Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Terrifier

Terrifier

Un mal sueño con Art

Terrifier Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Terrifier
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: Damien Leone
  • Guión: Damien Leone
  • Intérpretes: Jenna Kanell, Catherine Corcoran, Margaret Reed
  • Argumento: Un payaso psicótico acaba con todo aquel que se ponga por delante.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Terrifier_Interior_zpshalvjpqj.jpg

Dawn y Tara son dos atractivas jóvenes que vuelven a casa después de correrse una tremenda juerga en Halloween. Su camino será interceptado por un maniaco disfrazado de payaso, conocido como “Art” sin saber muy bien por qué, pues jamás ha emitido una palabra. Ambas mujeres serán perseguidas hasta un almacén abandonado donde todo aquel que intente ayudarlas será vilmente asesinado por ese psicópata cabrón de rostro pintado.

El género slasher, concretamente en su vertiente más gore y cafre, ¿necesita de una auténtica trama que revista sus costillas o, por el contrario, a estas alturas de la película debería ceñirse a sus elementos básicos con toda la saña de una sociedad occidental degenerada y corrupta por las décadas de estabilidad? “Terrifier” pone semejante cuestión sobre la palestra con su clara llamada al sadismo ancestral que principalmente el hombre alberga, me refiero en concreto al macho de nuestra especie, y a veces deja volar, no se sabe con qué intención, a través de productos de entretenimiento brutales y llenos de aberraciones sin mucho sentido o análisis detrás. La sofisticación de la fórmula, guiada en cierta manera por la saga “SAW” y rubricada por “Hostel” o “The Human Centipede”, dio sus mejores frutos la década pasada, cristalizando en una vertiente tan denostada como apreciada: el “torture porn”.

Cintas que basaban su razón de ser en la vejación de sus protagonistas sin una especial motivación para los perpetradores de la barbarie. Asumamos que el cine de terror ha sacado siempre rédito del sufrimiento ajeno, ¿he oído “Guinea Pig” en la sala? Una reducción al absurdo podría sintetizar el género como una serie de secuencias de sufrimiento humano servidas de variadas formas para saciar los apetitos más oscuros del espectador. Pero seamos sinceros, disfrutar con las desgracias ajenas es un placer que se acaba pronto y tiene unos fecha de caducidad marcada por el límite de la empatía, ese Pepito Grillo que afortunadamente nos salva de ser meros monstruos sin conciencia. Entonces, ¿qué tiene de interesante asistir a hora y media de los desvaríos macabros de un payaso cuyo único objetivo en pantalla es el de asesinar a todo el que se ponga por delante?

Ciertas “normas” no escritas del slasher al uso son pasadas por alto con una alegría que nos sitúa en otro terreno más cateto, que el asesino de turno utilice armas de fuego como por arte de birlibirloque sería uno de estos “pecadillos”. Razones que justifican mis dudas siquiera de catalogarla como slasher, “Terrifier” no apela más que a la fascinación y el morbo que siente la humanidad, creo que de nuevo la mayoría que mea de pie, por ver criaturas indefensas siendo martirizadas hasta dar con sus huesos en la tumba. El protagonista de esta cinta intenta convertirse en un nuevo icono del cine de género, su siniestra estampa es el motivo de la canonización, antes que el proceso natural que sufrieran villanos más parlanchines y maniqueos. Aquí el mal no existe como tal, pues la violencia se ha descarnado hasta el tuétano, prescindiendo de un armazón argumental que sostenga la existencia de Art el payaso, el asesino que mata con absoluta naturalidad y profesionalidad a lo largo de todo el metraje, hasta el último suspiro. ¿Es un loco, es una entidad sobrenatural, es la vileza adoptando forma física? Su silencio es la mejor respuesta, su verdadera arma para provocar el terror.

Ya conocemos a nuestro anfitrión gracias al cortometraje homónimo que llamase nuestra atención allá por 2011, gracias al trabajo de subtitulado de nuestro añorado Eddie Lamorgue. Posteriormente su creador, Damien Leone, lo utilizaba como hilo conductor de una antología de historias pensadas para Halloween, pues la relación entre el payaso y esta festividad parece ya indisoluble. Pasado el tiempo, y un proyecto fracasado como fue la casposa “Frankenstein vs The Mummy”, Leone vuelve a la carga con su más famosa creación. Retoma el nihilismo de su cortometraje, superior con creces para un servidor, y nos regala hora y media de persecuciones agónicas, torturas infames y salvajismo exagerado, tanto que casi roza lo cómico en algún segmento, por mucho que una escena concreta me haya encogido el estómago como hacía tiempo.

