survival

Escape room 2: mueres por salir

Nuevos puzles y poco más

Has filtrado por etiquetaa: survival

Mum & Dad

Un nuevo concepto de disciplina familiar

Mum & Dad

Ver ficha completa

  • Nacionalidad: Gran Bretaña | Año: 2009
  • Director: Steven Sheil
  • Guión: Steven Sheil
  • Intérpretes: Perry Benson, Dido Miles, Olga Fedori
  • Argumento: Lena trabaja en el aeropuerto. Cuando pierte el último autobús que le llavaría a casa, Birdie, su nueva amiga, le invita a pasar la noche en casa de sus padres. Cuando las puertas de la casa se cierran, la pesadilla da comienzo.


Mum & Dad

¿Fundar todo un subgénero basándose únicamente en determinadas escenas de violencia y tortura indiscriminada practicadas sobre víctimas indefensas? Eso es lo que ha conseguido, a grandes rasgos, el torture-porn.
Cómo nuevo género de terror siempre me pareció que estaría muerto apenas iniciara su andadura. Con el díptico "Hostel" (me divertí muchísimo con la primera entrega, y me aburrí terriblemente con la segunda) de Eli Roth y la retahíla de absurdas secuelas de "Saw", el cupo empezaba a estar cubierto. Los productos con la etiqueta colgada de torture-porn que nos llegaban desde el ámbito de la serie B o independiente tampoco ayudaban a ser optimistas (Live Feed, See Jane Run). Y todo esto sin mencionar que el género de torturas no es un fenómeno que se haya inventado o que haya aparecido de la nada durante la última década. La tortura siempre ha existido –y existirá- como una manifestación más de lo que, genéricamente, conocemos como cine gore.

Por lo tanto, presentar "Mum & Dad" simplemente como una nueva muestra del torture-porn me parecería absurdo e injusto con todo lo que tiene por ofrecernos esta impresionante y sorprendente muestra de cine de terror independiente, escrita y dirigida por el debutante Steven Sheil.

Lo mejor: que abra nuevos caminos inhóspitos al llamado torture porn.

Lo peor: los que esperen una orgía de vísceras y sangre (ultragore) quedarán decepcionados.


Break

Un nuevo survival procedente de Alemania

Break

Poco se sabe de este "Break", la película del director alemán Matthias OLof Eich:
Con la ayuda de dos paletos, cuatro mujeres en una escapada de fin de semana, van a llevarse mucho más de lo que esperaban obtener en su viaje. Su relato es una sangrienta batalla por la supervivencia. No habrá piedad, sólo dolor.

Rovdyr

Un survival al estilo Noruego

Rovdyr

Ver ficha completa



Rovdyr

Algo se mueve en Noruega.
Tras la estimable incursión en el slasher de corte clásico que supuso "Cold Prey" (de la que esperamos nuevas noticias sobre su secuela "Cold Prey 2"), y el anuncio de la que promete ser una de las apuestas más delirantes del presente año, "Dead Snow"; asistimos ahora al intento del debutante director nórdico Patrik Syversen por lograr sacar adelante su particular versión del survival horror norteamericano con marcadas influencias setenteras.

La textura sucia, granulosa y feista de este "Rovdyr" (de los pocos aciertos del film), nos remiten estéticamente –que no en resultados finales-, a obras cumbres del horror de la década de los 70, tales como “La Matanza de Texas” o “Las Colinas tienen Ojos”.

Lo mejor: Su ajustada duración, su estética setentera y alguna escena gore

Lo peor: Acaba aburriendo al personal


Mutants

La pandemia vírica de "28 Días Después" llega a Francia

Mutants

Pese a que el argumento difícilmente puede resultar menos original (la película podría titularse, sin ningún problema, "28 meses después"), lo cierto es que espero con impaciencia la nueva propuesta de apocalipsis zombie que nos llega desde nuestro país vecino, Francia.

Donkey Punch

Sexo, drogas y muerte en alta mar

Donkey Punch

Ver ficha completa



Donkey Punch

“Donkey Punch” (o “golpe del burro”) es el nombre de una nefasta práctica sexual consistente en que el hombre golpee de forma seca y leve a su pareja en la parte posterior del cuello (en la nuca) para que ésta experimente un instintivo acto de contracción de su ano o vagina justo en el momento de la eyaculación, logrando –por estrangulamiento- un aumento de la sensación de placer por parte de quien ejecuta el golpe.

Combinar semejante estupidez (me niego a nombrarla de nuevo “práctica sexual”) con una orgía en alta mar, y sumarle generosas cantidades de drogas y alcohol; no puede desembocar en otra cosa que no sea la sangrienta tragedia en la que se ven involucrados los siete jóvenes de hormonas revolucionadas (cuatro chicos y tres chicas) protagonistas de la ópera prima del director británico Olly Blackburn.

El funesto golpe en cuestión acabará, de forma involuntaria, con la vida de una de las chicas. La desgracia queda registrada en una cinta de video digital que pasará a ser, por razones muy distintas, el objeto de deseo de todos los implicados.

Lo mejor: Altas dosis de tensión, violencia y sexo.

Lo peor: En ocasiones es demasiado lenta.