secuela

Candyman

Pecado blanco, castigo negro

Has filtrado por etiquetaa: secuela

The Collection

Más trampas. Más gore. Menos intriga

The Collection

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The Collection

Cuando aparecieron las primeras imágenes de The Collector(2009), pensaba que no sería más que un hermano bastardo de la archiconocida franquicia Saw (2003-2010). De hecho, su cartel rezaba “De los guionistas de Saw IV, V y VI”, como si eso fuera motivo de orgullo (…). Al estar minado mi apego por la truculenta serie de Jigsaw después de la tercera entrega, mis expectativas a la hora de acercarme al nuevo sicópata coleccionista eran escasas, rayando el completismo. Sorpresa mayúscula me llevé cuando me decidí a verla. Y es que The Collector no solo no es un hermano bastardo de aquellas, sino que es un hermano mejorado. Lo que le faltaba a Saw después de la mejor, con diferencia, primera parte, era el suspense que azotaba al espectador durante la función. En todo momento interesaba su desarrollo, el devenir de sus personajes principales y la historia de su verdugo. La unión entre trama, personajes y gore encajaba sin problema. A partir de ahí, la saga cayó en la reiteración a base del más sangriento y retorcido todavía, obviando que entre tortura y tortura quedaban huecos tan aburridos como innecesarios. Igual que una película porno, vaya. De ahí que el verdadero torture porn llegase con las secuelas más que con la primera.

Pese a que The Collector contenía todos los ingredientes necesarios para triunfar, en este caso no hubo suerte. Su estreno en salas de cine quedó limitado, aunque posteriormente no le fue nada mal en su explotación domestica. Llegó tarde a muchos países, entre ellos, cómo no, España. Lo bueno es que gracias a su pequeño presupuesto, su paso por los videos y televisores fue suficiente para dar luz verde a una secuela. Eso, y que la película gustó.

Marcus Dunstan, director y guionista, y Patrick Melton, co-guionista, además de en varias partes de la citada franquicia, se conocían por colaborar en la, salvando las distancias, también popular trilogía Feast (2005-2009). Ambos regresan en The Collection. Claro que, parcialmente, las cosas han cambiado. Digamos que han preferido tirar por el camino fácil de sus guiones para Saw. Esto es, crear una secuela que funciona a nivel de acción y truculencia, olvidando el punto diferenciador de la primera: su magnífico uso de la intriga en aumento. Dicho esto, ¿no vale la pena ver The Collection? Nada más lejos de la realidad.

Lo mejor: Entretiene y va al grano.

Lo peor: Se pierde el suspense de la primera.


Trailer y viral para The Collection

Calentando motores para el estreno en cines

Trailer y viral para The Collection

A Elena la convencen para asistir a una fiesta en un almacén subterráneo con sus amigos. Al hacerlo, cae de lleno en una trampa horripilante, ya que los asistentes a la fiesta mueren acuchillados, troceados y aplastados por una serie de macabros artefactos accionados por un cruel psicópata enmascarado. Cuando la truculenta masacre toca a su fin, Elena es la única superviviente. Sin embargo, antes de que logre escapar, alguien la encierra en un baúl y se la lleva a un lugar desconocido.

or suerte para Elena, un hombre — Arkin (Stewart) — sabe exactamente adónde se dirige, puesto que acaba de escaparse de allí y conserva, por muy poco, la vida y la cordura. Volver es lo último que desearía hacer Arkin, pero el acaudalado padre de Elena contrata a un grupo de mercenarios de élite que obligan a Arkin a guiarles a la guarida del asesino. Sin embargo, ni siquiera estos combatientes endurecidos están preparados para lo que se van a encontrar: un hotel abandonado convertido en cámara de tortura, lleno de trampas mortales y cadáveres desfigurados. ¿Serán capaces Arkin y los mercenarios de encontrar a Elena antes de que pase a formar parte de tan espantosa “colección”?

El próximo 15 de noviembre se estrena por fin en salas de cine The Collection, la esperada secuela de uno de los éxitos sorpresa de 2010, The Collector. Repite Marcus Dunstan tras las cámaras y escribiendo el guión junto a Patrick Melton, este último responsable de los guiones de un buen número de películas de terror en los últimos años, entre ellas Saw IV, V, VI y VI, Feast 2 y 3 o Piranya 3DD.

