redes sociales

Bloody hell

Entre locos y zumbados

Has filtrado por etiquetaa: redes sociales

Oxygen

¿Te acuerdas de Buried? Pues sube la apuesta

Oxygen

Una mujer se despierta en una unidad criogénica médica. No recuerda quién es ni cómo ha terminado encerrada en una caja no más grande que un ataúd. Mientras se queda sin oxígeno, debe reconstruir sus recuerdos para encontrar una salida a su pesadilla.

Alexandre Aja lo ha visto claro: le debió gustar tanto la idea de Buried, aka Enterrado, la notable película dirigida por Rodrigo Cortés allá por 2010, que pensó en hacer algo parecido, pero subiendo la apuesta al más dificil todavía. Y es que en Oxygen la sufridora protagonista tendrá que encontrar salida a su situación limite encerrada, no en un ataúd, sino en una compleja unidad criogénica. Por tanto, lo rudimentario dejará paso a lo tecnológico, y la sorpresas y giros, seguro, estarán presentes durante todo el metraje. Apuesta fuerte de un Alexandre Aja que parece decidido a seguir trabajando en streaming para Netflix, tras La resurrección de Louis Drax (2016).

Bloody hell

Entre locos y zumbados

Bloody hell

Ver ficha completa

  • Título original: Bloody hell
  • Nacionalidad: EE.UU | Año: 2020
  • Director: Alister Grierson
  • Guión: Robert Benjamin
  • Intérpretes: Ben O'Toole, Meg Fraser, Caroline Craig, Matthew Sunderland, Travis Jeffery, Jack Finsterer, David Hill
  • Argumento: La vacaciones de un ex-presidiario se tuercen cuando es secuestrado por un clan de asesinos.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Bloody hell

Desde que Tobe Hooper abrió la veda con “La matanza de Texas”, el cine de terror se ha llenado de familias disfuncionales de psicópatas, que se nutren con generosidad y ganas de campistas, turistas y domingueros incautos. Se trata de un formato generalmente predecible pero no por ello menos disfrutable, donde a la tensión no le sienta nada mal añadir alguna que otra muerte de brutalidad desmedida. “Bloody hell” apunta a este subgénero para, posteriormente, darle la vuelta con mucho humor mientras disfrutamos, como gorrinos en barro, entre carcajadas y salpicones de sangre.

Una de las novedades, en esta ocasión, es que a la víctima protagonista, un hombre, también le falta un tornillo. Acaba de salir de la cárcel tras cumplir su condena por escuchar a su yo interior y liar una escabechina al intentar detener un atraco. Encumbrado como un héroe por unos y como un asesino por otros, la presión está volviendo a despertarle una furia desmedida y ese reverso tenebroso que solo él puede ver. Nada mejor que un descanso lejos de las miradas suspicaces, así que nuestro amigo Rex (Ben O’Toole) decide poner tierra de por medio y viajar a Finlandia. Sin saberlo, una familia que se dedica a desmembrar a turistas se ha quedado prendada de su aspecto y lo tienen como objetivo de su próxima sesión de tortura.

Lo mejor: Muy acertada en dar al espectador lo que busca en estas propuestas.

Lo peor: El tramo central. Su final pedía al menos 30 minutos más.


Post Mortem

Cadáveres movidos

Post Mortem

Ver ficha completa

  • Nacionalidad: Hungría |
  • Director: Péter Bergendy
  • Guión: Péter Bergendy, Gábor Hellebrandt, Piros Zánkay
  • Intérpretes: Viktor Klem, Fruzsina Hais, Schell Judit
  • Argumento: Un fotógrafo de muertos y una niña luchan contra una poderosa energía.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Post Mortem

Pocas películas de Sitges me sorprendieron tanto y me causaron tanta tensión y escalofríos como la polaca “Post Mortem”. Por eso me sorprendió mucho que se polarizasen tanto las opiniones a su salida del cine. La mitad, entre los que me incluyo, opinábamos que era todo un espectáculo de truculencia y sobresaltos, desatado y sumamente simpático. La otra mitad, que era un experimento fallido que trataba de crear la típica montaña rusa de sustos del cine norteamericano en una trama que dejaba de funcionar en su tercio final; vamos lo que se dice un ladrillo. Como suele pasar en estos casos, una parte es incapaz de ver las virtudes o los defectos que aprecia la otra. Pero en lo que casi todos coincidimos, era en que osada lo era un rato. A mí me fascinó pues, si hay algo que me produce malestar y mal rollo son los muertos. No los zombis, ni los vampiros, sino los cadáveres cuando están pálidos y quietos. Es esa inquietud, que produce lo que antes estaba lleno de vida y ahora permanece inerte y frío pero en apariencia podría despertar, de donde tira esta cinta para ponerte hasta el último pelo del cogote de punta.

La película nos sitúa en Europa recién acaba de finalizar la primera guerra mundial. Hungría es un país deprimido donde se amontonan no sólo los cuerpos que ha dejado la contienda, sino también todas las víctimas que se ha cobrado la pandemia de la gripe española. Tomás es un fotógrafo que recorre las aldeas ofreciendo sus servicios de imagen post-morten (esas estampas antiguas en las que, a modo de último recuerdo, se fotografiaban a los muertos en actitudes y compañía de vivos). Un día entra en su gabinete una niña, que le invita a fotografiar la ingente cantidad de cuerpos que se amontonan en los helados graneros de su aldea. Existe un extraño vínculo entre la pequeña y nuestro protagonista, algo que termina por decantarlo en la decisión de acudir al pueblo. Una vez allí, descubrirá que una fuerza muy oscura y letal ronda a los aldeanos, que se verán sumergidos en una espiral de sucesos inquietantes.

