te apartasen de la historia, como si lo anteriormente planteado se quedase en agua de borrajas y todos los estereotipos que no esperabas ver apareciesen de repente (aquí me remito a lo que comentaba sobre la porra que se puede hacer sobre los personajes), todo ello rematado por un final tan absurdo que te dan ganas de buscar la dirección postal de los directores y pedirles explicaciones en persona. Con un bate en la mano. O eso o quitarles las drogas.

Tampoco quiero que quede la sensación de que estamos ante un experimento fallido, tal vez mal ejecutado, pero con los suficientes alicientes como para darle una oportunidad. Una oportunidad de ver algo diferente.

Tal vez en su próximo proyecto, Jesse Holland y Andy Mitton (guionistas y directores), se centren un poco más en lo que quieren contar y menos en lo que la audiencia espera. Si hubieran hecho eso desde un principio con esta película tal vez estaríamos ante una de las “elegidas”.

Lo mejor: El concepto AUDIOvisual y la ambientación.

Lo peor: Que se queden a medias en pos de un mayor impacto en la audiencia

The Crazies

Cuidado con lo que bebes

The Crazies

Ver ficha completa

  • Título original: The Crazies
  • Nacionalidad: EEUU | Año: 2010
  • Director: Breck Eisner
  • Guión: Scott Kosar, Ray Wright
  • Intérpretes: Timothy Oliphant, Radha Mitchell, Joe Anderson
  • Argumento: Un accidente de avión infecta las aguas de un tranquilo pueblo condenado a desaparecer.

60 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-INTRODUCCIÓN:

He de reconocer que durantes estos días en que una nube de ceniza y polvo ha estado a punto de colapsar las comunicaciones europeas, mi mente febril ha estado elborando futuros guiones catastrofistas y, a veces algo delirantes: restos químicos almacenados en el fondo de los volcanes que provocan el tan creíble escenario de GUERRA MUNDIAL Z o como pasó en Indonesia hace más de 200 años que los cielos de Europa se oscurecieron durante meses – una curiosidad, durante esos meses P.B. Shelley y su mujer Mary Shelley desarrollaron el germen de lo que luego sería la novela de “Frankenstein”- y, por supuesto, la conspi-paranoia sobre la acción o no de la mano del hombre en la citada erupción.

PhotobucketAsí que, que mejor momento para hacer una reseña de THE CRAZIES y hablar de cómo ciertos accidentes naturales y/o provocados pueden acabar con poblaciones enteras. Porqué, por desgracia, y como casi siempre, la realidad supera siempre la ficción; y si no acordaros de las pruebas atómicas en Nuevo Mexico (que sirvió de inspiración para Las Colinas Tienen Ojos), o el hecho de que desde el espacio se puede ver el fulgor de los miles de desechos radioactivos en el Cañon del Colorado … y eso sólo centrándonos, y por encima, en los EEUU. Estos son el tipo de datos que hacen que una película como esta tengan un cierto punto de terrorífica credibilidad.

2.-LOS RESPONSABLES:

El director BRECK EISNER no tenía demasiada experiencia que digamos en este tipo de películas. En su CV constan un par de producciones televisivas y la entretenida SAHARA, así que le doy más mérito por haber sabido acometer un proyecto como este desde un punto de vista tan apocalíptico y salvaje, pero sin olvidarnos del confuso último tercio de la película del que ya hablaré luego. Ahora mismo se encuentra preparando otro remake, el de FLASH GORDON. Digo otro remake porque The Crazies, como me imagino que sabréis todos los miembros de almasoscuras, está basada en la obra homónima de George A.Romero, que no he visto, con lo cual no voy a hacer comparaciones.

La BSO de Mark Isham y la fotografía de Maxime Alexandre (este último habitual de Alexandre Ajá) ayudan a crear una atmósfera que pasa del tranquilo ruralismo de un pueblo cualquiera, a la opresión y el despliegue visual del “Plan de Contención” y sus consecuencias.

