VOD

Has filtrado por etiqueta: robots-asesinos

Safehouse

Mi amigo el robot asesino

Safe House Grande

Safe House PosterHe de confesar una malsana afición a las películas de “engendros mecánicos”, esos robots desmelenados que se cargan a todo bicho viviente que se ponga por delante, incluso si es su creador (alegoría nietzscheana capturada de forma definitiva en la magistral Blade Runner). No en vano me amamanté cinematográficamente a la sombra de una década, los ochenta, donde la fiebre “terminator” creó una nueva forma de entender el cine de acción fantástico; un espíritu malsano, claqueteante y punk que hunde sus profundas raíces en glorias como Robocop, Hardware, Soldado Universal o en el abuelo Hal-9000. A su vez, esta trasgresión cibernética tampoco le hizo ascos a la serie B más rancia, especialmente a “la caspa de la mia mamma”, o la explotation italiana para más señas, que colmó de replicas robóticas las estanterías de los video-clubs ochenteros, llegando a cristalizar en la delirante Shocking Dark (estrenada en España como Terminator 2), una mezcolanza de Aliens y Terminator que tarde o temprano será encumbrada al olimpo del cine fantástico.

Bromas aparte, ya veis la ilusión que me hace presentaros un proyecto que bebe de toda esta fiebre metálica y se presenta como una serie B sin presupuesto y sin tapujos. No está mal que, para desintoxicarse de tanto apocalipsis zombie y documentales de mentirijillas, surjan propuestas que escarben en la basura del celuloide, citada anteriormente.

Así pues, este año se estrena Safehouse, del director/guionista Ryan Braund, un jovencito británico premiado por algún trabajo que no he llegado a averiguar. Este thriller de ciencia ficción y acción nos presenta a cuatro ladrones de poca monta refugiados en unos almacenes abandonados que han sido acordonados por la policía. Sin embargo, las fuerzas de la ley y el orden, al mejor estilo de la OCP (y no me refiero a la Orden del Crepúsculo de Plata), deciden usarlos como cobayas mandando una imparable (a la par que experimental) maquina de matar cibernética. Pero los ladrones no están indefensos: cuentan con una radio y un arsenal de armas. ¡Es hora de que comiencen las hostilidades!

Esperemos que, al menos, este humilde proyecto cristalice dentro de nuestras gastadas neuronas como simple ejercicio nostálgico de una época, la de los robots asesinos que pondrían el culo de Nº 5 mirando a Cuenca, la cuál jamás volverá… o ¿quién sabe?, al fin y al cabo todo es cíclico… ¡bien lo sabe Sarah Connor!