Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Teddy

Teddy

El Inadaptado-lobo

Teddy

Ver ficha completa

  • Título original: Teddy
  • Nacionalidad: Francia | Año: 2020
  • Director: Ludovic Boukherma Zoran Boukherma
  • Guión: Ludovic Boukherma Zoran Boukherma
  • Intérpretes: Anthony Bajon, Ludovic Torrent, Christine Gautier, Noémie Lvovsky
  • Argumento: Teddy es un inadaptado. Teddy quiere cambiar. Teddy ha sido mordido por un lobo. Teddy va a cambiar.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Teddy

Comentaba en twitter al salir del cine de ver “Teddy” que podía ser, al género de licantropos, lo que “Déjame entrar” al de vampiros, o lo que supone “Thelma” al de los poderes mentales. Esta cinta francesa, rodada con una textura y naturalismo propio del cine social británico, es una película sorprendente que, pese a seguir la senda muy manida que suelen trazar estas historias de personajes que mutan a la luz de la luna, hace el recorrido de forma que parezca un trayecto nuevo.

Nadie en el pueblo apuesta un duro por el joven Teddy. Su actitud chulesca, su familia un tanto disfuncional (vive con sus tíos en una cochambre), y el rechazo de los jóvenes de su edad, compañeros de instituto hasta que decidió dejar los estudios, han tatuado en su frente la palabra fracaso. Pero el chaval aún se aferra con uñas y dientes a tirar para adelante. Trabaja en una casa de masajes y estética, donde hace oídos sordos a los insultos de los clientes y a las insinuaciones sexuales de su jefa, y mantiene una relación con una chica bien, con la que sueña una vida tranquila ignorando las malas caras de sus futuros suegros. Una noche Teddy es atacado por el lobo que ha estado causando estragos en la región. A partir de ese momento una pequeña sucesión de cambios en el joven amenazarán sus planes de futuro.

Secuencia inicial

Teddy puede encajar perfectamente en lo que se etiqueta como “Comimg-of-age”: historias del paso de la adolescencia a la vida adulta. En ese aspecto este chaval-lobo se puede emparentar con títulos como “Raw”, la mencionada “Thelma” o la muchacha, también licántropo, de “Cuando despierta la bestia” (Otro film atípico en la línea de “Déjame entrar”). La transformación interior de su protagonista es muy real. Su actor , Anthony Bajon entra en un registro cercano al de los primeros compases de “El creyente”, película con la que se ganó el premio al mejor actor en 2018 en la Berlinale. Un adolescente al que le han tocado malas cartas y se encuentra descentrado, buscando un sitio donde encaje su energía y se incentiven sus virtudes. Varía con respecto a ese título en que Teddy llega plagado de humor irreverente en sus primeros compases, que va dibujando, poco a poco, a un personaje sensible parapetado tras una chulesca coraza. En su afán por salir del castrante destino que todos parecen intuir, Teddy se dejará la piel. Una piel que irá experimentando desagradables cambios que también reman el título a las orillas del body horror.

Poco a poco, toda la reflexión sobre el encasillamiento y lo complejo que es, en la sociedad actual, salir de él y reivindicar la diferencia (si es que alguna vez fue fácil), da paso al cine de terror. La licantropía no hace más que agitar la cuerda en la que camina, como un funambulista, Teddy. Sus decepciones se pueden tornar letales para el resto del pueblo (También hay mucho de Carrie en esta bestia) cuando despierte el lobo que lleva dentro. Es una pena que no hubiese demasiado presupuesto para la parte más lúdica de este film. Como en la brasileña “As boas maneiras”, la criatura hubiera merecido más metraje y mejores efectos especiales; en este caso, como en aquel, un brillante guion juega en favor del título para que no importe demasiado ese aspecto del monstruo, aunque como amantes del terror hubiera sido épico si ese cuarto final de cinta hubiera sido más explícito.

El buen ojo de su tandem de directores: Ludovic Boukherma y Zoran Boukherma, y la acertada mezcla de ternura, crítica social, humor y terror, otorgaron a Teddy el premio de la crítica del Festival de Sitges. Todo un logro pues, como os venimos diciendo este maldito 2020, el listón estaba muy alto. Merece distribución en España… crucemos los dedos para que así sea.

Teddy
Teddy
Teddy

Lo mejor: Su suave transición de lo real al terror atrapa. Es una interesante metáfora de lo complicado que es librarse de las etiquetas sociales.

Lo peor: Le faltó presupuesto a su traca final.


Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.