Esta vez Art el payaso adquiere más protagonismo si cabe que sus propias víctimas, posicionándose en primer plano de esta manera forzada que os comentaba anteriormente. Es decir, Leone no quiere perder el tiempo con las presentaciones o rellenos del slasher clásico, quiere presentar el nivel de locura al que puede llegar un verdadero psicópata dentro de un viejo almacén. Armado con su bolsa negra llena de objetos afilados, Art es interpretado en esta ocasión por David Howard Thorton, al que hay que darle muchísimo crédito en su primer papel de peso, pues sus poses y gestos de maniaco refuerzan el diseño artístico de su personaje, un payaso aficionado al mimo que realmente asusta. Es Art quien capta la atención del espectador, y aquí más que el morbo funciona el horror de ver semejante ser enfermizo ejecutar pantomimas y crueldades con la deshumanización del siglo XXI. El resto de siluetas que pululan alrededor del payaso maquillado de estricto blanco y negro, salido de alguna pesadilla expresionista, no son más que figuras de cartón para ser desgarradas en pedazos por la absoluta falta de conciencia de nuestro anfitrión.

Como conejitos enfrentados a las luces de un todoterreno, quedamos congelados ante la mugrienta películas que nosotros mismos, dato revelador, hemos decidió ver. Igual que cuando íbamos al video club a alquilar la mayor burrada a nuestro alcance, ¿quién no ha sentido cierta fascinación culpable ante la portada de “Holocausto Caníbal”?, la pulsación adolescente se apodera de nuestras neuronas para esta sesión “grindhouse” que, reconozcámoslo, sin la presencia de Art quedaría en evidencia por un acabado técnico y artístico de todo a cien.
Cierto que Damien ha buscado una estética visual muy concreta, acudiendo al granulado de finales de los setenta para incrementar la sensación de profanación que emana de “Terrifier”, pero también es cierto que el filtro queda bastante artificial, aludiendo a una autoconsciencia que resta muchos enteros a la experiencia. Pues ante todo, el espectador debe saber que se enfrenta a una sesión pura y dura de Gran Guiñol, no a una cita con expertos en narración interactiva. La pasividad supone aquí un buen recurso para hacer más llevadera esa ausencia de hilos argumentales, suponiendo un coñazo entre payasada y payasada.

Por supuesto el gore es la mejor herramienta de Art, que corta mujeres por la mitad y decapita a hombres del doble de peso con la facilidad que le da su origen sobrenatural. Pues, y la verdad que me parece un acierto, el payaso de marras no parece de este mundo, como así deja entrever un final abierto donde indefectiblemente se preludian nuevas felonías de este demente. Volviendo a los efectos especiales, hablamos de una tanda artesanal muy bien ejecutada, incluso con limitaciones económicas y formales que hacen de algún crimen una chapuza. Es decir, Leone se obsesiona con mostrar todo lo que esté a su alcance, así ciertos planos se le han ido de las manos y enseña más de la cuenta, descubriendo los hilos del marionetista. Con todo, su ensañamiento con la cámara se traduce en el fortalecimiento de la aureola psicótica de Art, esa capacidad de hipnotizar a los estudiosos del horror.

Como conclusión entiendo que “Terrifier” gustará antes a los más jóvenes que a los que andamos un poco curtidos en mil batallas. Como decía, si se trata de ver quién alquila la mayor burrada en el video club del barrio, actualmente el largometraje de Damien Leone tiene pocos competidores del mismo pelaje a su alrededor. Por la tanto, la única vía de elección deja a esta cinta en un puesto ideal, en el top de cintas alquiladas bajo cuerda. Sin embargo a poco que el espectador busque algo más que “muerte y tortura”, la decepción será mayúscula, teniendo que acogerse a la mínima atmósfera que se consigue con éxito, cortesía de un payaso que deja a Pennywise a la altura del betún. De hecho, poniéndonos más serios, “The Orphan Killer” me parece mejor estructurada y más respetuosa con lo que debería suponer la vieja escuela del slasher, por poner un ejemplo cercano de características similares.

Imágenes de la película

 photo Terrifier_1_zpsden9haxq.jpg

 photo Terrifier_2_zps1zdj6t90.jpg

 photo Terrifier_3_zpss2r3xr9f.jpg

Lo mejor: Art the clown.

Lo peor: Los actores amateurs que acompañan a nuestro villano.

