Estás aquí: Página de inicio » Noticias » The Barn

The Barn

Me estoy quedando retro...

 photo TB_Interior_zpsatr3cxg9.jpg

Es Halloween, 1989, y Sam y Josh están tratando de disfrutar de lo que queda de su última Noche de Brujas antes de graduarse de la escuela secundaria. Pero los problemas surgen cuando los dos amigos y un grupo de compañeros de clase toman un desvío en su camino a un concierto de rock. Encontrarán un viejo granero abandonado que esconde un terrible mal en su interior. Ahora les toca a Sam y Josh encontrar una manera de proteger a sus amigos y derrotar a las criaturas que se esconden dentro de “El Granero”.

A cuenta de la nostalgia no hacen más que aparecer producción tras producción que intentan resucitar, dentro del género del horror, la estética y las sensaciones de la era del videoclub. La mala noticia es que esos proyectos cada vez son más cutres. Lo que hace años se suponía una bienvenida tendencia, hoy se convierte en una mera excusa para llamar la atención más allá de los valores propios de la película que intenta homenajear a “Ghoulies”, “Waxworks”, “C.H.U.D.”, “Trans Gen”, “Spookies” o “Neon Maniacs” o cualquier otra serie B/Z reconocida de los ochentas. Si ya de por sí las obras imitadas rozan en ocasiones los vergonzoso, pero sobreviven en el imaginario colectivo gracias a su autenticidad y desparpajo, sus actuales clones padecen de un alarmante grado de anti naturalidad. Es más, ¿por qué casi todas parecen, más que un tributo, una parodia?

Como amante del cine de los ochentas, he visto decenas de veces las películas que he enumerado más arriba, no veo la corriente de revival como algo peligroso en sí. Por ejemplo existen producciones que me han parecido bastante eficaces dentro de sus limitaciones: “We are still here”, “The Taint”, “The Sleeper”, “Lost after Dark”, el cine de Astron-6 … Pero creo que el concepto se nos ha ido de las manos y ofrece más superficialidad que otra cosa, cuando no directamente bodrios: “Turbo Kid”, “Homycicle”, “The House of the devil”, “The Final Girls”, “Beyond the Black Rainbow”…

Entonces, ¿dónde situamos a “The Barn” de Justin M. Seaman y “Nevermore Productions”? Sus humildes orígenes, una exitosa campaña de Indiegogo donde lo más importante era exaltar el formato del VHS (uno que particularmente no echo de menos por lo frágil del soporte) y el merchandising desaforado (muñequitos, K-7, video juegos retro…), auguran una producción muy superficial. Cuestión reafirmada por el tráiler, de nuevo demasiado obsesionado por los efectismos (la voz en off grave, los filtros imitando suciedad, la música de sintetizador). Una pena esta carencia de autenticidad porque un servidor se apunta a los slashers sobrenaturales con una alegría enfermiza. De hecho, es el cine que más disfruto. Sin embargo, esos tres mamarrachos con caretas, que nos presenta el tráiler, no me han llamado especialmente la atención, lo que no quita para mantener la esperanza, pues, al fin y al cabo, un servidor sí vivió la era del videoclub de pleno, y le trae gratos recuerdos.

Lo que me gustaría recordar a los jóvenes directores que emprenden proyectos de este tipo es que no deben quedarse en el aspecto superficial del cine de los setentas/ochentas. Más allá de unos tics muy característicos, ninguna de las películas actuales, que intentan pasar como trabajos de hace más de treinta años, se asemejan ni por el forro a esa época. Además, ¿desarrollar un merchandising alrededor sin siquiera estrenarla? Parece como construir la casa por el tejado. También me gustaría pedir algo de calma con la parodia como lenguaje: no todo eran comedias de horror en los ochentas.

Si tenéis más interés por el proyecto de estos desconocidos chicos, podéis daros un paseo por su web, encontraréis que podéis todavía sumaros al consumismo desquiciado de productos de “The Barn”. Por cierto, la película verá su estreno este año.

