violencia

Gunpowder Milkshake

Hostias, tiros y estrógenos.

Has filtrado por etiquetaa: violencia

Gunpowder Milkshake

Hostias, tiros y estrógenos.

Gunpowder Milkshake

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Gunpowder Milkshake

Kill Bill, de la que sin duda alguna es deudora la que nos ocupa, dejó muy claro que el cine de acción podía ser igual de efectivo y frenético protagonizado por una mujer. Luc Besson es también otro realizador empeñado en sofisticar la acción agregando bellísimas actrices a la fórmula. Los ángeles de charlie, Aeon Flux, Terminator II, Aliens o Los juegos del hambre, por mencionar a vuelapluma películas con potentes heroínas, demuestran que se puede dar muchos golpes sin renunciar a un buen tacón o carecer de un bíceps como una pata de jamón de jabugo. Gunpowder Milkshake, por tanto, no inventa el hilo negro; ni su argumento ni su irreverencia puede sorprendernos, pero el resultado logra saltar lo suficientemente alto en varios aspectos para merecer nuestra atención y algún que otro aplauso.

Eva (Karen Gillan) es la segunda generación de mujeres asesinas que emplea una misteriosa organización llamada la firma. Su madre (Lena Headey) fue una excelente sicario hasta que un día desapareció y borró todo su rastro. Quince años después la familia se reencuentra, cuando Eva se mete en dos líos peliagudos: Ha asesinado en una refriega al hijo de un mafioso rival y para salvar a una niña de ocho años ha echado a perder una lucrativa misión. Ahora perseguidas por todos, buscan el apoyo de antiguas compañera del hampa. La noche será larga y el número de muertos incontable.

Lo mejor: Sus frenéticas escenas de acción y su estilizadísimo empaque

Lo peor: No sacar partido de Paul Giamatti y tener un guion demasiado simple que no logra emocionar.


Hosts

Last christmas

Hosts

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Hosts

Dos géneros: el de posesiones y el home invasion (o invasiones domésticas), van de la mano en Hosts, película de Reino unido que, pese a no tener una nota alta (podríamos haberla suspendido perfectamente) contiene ese algo especial que nos invita a hablar de ella con detalle y a recomendar su visionado; aún a sabiendas de que a la mayoría de vosotros os va a dejar fríos.

Una pareja joven es invitada por los vecinos a pasar la nochevieja con su ellos y sus hijos. Un poco antes de salir de casa son poseídos por una misteriosa entidad y acuden a la cena habitados por estos demonios y con ganas de hacer, de esa celebración, una fiesta inolvidable, donde en lugar del champán lo que correrá a raudales será la sangre.

Lo mejor: Una secuencia que quita el hipo y otra que casi.

Lo peor: Entre esas dos escenas hay un puente colgante que casi toca fondo.


Possessor

Juntos pero no revueltos

Possessor

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Possessor

Desde luego, de casta le viene al galgo. Brandon Cronenberg no ha buscado lejos referencias para hacer su cine. Su anterior título (antiviral) y éste, que le ha otorgado el aplauso de la crítica y el público especializado en fantástico, parecen una prolongación del trabajo que en este género hacía su padre antes de saltar a terrenos mucho más autorales. Le ha venido de perlas que su progenitor aparcara, con “eXistenZ”, su exploración de la fantasía. Así evita en gran medida otra frase hecha: “Las comparaciones son odiosas”. Cronenberg ha apostado a lo grande y ha construido en su segunda película una cinta cien por cien adulta, donde la violencia, el sexo y las decisiones autorales la hacen merecedora por goleada de la calificación R en la industria americana. En Sitges se hizo con los dos premios gordos: a la dirección y a la mejor película. Dos galardones que se suman a infinidad de nominaciones y premios de otros certámenes, alguno de ellos incluso de cine “Convencional”.

Una corporación utiliza un revolucionario método para invadir, de forma silenciosa, la mente de otras personas con fines de espionaje empresarial. Estas particulares posesiones son empleadas para cometer crímenes sin aparente conexión con los intereses comerciales que se esconden detrás. Pilotar estos cuerpos ocupados no es nada fácil: los moradores se manchan con el subconsciente de sus víctimas. Regresan a sus cuerpos confusos, afectados por pensamientos y recuerdos que no son suyos. Tasya (Andrea Riseborough) es una de las agentes más eficaces, aunque sus constantes invasiones de otros ya empiezan a hacerle mella. En su nueva misión ha de ocupar el cuerpo de Colin (Christopher Abbott), novio de la hija del presidente de la competencia (Sean Bean), para descabezar a esa empresa asesinando a su futuro suegro y después borrar sus pasos induciendo a este cuerpo al suicidio. Lo que en ese momento desconoce es que el joven tiene la mente más desordenada que ella y que la fusión de ambos va a desencadenar un descontrol de funestas consecuencias y toda una pelea de ambas personalidades para controlar ese cuerpo.

Lo mejor: Seria, cruel, explícita, sin concesiones y con factura e interpretaciones muy buenas.

Lo peor: El conjunto es frio y su conclusión confusa.


