Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Last Lovecraft

The Last Lovecraft

Cthulhu y Big Bang Theory

The Last Lovecraft Poster

Ver ficha completa

  • Título original: The Last Lovecraft
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2009
  • Director: Henry Saine
  • Guión: Devin McGinn
  • Intérpretes: Kyle Davis, Devin McGinn, Matt Bauer
  • Argumento: El culto de Cthulhu busca reconstruir la reliquia de su Dios para volver a dominar el mundo, solo el último descendiente de Lovecraft y sus amigos “frikis” pueden enfrentarse a la amenaza.

62 |100

Estrellas: 3

The Last Lovecraft Grande

“Caspa Movies” se viste de gala, tentáculos y excrecencias para presentaros una cinta que supera levemente los estándares de cualquier película de serie Z. Sin embargo, para no desentonar con el espíritu de guerrillas de esta anti-sección, os dejamos con una reseña que suda caspa como si la blanca Navidad nos hubiera ya alcanzado. Todo un surtido de comillas y patéticas comparaciones, en la crítica donde más he podido leer el despreciable termino “friki”, al servicio de una cinta que jamás ganará un Oscar (ni falta que le hace).

Jeff y Charlie son dos tipos simplones que no saben lo que el destino tiene preparado para ellos. Durante los años treinta del siglo pasado, el padre del horror moderno – Lovecraft – descubrió las maquinaciones de ciertos cultos secretos para adueñarse de la tierra despertando a sus maestros extraterrestres cuando las estrellas se alineasen. Poseedor de La Reliquia de Cthulhu, la llave que franquea el acceso a las prisiones de los verdaderos dioses extraterrestres, Lovecraft fundó una sociedad de intelectuales para la protección de este artefacto y como última barrera entre la humanidad y la amenaza cósmica de las Semillas Estelares y los Antiguos.

Esta noche las estrellas entran en conjunción, y las puertas entre mundos se debilitan. Si las fuerzas del mal se apoderan de la reliquia, la humanidad puede ir hincando las rodillas en tierra para su eterna sodomización. ¡Pero no todo está perdido! Jeff, como último descendiente vivo de Lovecraft, debe asumir su rol de guardián de la reliquia y enfrentarse a hordas de sectarios sedientos de sangre humana… la pena que Jeff solo sepa juntarse con “frikis” y roleros de dudosa casta… ¡aún así no perdáis la fe! Hoy será el memorable día en que un Lovecraft vuelva a salvar a la raza humana… o no…

Hoy toca intentar echarse unas risas, sin mucha mala uva, a costa de los mitos de Cthulhu, perpetrados por Lovecraft hará poco menos de un siglo, y mediante la comicidad – un poquito en base a la vergüenza ajena – que un grupito de inofensivos “frikis” provocan cuando se airean sus tópicos: rol, comics, autismo social, incapacidad de relacionarse con el sexo opuesto. Una especie de Paul (la película, de reciente estreno, creada con muy poco estilo por parte de los responsables de Shaun of the Dead y Hot Fuzz) “underground” sin grandes medios pero mucho más simpática para este pobre escriba. The Last Lovecraft – La Reliquia de Cthulhu – intenta mezclar algo de terror, más bien poco – para que engañaros –, con unos “gags” que viven a la sombra de la serie de éxito “Big Bang Theory”. La verdad que todo el “frikismo” suena más auténtico y fresco que en la citada serie, si tiene sentido hablar de “auténtico” en una cinta basada en las creaciones literarias de Lovecraft, sin embargo el guión no está todo lo logrado que podría y tampoco tenemos unos valores de producción para echar cohetes; y por supuesto ni esperéis que asome el morro, por vuestra pantalla, una vecinita tan apetecible como Penny. Solo tíos raros, entre los que destaca el epítome del público medio que toda convención de comics desea: Paul, que con su genial camiseta de “mi otra mascota es un Shoggot” no desentonaría en absoluto en cualquier capitulo de “Muchachada Nui” junto a su primo mayor Ignatus “El loco de las Coles”.

