VOD

Has filtrado por etiqueta: tent%C3%A1culos

Lifeform

De tentáculos y orificios

 photo Lifeform_Exterior_zpssthtvqio.jpg

Hadrian Beckett, un biólogo molecular que trabaja para traer a su esposa, Samantha, de regreso de un estado de muerte cerebral, crea súper células madre transgénicas que son capaces de reparar el daño de los tejidos. Las células salvan la vida de Samantha, pero Hadrian y Sam, su asistente, descubren que se está transformando lentamente en un depredador inhumano, capaz de alterar la forma de su cuerpo a voluntad. Hadrian debe encontrar una cura antes de que esa entidad se apodere por completo de su amada mujer.

Terminamos el domingo con más caspa; extra crujiente y chispeante de la mano de un director y guionista llamado Max Dementor. ¿Cómo iba a salir algo malo del ojete de un cineasta con semejante nombre? Diarrea de pura calidad, un sorbete de chocolate con pepitas y grumos de caca… pero en vez de pajita para degustarlo, esta vez, tendremos que hacerlo chupando de un tentáculo. Pues parece que Max (parido en realidad como Brian Schiavo) va a inspirarse en la iconografía “hentai”, pero de forma mucho más suave, para atraer la atención del respetable. Ya lo hizo con su ópera prima, “The Shriven”, como para no seguir ahora en la misma línea. Seguir leyendo…

Urotsukidoji: la leyenda del señor del mal

Apocalipsis porno

Urotsukidoji

Ver ficha completa

  • Título original: Urotsukidoji
  • Nacionalidad: Japón | Año: 1987
  • Director: Hideki Takayama
  • Guión: Noboru Aikawa
  • Intérpretes: Animación
  • Argumento: La leyenda afirma que cada 3000 años nace el Chojin, el dios de dioses, para unir en uno solo los tres mundos: el de los demonios, el de los hombres bestia y el de los humanos.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 5/5

Urotsukidoji

“Erotic guro nasense”, eroguro para los amigos

Empecemos por lo fundamental, qué se entiende por eroguro: «A grandes rasgos, el eroguro definiría una serie de obras donde el erotismo se fusiona con la decadencia física, la mutilación, la violencia y distintas parafilias que incluyen la zoofilia, la necrofilia o la coprofagia. En resumidas cuentas, el erotismo llevado al terreno de lo bizarro y lo malsano» (Alberto García, en Manual de uso: eroguro, publicado en www.numerocero.com).

Hace cosa de una década, el vocablo eroguro no era más que un palabro que pasaba de boca en boca entre los otakus y amantes del japo más cutre y radical. No iríamos muy desorientados al afirmar que fueron las primeras planchas del mangaka Suehiro Maruo, vislumbradas en la distancia desde Occidente, las que nos pusieron sobre aviso: aquella era una forma casi inédita, novedosa y portentosa de hacer cómics; una formidable mescolanza de terror, violencia extrema y pornografía depravada. El furor no tardó en extenderse entre los connoisseurs. Fue sin duda el gran Maruo, erróneamente adscrito al terror por los hermeneutas occidentales, el que abrió la puerta a los Hideshi Hino (otro caso híbrido: mangaka salvaje y cineasta brutal: ver los Guineas Pigs), Junji Ito, Kazuo Umezu, Kazuichi Hanawa (autor a reivindicar, fortísima influencia en Maruo), Toshio Saeki y, más recientemente, a Usamaru Furuya y el celebérrimo y celebrado Shintaro Kago. Por alguna razón que se me escapa, la obra de Maruo ha gozado de mayor número de ediciones en España que en cualquier otro país fuera de Japón. Además, ha ayudado a acercar el manga a muchos escépticos («pijameros» y «gafapastas» en su mayoría) que hasta entonces miraban el cómic japonés de soslayo, con un mohín de desdén y desprecio. Tal vez se deba esto a que, a diferencia de la mayoría de mangakas underground y los cultivadores del eroguro, Maruo es un dibujante excepcional (el «feísmo» fue una constante en las páginas de la mítica Garo, revista dedicada al manga marginal y contestatario por antonomasia desde la década de los sesenta, donde muchos autores considerados hoy en día clásicos o de culto echaron los dientes: los Yoshiharu Tsuge, Sanpei Shirato, Shigeru Mizuki y un largo etcétera); tal vez se deba a que algunos han sabido apreciar, más allá de la marea de sangre, vísceras y genitales que desborda sus páginas, que estamos ante un autor de una sensibilidad excepcional, un fino esteta, un decadente, un poeta con mayúsculas (y podríamos hablar largo y tendido de su desdén por las tramas narrativas y de la estéril necesidad de establecer un historia tipo con presentación, nudo y desenlace), que en su mejores momentos me recuerda a Guido Crepax, otro autor irrepetible. Seguir leyendo…

Lo mejor: Todo

Lo peor: Nada