Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Belko Experiment

The Belko Experiment

Ajuste salarial

The Belko Experiment Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Belko Experiment
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Colombia | Año: 2016
  • Director: Greg McLean
  • Guión: James Gunn
  • Intérpretes: John Gallagher Jr., Tony Goldwyn, Adria Arjona
  • Argumento: En la central colombiana de una corporación norteamericana, 90 empleados son encerrados y sometidos a un juego donde la única regla es matar para vivir.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo TBE_Interior_zpsya7ilayd.jpg

La corporación Belko tiene una de sus sedes internacionales en Bogotá, Colombia. Un inmenso edificio de oficinas perdido en medio de la nada. Sus empleados, felices poseedores de un chip de rastreo, acuden un día cualquiera a su trabajo para ser testigos de cómo empieza un extraño experimento que radica en dejarles encerrados dentro del edificio e invitarles a matar a sus semejantes o ser liquidados igualmente. Llega el turno para las ovejas y los lobos, en un cuento, únicamente soportable, sobre el que la misma Caperucita Roja realizaría una copiosa lluvia dorada.

Con la ristra de nombres que avalan esta “The Belko Experiment”, ha supuesto una dura decepción. Un producto que se auto condena a nacer bajo la sombra de una gran película como “Battle Royale”, expoliando aquí y allá sin interesarse en cimentar un universo propio. Su propio cártel anuncia a bombo y platillo una versión corporativa de la genial adaptación japonesa, cuya revisión sin duda merece más la pena que la hora y media que hoy me ha tocado tragar, y sin embargo no sabe cerrar ninguna de sus líneas con la tensión de la que hizo gala Kinji Fukasaku, que los dioses lo tengan en su seno. Tenemos que exigir más a estas producciones…
Hablamos de un guión que ni se resuelve a sí mismo; ni desea alejarse de los personajes predestinados ya en su primera alocución; ni ahonda en los elementos de su entorno para ofrecer, otro “pequeño fallo” de marketing, la sangrienta creatividad que tanto prometían en sus variadas imágenes y montajes promocionales: ¿quién quiere matar a alguien con un lápiz cuando dispone rápidamente de una automática. Rematando la faena, por lo menos bastante ágil durante todo su desarrollo, encontramos una conclusión abierta que roza la tomadura de pelo: ¿Sólo dos soldados para custodiar el edificio?, ¿tácticas ninjas de subterfugio explosivo por un oficinista estándar?, ¿un hablador villano con aires de grandeza qué no tiene nada sustancial que aportar a la trama? No me quejo del libreto por dejar en el aire la posibilidad de una segunda parte, si no por plantear un cierre argumental de trazo grueso donde buenos y malos – demasiado buenos y demasiados malos – han quedado retratados como los típicos norteamericanos que son: estúpidos y molestos. Y esta última enseñanza, el pecado definitivo, sin un atisbo de ironía o crítica, simples trozos de carne para los caimanes.

Muchos muertos en el contador y poco interés por sus nombres o puestos de trabajo, un día cualquiera en la oficina.

Esta oportunidad de realizar una divertida cinta de gore, humor negro, crítica socioeconómica y acción queda retratada cuando en cinco minutos todos los personajes toman una posición directa frente al conflicto establecido como experimento. ¿Tan poco cuesta desprenderse de la careta de normalidad? Puesto que trabajo en una consultora tecnológica puedo entender dichos ambientes, yo mismo sería el primero en abrazar el caos y practicar la eutanasia selectiva de mis compañeros, ¿pero es necesario que los personajes “malos” sean todos muy caucásicos? No existe personaje de otra raza que tenga una mala tendencia; eso sí, reservándose el papel de héroe otro “blanquito”, convenientemente emparejado con una portorriqueña de carácter. Esta discriminación positiva que sigue dejando a negros, latinos y árabes a otro nivel – no diré ni peor ni mejor, si no claramente “distinto” – es tan maniquea y repugnantemente progre que me hace desear estrellar el rostro contra el ordenador y desgarrarme el paladar con sus circuitos y mierdas metálicas, mucho más humanas que esta sociedad del culo representada de forma tan hipócrita en “The Belko Experiment”.

”Ssshhh, ya pasó, señor Rock, ya pasó. Tome su medicación y siga diciendo las tonterías habituales”.

Como principales culpables, merecedores de sendos carteles con “Se busca”, tenemos dos nombres importantes y experimentados, demasiado como para perdonarles. Por un lado contamos con Greg McLean como director, el cineasta australiano no ha sabido crear una carrera sólida más allá de su emblemática creación, la saga “Wolf Creek”, tocando fondo con ”The Darkness” y demostrando con la presente menos personalidad de la que algunos le otorgábamos. Como “una sosa dirección” podría resumirse su trabajo en “The Belko Experiment”, únicamente animándose en los varios intentos videocliperos por llamar la atención del respetable. Exhiban una mínima cantidad de sangre en pantalla, préndanle fuego a las nalgas de los personajes, pulsen el botón de cámara lenta y añádanle una canción que acompañe el ritmo… aplauso asegurado entre las huestes que pueblan los festivales de cine de género enarbolando, una vez al año, su condición de “fanáticos”. Si se trata de figurar, el terror sería la corriente que más apoyos encontrará entre la gentuza de bien. Disculpen mi mal humor, pero la tendencia preponderante dentro del cine decide centrarse en tres escenas muy concretas y luego cagarse cual pato diarreico en el resto del metraje, esto me encabrona sobremanera, más si cabe cuando gran parte del público ríe este tipo de gracias. ¿Buscamos realizar largometrajes, tráileres o qué nos regale una mamada otra eterna chica de casting? No contesten ya sé la maldita respuesta.