Lo mejor: Inquieta de verdad y con pocas cortapisas.

Lo peor: Su tramo final resulta extenuante.


Vicious fun

Ni muy vicious, ni muy fun

Vicious fun

Ver ficha completa

  • Título original: Vicious fun
  • Nacionalidad: Canadá |
  • Director: Cody Calahan
  • Guión: Cody Calahan, James Villeneuve
  • Intérpretes: Evan Marsh, Amber Goldfarb, Julian Richings, Robert Maillet, Ari Millen, Sean Baek, David Koechner
  • Argumento: Un chaval se despierta en plena reunión de sicópatas anónimos.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Vicious fun

Lo mejor: Una buena factura y un reparto atractivo.

Lo peor: Muchas partes aburridas hacen que los momentos brillantes pierdan mucha fuerza.


Cut off

Los locos del bisturí

Cut off

Ver ficha completa

  • Título original: Abgeschnitten
  • Nacionalidad: Alemania | Año: 2018
  • Director: Christian Alvart
  • Guión: Christian Alvart
  • Intérpretes: Moritz Bleibtreu, Jasna Fritzi Bauer, Lars Eidinger, Fahri Yardim
  • Argumento: Un forense entra en una carrera contrarreloj por rescatar a su hija de un asesino.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Cut off

El principal atractivo para acercarme a Cut off era la presencia del actor Moritz Bleibtreu al que sigo desde hace años. Un buen intérprete que ha tenido bastante ojo a la hora de elegir sus papeles. En el cine fantástico ha participado en películas como “El experimento”, “Stereo”, “El elegido”, “Guerra mundial Z” o “La cara oculta de la luna” y está pendiente el estreno de la nueva versión de “M, el vampiro de Düsseldorf”. Cut Off prometía un thriller de asesinatos en la línea de “Seven”, segundo aliciente. Además, tiene uno de los ingredientes que más me apasionan en el cine de género: el que la acción suceda en una isla alejada de todo. Para rematar, el director de este entretenidísimo producto es Christian Alvart, realizador entre otras de Antikörper: para mi gusto uno de los mejores sucedaneos de “El silencio de los corderos”, con lo cual la visita era obligada.

En mitad de un temporal que asola el norte de Europa, un forense encuentra en el interior de un cadáver una capsula con una clave numérica y el nombre de su hija. Este descubrimiento le lleva a intentar localizarla. Al llamar a su móvil, descubre que ha llegado tarde y que ha sido secuestrada por un sicópata que le propone una intrincada yincana si quiere recuperarla con vida. Al mismo tiempo, en una isla desconectada del continente por el temporal, una joven intentará ayudar al forense en sus pesquisas, poniéndose también en el punto de mira del asesino.

Lo mejor: Es un no parar de giros y misterios.

Lo peor: Tan rápida que a ratos pierde la lógica o la verosimilitud.


Run hide fight

Placer morboso

Run hide fight

Ver ficha completa

  • Título original: Run hide fight
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2020
  • Director: Kyle Rankin
  • Guión: Kyle Rankin
  • Intérpretes: Isabel May, Eli Brown, Thomas Jane, Radha Mitchell
  • Argumento: Zoe tendrá que hacer frente al asalto de su instituto si quiere que sus compañeros lleguen vivos a baile de fin de curso.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Run hide fight

“Obscena”, “oportunismo repugnante”, “fascista”, “reprobable”, “carroñera”, “acción pornográfica”… La crítica del festival de Venecia se lo pasó bomba buscando los peores adjetivos para calificar este desmadre de violencia de gusto muy, pero que muy, cuestionable que supone “Run hide fight”. Un espectáculo frenético en la línea de “La jungla de cristal” en la que la heroína es una estudiante de instituto, y los malos de turno unos alumnos armados hasta los dientes que han prestado atención a las clases de química. La polémica estaba servida, la prensa vomitaba respecto al mal gusto de esta idea y el público salía entretenidísimo de haber pasado ciento y pico minutos en tensión.

A Zoe se le ha muerto su madre. Está triste y negativa respecto a todo y a todos. Su padre (Thomas Jane), exmilitar recuperado de estrés postraumático, trata de reconectar con ella enseñándole a cazar y a ser autosuficiente. Su mejor amigo (Olly Sholotan) quiere poder confesarle cuánto le gusta antes de que las universidades les alejen. Su único consuelo es recrear a su madre mentalmente y poder seguir dialogando con ella. A pocos días del baile de fin de curso, justo en la fecha en el que las bromas son algo común tanto en pasillos como en aulas, un grupo de alumnos armados irrumpen en la cafetería y comienzan un plan para cometer una autentica masacre. El secuestro se inicia justo cuando Zoe estaba en el baño, lo que la permite plantar cara a los asesinos y procurar que el número de bajas sea el menor posible.

Lo mejor: Tan atrapante que te rindes ante ella.

Lo peor: Es de tan mal gusto hacer una cinta de acción de este tema sin tener ninguna intención real de abordar esta problemática.