Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Girl in the Photographs

The Girl in the Photographs

Sobreexposición

The Girl in the Photographs Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Girl in the Photographs
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Canadá | Año: 2015
  • Director: Nick Simon
  • Guión: Robert Morast, Osgood Perkins, Nick Simon
  • Intérpretes: Kal Penn, Claudia Lee, Kenny Wormald
  • Argumento: Una joven cualquiera empieza a recibir fotos de chicas asesinadas, ¿será ella la siguiente?
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo TGITP_Interior_zpsv9mitme5.jpg

Una joven aburrida de una somnolienta comunidad, “Spearfish”, empieza a recibir fotografías de mujeres brutalmente asesinadas . ¿Son reales o una broma de mal gusto? El culpable es o bien un asesino en serie, como cree ella, o algún gracioso con un sentido del humor enfermizo, la teoría de la policía. La llegada de una famoso fotógrafo, nacido en “Spearfish”, desencadenará la ira de los macabros bromistas.

Sobradamente conocida por contar con Wes Craven como productor, siendo esta su última relación con el mundo del cine antes de morir, ”The Girl in the Photographs” ha ido acumulando chascos allá por donde pasaba, por ejemplo en Sitges fue muy mal acogida, y no es para menos. Un thriller sin dirección clara y desprovisto de tensión, debido a un exceso de comedia que a día de hoy nadie entiende, lo iba a tener difícil para convencer al exigente público actual, curtido en mil y una batallas. Tampoco creo que se trate de una decepción o una mancha en el currículo de Wes Craven, y mucho menos que el “maestro” convirtiese en oro todo lo que tocaba. Ejerciendo de productor disparaba a veces a ciegas, como por ejemplo con esa especie de remake de ”El Carnaval de las Almas” o la penosa ”Drácula 2001”, obras para fusilar en tiempos de paz. No obstante “The Girl…” está bastante bien rodada, tiene energía en cuanto a su puesta en escena, el gran problema es que no va a ninguna parte, se conforma con rendir tributo al cine de su productor estrella y dejar un guion coherente para tiempos mejores. Así, su hora y media larga pasa entre la estupefacción provocada por unos personajes estúpidos sobreexpuestos en pantalla, demasiadas líneas de dialogo para no decir absolutamente nada, y la vergüenza ajena de dos psicópatas con menos motivación y misterio que una lata que dispone de “abre fácil”.

Nick Simon, joven director que tendrá que arrastrar el San Benito de escritor de la lastimosa “La Pirámide” durante el resto de su vida, monta un batiburrillo de “La Última Casa a la Izquierda” y “Scream”, sin respeto alguno por el thriller clásico o el slasher, simplemente cortando y pegando lo que mejor almacenaba en su, seguramente, cinéfilo cerebro. Y digo esto porque se le nota cierto estilo planteando las escenas de su segundo largometraje, el primero fue la fracasada “Removal”. La ambientación de piezas clave de la trama, como los asesinatos que perpetran los psicópatas de turno, roza el notable y basan su eficacia en la dupla contención y estallido de violencia. Sin embargo, es tal la insustancialidad de los personajes, cargantes a niveles pocas veces alcanzados, que resulta duro prestar toda nuestra atención a los hechos volcados en pantalla sin ton ni son. Ni siquiera el típico “¡masacrad a esos gilipollas!” aliviará la experiencia, pues estamos supeditados a las acciones de dos trastornados cuyo carisma suma puntos negativos. Es decir, si todos los personajes se dibujan como desagradables títeres, ¿qué sentido tiene observarlos deambular durante hora y media?
Simon y su equipo de guionistas, ¿tres tíos para completar este rompecabezas absurdo?, sólo muestran respeto por su querida protagonista, digamos que el enlace con la realidad, dibujándola como una joven decidida y de colosal atractivo. Pero la verdad, más allá de su rotunda presencia física, la pobre anda igual de perdida que nosotros, diluyéndose cualquier magnetismo en las penosas circunstancias que la rodean. Pulgares hacia arriba para su intérprete, Claudia Lee, picota bien merecida a quien sea haya escrito sus líneas de dialogo.
Como mensaje “positivo”, dejaré el poso de ironía para el que haya visto la película, concluiremos que cualquier cajera de supermercado bien apañada, maquillada por un equipo profesional, claro, puede llegar a ser musa del fotógrafo más “cool” de Los Ángeles. ¡Encantador!

Siguiendo con el despropósito cómico referente a los personajes, mal reflejo de “Scream”, toca mencionar a unos agentes de policía, a falta de un adjetivo más contundente, simple y llanamente imbéciles. Pero no son ellos los que se llevan la palma:
La trama nos ubica en una pequeña población donde la trabajadora de un 7/11 recibe macabras fotos de chicas mutiladas. Ni corto ni perezoso, un antiguo vecino de “Spearfish”, que así se llama la ciudad, decide volver a ella con aires de grandeza. Se trata de un fotógrafo de fama mundial más pasado de rosca que Ricardito Bofill y toda la familia Matamoros junta. El cual, en el colmo de la soberbia, piensa que las dichosas fotografías de chicas muertas, ignoradas por la policía, son un homenaje a su insigne figura. Al fin y al cabo, se considera el único personaje famoso que ha dado la población. Acompañado por un sequito de modelos y asistentes, el muy cretino ha tenido la brillante idea de confeccionar un reportaje basado en los hechos… o NO hechos, porque durante la mayor parte del metraje todo el mundo pone en duda la veracidad de las fotografías. Todo no, claro, nosotros y la protagonista somos los únicos en saber una verdad que importa bastante poco.

