suspense

Inexorable

La mano que mece Du Welz

Has filtrado por etiquetaa: suspense

Inexorable

La mano que mece Du Welz

Inexorable

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Inexorable

Esto lo hemos visto muchas veces. Venga, a todos nos viene rapido a la cabeza La mano que mece la cuna (1992), aquel thriller que se convirtió en leyenda de las sobremesas televisivas en los noventa. También vienen recuerdos de otras muy populares como Misery (1990), o más recientes, Parasitos (2019) y otra joyita de la que no daré más datos, pues caería en el destripe. Sin embargo, aunque los referentes son claros y sobre el papel, innovar no está en sus planes, Inexorable consigue la suficiente personalidad con la dirección del muy interesante Fabrice Du Welz. Por cierto, ¿os acordáis de Du Welz?

Os pongo al día: este cineasta belga, arrancó su carrera con una de las mejores propuestas que surgieron de aquel terror extremo francés. Os hablo de Calvaire (2004). Vale, no es francesa, sino belga, pero creo que podemos incluirla en la movida. No obstante, película muy discutida, amada y odiada a partes iguales y poco recordada en comparación con las grandes del movimiento. Pero siempre la recomiendo, eso sí, en un acto de valentía. Luego llegó la menos acertada Vinyan (2008), pero volvió a liarla con la genial Alleluia (2014). Hasta aquí su etapa raruna y transgresora.

Lo mejor: Reencontrarnos, en gran medida, con el Du Welz de los inicios. Sobre todo, en su tercio final.

Lo peor: Puede ser demasiado pausada/densa en su primera mitad. Ya nos conocemos la historia.


Men

Alex Garland + A24

Men

La unión de un tipo como Alex Garland, como director y guionista, y la gente de A24 dandole, supongo, bastante libertad creativa, tiene que ser, por narices, un producto que no deje a nadie indiferente. Ya se sabe, podrá gustarte o no, entusiasmarte o terminar por odiarla, pero indiferente no quedas. Es marca A24, y viene siendo marca Garland, que se hizo un nombre firmando guiones para Danny Boyle: publicó la novela La playa, que adaptó Boyle en el 2000, y a partir de ahí 28 días después (2002), Sunshine (2007), ya por separado Dredd (2012) y se lanzó a dirigir con la aplaudida Ex-Machina (2014) y la más discutida Aniquilación (2018). Lo que quedó claro con estas propuestas como director, es que no le interesa contentar a todo el mundo. Tiene un sello personal, por ahora no lo cambia por nada y encuentra sitios, como ahora con A24, donde seguir plasmando su visión. Y es que, precisamente, la que nos ocupa, ya puede considerarse su película más controverida a nivel de opiniones.

Scream

Mira quién chilla ahora.

Scream

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Scream

Como Rick Moranis en sus Cariño he agrandado/ encogido al niño/a nosotros/al perro/ a la audiencia, o como Travolta y Kirstie Alley en Mira quien habla/ habla 2/ habla ahora/ habla también, la carrera de Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette en la gran pantalla parece haber quedado relegada a apariciones en la saga Scream. Dudo mucho que sientan demasiada ilusión cuando sus representantes les ofrecen una nueva oportunidad para hacer esos personajes que, siendo francos, tienen como único aliciente entregarles un dinero calentito y poder rememorar una fama cada vez más lejana… Tal vez como le pasó a Travolta, lo mejor esté por llegar, pero si esta es su tabla de salvación, la madera se está deshaciendo. Con perdón para los incondicionales de la franquicia Scream, esta no será una reseña demasiado positiva… aunque como balsa aún flote.

Otra vez (ya hemos perdido la cuenta) se están cometiendo asesinatos en Woodsboro. Los nuevos crímenes girarán en torno a la hija ilegítima de Billy Loomis que regresa al pueblo tras saber que su hermana (de padre distinto) ha sido atacada por Ghostface. Junto a un nuevo grupo de amigos y los tres supervivientes de las entregas anteriores se lanzan a descubrir quién o quienes se esconden detrás de esta RECUELA (¡¡¡tócate los cojones!!!)

Lo mejor: Para ser una quinta entrega salva los muebles.

Lo peor: Nada nuevo que ver aunque intente disimularlo.


La mancha negra

La herencia envenenada

La mancha negra

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

La mancha negra

El crimen de Los Galindos o Puerto Hurraco, son ejemplos reales de la maldad e intereses tan ponzoñosos que se pueden condensar en los pequeños pueblos de nuestra península. Pero no hace falta tirar de hemeroteca, seguro que quien más y quien menos conoce familias que se han roto por culpa de intereses y rencores que se desatan cuando llegan las herencias… De esto nos habla de forma salvaje y sangrienta la meritoria, aunque también algo fallida, La mancha negra; nuevo trabajo en la dirección de Enrique García, del que hace unos años ya reseñamos su violento Resort Paraíso. Como en aquella, el cine de García no se amilana ante presupuestos ajustados y logra sacar adelante un thriller ambicioso, que revela un director con buen pulso en el encuadre y en la dirección de actores.

