violencia

Gunpowder Milkshake

Hostias, tiros y estrógenos.

Has filtrado por etiquetaa: violencia

King of the Pigs

El arte de destrozar la infancia

King of the Pigs

Ver ficha completa

  • Título original: King of the Pigs
  • Nacionalidad: Corea del Sur | Año: 2011
  • Director: Yeun Sang-ho
  • Guión: Yeun Sang-ho
  • Intérpretes: Animación
  • Argumento: Kyung-Min y Jong-Suk sufren, a diario, las humillaciones y agresiones de sus compañeros de clase. La llegada de un nuevo alumno lo cambiará todo...

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

King of the Pigs

Por dónde empezar…

Sobre una mesa yace el cadáver de una mujer. En su cuello muestra marcas de haber sido estrangulada. Sus ojos conservan el horror de los momentos finales. A pocos metros, en una ducha, un hombre desnudo llora entre el vapor y el agua. Cerca de allí un aspirante a escritor vuelca toda su ira sobre su esposa y, escudándose en una inexistente infidelidad, le propina una brutal paliza…

Estos son los primeros minutos de un una cinta profundamente perturbadora, dura y dramática. Una historia de terror real ubicada en el momento de la vida donde somos más vulnerables: la infancia. De sus triunfos y sus naufragios está construida nuestra personalidad adulta. De acontecimientos nimios o peregrinos para la mayoría, e imborrables y constantes para sus protagonistas.

Lo mejor: La escena de los pantalones "Guess" te dejará el corazón encogido. El guión es brutal.

Lo peor: Lo que cuenta tiene poco de ficción. Puede que su apuesta estética no guste.


Tráiganme la cabeza de la mujer metralleta

Curvas, cuero y metralletas

Tráiganme la cabeza de la mujer metralleta

Un poderoso mafioso argentino utiliza todos los medios para detener a la mujer que lo quiere matar, una sensual mercenaria conocida como “la mujer metralleta”. La exorbitante suma de dinero que ofrece por la cabeza de la mujer pone en movimiento a un ejército de sicarios. Y también, por accidente, a un ingenuo DJ llamado Santiago, un joven común que deberá armarse de cojones para sobrevivir al bajo mundo y sobre todo, a la sanguinaria e irresistible Mujer Metralleta.

Ernesto Díaz Espinosa debutó en 2006 con Kiltro, considerada la primera película de artes marciales de nacionalidad chilena, país de orígen del joven director y guionista. Un año más tarde estrenaría Mirageman, de nuevo contando con Marko Zaror en el papel protagonista (fue también el protagonista de Kiltro) y acometiendo una historia que mezclaba nuevamente las artes marciales con el género de superhéroes. Le seguiría Mandrill dos años más tarde, en 2009, nuevamente con Marko Zaror - erigido por méritos propios en actor fetiche del director chileno – en esta ocasión interpretando a un sofisticado agente secreto más cercano al perfil exploit de Filnt, Agente Secreto que a James Bond.

Dust Up

La vida en el desierto es muy dura

Dust Up

Un vigilante con un solo ojo y un oscuro pasado está dispuesto a cambiar su vida, y para lograrlo es imprescindible dar un primer paso: cambiar su ametralladora para una esterilla de yoga. Pero cuando se encuentra con una joven y hermosa madre envuelta en un grave problema con el capo de una banda de traficantes de droga caníbales, se dará cuenta de que su destino seguirá siendo el de impartir justicia. Asociado con un nativo americano de lengua suelta, nuestros héroes se enzarzarán en la pelea macarra del siglo.

“Es como si los hermanos Coen y Quentin Tarantino hubieran colaborado, mano a mano, en un guión dirigido por el Oliver Stone de Natural Born Killers”. No se me ocurre un mejor piropo para este Dust Up, un exploit de aires setenteros escrito y dirigido por Ward Roberts y protagonizado por Amber Benson, a la que supongo que los aficionados a la popular serie Buffy La Cazavampiros recordaréis por interpretar el papel de Tara Maclay.

El hombre sin pasado

Visitando las cumbres del thriller surcoreano

El hombre sin pasado

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

El hombre sin pasado

Las películas sobre justicieros y los thrillers surcoreanos son dos de mis debilidades. Si unimos ambas, raro es que, como mínimo, no me lo pase bien. En los últimos años hemos tenido algunos gloriosos ejemplos de dicha combinación. Ahí están Old Boy (2003) o I Saw the Devil (2010) para corroborarlo. En mi opinión, también las mejores películas, no solo de su temática y país, sino del conjunto de sus respectivos años de producción. Pues bien, aunque su fecha de estreno en Corea del Sur fuese en agosto del 2010, en España no tuvo distribución en cines hasta el 14 de Mayo de este 2012. Y eso que tuvimos relativa suerte al conocer estreno en cines de forma tan limitada que parecía un truco de magia. Sea como fuere, El hombre sin pasado, más conocida allende nuestras fronteras con el título en ingles, The Man From Nowhere, es otro de esos bombazos surcoreanos que nos llegan de vez en cuando y construye su particular cumbre del thriller poético-vengativo. En este caso, la cima no es tan alta como la de las citadas Old Boy y I Saw the Devil, pues esas cimas son tan elevadas que da vértigo. Aún así, entendiendo que estamos ante un producto mucho más comercial y abierto a concesiones, se puede decir que, a falta de dos meses para terminar el año, casi seguro ocupará un lugar importante en mi top cinco.