Vuestros comentarios

1. abr 2, 09:37 | Draghann

Art es toda la película y fuera de ahí hay muy poco que salvar. En todo caso, mejor de lo que esperaba porque cuando me puse a verla creí estar ante un producto muy pero que muy menor (casi rozando lo z) por esa estética tan sucia de la que habla Bob. Si sabes a lo que te enfrentas puede llegar a ser entretenida pese a su enorme cantidad de fallos…

Un saludo!

2. abr 3, 04:38 | Vael

La verdad es que la trama es practicamente nula, pero Art da muy mal rollo y nunca esta de mas ver una pelicula gore sin demasiado sentido. Esto es justamente lo que buscaba hoy, asi que cumple para esos dias que te apetece una salvajada sin mas.

3. abr 4, 06:41 | Omar

Creo que todos estamos de acuerdo en que Art es lo mejor y es lo que logra sostener, digamoslo de algun modo, los eternos minutos por los que nos hace pasar para justificarlo un largometraje.

Las muecas, las risas, la pantomima, todo cuadra perfecto para un payaso creepy y salvaje como art.

Ilusionado de saber un poco más en esta pelicula me quedo a deber pues estamos en las mismas de no saber nada de él aun y no se diga de los personajes planos que nos presentan, que practicamente son intrascendentes.

2.5/5

4. abr 5, 02:27 | SOPOR AETERNUS

si bien coincido que la pelicula gira entorno a Art the clown y que los actores son pésimos al igual que su forma de reaccionar ante el peligro, la pelicula me parecio lo mejorcito que veo en años.

para mi es un 3.5/5

5. abr 5, 09:47 | matias

es normal que en un “slasher” aparezcan todas estas cosas:

-ya sabes que a los de color, los que tienen cara de boludos y los gorditos van a ser los primeros amasijados.
-ya sabes que si hay una mina muy linda (bien tetuda) es la que se va a meter en un lago de noche o a ducharse o a ponerse en bolas por cualquier razon. esa tambien va a cobrar (pobre, con lo linda que era)
-la parejita que se pone a garchar va a ser interrumpida por el asesino (que ganas de joder, no?)
-la camara espiando la casa o el lugar donde esten reunidos nuestros protagonistas-victimas nos da la idea de que el asesino YA anda por ahi. espiando (tambien se puede mostrar una figura amenazante en la noche)
-no falta el momento de la “camara acercandose” a alguien que esta de espaldas provocando mucha tension (que miedo…!)
-el gato saltando es un clasico. la musica volviendose cada vez mas siniestra (y cada vez mas elevada) es un indicador del susto que va a venir a continuacion (que nervios!!) o si no esta el recurso del silencio y de golpe algo sucede repentinamente haciendote cagar del susto (si me habra pasado!!)
-no puede faltar la frase “¿eres tu joe? esto no es gracioso!”
pero resulta que no es joe.
-la mina corriendo, y tropezandose.
-el primer plano infaltable de cuando asesinan a alguien (tanto la expresion de su cara como el lugar donde le clava el arma corto-punzante)
-la mina escondiendose, y, creyendo haber burlado al asesino, escapando, solo para ser enganchada poco despues por el mismo. (te hubieses quedado ahi, no?)
-extrañamente va a haber alguien que el asesino no va a poder matar con facilidad (a diferencia de todos los otros, pobres) esa es la que se va a enfrentar al asesino. (tambien puede ser un “el” pero se usa poco)
-el momento en que el asesino cae al piso, aparentemente muerto, para luego ¡levantarse! (eso por no haberlo rematado cuando se pudo, asi que jodete)
-si el final se alarga demasiado eso es porque ya intuis que algo va a pasar para que haya una continuacion. no importa si no tiene sentido, lo mismo da a estas alturas.

al fanatico del “slasher” no le importa ver esto una y otra vez (a veces con alguna cosa original, quien te dice) lo molesto es que para ver todo esto el fanatico del “slasher” debe soportar la estupida presentacion de los personajes que no le importa a nadie teniendo en cuenta que dentro de unos minutos (o demasiados) va a venir un asesino a cortarles la cabeza y usarla como ensaladera. asi que si uno era un atleta olimpico u otro muy estudioso y otro lo que corno sea una vez que son hechos mierda por el asesino ya mucho no importa ¿lo ven?

por suerte el director de esta pelicula penso que esto de la presentacion de los personajes era una boludez y entonces ya te da lo que queres ver de entrada.
y lo que queres ver es ASESINATOS. nada mas.

como cuando rentabas una porno y te venia con un estupido argumento entre las escenas de sexo. podria haber sido una historia apasionante y hasta tener los mejores efectos especiales pero todo eso iba a pasar rapidamente ante mis ojos gracias al boton “FF”. ¿o no?