La acción nos sitúa en los primeros años de la década de los setenta; en un pueblo interior de Andalucía al que regresa Eugenio (Pablo Puyol) con su mujer (Cuca Escribano) para velar el cuerpo de su madre (María Alfonsa Rosso). Allí viven sus tres hermanas, Modesta (Natalia Roig), Manuela (Virginia de Morata) y Mercedes (Noemí Ruíz), amargadas por hechos del pasado, que tratan de sacar adelante las maltrechas propiedades de la anciana que ha muerto sin revelar, aparentemente a nadie, dónde ha escondido una pequeña fortuna. Atrapados en una tormenta de rencores, cuentas pendientes e intereses oscuros, los cuatro hermanos lucharan entre ellos y contra otras fuerzas del pueblo a lo largo de una jornada que puede terminar como el rosario de la Aurora.

Lo mejor: Pese a su presupuesto ajustado logra un film ambicioso.

Lo peor: Demasiado brusca y sin transición entre su presentación y nudo con su desenlace.


El callejón de las almas perdidas

mucho más largo que ancho

El callejón de las almas perdidas

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

El callejón de las almas perdidas

Pese a que esta no va a ser una reseña especialmente positiva, me gustaría que fuera por delante mi absoluta admiración por el trabajo de Guillermo del Toro. Si hay alguien brillante a la hora de crear atmósferas mágicas y evocadoras en el cine norteamericano actual, sin duda ese es el gordo querido. Es también uno de los creadores que mejor han entendido la fantasía como aderezo a dramas, westerns o cine romántico, sin renunciar de cuando en cuando a genuino cine de terror. Su último trabajo, El callejón de las almas perdidas, es un remake muy particular, que deconstruye la trama del clásico de 1947 y la engasta dentro de una pieza de orfebrería visual con el sello genuino del mejicano. Se vale de dos lenguajes: Uno como en La forma del agua, que mezcla realismo nostágico con magia (muy en la línea de la serie Carnivale) y el otro una reimaginación de cine negro, muy próxima al comic, que podríamos emparentar con las adaptaciones de Sin city. Dos mundos que para este que firma no sólo no terminan de casar, sino que parecen constantemente ponerse la zancadilla y competir en una batalla que tiene como principal víctima al resultado.

Bradley Cooper interpreta a un vagabundo que logra enrolarse en la troupe de un circo de fenómenos que, en el albor de la segunda guerra mundial, recorren la Norteamérica más deprimida. Este perdedor de manual poco a poco va transformándose en un personaje de peso dentro de la organización del circo y comienza a interesarse por los trucos que emplean, para sacarle los cuartos a los incautos pueblerinos, una pareja de mentalistas (David Strathairn y Toni Collette). Su ambición irá creciendo en paralelo con el deseo que siente por una compañera de espectáculo (Rooney Mara), con la que planea una vida más grande llena de triunfos. Cuando sus metas empiezan a materializarse, una bella psicóloga (Cate Blanchett) le planteará un peligroso atajo para lograr lo que siempre ha deseado.

Lo mejor: Lo visual y las actuaciones son excelentes. Su cierre es escalofriante.

Lo peor: Demasiado confusa en su recorrido y poco verosímil.


Lamb

Padres paralelos

Lamb

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Lamb

El premio a la mejor película en el festival de Sitges de este año a Lamb puede que confunda a los espectadores que se zambullan en ella. Tal vez el galardón Una cierta mirada del festival de Cannes, que se asigna a propuestas singulares, se ajuste más a las intenciones autorales de su director: el debutante Valdimar Jóhannsson. Yorgos Lanthimos o Anticristo de Von Triers se me antojan como los inciertos cabos a los que atar este marciano film; películas de ritmo pausado, planteamiento febril y simbolismos ocultos en su metraje. Resumiendo, Lamb es, aparentemente, rara de cojones. Pero si sustituimos al cordero por un bebé humano, descubrimos que el resultado de esta ecuación es una historia muy convencional.

La acción nos sitúa en una remota granja de Islandia, en la que un matrimonio pasa los días centrado en las interminables labores de mantenimiento de la misma. Una rutina que nos llega a los espectadores con largos planos de estas agotadoras jornadas que evidencian, también, la falta de comunicación entre sus dos protagonistas (Noomi Rapace y Hilmir Snær Guðnason). Con el paso implacable de los minutos descubriremos que, esta dedicación, es la anestesia a la que se aferra la pareja para silenciar el aullido de dolor que ha supuesto, para ambos, la pérdida de su hija.

Lo mejor: Excelentes interpretaciones y elementos fantásticos para adornar una historia convencional.

Lo peor: Fantasía elevada más que cine de género purasangre, algo que lo convierte en un producto más de autor que de público masivo.