tiburones

Great White

En Australia no es buena idea meterse al agua

Has filtrado por etiquetaa: tiburones

Great White

En Australia no es buena idea meterse al agua

Great White

Fellows y Charlie Brody son dos pilotos de avión que deciden volar hacia “Hell’s Reef” con Joji Minase, su mujer Michelle y el cocinero Benny para disfrutar de las bondades del arrecife. Por desgracia para ellos, la aparición de un depredador haré que sus vacaciones se conviertan en pasto de las peores pesadillas jamás imaginadas.

Australia es un lugar muy bonito, pero hay que tener cuidado. De esto que vas tan tranquilo dando un paseo, te pierdes, apareces en una zona repleta de cocodrilos y terminas como el menú del día. Eso, o vas a darte un baño a la playa y los tiburones deciden que no hay mejor proteína que la que proviene de nuestra carne. En los últimos años, la producción cinematográfica autóctona ha promocionado sin descanso los horrores que depara su fauna para turistas. Sin ir más lejos, uno de los productores del invento ya nos metió el miedo en el cuerpo con la muy reivindicable El arrecife (2010), a base de tiburones, y más recientemente y con menos fortuna en Black Water: Abyss (2020), con cocodrilos.

A 47 metros 2

Esta cueva es una ruina.

A 47 metros 2

Ver ficha completa

  • Título original: 47 Meters Down. Uncaged
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2019
  • Director: Johannes Roberts
  • Guión: Ernest Riera, Johannes Roberts
  • Intérpretes: Nia Long, Sophie Nélisse, Corinne Foxx, Sistine Rose Stallone, Brianne Tju, John Corbett
  • Argumento: cuatro chicas quedan atrapadas en una cueva a merced de unos tiburones.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

A 47 metros 2

Johannes Roberts y el guionista y productor mallorquín Ernest Riera conforman un tándem solvente. Su colaboración nos ha dejado títulos que van desde la brillante “F” a otros más irregulares como “Storage 24” o “Detrás de la puerta”, pero sin duda el trabajo con el que más beneficios y aplausos han cosechado ha sido “a 47 metros” cuya secuela vamos a analizar en los próximos párrafos.

Dos hermanas y dos de sus amigas, organizan una excursión secreta a un recóndito cenote maduro bajo cuyas aguas se esconde la entrada a una ciudad sumergida Maya. La aventura se tornará una pesadilla cuando se queden atrapadas en la profundidad de las ruinas, a meced de unos voraces tiburones ciegos que las habitan.

Lo mejor: El último tramo es muy divertido.

Lo peor: Un poco inferior en casi todo a la primera entrega.


The Meg

Bestia elevada al cubo

The Meg

Un submarino que ha emprendido una expedición a la fosa de las Marianas, la más profunda del océano Pacífico, ha sido atacado por una gigantesca criatura que se creía extinta. Ahora, yace hundido en lo recóndito del mar con su tripulación atrapada dentro. Con el tiempo jugando en su contra, el submarinista especializado en aguas abisales, Jonas Taylor, es reclutado por un visionario oceanográfico chino, pues ha decidido poner en marcha una misión para rescatar a los tripulantes del sumergible antes de que sea demasiado tarde.

Juntos realizarán este viaje suicida, aunque lo que ninguno sabe es que Taylor ya se había enfrentado en el pasado al peligroso animal prehistórico conocido como megalodón. Ahora tendrá que confrontar sus miedos y arriesgar su propia vida una vez más para acabar con el mayor depredador del mundo.

Cage Dive

Steel Cage Sharkmatch

Cage Dive

Tres amigos viajan a Australia con la intención de grabar un vídeo buceando entre tiburones que les sirva como audición para un concurso de actividades extremas. Pero algo sale terriblemente mal y la grabación se convierte en un estremecedor diario de supervivencia.

Hace muy poco tiempo estábamos de nuevo a vueltas con las películas de tiburones tras el estreno de Infierno Azul y la distribución en el mercado doméstico de In The Deep. Y recuerdo que fue entonces cuando mencionamos que no se veía, en el futuro más cercano, una nueva película en este género más allá de la esperada Meg, propuesta de aventuras que, con algo de suerte, llegará en 2017. Pues resulta que nos equivocamos… aquí tenemos Cage Dive, debut en la dirección de Gerald Rascionato y que, por lo visto, está más cerca de un título como Open Water que de la mencionada The Shallows (Infierno Azul), ya que de nuevo volvemos a aguas profundas y la inmensidad del océano para ver como un grupo de turistas acaba siendo atacado por tiburones.

Infierno Azul

Blake "macgyver" Lively y el tiburón bribón

Infierno Azul

Ver ficha completa

  • Título original: The Shallows
  • Nacionalidad: USA | Año: 2016
  • Director: Jaume Collet-Serra
  • Guión: Anthony Jaswinski
  • Intérpretes: Blake Lively, Óscar Jaenada, Brett Cullen
  • Argumento: Sinopsis: Nancy practica el surf en una solitaria playa mexicana. Tras el ataque de un tiburón se quedará atrapada en un pequeño islote.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Infierno Azul

El cine de tiburones siempre ha sido un género que me ha llamado mucho la atención. Realmente, si se piensa bien, estar en el agua, a una gran profundidad, sin saber qué hay bajo tus pies, es algo que provoca temor. No es lo mismo nadar cerca de la playa, avistando la costa —que siempre aporta algo de seguridad—, que flotar en la inmensidad del océano sin tierra a la vista, con una creciente sensación de vértigo debido a que el fondo del mar está lejos de tu alcance. En The Shallows (bautizada en España como Infierno Azul) tenemos una playa cuya profundidad va en progresión. No cae en la profundidad de golpe; de hecho, a medida que avanzamos hacia mar abierto, podemos observar pequeños islotes, en ocasiones muy pequeños, a los que resulta fácil encaramarse y pisar terreno firme. Si miras hacia la costa puedes ver la arena de la playa con cierta facilidad, sin embargo, está lo suficientemente lejana como para que tu voz no sea oída desde la misma; aunque si alguien mira hacia tu dirección podría llegar a verte. Esta, en realidad, vendría a ser la definición de un shallow… aguas de poca profundidad.

Lo mejor: El Paisaje Natural. La sensación de agobio en el pequeño islote. La interpretación de Blake Libely.

Lo peor: Dirección renqueante, tono de comedia innecesario. Escenas entre poco y nada creíbles...


La pesadilla del USS Indianápolis

El mayor ataque de tiburones de la historia

La pesadilla del USS Indianápolis

“Un submarino japonés le disparó dos torpedos al costado del barco. Yo había vuelto de la isla de Tinyan, de Leyte, donde habíamos entregado la bomba, la que había de ser para Hiroshima. 1100 hombres fueron a parar al agua, el barco se hundió en 12 minutos, no vi el primer tiburón hasta media hora después, un tigre de cuatro metros, ¿ usted sabe cómo se calcula esto estando en el agua ? usted dirá que mirando desde la dorsal hasta la cola, nosotros no sabíamos nada. Nuestra misión de la bomba se hizo tan en secreto que ni siquiera se radió una señal de naufragio (risa irónica). No se nos echó de menos hasta una semana después. Con las primeras luces del día llegaron muchos tiburones y nosotros fuimos formando grupos cerrados, algo así como aquellos antiguos cuadros de batalla, igual que la que había visto en una estampa de la de Waterloo. La idea era que cuando el tiburón se acercara a uno de nosotros éste empezara a gritar y a chapotear y a veces el tiburón se iba pero otras veces permanecía allí y otras se quedaba mirándole a uno fijamente a los ojos (…)