En cuanto a los actores no hay ninguna queja: Timothy Oliphant en su nivel habitual, es decir bueno, a Radha Mitchell (Pitch Black) siempre es un placer verla en pantalla y entre los secundarios destacaría al desconocido, para mi, Joe Anderson como el leal ayudante del sheriff. No olvidarnos del homenaje al original con la breve inclusión de Lynn Lowry (acrtriz de la original de Romero) en un cameo bastante surrealista.

3.-LA PELÍCULA:

PhotobucketOgden Marsh es uno de esos pueblos norteamericanos en los que nunca pasa nada, tan pequeño que todo el mundo se conoce, todos van al partido de la liga regional de baseball, todos van a las bodas… un coñazo, vamos. Tan aburrido que el Sheriff (Olyphant) y su ayudante (Anderson) no suelen tener más problemas que controlar que los cazadores borrachos no se peguen un tiro en el pie, o decirle al hippy local que esconda un poquito más sus “plantas“. Por eso, cuando en mitad del primer partido de la liga aparece el borracho oficial del pueblo con una escopeta nadie se lo puede creer, y menos cuando todo el mundo ve que el Sheriff le tiene que pegar un tiro, en defensa propia, entonces algo comienza a perturbar la modorra en la que viven. Aún más cuando uno de los granjeros locales, querido y respetado por todos, le pega fuego a su casa, con la familia dentro, y se confirma que el borracho ha dado 0,0% de alcohol en la sangre. Evidentemente el sheriff & co. se dan cuenta de que algo no va bien en el pueblo, pero no tienen ni la menor idea de qué, hasta que unos cazadores muy grillados encuentran un paracaidista muerto en un pantano y eso le lleva a las autoridades a encontrarse con un avión accidentado y sumergido en uno de los rios que abastece de agua al pueblo.

PhotobucketEn ese mismo momento da inicio el citado “Plan de Contención”, que significa que un montón de soldados protegidos con trajes anti-todo y armados hasta las cejas toman el pueblo, seleccionan a los sanos, separan a los que tienen fiebre y se cepillan a cualquiera que no obedezca las órdenes. Y como es de suponer, si no la película no sería igual, todo se va al carajo y los infectados toman el pueblo. A partir de aquí el hilo argumental se centra en la supervivencia del Sheriif y su mujer embarazada, su ayudante y una empleada de la mujer. Y la película comienza a perder cierta entidad, dejándose llevar más por los fuegos artificiales que por la historia en sí.

4.-MI VALORACIÓN:

Tengo que reconocer que los primeros 40 minutos de la película son absolutamente frenéticos y muy impactantes, con un ritmo vertiginoso que te impide apartar la vista de la pantalla; de hecho, si la película hubiese conseguido mantener este nivel sería un peliculón, pero por desgracia no es así. El director se deja llevar por la pirotecnia y las coincidencias imposibles, fruto de un guión no demasiado pulido, haciendo que parezcan dos películas en una. Y esto la desvirtua bastante, especialmente en el último tramo en el que todo va a la carrera y nos demuestran que el sheriif y su mujer (embarazada) son más duros de matar que John McClane en las 4 Junglas de Cristal juntas.

Aún así merece la pena verla para pasar un rato entretenido, disfrutar de ciertas escenas sorprendentemente crueles y gore para una película con ambiciones comerciales y, seguramente, olvidarla antes de lo deseado.

Lo mejor: Los primeros 40 minutos

Lo peor: La confusión que se apodera de la película en el segundo tramo.

The Reeds

Los Juncos no dan Miedo

THE REEDS

Ver ficha completa

  • Título original: The Reeds
  • Nacionalidad: Británica | Año: 2009
  • Director: Nick Cohen
  • Guión: Chris Baker
  • Intérpretes: Anna Brewster, Geoff Bell, Daniel Caltagirone
  • Argumento: Tres parejas se van de excursión por las marismas y les pasa lo que les tiene que pasar.