El hombre sin pasado ha batido records de taquilla en su país. Coronada durante cinco semanas como número uno, su estreno llevó a casi ochocientos mil espectadores a las salas, para finalizar su recorrido con más de seis millones de tickets vendidos. Además, ha sido premiada en numerosos festivales asiáticos, incluyendo los Premios del Cine Coreano (los Oscar o los Goya de allí, vaya) en los que se llevó la mayoría de los galardones.

Lo mejor: Dirección, fotografía, banda sonora, montaje, interpretaciones…prácticamente todo encaja a la perfección.

Lo peor: Como suele ocurrir en el cine oriental, algunas escenas se alargan más de la cuenta. Parece que si una película no alcanza las dos horas supone una deshonra para el país o algo similar…


Dredd 3D

Juez, jurado, verdugo. Y ahora va en serio.

Dredd 3D

¿Recordáis aquella película protagonizada por Sylvester Stallone? Corría el año 1995 (¡Dios mío, han pasado 17 años! ¡Disfrutad de la vida, que es corta!), y el action-hero italoamericano se puso el traje del Juez Dredd en una superproducción de 90 millones de dólares de la época, recibiendo palos por todos los frentes. Y con palos me refiero a que la crítica la masacró y el público la condenó a un fiasco relativo (113 millones recaudados alrededor del mundo) y al olvido prematuro debido a los pocos aplausos recibidos. Muchos fans se sintieron insultados, y su director, Danny Cannon, tras esta y la horripilante Aún se lo que hicisteis el último verano (1998) se vio condenado a no tener página en Wikipedia. ¿Malos augurios para el personaje en el cine, verdad?

Tampoco hay que ser tan exagerados. Si bien es cierto que la película no gustó y decepcionó a mucha gente, en lo que a mí respecta, aunque sea mala, nunca me ha parecido aburrida. Al contrario, si no fuera por la irritante presencia del siempre irritante payaso Rob Schneider sería un entretenimiento bastante digno. La opinión variaría, para mal, analizándola como adaptación.

El caso es que, aunque haya tenido que pasar más de una década, en Hollywood han visto de nuevo el potencial al legendario juez, jurado y ejecutor creado en 1977 para el mundo del cómic por el guionista John Wagner y el dibujante Carlos Ezquerra. Así, en septiembre (España el 7 y USA el 21) llegará a los cines Dredd 3D, un reboot con equipo completamente renovado, en el que tenemos tras las cámaras a Pete Travis, del que conocemos poca cosa, aunque no le fue del todo mal con el thriller En el punto de mira (2008). En el reparto, el Juez lo interpretará esta vez Karl Urban, visto como protagonista en El guía del desfiladero (2007) o de secundario en Red (2010) o El sicario de Dios (2011), al que acompañan, en el lado de los buenos Olvia Thirlby (la Juez Anderson), y en el de los malos Lena Heady (Ma-Ma).

The Aggression Scale

99 sobre 100 en la escala de agresión

The Aggression Scale

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

The Aggression Scale

¡Bang, bang, bang… y bang! Primer gran acierto de The Aggression Scale: arrancar como debería arrancar todo buen thriller que se precie…, con una patada en plena boca del estómago.

Cuatro matones a sueldo cumplen el encargo de un mafioso recién salido de prisión. Y dicho encargo no es otro que el de eliminar, de manera ruidosa y sangrienta, a todo aquél desgraciado que, durante su estancia en la trena, haya osado meter mano en su dinero.

Durante los primeros quince minutos de The Aggression Scale somos testigos de los brutales métodos de estos cuatro jinetes del apocalipsis que, en el transcurso de su misión, no dudan en aniquilar tanto a sus objetivos principales (los capullos a los que un buen día se les ocurrió que robar a un peligroso mafioso era una gran idea), como a sus amigos, familiares, o a cualquier desdichado que se cruce por su camino. No dejan títere con cabeza…

Tras el chute de adrenalina inicial, Steven C. Miller (Automaton Transfusion) acierta de nuevo al tranquilizar, por unos instantes, al caballo desbocado, e introducir la subtrama de una familia que se muda a un típico barrio residencial bajo la oposición de una hija mayor que ve con muy malos ojos el traslado, y la aparente desidia de un hijo adolescente que parece (sólo lo parece) aquejado de autismo.

Lo mejor: Para amantes del thriller sólido, seco y violento.