¿Pero funciona la película? ¿Te ríes y disfrutas con la plasmación de los horrores cósmicos de Lovecraft? Bueno, debe quedarle claro al espectador que estamos ante una película tributo realizada por aficionados, de tal forma que encaja a la perfección dentro de los criterios de toda “caspa movie” que se precie: efectos especiales pobres, actuaciones que solo lo parecen, decorados baratos, un guión que se deshilacha por los cuatros costados… en resumen, la filosofía del todo vale con tal de contar una historia (y pasarlo bien por el camino). Ante semejante estamento resulta difícil considerar The Last Lovecraft una buena película, sin embargo sorprende su acabado, que lejos de hacernos sangrar las retinas resulta bastante agradable gracias al mimo que desprenden todas sus secuencias, mimo para con la obra Lovecraft; pero, sobre todo, hacia su derivación más moderna e, incluso, más popular: los juegos de rol. Así que en respuesta a las preguntas que encabezaban este párrafo diré que ”sí, pero con dos matices”.

Si eres un aficionado “hardcore” a la cosmogonía “chulhuidea” y no te molesta ver cine de bajo presupuesto, estás entre el público objetivo adecuado. El resto del universo abstenerse. Y os lo dice alguien que ha desistido de ver una película decente basada en los trabajos de Lovecraft y su círculo. No obstante, creo que los que hemos echado nuestra partidillas a “La Llamada de Cthulhu”, devorado toda letra impresa donde el narrador acabe enfrentando su locura a base de tatuarse símbolos arcanos hasta en el esfínter, todos los que apretamos las nalgas cada vez que vemos en los títulos de crédito de una película “basado en la obra de H.P. Lovecraft” acabaremos gratamente sorprendidos con la película que hoy nos ocupa. No se trata de la adaptación definitiva, la presencia de Los Primigenios (¡iä! ¡iä!) y sus sectarios es solo el telón de fondo para una especie de road-movie sencillota y cómica; una partida de rol breve – enfocada a la aventura – donde los tres personajes principales se mueven chiste tras chiste con un ritmo bastante acertado y que habla muy bien de las dotes cinematográficas del equipo. Pero pese a la ligereza con la que se trata el horror cósmico, siempre que asumamos el estar ante un pastiche “comiquero” en toda regla, podremos valorar – y disfrutar – de una película que junto a las personas adecuadas puede desembocar en toda un muestrario de batallitas roleras épicas (“¿te acuerdas cuando Rubén le preguntó a aquella anciana si comía carne humana?”).

El padre de todo el invento, Devin Mcginn, se demuestra un experto dentro del estilo de las “sitcom” norteamericanas, no en vano ha trabajado como actor principalmente para televisión, así como gran conocedor del mundillo del comic fantástico (no me cuesta mucho imaginármelo disfrazado de “treki”). Así, como guionista, productor y actor principal, se lleva el gato al agua y ofrece una interpretación de un “friki” incapaz de tomarse en serio la vida real, que da muy bien la réplica al único foco de cordura dentro de la trama: Jeff Phillips, el último descendiente vivo del maestro de Providence; el cuál acepta con poca ilusión su papel de salvador de la humanidad… unos cuantos tópicos, ¿eh? Pero la verdad es que los tópicos funcionan, porque hay cierta química entre los actores principales – esa unión que más parece nacida de la amistad fuera de plató antes que a la profesionalidad como interpretes – y algunos chistes, sobre todo pequeños detalles para ese fan “lovecraftiano hardcore”, que nos dejan una sonrisilla de satisfacción antes que carcajadas de tomo y lomo. Que tampoco se sienta nadie ofendido con la cinta; la visión irreverente que se ofrece de los “frikis” está más bien enfocada desde el cariño. El humor ácido no tiene cabida aquí; como os decía, se trata más bien de una mirada juvenil y algo utópica.

