Estás aquí: Página de inicio » Críticas » TerrorVision

TerrorVision

Monstruos ochenteros en tu antena parabólica

Terrorvision

Ver ficha completa

  • Título original: TerrorVision
  • Nacionalidad: USA | Año: 1986
  • Director: Ted Nicolau
  • Guión: Ted Nicolau
  • Intérpretes: Chad Allen, Diane Franklin, Jennifer Richards
  • Argumento: En el planeta Plutón, desintegran y convierten en un rayo de energía a un violento alienígena que cae, por error, en la antena parabólica de los Putterman, en el planeta tierra.

60 |100

Estrellas: 3

TerrorVision forma parte de esas pelis que veía de pequeño en las estanterías del videoclub y cuyas portadas me maravillaban y aterraban a partes iguales. En esta, en concreto, se advertía en la contraportada que era de terror y humor, pero ni por esas me dejaban alquilarla mis padres. Con el paso de los años, me he dado cuenta de que gran parte de esas pelis eran de Empire Pictures, la productora de Charles Band y su tropa durante la segunda mitad de los años ochenta. Tras la quiebra, la remozaron como Full Moon Entertainment, tampoco fue bien el asunto, y ahora ha sido reflotada la antigua Empire pero con una producción mucho menos prolífica que en la anterior etapa –y más cuidada, todo hay que decirlo.

No es nada desconocido, desde luego: de Empire salen películas como Re-Animator (Stuart Gordon, 1985), Re-Sonator (From Beyond, Stuart Gordon, 1986) o Dolls (Stuart Gordon, 1987), cuyas calidades varían pero tienen siempre un punto de interés, y otras como Troll (John Carl Buechler, 1986), Ghoulies (Luca Bercovici, 1985) o esta misma TerrorVision, películas que no le recomendarías a nadie que no sepa disfrutar con ellas. Porque, ¡ay!…

…decir que TerrorVision es una buena película es muy arriesgado. Está claro que no aprueba si se la somete a un examen sesudo y académico, que es cutre y que su guión avanza –o no- por una lógica caótica y contraria a cualquier interés narrativo. Pero, por esa regla de tres, nos perderíamos un divertimento tan fabuloso e irreverente. Porque, por encima de sus limitaciones, TerrorVision es entrañable, lo mismo que Troll o Ghoulies. Desde el principio dicen abiertamente qué tipo de pelicula vas a ver, no engañan a nadie. Convierten sus limitaciones en virtud, para bien y para mal.

El punto de partida es tan disparatado que, si lo aceptas, estás en sus manos. En la planta de residuos tóxicos de Plutón, un oficial alienígena convierte en rayo cósmico a un bicho parecido a un cúmulo de albóndigas en lata –más adelante descubriremos que era una adorable mascota, pero de una especie que muta violentamente de vez en cuando- y lo lanza al espacio. El rayo rebota como una pelota de pingball en varios planetas, y va a caer en la antena parabólica de la casa de los Putterman, una “típica” familia americana; a saber: Stanley (Gerrit Graham), el padre y Raquel (Mary Woronov), la madre, están a punto de salir a un club de intercambio de parejas, su hija mayor, Suzy (Diane Franklin) también está a punto de irse, pero con su novio heavy rebelde de los ochenta, y el hijo pequeño, Sherman (Chad Allen) se quedará en casa con el abuelo (sin nombre en la película, Bert Remsen), quien le da lecciones básicas de supervivencia… y tiene un arsenal armamentístico en su bunker. La llegada del rayo con el alien a la antena provoca que la televisión del hogar, que hasta ese momento no sintonizaba nada, comience a funcionar, pero convirtiéndose en el canal a través del que entra y sale el terrible alienígena cada vez que se dispone a devorar a un miembro de esta familia. Por supuesto, los primeros en verlos son el hijo pequeño y el abuelo, y nadie les creerá, ni siquiera Medusa (Jennifer Richards), la presentadora de un programa de películas de terror que pide a sus espectadores que le llamen para contarle sus pesadillas.

