vampiros

Todas las lunas

Érase una vez una vampira...

Has filtrado por etiquetaa: vampiros

Vampiros en La Habana!

Entre copas

Vampiros en La Habana!

Ver ficha completa

  • Título original: ¡Vampiros en La Habana!
  • Nacionalidad: Cuba | Año: 1985
  • Director: Juan Padrón
  • Guión: Juan Padrón, Ernesto Padrón
  • Intérpretes: Animación
  • Argumento: El descubrimiento de una poción que permite a los vampiros salir a la luz del día enfrentará a dos grandes clanes. En medio de todo, Pepito un vampiro cubano más preocupado por la salsa y la piña colada.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Vampiros en La Habana!

Hierbabuena, huevo de camaleón, corazón de lagarto, sangre de colibrí, ají, piña colada, extracto de tiburón, ron, sal y azúcar sin refinar. Los vampiros amateurs están de suerte y es que Almas oscuras rinde homenaje al Vampisol, la famosa fórmula anti solar que Juan Padrón inventó en 1985 para sus sanguijuelas cubanas.

¡Vampiros en La Habana! es la animada y divertida historia de Werner Amadeus, un científico de los Cárpatos cuya pócima secreta permitirá a los vampiros dejar de trasnochar, para así servirse chupitos de plasma a plena luz del sol. ¡Chúpate ésa Edward Cullen! Después de ejercer como conejillo de indias, su sobrino Pepito se convertirá en el protagonista de esta delirante historia de enredos y persecuciones.

Lo mejor: su prólogo.

Lo peor: agota el último acto.


Bloodsucking Bastards

Vampiros como alternativa al ERE

Bloodsucking Bastards

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Bloodsucking Bastards

Aviso importante para todos los trabajadores ociosos: Bloodsucking Bastards es la película que todos vuestros superiores quieren ver. No la recomendéis si queréis seguir con vuestra rutina de escaqueo y desidia laboral, si vuestra máxima preocupación a las ocho de la mañana es comprobar la cafetera; evitad comentarla cerca de ellos si pretendéis revivir el “Chiringuito de jugones” de anoche con vuestros compinches de oficia. En caso contrario y si creéis mínimamente en los vampiros yo, por si acaso, empezaría a llenar la oficina de crucifijos, ajos y agua bendita.

Los artífices de esta comedia sangrienta son los desconocidos Brian James O’Connell, Ryan Mitts y el grupo cómico Dr. God (del cual también forma parte O’Conell). Para el realizador estadounidense supone su primera incursión en el género fantástico después de sus dos primeros largometrajes, el found footage Killer View en 2009 y dos años más tarde la comedia Angry White Man. Cuenta en sus filas con actores poco conocidos pero con currículum en el género como Fran Kranz (The Cabin in the Woods), Joey Kern (Cabin Fever) o Emma Fitzpatrick (The Collection) además de un jefe de lo más cabrón, Pedro Pascal, genio y figura de esta empresa que después de perder la cabeza en Juego de Tronos aparca sus artimañas como Víbora Roja para vestirse de elegante y letal vampiro.

Lo mejor: Pedro Pascal señor del mal y la puntilla cómica de Joey Kern.

Lo peor: que la mujer de la limpieza no tendrá demasiado trabajo para limpiar.


Blood Hunters

La evolución de los chupopteros

Blood Hunters

Una mujer se despierta en un centro médico desierto para descubrir que alguien le ha borrado la memoria y masacrado a todos el personal de la institución. Por si fuera poco comprueba que está en avanzado estado de gestación de algo que no parece humano.

También llamada “One Drop”, “Blood Hunters” es una nueva serie B proveniente de Canadá que viene a resucitar (¡como si alguna vez hubiese muerto!) la figura del chupasangres, aunque esta vez con un componente ligeramente distinto por aquello de la experimentación médica de por medio. Tricia Lee, su directora, ya probó suerte en el terror con “Silent Retreat”, acompañada por su guionista Corey Brown como en la presente. ¿Los resultados? Intrascendentes. Tampoco podemos tirar fuegos artificiales con “Blood Hunters”, tanto su cartel como su tráiler demuestran poca imaginación y unos medios bastante dudosos. ¿Qué coño es ese bicho que quiere chocarnos los cinco? No estamos hablando de Drácula, sin duda, el chupa-chupa le toca esta vez a unas criaturitas cuyo modus operandi se asemeja más al de un Alien™ que al del atormentado conde transilvano.