¿queres pasar una hora y media divertida? mirate esta.

6. abr 7, 05:24 | Juan Eduardo Bendeck Cordero

Estimado Matías,
Me encantó eso de “eres tú Joe? eso no es gracioso”. Y pa su mecha, no es Joe. Te has visto Supremo, mi estimado.
No he visto la peli, pero sí quisiera.
Gracias Bob, por brindarnos estas Joyas.
Que no los cargue el payaso como decimos aquí. Y sepa SPM que quiso decir con eso el que acuñó esa elocuente frase. Ha de haber sido coulrofóbico el wey. Ya en serio, dicen que la frase viene de los Rodeo Shows en el Norte de México. Donde el vaquero lastimado, herido, y tundido por culpa de algún toro, era levantado por el payaso de rodeo, y de ahí al hospital.
Por eso digo, que no los cargue el payaso.
Pá dientes de cabrón, además.
Un bonito saludo a todos.

7. abr 11, 23:32 | Emiliano

La película se sostiene en Art, el payaso. De eso no hay duda. Es un personaje sin película podemos decir.
Lo que no entiendo es la crítica a lo sanguinario, la tortura y la matanza. Así es el género. Me parece inenetendible una crítica de estas características en un blog de cine de terror, donde el slasher se lleva toda una parte.

8. abr 11, 23:43 | Bob Rock

Emiliano.- No creo haber atacado al gore por que sí (además no creo que el terror sólo se base en eso, ¿desde cuando?). En todo caso crítica constructiva. Es decir, con cuarenta años es normal que uno busque “algo” detrás de la matanza. Luego en particular, a pesar de mi amor por el slasher, nunca he sido muy aficionado al ultragore, aunque siempre me he dejado enredar sin mucho problema. Mi problema con Terrifier no ha sido lo gratuito si no lo poco que hay detrás.

Salu2

9. abr 12, 00:27 | Emiliano

En buena parte de las cintas gore, el asesino mata sin motivo. No creo que sea patrimonio de esta cinta. Hasta diría que es uno de los puntos más tenebrosos de la misma. Por otro lado si podemos sacar dos conclusiones: es un femicida (cuando mata mujeres lo hace con delectación y a los hombres los liquida con rapidez) y por otro lado vendría SPOILER a ser la encarnación de algún espíritu maléfico o energía oscura. Tomando esto última sería algo así como el mal, como Mile Myers.
Repito que la película es solo el personaje, el resto deja poco.

10. abr 12, 17:33 | zombie engendro

tengo 41 y amo el terror, y el ultragore y el gore son basicos, no es todo pero son basicos y en un slasher porfavor, hay estilos de terror y en el slasher es esto y punto , se me hizo lo mejor del slasher que he visto en años la verdad.

11. abr 13, 15:50 | Sonia

Me encantó la película. La disfruté muchísimo. Es complicado encontrar un film con esas características.
Yo tengo 28, llevo toda la vida viendo este tipo de género y…como el cine de terror de los 90 no hay nada.
Nada como los clásicos de aquella época…
Está claro que Terrifier me encantó, pero también porque lo que sacan últimamente deja mucho que desear.

Un saludo.

12. may 27, 04:04 | Cuervo

Sucia, salvaje, truculenta… Slasher duro. “Art the clown” lo borda, y no sólo eso, también cose muy bien, pero a puñaladas. Y luego se queda tan tranquilo chupandose el dedo.

Me da igual que no se presente a los personajes. La carnaza, carnaza es, las presentaciones y demás memeces mejor dejarlas para la peluquería y “First dates.” Me gusta especialmente el póster en el que sale Art con la sierra y “la rubia” – a la que abre en canal – colgando boca abajo de unas cadenas (je je je)

Puntuación: ★★★ (sobre 5)

13. ago 6, 17:02 | Matias

Yo la verdad le subiría un punto más a esta pelicula. No estuvo nada mal. Tiene ese toque a Halloween que hace mucho que en el resto de peliculas no se ve. La figura de Art es quien sostiene gran parte de la historia, aunque carezca de argumento. El resto de actores deja mucho que desear en cuanto a diálogos y gritos que realmente no se sienten creíbles. Pero nada de esto importa cuando quieres seguir viendo como Art hace de las suyas y hasta te preguntas que y quien es en realidad este payaso que con creces supera a IT.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.