”Señor Rock, ¿pero no se ha tomado la pastillita todavía? Trague y continúe hablando con la pared, pero bajito para no molestar a otros internos. ¿Le parece bien?”.

El otro bandido detrás de “The Belko Experiment” sería James Gunn, guionista muy reputado que lleva partiendo la pana desde que se subió al carro de “Guardianes de la Galaxía”; sin olvidarse del género terrorífico que supuso su primer espaldarazo después de “Slither” y “Amanecer de los muertos”. Sin embargo aquí se muestra tan, tan perezoso como para no aportar ni una remota explicación del porqué del experimento que tiene lugar en ese edificio de Bogotá. Y antes de insultarme por soltar destripes sin avisar – que lo serán a su juicio, respondonas voces de mi cabeza –, dirijan sus iras hacia un producto tan simple y carente de contenido que su propio título es un sinopsis y spoiler a la vez.
Gunn no sabe superar la broma que da pie al argumento, como decía anterioremnte: un prometedor crisol para la masacre liberadora, de haber estado su argumento menos atado a las convenciones de un género que, ¡joder!, agoniza cuando toda la prensa especializado eyacula bendiciones sobre cintas tan poco emocionantes. ¿Sangre y esperpento? El justo y cuidadosamente planificado para que no ofenda a papi y mami, muy modernos ellos que ahora ven “The Walking Dead”. No se trata de acumular casquería en la despensa, ya saben lo que pienso sobre el gore de alcantarilla, pero es que “The Belko Experiment” es tan inofensivo y predecible como un viajecito en el Tren de la Bruja, además sin esas entrañables telarañas falsas que saben a gasoil.

”Señor Rock, por favor, cálmese. Súbase esos pantalones y siga hablándole al gato. Así, así, tranquilo: Ahora mismo le traemos una chaquetita de fuerza que ya va refrescando.”

Aunque no todo van a ser malas noticias. Estos dos señores, y los avispados productores, han reclutado a un largo listado de actores con mucha experiencia y actividad en la actual programación cinematográfica. Así, a pesar de lidiar con unos papeles y diálogos tan unidireccionales como mi esfínter tras comer col de Bruselas, imprimen cierta solidez a una historia que, por otro lado, tiene poco de emocionante. ¡Qué diablos! Si algo salva a la película es que pasa en un volado y el elenco se nota estar pasándolo bien. Como diría mi abuelo GranRock: ”nunca viene mal contemplar los cadáveres criando moscas en las trincheras”. Por un lado te aporta relatividad, y si la vista se produce desde el otro lado de la pantalla, siempre con mucha intrascendencia para pasar el trago, las penas diarias son más fáciles de olvidar. Así que muchas gracias a John Gallagher Jr. (“Hush”, “10 Cloverfield Lane”), Tony Goldwyn (“El Último Samurái”, “Divergente”), John C. McGinley (“Seven”, “Platoon”), Adria Arjona (“Pacific Rim”, “True Detective”), Melonie Diaz (“Memorias de Queens”) y el hermanísimo Sean Gunn (“Guardianes de la Galaxia”)… verlos caer entre otras decenas de secundarios alivia la tensión diaria. No tienen grandes momentos de gloria en pantalla, al fin y al cabo hablamos de un número elevado de personajes, pero sus muertes siempre serán recordadas… No, ¡es coña! Ya ni me acuerdo que diablos hacia tanta gente dentro de un edificio de oficinas bastante desangelado. Casi prefiero hasta “Circle”, sin ser gran cosa, o puestos a ver gente jodiéndose: “Would you rather?”.

Ustedes mismos… olviden mis gruñidos perturbados si quieren, no sería una mala decisión, pero ya les he advertido que esto debería haber sido algo más que un pasatiempo digerible. Habrá un sector del público, quiero pensar que con menos años y más ilusión en el corazón, que disfrutará del elevado número de muertes y no tenga tantos prejuicios con el retrato de una civilización a la que pertenecen. Yo no pertenezco, ¡cojones! Ya vi. “Battle Royale” hace diecisiete años y era muy moderna para mí, aunque jodidamente disfrutable. Toda esta morralla infame sobre vencederos y vencidos dentro de estratos sociales tan definidos está muy, muy por debajo del rancio abolengo que ostenta un tipo con un embudo coronando su testa.