La maldición de Chucky

Agridulce vuelta a los origenes

La maldición de Chucky

Ver ficha completa

  • Título original: Curse of Chucky
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Don Mancini
  • Guión: Don Mancini
  • Intérpretes: Fiona Dourif, Chantal Quesnelle, Jordan Gavaris
  • Argumento: Tras la muerte de su madre, Nica se reúne con su hermana y la hija de ésta, que trae consigo un muñeco que llegó misteriosamente por correo. Pronto se suceden asesinatos y Nica sospecha que el muñeco tiene algo que ver.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

La maldición de Chucky

De niño era un cagón. Todo me asustaba, y a poco que la habitación estuviese oscura y me hubiera sugestionado con algo, no podía conciliar el sueño. Supongo que el aficionarme a esto del cine de terror y todo lo relacionado fue una terapia de choque que, con los años, funcionó de maravilla. Pero en aquellos momentos la realidad eran los sudores fríos con decenas de miedos, reales o ficticios. Y ahí es donde entraba uno de mis mayores temores: los muñecos. Como a muchos niños, también sucede con los payasos, lo que para algunos son ingredientes que ayudan a la inocencia de esa infancia, para otros son sus peores enemigos en las pesadillas. Creo que ese miedo por los muñecos empezó tras ver Poltergeist (1982). La, todavía hoy, aterradora escena con el muñeco de payaso que cobra vida, me puso la piel de gallina de la misma forma que Spielberg, cosas de la vida, productor (y algo más…) de la famosa película de fenómenos extraños, consiguió que no me metiera en el mar durante varias vacaciones por culpa de su Tiburón (1975). Cuando creía que mis miedos se habían disipado, que el recuerdo de aquel payaso se alejaba, llegó Chucky.

En 1988 se estrenaba, con gran éxito, Muñeco diabólico. El mundo daba la bienvenida a un nuevo icono del género al que le quedaría mucha vida por delante. Tanta, que ahora, 25 años después, nos llega la última entrega en la que su creador, Don Mancini, ha decidido ponerse manos a la obra como director y volver a los origines. Pero vayamos por partes.

Como dije, Chucky, el muñeco Good Guy poseído por el alma de Charles Lee Ray, asesino sin escrúpulos, reavivó mis peores pesadillas con los muñecos. Cuando pasaba por el video club y veía el poster tamaño gigante de la película, con el maquiavélico monigote agitando un cuchillo, miraba hacía otra parte. También recuerdo el poster con el muñeco lanzando por la ventana a una mujer que apreció antes en los cines. Muñeco diabólico era terror puro y duro, al igual que, por ejemplo, el primer Pesadilla en Elm Street (1984). La saga adquiriría con cada entrega un evidente tono auto paródico que desembocaría en la parodia total con La novia de Chucky (1998) y La semilla de Chucky (2004). El terror pasó al humor negro y lo sugerido a lo explicito. Así, para su veinticinco aniversario qué mejor que regresar a lo que funcionó al principio. Eso sí, aderezándolo con algún inevitable chiste para que no olvidemos el resto. Y es que La maldición de Chucky no es uno de los muy de moda reboots ni tampoco un remake, sino una secuela a la antigua usanza. Sacar adelante el proyecto no ha sido tan fácil como en otras ocasiones.

Lo mejor: El regreso parcial a los orígenes, dotando la película de un tono más perverso que auto paródico.

Lo peor: Las muertes poco inspiradas y que, pese a que su visionado no molesta, no trasciende más allá de lo funcional. Poco para un esperado regreso con Mancini al mando.


Truco o trato tendrá secuela

Y puede que más...

Truco o trato tendrá secuela

Pese a que se truncó su estreno en cines, Truco o trato (2007) se hizo de culto en su exitosa carrera por el formato domestico. De hecho, al aquí firmante le pareció, desde su primer visionado, una cita obligada en la noche de Halloween para todo seguidor del terror, ya sea para descubrirla o para repetir una y otra vez. Así como una de las mejores películas de segmentos que se han realizado, recuperando la nostalgia de las antologías de terror de los setenta y ochenta. Una verdadera sorpresa que, valga la redundancia, a nade debería sorprender que en España tardáramos en poder ver, sin contar internet, mucho tiempo desde su ya de por si tardía salida en Estados Unidos y otros países.

La gente de Warner tardó dos años en sacarla a la luz por la desconfianza en su aceptación por parte del público. En fin.