En TerrorVision están todos los elementos que han explotado los productos de Empire Pictures. Sí, parece ridículo calificar de “autorial” a una productora así, pero lo cierto es que han repetido algunos patrones en sus películas, y no creo que se deba a falta de imaginación, puesto que en cada proyecto han servido para una cosa distinta: familias disfuncionales, deformidades físicas –el catálogo de amputaciones y muñones de Empire es enorme- y la solidaridad entre frikis. En TerrorVision no hay ninguna crítica a la estructura familiar convencional, como si puede haberla en Dolls o Troll, pero los Putterman parecen haber sido diseñados como el único entorno en el alienígena tiene suerte de haber caído. Así, en el tramo final, se produce una escena hilarante cuando Suzy y Sherman, los dos hijos del matrimonio, intentan enseñar al monstruo algunas palabras, como sus nombres o “comida”. Por otra parte, la deformidad física del monstruo –tiene un ojo no desarrollado del todo, por lo que usa el otro y un tercer ojo en un apéndice o rabo- pudiera ser el origen de su forma de comerse a los humanos: los absorbe, de la misma manera que La Cosa de John Carpenter los sintetiza, o el Leviathan de George P. Cosmatos. Ese mismo año, Re-Sonator dio un paso de gigante en esta dirección y, tres años después, esta idea, copiada o no, fue desarrollada al máximo en Society (1989), de Brian Yuzna, otro de los integrantes de Empire Pictures. Y, finalmente, la solidaridad entre seres socialmente marginados –estamos en los ochenta, los frikis aún no estaban bien vistos-: los Putterman, como familia, no se critican a sí mismos ni se condenan más allá de los roces de la convivencia. No sólo eso: la única persona dispuesta a dar un mínimo de credibilidad a la historia del alienígena acaba siendo Medusa, la presentadora del programa. El alien albóndiga parece estar a punto de integrarse en un ambiente que siente como suyo –recordemos que era una adorable mascota hasta que su naturaleza se reveló violenta y fue desterrado de su planeta-, pero Suzy cree poder rentabilizarle, y esa “traición” a la solidaridad friki tiene que castigarse. Por encima de la película, esto parece ser una proclama de Empire Pictures: aquí estamos y así somos, unos cafres a contracorriente, pero dispuestos a seguir adelante, pese a todo.

Casual o intencionadamente, consciente o inconscientemente, hay miga detrás de TerrorVision, y eso me parece un mérito, aunque su ejecución sea errática. Y lo cierto es que no importa que se descodifiquen o no sus supuestos signficados: aquí de lo que se trata es de divertirse durante ochenta minutos. Rodada íntegramente en un plató –la casa de los Putterman– del que nunca se sale, sin camuflar demasiado en ningún momento que estamos en un decorado, es relativamente sencillo imaginarse al equipo de la película detrás de cada panel y puerta, supliendo todas las carencias económicas con una energía encomiable, y eso se percibe gratamente en cada minuto de metraje.

Lo mejor: su buen humor y su irreverencia.

Lo peor: es el tipo de película que es, para bien... y para mal.

Vuestros comentarios

1. dic 16, 09:32 | Almas Oscuras

Ummmm… esta tengo que recuperarla prontito. Tengo muchas lagunas en mi memoria… apenas recuerdo nada de la peli.
Gran reseña Manu.

saludos

2. dic 16, 11:02 | Bob Rock

Hola Almas Oscuras.

Para mi es una joya. Es cine casposo en estado puro. Y creo que los actores estan hasta acertados esta vez. Y sale Mary Woronov una de las reinas olvidadas de la serie B (Academia Mortuoria, Y si nos comemos a Raul, Kill Bots) que hasta tiene un papelito en The House of The devil.

Peliculón y reseñaza!!

3. dic 16, 12:41 | Pliskeen

Recuerdo haberla visto en el videoclub, pero no alquilarla. Los Ghoulies sí, ajajaja

Estas películas ya me parecían malas en su momento, pero siendo un crío, me hacían gracia. Hoy día no sé si podría aguantarlas.

Por cierto, ya que aquí veo fans del cine más bizarro, a ver si podeis ayudarme con el título de una película que ví de pequeño (vagos recuerdos tengo, aviso)

La cinta en cuestión era un poco al estilo “Y si nos comemos a Raul”, es de cir, sobre canibalismo. Resulta que una chica mona enamora a un tipo gordo y perdedor, de esos que no se comen un rosco. El tipo es feliz porque al fin una mujer se fija en él. Pues bien, llega el día de presentarle a él la familia de ella (puede que fuese por Navidad, pero eso ya no os lo aseguro) y poronto empezarán las sospechas, hasta descubrir que él es el plato principal de la cena. Lo mejor es que la chica anzuelo termina cogíendole cariño al tipo, y acaba ayudándolo a escapar.