Imágenes de la película

 photo TBE_1_zpskahuasuy.jpg

 photo TBE_2_zpsphckykxl.jpg

 photo TBE_3_zpspewzwuqv.jpg

Lo mejor: Gracias a su reparto coral siempre está pasando algo en pantalla.

Lo peor: Quiere y no puede tanto en humor negro como en gore. ¿El resto? Sometido a unas situaciones tan maniqueas que resultan insultantes.

Vuestros comentarios

1. jun 14, 00:08 | Omar

Estimado Bob, creo que andabas de muy mal humor cuando viste la película o es que esperabas mucho y no te dio nada y eso te hizo rabiar??

La película yo la disfruté sin pretenciones, no esperaba mucho y supe disfrutar los chispazos de aire fresco que ofrecía. Quizás para un godín como un servidor, fue gratificante ver su fantasía gamberra plasmada en pantalla y ahí ganó el voto de simpatía.

Reconozco que el soundtrack fue espantoso, la película desperdicia mucho tiempo en tonterías y dilemas tontorrones, los personajes planísimos….

pero el tema del argumento y la explicación de los hechos no lo discuto, no consideré necesario y con una mejor dosis de gore me hubiera parecido aún menos indispensable para disfrutar la película.

En general disfrutable, no hay que pedirle mucho porque no lo va a dar. Espero que en miras de una segunda parte sepan jugar mejor sus cartas

3/5

2. jun 14, 01:05 | Fhercho06

Tranquilo Bob, que te dará una aneurisma, comparto mi opinión con Omar, es entretenida luego no le pidas mas.
Saludos amigo.

3. jun 14, 06:17 | Ch

Bob hiciste la nota con el tensiomentro en el brazo ?, por la tonica de la escritura pareciera que te estaban estallando las arterias.
La verdad que la pelicula es poco recomendable, no se me tornó interesante en ningun momento, y como aditamento tiene un final que mmmmm.

4. jun 14, 10:28 | Bob Rock

Amigos.- Serán los 40º que están haciendo estos días, será la luna, será el amor, será que lo que tengo dentro del cuerpo hace que ciertas actitudes fílmicas me superen…

a) A nivel cinematográfico: la película es bastante irregular. Se salva porque tiene actores competentes y no se hace larga – un logro en estos tiempos -, pero argumentalmente – a su final me remito – es cutre a más no poder.

b) A nivel sociocultural: es la mejor muestra de la decadencia creativa de occidente. Claro que esto ya es un factor personal.

Aunque me alegro que en general pueda satisfacer un ratillo tonto de los amigos de almas oscuras… yo esperaré a algún otro estreno potente, que todavía queda mucho año.

Un abrazo!

5. jun 14, 15:06 | John Trent

Nada de acuerdo, Bob. Me pareció realmente entretenida y con momentos muy potentes en los que no se corta. Buen ritmo, correctas interpretaciones… tampoco le pedía más.

6. jun 14, 16:44 | RedRum

Yo comparto el enfado de Bob y el aprobado de Omar, porque seamos sinceros: está repleta de clichés de mierda. Es como verte 10 pelis de este estilo en una.

SPOILERS:
La pareja, en todas estas pelis siempre hay una pareja protagonista de enamorados.
El ultra jefe que todo lo ve.
Las camaras
La voz que me dicta ordenes
El experimento sociológico
El solo puede sobrevivir uno
La que se esconde y nadie sabe cómo cojones pero es una de las finalistas
El grupo de gilis malvados armados
El héroe de color
El final de “esto solo era el principio”. Igual que en los juegos del hambre, battle royal, House 9 y saw.
….
Y un sinfín de aburridos giros. No hay excusa.
FIN DE SPOILERS
Pero tengo que reconocer que está muy bien rodada, hay secuencias brutales, todos los personajes tienen su momento de gloria y eso me pareció alucinante, propio del mismísimo Stephen King acostumbrado al desarrollo de más de 40 personajes. En concreto hay una muerte que me pareció genial, y que sin duda queda para el recuerdo, me refiero a la de SPOILER la chica que se acerca al malvado jefe con ínfulas de sexo, y acaba con la cabeza del revés: porque el jefe se niega a gastar más balas, BRUTAL escena.
FIN DE SPOILER

Lo dicho solo merece la pena por determinadas escenas de acción y por desarrollar tantos personajes de forma equilibrada. Pero por lo demás nadie recordará este experimento a fín de año. Viniendo de James Gunn esto no hay quien lo entienda.

7. jun 15, 18:44 | Upiri

A mi me da más miedo que está la peli de trabajo basura, que recomiendo, y eso que era una comedia

De esta me esperaba mucho pero ya no me fio de este director. Otro al vater

8. ago 2, 23:03 | AZOTE

Salvo que la cosa fuera de hombrecillos verdes experimentando uno ya sabe desde el principio que la justificación va a ser una basura hamijos. Pero el espectáculo de muertes y el toque justiciero es disfrutable, especialmente por el trabajo del reparto. Secundarios de lujo que cumplen sobradamente.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.