El director de la joyita es Michael Dougherty, que se estrenaba en tal labor aunque ya era conocido como guionista por los libretos de X-Men 2 (2003) y Superman Returns (2006), ambas de Bryan Singer, que no por casualidad es el productor de Truco o trato. El mismo Dougherty, después de mucho tiempo dándole vueltas, ha confirmado en el Beyond Fest de Los Ángeles que Legendary Pictures le echará una mano para que tengamos secuela, en el que repetirá como director. Y no solo eso, sino que su intención es completar una tercera que, al igual que la primera y la segunda, se encarga de escribir.

Wolf Creek 2, Curse of Chucky & Carrie

Secuelas y remakes para todos los gustos

Wolf Creek 2, Curse of Chucky & Carrie

Tres jóvenes mochileros viajan al legendario cráter de Wolf Creek, en Australia, con la esperanza de vivir una auténtica aventura. Lo que no podían esperar es que esa aventura devenga en pesadilla cuando se encuentren con Mick Taylor, el último tipo al que cualquier persona desearía encontrar. Mientras ellos tratan de huir, el psicópata les dará caza a través del salvaje territorio y, ya en la guarida del asesino, se darán cuenta de la monstruosidad de ese hombre.

Casi diez años han tenido que transcurrir para poder ver de nuevo en acción a Mick Taylor, aquel campesino del desierto australiano, con pinta de bonachón, que se las hacía pasar canutas a un par de turistas despistados. Así es, vuelve Wolf Creek, el survival que en 2005 sorprendió a propios y extraños logrando un inesperado éxito de crítica y público. Para los partidarios de la película original, de entrada, un par de excelentes noticias: repiten John Jarratt en el papel de Cocodrilo Dundee psicópata, y Greg Mclean (El territorio de la bestia, 2007) tras las cámaras. A pesar de que durante años se especuló con la falta de presupuesto como principal razón por la que Mclean no se lanzara de cabeza a una más que probable secuela de su exitoso debut, lo cierto es que es el propio John Jarratt el que ofrece una versión disinta del porqué se ha demorado tanto Wolf Creek 2: “Greg se negó simpre a hacer una secuela de Wolf Creek hasta que encontrase un guión que fuera tan bueno como el original. Pues bien, creo que este guión es incluso mejor. (…) Es una road movie, y algo más que una simple película de persecuciones. Tiene momentos realmente aterradores.” Por desgracia las primeras críticas de la película, tras su paso por Venecia, no son tan condescendientes con Wolf Creek 2. Desde quiénes consideran la secuela como una película “… ni tan sorprendente, ni tan esencialmente aterradora como su predecesora”; hasta quiénes, directamente, niegan que a estas alturas el bueno de Mick Taylor “resulte una presencia realmente amenazante en pantalla”. Por mi parte os confesaré algo (a riesgo de someterme al escarnio público): a pesar de considerarme un ferviente admirador del survival, Wolf Creek siempre me ha parecido una película sobrevalorada… lo que no significa que me parezca una mala película.

Exorcismo en Georgia

El libro de reclamaciones

Exorcismo en Georgia

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

Exorcismo en Georgia

Prácticamente, no hay nada bueno en “The Haunting in Connecticut 2: Ghosts of Georgia” y, lamentablemente, no es una exageración. Cómo ha llegado hasta las pantallas españolas es un misterio: como bien se apuntó en estas páginas, casi no ha tenido distribución cinematográfica en Estados Unidos, y desde abril de este año circula por el mercado doméstico… Que nosotros tengamos el “privilegio” de poder verla en pantalla grande imagino que responde o al ojo avispado de un distribuidor que quiere aprovechar el tirón de The Conjuring, o a que forme parte de un lote; o sea, que se exija su exhibición a cambio de poder proyectar, dentro de unos meses, otra película de mucho más renombre y rentabilidad supuestamente garantizada.

Sea como fuere, ahí está. Cuenta la historia de Lisa y Andy Wiryck, una joven pareja que, junto con su hija Heidi, se mudan a una casa en Georgia que pronto descubrirán tiene más habitantes de los que les gustaría. Lisa comienza a ver a su difunta madre dándole mensajes desde las esquinas oscuras de la casa, y la pequeña Heidi resulta hacerse amiga de un espíritu, el señor Gordy, que parece tener intenciones poco claras… Y, sobre todo, estar relacionado con la misteriosa desaparición de una decena de esclavos en el pasado.

Lo mejor: El aire acondicionado de la sala.

Lo peor: La película no es para una sala de cine, y se nota.