vampiros

Hollyblood

Ni para adolescentes

Has filtrado por etiquetaa: vampiros

Yakuza Apocalypse

El rey del Asian Extreme ha vuelto

Yakuza Apocalypse

El jefe yakuza Kamiura es una leyenda. Se rumorea que es imposible de matar, pero esas leyendas ocultan la verdad: ¡él es un vampiro! Kageyama es uno de los más leales miembros de la banda de Kamiura, sin embargo, es menospreciado por los otros miembros del clan debido a su sensible piel, que le impide ser tatuado. Un día, un grupo de yakuzas extranjeros acaba con el jefe del clan desmembrándolo, pero con su último aliento, Kamiura transmite sus poderes a Kageyama, iniciando con este legado una espiral de venganza que podría poner en peligro la misma existencia humana.

No creo que a estas alturas, y en esta web, merezca la pena repasar la carrera y logros del maestro Takashi Miike (tenéis un par de ensayos publicados en castellano que estudian su figura con profundidad); a unos les gustará más su cine y a otros menos, pero nadie podrá negar su capacidad para crear cine espectáculo, unas veces más arriesgado y otras deliciosamente ridículo. Bien, parece que Miike vuelve con otra cinta descabellada de yakuzas, género que hasta cierto punto revolucionó con la trilogía “Dead or Alive”, “Gozu” y otras obras menores, pero igual de divertidas, como “Fudoh” o “Full Metal Yakuza”. Como no podía ser de otro modo, tendrá su estreno en España dentro del marco del festival de Sitges, el cual ya sabemos que rinde pleitesía absoluta y merecida al maestro nipón. ¿Y cómo es esto? Pues mezcle yakuzas, tatuajes místicos, samuráis, vampiros, ranas, súper héroes y humor pueril marca de la casa para fabricar una cinta de puro entretenimiento a la que la prensa especializada ya ha vapuleado ligeramente, tildándola de superficial.

El Espectáculo del Vampiro

El Circo llega a la ciudad

El Espectáculo del Vampiro

Richard Carl Laymon (1947-2001) fue un escritor estadounidense de novelas y relatos de terror. Nació en Chicago, Illinois y cuando era niño vivió en California. Recibió un título básico en Literatura Inglesa por la Willamette University de Oregón y un título superior de la Loyola University en Los Ángeles. Entre sus obras se encuentran más de sesenta relatos cortos y más de treinta novelas, muchas de las cuales fueron publicadas póstumamente en los Estados Unidos.

La mayor parte de su obra se encuadra dentro del género de terror. Richard Laymon es menos conocido en Norteamérica que en otros lugares, pues alcanzó gran parte de su éxito en Europa, especialmente en el Reino Unido. Su novela Flesh fue nominada a la Mejor Novela de Terror de 1988 por Science Fiction Chronicle y tanto Flesh como Funland fueron nominadas para el Premio Bram Stoker. Recibió este premio a título póstumo en el año 2001 por The Traveling Vampire Show.
Richard Laymon también publicó varias obras bajo el pseudónimo de Richard Kelly. Muchos destacados novelistas de terror como Stephen King y Dean Koontz, han elogiado la obra de Laymon y a principios del año 2009 Cemetery Dance Publications anunció el lanzamiento de una antología de homenaje titulada In Laymon´s Terms (editada por Kelly Laymon, Steve Gerlach y Richard Chizmar). Contiene relatos de numerosos autores en homenaje a Laymon y ha sido publicada en tres ediciones diferentes.

Preestreno de Lo que hacemos en las sombras

Sorteamos 5 entradas dobles para el preestreno

Preestreno de Lo que hacemos en las sombras

El rodaje de un documental en un nido de vampiros, en la ciudad de Wellington, nos hará partícipes de sus costumbres, de los pros y los contras de su existencia y de las dificultades que tienen para adaptarse al mundo actual. La llegada de un vampiro de nueva creación trastocará su mundo y seremos testigos de los violentos cambios que amenazarán su existencia.

Se trata, probablemente, de la mejor comedia de género de los últimos años. Me estoy refiriendo, obviamente, a What we do in the shadows, una pequeña y deliciosa producción llegada desde Nueva Zelanda, que tuvimos el placer de descubrir en la pasada edición del Festival de Sitges, y que muy pronto (el próximo viernes 3 de Julio) llegará a las salas de nuestro país. Tenemos 5 entradas dobles para el preestreno de Lo que hacemos en las sombras (título con el que se estrenará la película en España) que se celebrará el próximo jueves 2 de Julio en el cine Palafox de Madrid. Además también sorteamos dos camisetas exclusivas de la película. Y para no perder las buenas costumbres os lo ponemos lo más fácil que se nos ocurre: para conseguir una de las 5 entradas dobles o una camiseta tan solo tenéis que entrar en nuestro facebook, buscar la entrada correspondiente al concurso, y decirnos cuál es vuestra película de vampiros (no hace falta que sea una comedia) favorita. Así de fácil… Si lo preferís podéis escribirnos a nuestro correo info@almasoscuras.com. El próximo martes 30 de junio anunciaremos los ganadores. Suerte.