Imágenes de la película

 photo TB_Poster_zpspbdmuooc.jpg

Vuestros comentarios

1. ene 31, 15:38 | MASP

Flaco favor le están haciendo a la década prodigiosa del género a la que a juzgar por el resultado, parecen más bien parodiar que homenajear. En todo caso, vistos los resultados de algunas producciones de este calibre, la mayoría me parecen una falta de respeto terrible hacia un tipo de cine y sus espectadores, muchos de los cuales son hoy día afamados directores precisamente por haber mamado la esencia de aquellas cintas mediocres pero con un carisma innegable.

Este tipo de cine parece dirigido a los actuales adolescentes ajenos a la fuente original en que se inspira más que a los verdaderos nostálgicos a los que no van colarnos tan fácilmente burdas exploitation de medio pelo. Yo lo denomino como el efecto “candy crush”. Se lo venden como una novedad “guay” a los jóvenes actuales cuando algunos ya jugábamos a su fuente primigenia llamada “Columns “ creado en 1989. Pues con el cine y todo lo demás pasa lo mismo. Lo importante es hacer caja, oiga.

Todavía estoy por cogerme una de las ediciones del libro “Yo Fui A EGB”, ver alguna moda desfasada, plagiarla con alguna modificación actualizada y a ver si tengo suerte y me forro a costa del desconocimiento de unas nuevas generaciones que salvo honrosas excepciones carecen de todo tipo de inquietudes.

Que en los ochenta triunfaban las “Dragonlance”, pues nada, le meto sexo descontextualizado y muertes absurdas y mira, lo voy a llamar “Canción De Hielo Y Fuego” y paso a la historia como el creador de la “fantasía épica adulta”, que se ve que la anterior en la que no se follaba ni descuartizaba a mogollón era para críos.
Que triunfaban “Kraftwek” pues ahora meto un efecto vocoder a cualquier sampleado y me pongo un nombre original como por ejemplo “Coldplay” y a tirar millas por festivales a lo “new way pop” como grupo revelación.
Que el videojuego “Doom” era un pasada, pues ahora le cambio los sprites por otra ambientación más molona y le meto una tarjeta gráfica del copón bendito y lo voy a llamar “Halo” o “Dead Space” y a flipar al personal quemando placas base.

Y así con todo, y no es que sea yo uno de esos amargados retrógrados que creen que ya todo está inventado que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero el cansancio y la desilusión que me causan ver proliferar este tipo de “cutre-plagio-homenajes-reboots-remakes”, hace que precisamente lo parezca.

O esta tendencia termina pronto o al final acabaremos por tener nostalgia de la Nostalgia.
Saludos.

2. ene 31, 23:36 | HorrorFreak88

Yo tuve la fornaute de comprobar la validez de pantalla esta película antes de su estreno festival. Fue muy bien hecho y no una parodia comdey en 80 películas de lo que nunca. Es sin duda tenía un bajo presupuesto sienten a la misma , a veces, pero la historia ensombrecida cualquiera de sus limitaciones presupuestarias. De hecho, me encomiendo esta película por sus tácticas de marketing , funcionó apparentaly – que estamos discutiendo aquí fuera de los estados. No sé por qué usted ve esto como una parodia , pero que no podía estar más equivocado . ¡Aclamaciones!

3. feb 1, 09:09 | Bob Rock

HorrorFreak88.- Pues no parece seria en absoluto. Cierto que los muñequitos y demás parafernalia habrán ayudado a la campaña de financiación, es la triste realidad, pero no voy a comulgar con ruedas de molino. Eso sí, mantengo la esperanza de que, finalmente, “The Barn” sea entretenida al menos.

MASP.- Suscribir lo que has dicho, como siempre, acertadísimo. Insisto que de ochentero auténtico, esto tiene poco.

Un saludo.+

4. feb 1, 21:52 | Drax The Nihilist

Esto de las modas es lo que tiene. Y siempre será mejor estos bodrietes que la basura de los mockumentarys o falsos documentales o ese tipo de cine que ya apesta y todos sabemos a que me refiero. el trailer no pinta mal, sólo han faltado a la cita Pumpkinhead y el de Jeepers Creepers

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.