Run hide fight

Placer morboso

Run hide fight

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Run hide fight

“Obscena”, “oportunismo repugnante”, “fascista”, “reprobable”, “carroñera”, “acción pornográfica”… La crítica del festival de Venecia se lo pasó bomba buscando los peores adjetivos para calificar este desmadre de violencia de gusto muy, pero que muy, cuestionable que supone “Run hide fight”. Un espectáculo frenético en la línea de “La jungla de cristal” en la que la heroína es una estudiante de instituto, y los malos de turno unos alumnos armados hasta los dientes que han prestado atención a las clases de química. La polémica estaba servida, la prensa vomitaba respecto al mal gusto de esta idea y el público salía entretenidísimo de haber pasado ciento y pico minutos en tensión.

A Zoe se le ha muerto su madre. Está triste y negativa respecto a todo y a todos. Su padre (Thomas Jane), exmilitar recuperado de estrés postraumático, trata de reconectar con ella enseñándole a cazar y a ser autosuficiente. Su mejor amigo (Olly Sholotan) quiere poder confesarle cuánto le gusta antes de que las universidades les alejen. Su único consuelo es recrear a su madre mentalmente y poder seguir dialogando con ella. A pocos días del baile de fin de curso, justo en la fecha en el que las bromas son algo común tanto en pasillos como en aulas, un grupo de alumnos armados irrumpen en la cafetería y comienzan un plan para cometer una autentica masacre. El secuestro se inicia justo cuando Zoe estaba en el baño, lo que la permite plantar cara a los asesinos y procurar que el número de bajas sea el menor posible.

Lo mejor: Tan atrapante que te rindes ante ella.

Lo peor: Es de tan mal gusto hacer una cinta de acción de este tema sin tener ninguna intención real de abordar esta problemática.


Ensalada Baudelaire

Funny water games

Ensalada Baudelaire

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Ensalada Baudelaire

Hoy vamos a repasar una de esas cintas cuya baja calidad (su rodaje es muy discreto y alguna de sus interpretaciones dejan mucho que desear) eclipsaron en su momento sus interesantes virtudes que, ahora vistas en la distancia, nos recuerdan a grandes cintas posteriores consideradas de culto por la gran mayoría de nosotros. Imposible no pensar en Funny games de Haneke o en Calma total, con las que comparte no pocas coincidencias.

Ensalada Baudelaire” presenta a un matrimonio burgues, perfecto en apariencia pero tocado y hundido por el tedio y la falta de comunicación. Él (Xabier Elorriaga) abrumado por los problemas que suscita mantener su patrimonio industrial en plena productividad y desesperado por el deseo que le produce su sexualmente esquiva esposa. Un deseo que se sacia a duras penas fotografiándola desnuda mientras duerme y fantaseando con tener encuentros con las desconocidas que se cruzan ante sus ojos.

Ella, Marina Langner, prisionera de su estatus de vida. Casada con alguien por quien ya no siente deseo y lo mismo nunca llegó a sentirlo, pero que mantiene a golpe de talón su carísimo tren de vida. Su mejor aliado es un enorme perro negro al que malcría como a un hijo asqueada, imagino yo, por la idea de ser fecundada por su lánguido esposo.

Con este panorama la pareja sale a pasar el fin de semana en su yate en compañía de otro matrimonio que les deja plantados en el último momento. Aburridos y sin apenas hablarse, cualquier excusa es buena para rodearse de otras personas. Primero asistiendo a un cóctel en el barco de unos conocidos (donde la charla de dos mariquitas cotillas de alta alcurnia y baja catadura moral terminarán de presentarnos a los personajes). Después, invitando a una pareja en un patín de playa a subir a tomarse una copa. Cuando los invitados se pongan cómodos descubrirán lo peligroso que va ha resultar conseguir que se vayan. El fin de semana se transformará en pesadilla cuando queden bajo el control de estos visitantes. El que lleva la voz cantante, que hablando de cantantes interpreta Lorenzo Santamaría, someterá al matrimonio a una noche de juegos vejatorios y torturas.

Lo mejor: La humillante tortura que nos encanta y que sirve para hablar de más cositas...

Lo peor: malos actores y un rodaje muy torpe


Sardú

El teatro macabro

Sardú

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Sardú

“Sardú”, dirigida por Joel M. Reed y conocida también como “Blood Sucking Freaks” y “The Incredible Torture Show” fue la primera película distribuida por la ya mítica Troma, una obra altamente morbosa y misogina pero mal rodada que no pasó desapercibida para la asociación “Women Against Pornography” quienes con sus continuas presiones impidieron que la cinta se proyectase en salas comerciales de Estados Unidos.

Sardú (O’Brien) es el maestro de ceremonias del Teatro Macabro, en el cual él se dedica a asesinar personas en público, haciéndolo parecer como parte de su acto.

Estamos ante el remake de “The Wizard of Gore” de Herschell Gordon Lewis (1970), y a la que no are más alusiones porque jamás he visto.

Lo mejor: Carnaza y violencia

Lo peor: Las actuaciones (pero poco importa)