Este estrambótico fotógrafo está interpretado por Kal Penn, el indio de mi querida “Dos colgaos muy fumaos”. Y entendedme bien, a mí este actor me hace muchísima gracia en sus papeles de fumeta, pero… ¿hacía falta interpretar el mismo tipo de personaje en un thriller como “The Girl in the Photographs”? Su presencia y la de sus esclavos rompen cualquier viso de seriedad, además de regalar un humor que contextualmente no podría estar más fuera de lugar. Por no hablar de ciertas pinceladas románticas que nos desvían más de las intenciones de la película, si es que alguna vez tuvo algunas. Aquí sus responsables podrían esgrimir como justificación un deseo por plasmar la absoluta carencia de razones en el proceder de un psicópata. Efectivamente, un enfoque poderoso que funcionaba a la perfección en “Henry, retrato de un asesino”, una de mis películas favoritas, y de ahí una conclusión que me parece justificada dentro de su propio juego. Sin embargo, son el resto de personajes accesorios que orbitan alrededor de esos asesinatos, provocativos pero intrascendentes, los que rompen cualquier discurso acerca de la violencia y su impacto en la psique. De este modo, la disección del terror humano termina y empieza en los títulos de crédito, dejándonos a los amantes del terror a la altura del barro. Reza la publicidad de portada: “Wes Craven estaría orgulloso”. Sí, después de zumbarse tres cubatas a la salud de la posible recaudación de “The Girl in the Photographs”.

Resumiendo, pese a lo insultante de ciertos momentos y conversaciones, delicatesen verbal la del puto Kal Penn, la película está bien dirigida y ambientada, otro gallo nos canta con el tema del guion, de nuevo sin revisar como corresponde a esta maldita época. Desagradará en extremo a los que esperaban algún tipo de obra maestra: no está el horno para bollos. Sin embargo, sin pretensiones y una tarde cualquiera, se deja ver sin prestarle mucha atención. Resultados idóneos para la siesta, como cualquier telefilm de sobremesa. Palabrita del niño Bob.

Imágenes de la película

 photo TGITP_1_zpsv0expfov.jpg

 photo TGITP_2_zpskqtnbs4h.jpg

 photo TGITP_3_zpsle1zwktx.jpg

Lo mejor: Una estupenda fotografía que realza el encanto de una Claudia Lee para comérsela.

Lo peor: Unos arrebatos de humor muy odiosos, unidos con un frío final, dejan una desoladora sensación de pérdida de tiempo.

Vuestros comentarios

1. abr 18, 22:51 | argeleb

Bueno, yo la vi en Sitges, y si bien no es una gran pelicula de terror, y posiblemente tenga todos los fallos que has comentado, si es verdad que sus escenas de asesinato gozan de un nada habitual salvajismo y brutalidad. Efecto conseguido a base de un sonido muy crudo, y una imagen sin cortes para evitar ver la sangre que corre…
En ese aspecto si que me gustó, y no me pareció muchísimo peor que las demás. Ahora, como la has puesto de vuelta y media no se si recomendarla..jajaja…

2. abr 19, 08:10 | Bob Rock

Argeleb.- Sí, ya comentaba que gracias a esa contención + estallido de violencia (desgraciadamente repetido el esquema en todos los asesinatos) se logra cierto grado de impacto. Pero, ¿para qué? Es decir, el desarrollo de la trama está demasiado supeditado a los personajes de Lee y Penn, y ellos no tienen nada interesante que decir. Si al menos pretendiese ser un slasher al uso…
Tampoco creo haberle puesto excesivamente mal, ya digo que técnicamente está muy bien en general. ¿Recomendarla? Pues claro, si tú quieres, todo se trata de cuestión de gustos. Genial que la disfrutases, seguro que en cine gana enteros.

Eso sí, la brutalidad tampoco me parece ni tanta ni motivo para verla. Igual es que yo estoy pasado de rosca…

Un saludo!

3. abr 19, 13:48 | Yann

Lo de que Claudia Lee está para comérsela es metafórico, ¿no?

Es que en una página como esta nunca se sabe… XD

4. abr 21, 12:53 | Bob Rock

Yann.- Dejémoslo en misterio ;)

5. may 10, 13:03 | Mr Zombie

Yo la vi en Sitges y no recuerdo nada de lo que pasaba en ella. O mi memoria esta muy caduca y la peli era terriblemente floja. Creo que apoyo mas la segunda opcion, porque de Green Room si me acuerdo perfectamente y la vi esas mismas fechas.

Saludos memorianos.

6. jul 18, 15:17 | Omar

Excelente reseña, una total leida de mente, incluso de cosas que aunque sabía, no precisaba cómo plasmarlas por escrito. Bravo!

Y es que a la película le sobran facilmente 30 minutos, tiempo perdido en humor tontorron, personajes detestabales y dialogos vacíos…

Rescato solamente los asesinatos finales, que aunque no ofrecen nada de pasta extra, son visualmente interesantes, y la presencia de la chica protagonista, que practicamente va al salon de belleza antes de colocarse su mandil para atender la caja del supermercado… No pues, más empleadas así en el mundo de los supers!!

1.5/5

7. ago 17, 21:42 | Shirmar Hernandez

no es una gran pelicula de terror

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.