The Stranger

Él no vino en un barco

The Stranger

Peter ha crecido sin padre en una pequeña localidad canadiense. Pero su padre regresa y lo hace con una misión: acabar con su madre y cualquier persona que padezca la misma enfermedad que ella, todo por salvar a la humanidad de una plaga horrible que late en las mismas venas de Peter.

Creo que es pública mi aversión hacia Eli Roth, más bien mi rechazo al rollo de amante incondicional del cine de horror que se tira y los resultados tan poco convincentes de lo que suele tocar. Sin embargo, le reconozco su obsesión y dedicación absoluta para nuestro querido género, porque por mucho que “Hostel” sea un poco bodrio y “The Green Inferno” desmerezca el cine que dice homenajear, el bueno de Roth siempre anda o produciendo películas de terror o promocionando espectáculos relativos o dirigiendo sus propias chorradas. Dicen que, muy amigo de sus amigos, produce junto a Nicolás López (el pajillero, según sus propias palabras, que dirigió la pajillera “Aftershock”) la película de su colega Guillermo Amoedo. Precisamente los tres escriben las dos últimas cintas de Roth: “The Green Inferno” y “Knock Knock”, de la cual muchos hablan pestes por lo tonta que es su historia. Ya sabéis como se las gasta Roth y sus muchachos, son “enfants terribles” del cine de terror, irreverentes, osados, atrevidos y muy sexuales en sus prácticas cinematográficas… ¡Ejem! Un servidor cree que hay que exigirles un poco más a estos señores.

Lifeforce, Fuerza Vital

Los vampiros del espacio

Lifeforce, Fuerza Vital

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Lifeforce, Fuerza Vital

Tobe Hooper siempre ha sido un director criticado, que se ha ganado muchos odios entre los fans del terror, y por diversos motivos. Unos critican su irregularidad, que le hacía entregar grandes títulos un año y productos olvidables el siguiente. Otros muchos un palpable deterioro de su inspiración, que le lleva a no conseguir acabar ninguna película digna de recuerdo desde finales de los ochenta. Pero la mayoría no le perdona por haber ridiculizado su primera y definitoria La matanza de Texas con su secuela doce años más tarde, en la que se huye de la seriedad de la seminal primera parte para ridiculizar todo horror presente con humor y música desenfadada.

Tanto si se concuerda como si no con esta visión de Hooper, la película que nos ocupa se rodó precisamente justo antes en ese lejano 1986, y qué sorpresa, también cosechó de todo menos unanimidad. Lifeforce, Fuerza Vital fue producida por el grupo Cannon, los estudios de los judíos Golan y Globus, expertos en entretenimiento rápido, barato y eficiente, que auspiciaron productos tan cutres pero entrañables en los 80 como las sagas de Delta Force y El guerrero americano, aparte de otros sueltos de la solera de Cobra o Contacto Sangriento. En esta ocasión se cuidaron más de lo habitual los valores de producción, y es que los efectos especiales de Lifeforce aguantan increíblemente bien el paso del tiempo, mejor que muchas otras películas de la época con más presupuesto detrás. El punto de partida era una novela de ciencia ficción del reputado escritor y filósofo británico Colin Wilson, novela que se intentó respetar al máximo.

Lo mejor: Efectos especiales e imaginería. Actores solventes en vez de caras bonitas inexpresivas.

Lo peor: Ridiculez por momentos. Diálogo inapropiado para ciertas escenas


Call Girl of Cthulhu

A Lovecraft le sale caspa

Call Girl of Cthulhu

Artist Carter desea, desesperadamente, perder su virginidad, pero sólo si encuentra a la persona adecuada. Cree que ha encontrado a la persona adecuada en Riley, una chica marcada con una extraña marca de nacimiento en sus posaderas. Los sueños de amor de Carter pronto se desvanecen, ya que varios miembros del culto de adoración a Cthulhu ven en la marca de nacimiento de Riley una señal de que la muchacha está destinada a convertirse en la novia de Cthulhu y dar a luz a su hijo. Ahora todo está en manos de Carter quien, ayudado por Edna Curwen y Squid, deberá encontrar la manera de detener el culto de Cthulhu.

No me considero un gran conocedor ni un gran aficionado a la obra de H. P. Lovecraft, aunque he leído algunos de sus libros (pocos), y por lo tanto no sé muy bien qué opinarán de una película como Call Girl of Cthulhu aquellos que de verdad seais auténticos fans del genio de Providence. Esos mismos fans que todavía estáis esperando la adaptación definitiva de alguna de las obras cumbres de Lovecraft (siempre he oído decir que la obra de Lovecraft, casi por tradición, ha sido más bien maltratada por el séptimo arte). En cualquier caso Call Girl of Cthulhu no pretende engañar a nadie: lo suyo es puro exploit repleto de tentáculos, mutilaciones, culos tatuados, tetas-monstruo y gore desquiciado. La página que la película tiene dedicada en la Wikipedia lo deja bien claro: “Una película probremente inspirada en la obra de Lovecraft”. Un entretenimiento cercano a la serie Z que fue recibido, por algunas páginas web especializadas en el género, como una de las mejores contribución del terror independiente al extinto 2014. Yo me apunto antes a Call Girl of Cthulhu que al remake de Poltergeist.