Drácula

El vampiro original

Drácula

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Drácula
Nuestro buen amigo Francesc Marí inicia con el Drácula de Tod Browning su particular periplo por algunos de los clásicos con más renombre de la Universal; un especial por el que desfilarán otros personajes imprescindibles como la Momia o el mismísimo Frankenstein.

Renfield es un abogado que viaja desde Inglaterra a lo más profundo de Transilvania para encontrarse con el Conde Drácula, sin embargo, en cuanto lo comunica a los habitantes de un pueblecito a mitad de camino, estos le aconsejan que no prosiga con su camino hasta la mañana siguiente, ya que las montañas esconden misterios que se rebelan durante la noche. En contra de los consejos, el abogado, que tiene interés por cerrar el negocio de la venta de una abadía en Londres y que no tiene miedo de las habladurías, sigue con el viaje y se encuentra con el Conde en su viejo castillo, un sitio abandonado y gobernado por la muerte. Tras unos primeros instantes un tanto incómodos, Renfield se pone al trabajo y le ofrece los papeles de la compra, pero, en mitad de ello se corta con una hoja de papel, y una pequeña herida en el dedo le empieza a sangrar, algo que lleva a Drácula y a sus esposas a perder el control, convirtiéndolo en algo más que un abogado, en su siervo.

Lo mejor: la enigmática mirada de Bela Lugosi.

Lo peor: Los años, que no pasan en balde.


Éramos pocos y llegaron los Aliens

¿Queda alguien por invitar a la fiesta?

Éramos pocos y llegaron los Aliens

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Éramos pocos y llegaron los Aliens

Tengo la sensación de que el director Robbie Pickering ha querido tocar tantos palos… tantos subgéneros, que, finalmente, se ha quedado a medio camino de prácticamente todo, ofreciéndole al espectador, en última instancia, una de las comedias juveniles-vampírica-zombi-alien-apocalíptica más caóticas y extrañas —en el sentido de que no hay por dónde cogerla— de los últimos tiempos.

La pequeña localidad de Dillford, famosa por su producción de una exitosa comida de dudoso origen a la que se conoce como “Riblet”, parece ser el ejemplo perfecto de cómo vampiros, humanos y muertos vivientes pueden convivir en una aparente paz y armonía. Sin embargo, una repentina invasión alienígena provocará que los cimientos de dicha sociedad se tambaleen con excesiva facilidad. El caos, el terror y la anarquía se apoderarán de Dillford. Vampiros, humanos y zombis lucharán por sus propios intereses; y tan solo la unión de un miembro de cada una de las “especies” podrá otorgarle a Dillford la oportunidad que se merece… o no.

Lo mejor: Si te lo tomas con filosofía... son 90 minutos justitos de comedia intrascendente.

Lo peor: Demasiado intrascendente y carente de gracia.


Night Kaleidoscope

Vampiros Vaporwave

Night Kaleidoscope

Fion es un investigador psíquico que ofreces sus capacidades a cualquiera que esté dispuesto a pagarlas. Sin embargo, sus habilidades agotan, debe tomar potentes drogas para inducir sus visiones. Tras una serie de brutales asesinatos en la ciudad, le encargan el caso a Fion, el cual, durante un trance psíquico, es testigo de uno de los crímenes: sensuales orgias de muerte donde se brinda con la sangre de las víctimas.

La Vaporwave es una corriente artística que ha emergido a principios de 2010. En lo musical contempla géneros de baile indie como cyberpunk, witchhouse y chillwave. A pesar de que hay mucha diversidad y ambigüedad en su actitud y mensaje, la Vaporwave puede ser tomada como una crítica y una parodia de la sociedad de consumo, cultura yuppie de los 90s y la New Age; elevando al cubo el concepto de “hortera” de, por ejemplo, anuncios de electrodomésticos o “fitness” de décadas pasadas.