25 |100

Estrellas: 2

The Reeds

INTRODUCCIÓN:
Con esta película queda ya claro que, exceptuando LAKE MUNGO, el resto del AFTERDARK de este año es tirando a más que pobre; de hecho habiendo visto películas como SICK GIRL o CRUSHED, no entiendo muy bien el criterio selectivo del mismo, o eso o priman otros intereses y tendremos que pensar mal… Y en el caso de THE REEDS el desperdicio de metraje es aún más hiriente y frustante, tiene demasiados elementos en común con otra película, TRIANGLE, y me fastidia especialmente que un género tan poco explotado, como es el de terror a bordo de un barco/bote/canoa/cayuco…, siga sin encontrar su gran película. De hecho yo estaba convencido de que esta visión británica sobre el tema, ambientada en marismas remotas, iba a dar mucho juego. Pero no, se queda en un quiero y no puedo lamentable.

RESPONSABLES
Cuando empiezo a ver una película y, aparte de unos títulos de crédito mega-cutres, ves que hay más productores, ayudantes de produción, productores ejecutivos que actores (y eso que son unos cuantos) la sensación que me invade es la misma que cuando un “colega” te quiere vender un Rolex por 10 mauros, es decir, tocomocho y falta de medios. Casi todos los actores, con la excepción de Geoff Bell (omnipresente en casi cualquier película británica), el resto vienen de la TV y de ser secundarios en películas de serie-b, y se nota. En cuanto al director, Nick Cohen, también viene de la pequeña pantalla y de hacer películas con títulos tan “sugerentes” como Voodoo Lagoon. De todas formas se nota que él lo intenta, pero entre el confuso guión y su inexperiencia la verdad es que se queda a medias.

LA PELÍCULA
The Reeds arranca con un asesinato a sangre fría que te sorprende, así de entrada, y luego pasa a presentarnos a 2 parejas de hooligans ingleses, y sus novias, y otra pareja “arreflada” para la situación; él es menos capullo y más fumeta y ella tiene más carácter que el resto juntos. El plan es el siguiente: alquilar un bote y pasar el día haciendo botellon en una marisma enorme llena de juncos (de ahí lo de Reeds) de camino a una especie de casa rural donde van a pasar el fin de semana.

Cuando llegan a por el bote se encuentran con que el desagradable encargado les ha dado su reserva a otra gente, así, por todo el morro, y les ofrece uno un poco más pequeño, el Corsair Star, pero en buenas condiciones. El grupo acepta y cuando van a recogerlo se encuentran con una pandilla de canis con pintas muuuy chungas que no les dejan subir al barco. Para evitar posibles spoilers sólo diré que una de las chicas les “convence” para largarse.

Al principio todo va como la seda, salvo algún roce entre el fumeta tranquilo y los hooligans cerveceros, hasta que, Oh, sorpresa!!!, se pierden y se hace de noche. pronto comienzan a ver sombras sospechosas, reflejos imposibles, a los macarras que parece que les están siguiendo y, de buenas a primeras, fantasmas de ellos mismos. Le sumamos un accidente pelín ridículo (una pregunta. que posibilidades tiene alguien de sobrevivir con una barra de hierro del tamaño de un bate de beisbol que le atraviesa la espalda??, al parecer mucho) y ya tenemos el meollo planteado.

The Reeds Así contado tiene hasta buena pinta, pero no; y el problema es que el director y los guionistas quieren abarcar mucho y no pueden, o no saben, con lo que nos queda una película bastante chapucera, confusa y con el, probablemente, peor final que recuerdo en los últimos años. A estas alturas ya no vale con las ganas y el entusiasmo, a una película de este tipo hay que exigirle un mínimo de coherencia y si no puedes contar todo lo que habías pensado, pués tijeretazo y a centrarse en una de las varias ideas que deambulan por la pantalla.

CONCLUSIÓN
Al director se le juntan demasiadas ideas: que si fantasmas, crios que aparecen y desaparecen, un psicópata suelto (más previsible que el ABC), giros temporales, acción…y no es capaz de darles la más mínima cohesión. Si os soy del todo sincero esta no la recomiendo ni para pasar el rato, ni siquiera para ocupar espacio en el disco duro. Creo, además, que le pongo esta película a un crio de 8 años y pasa menos miedo que con las novelas de R.L. Stine. Es mejor volver a ver TRIANGLE para quitarse el mal sabor de boca, o la infravalorada DONKEY PUNCH.

Lo mejor: Estoooo, los 15 primeros minutos, tal vez

Lo peor: Casi todo, pero especialmente el final