En fin.. espero que alguien pueda recordala. No creo que fuese el único que la vió!

Saludos ;)

P.D.: Si acertais esa, tengo otra en el tíntero esperando a tener título. Serían las dos única spelículas de mi infancia a las que, después de años de inernet, aún no he conseguido ubicar. Y eso señores, carcome mi alma cinéfaga.

4. dic 16, 13:07 | MASP

No la conocía! Cielos! Cómo es esto posible? Ahora mismo me pongo manos a la obra… Muhahaha! Gracias por la recomendación Manu. Esto es lo bueno de Almas Oscuras, siempre se aprenden cosas nuevas compartiendo conocimientos. Un Saludo!

5. dic 16, 13:55 | Bob Rock

Pliskeen.- A mi ni me suena. Lo más cercano a esa aberración que comentas es La masacre del microondas.

Propón la otra, has picado mi curiosidad.

6. dic 16, 14:40 | Jose

¡Oh, Terrorvision! Gran película de la que ahora que pienso… no recuerdo nada excepto el diseño de los bichos y la pegadiza canción de los créditos.

A ninguna película de la Empire y la Full Moon por extensión, puedo aplicarle el sentido crítico. Todo lo que editaron aquí de este estudio que devoré de crío fue lo que me hizo amar este género para bien y para mal.

Gran reseña, Manu.

7. dic 16, 14:42 | Pliskeen

Pues a mi la que no me suena es la del microondas xD

La otra propuesta… ya tiene nombre! Me ha dado por realizar la enésima búsqueda googlera, y por fin la he encontrado ( a la primera, para más inri).Era una frikada japonesa (una Kaiju) que dejó huella en mi infancia.

Así que ahora sólo queda un recuerdo de antaño al que ponerle título. Aunque parece que lo he puesto muy dificil :)

8. dic 16, 16:39 | Manu

Vaya, pues ni idea de lo de la película, qué curiosidad… espero, Pliskeen, que en cuanto lo averigües nos digas cuál es.

Por otra parte, ¡¡¡qué bien toparse con gente que entiende que se puede disfrutar con estas películas!!!

Saludos!

9. dic 16, 18:24 | Missterror

asumo mi ignorancia Manu,la primera vez que he oido hablar de esta peli es hoy mismo con tu genial reseña.El resto de películas que mencionas sí que las tengo más o menos inmóviles en mi memoria en el apartado“terror que me gustaba de niña”,pero ¿ésta?NI idea.

saludos

10. dic 16, 21:26 | Manu

No es raro, missterror: yo sólo la vi un par de veces en el videoclub de Galerías Preciados. Ya ni existe GAlerías Preciados ni los centros comerciales tienen videoclub, así que calcula las probabilidades que hay de que alguien la reconociera… al menos en mi city, jejeje

11. dic 16, 21:33 | Bob Rock

Pliskeen.- La masacre del microondas es una serie z de bajisimo presupuesto sobre las bondades que tiene el consumo de carne humana preparada en un enorme microondas, para un obeso obrero de la construcción. Muy casposo humor y casi nada de terror.

Vaya, cada vez que veo los fotogramas de Terrorvision me entran ternuras. La peluca del jevytron, las tetazas de Medusa, el niño tocanarices, el extraterrestre dando avisos con su voz de tenor, el perrico especial (la masa de carne).

En fin, loas para la Fullmoon.

12. dic 16, 23:02 | Pliskeen

Nuestra infancia no hubiese sido la misma sin Fullmoon y la Cannon. Aixx… aquellos tiempos del videoclub!

13. dic 17, 10:54 | Manu

Vaya, la Cannon, claro que sí…

14. dic 17, 12:55 | Salva

Qué recuerdos, me encantaban estas pelis de los ochenta cuya gracia es lo poco que se tomaban en serio, y que eso le diese tanto encanto. Me gusta mucho esta sección de Horror Revival. un Saludo!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.