Tampoco es oro todo lo que reluce, pasada la simpatía inicial – apuntalada por momentos hilarantes como “el monstruo ventosa”, “el híbrido profundo en el desierto” o el cambiado capitán Olaf, probablemente el mejor secundario en toda la cinta –, nos encontramos con momentos soporíferos merced a la nefasta planificación de las escenas de acción, donde el exiguo presupuesto se hace cruelmente patente. También existen escenas pretendidamente cómicas, donde la vergüenza ajena llega a un grado tal que prefieres apartar la vista de la pantalla. Paul, el “friki” arquetípico del que os hablaba más arriba, puede ser a ratos muy simpático, y hasta tierno, para en otros momentos convertirse en un mero plasta infantiloide… vamos, como en la vida real. Y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Desgraciadamente, estos episodios de aburrimiento salpican el metraje, hora y cuarto muy bien aprovechada, de tal forma que nunca alcanzamos diez minutos seguidos de calidad, afectando mucho a la atención del espectador en el último y predecible tramo. Por suerte, el epilogo – el agradable final feliz propio de una película de aventuras – consigue ponerle la guinda a un pastel de bizcocho de chocolate, con cobertura de chocolate y relleno de chocolate blanco, que aunque tenga una forma un poco rara y fea, más bien tentaculada, deja un buen gusto para el paladar bien entrenado.

En definitiva, una cinta que dentro del amplio panorama del cutrerio actual, sobresale como una opción decididamente simpática, mejor realizada de lo esperado y que acierta de pleno con el público al que va dirigida. Capaz de mezclar algún momento memorable con secuencias incluso logradas (de nuevo ese epílogo antártico), todo pasado por la “turmix” de una comedia inocente y servida con picatostes de pulpo que se nos pueden atragantar más o menos, pero justo es reconocer sus elementos positivos, que no son pocos. Como podéis ver, el mundo de las “caspa movies” esconde algo más que cicuta para el intelectualoide, a veces la falta de pretensión es la mejor arma para una aburrida tarde de domingo. ¿Qué prefieres? ¿Discutir con tu pareja por los pasillos de Ikea o embarcarte en la misión de proteger “La Reliquia de Cthulhu”?

Lo mejor: Simpática para el exigente núcleo duro de los aficionados de Lovecraft; además tiene buen ritmo

Lo peor: Algunos efectos especiales y chistes que no funcionan.

Vuestros comentarios

1. nov 1, 16:39 | Lordzaroff

Gran reseña…Frikis,bajo presupuesto y Lovercraft es una combinación curiosa pero de lo más apetecible,aunque sea para hechar unas risas con aquello que nos ha aterrorizado en otros momentos.

Por cierto hablando de Big Bang Theory…para cuando Jim Parsons asesino en serie?Que alguién le ofrezca el papel YA!

2. nov 4, 00:31 | Asier

Hoy mismo la he visto y me ha parecido muy graciosa y entretenida. Por supuesto que no tiene mucho más que aportar y vamos, estoy segurísimo de que si la ve alguien que conoce absolutamente nada de Lovecraft o no le gusta la peli no le va a hacer nada de gracia.
Le doy un 6/10.

3. nov 4, 18:55 | Bob Rock

Lordzaroff.- Tiempo al tiempo. Ese muchacho está condenado a explotar en la gran pantalla!!

Asier.- La verdad que sorprende. Parece un gran “truño” al principio, y al final se hace muy entrañable para los adictos a Lovecraft!! Los que no estén muy metidos supongo que se desesperarán!! XD

Un saludo

4. mar 26, 17:44 | Carlos

Llevo un tiempo buscándola pero no la encuentro por ningún lado. ¿Sabéis de algún enlace para poder verla o descargarla? A poder ser en español o en vose.

Muchas gracias y un saludo.

5. mar 26, 21:16 | Bob Rock

Carlos.- Estos subtítulos son buenos: http://www.subdivx.com/X6XMjg1NzE3X-the-last-lovecraft-relic-of-cthulhu-2009.html
Si te fijas en los comentarios verás las palabras claves para buscarla en isohunt vía torrent (donde la versión MisfitZ tiene semillas, entre ellas yo).
Espero haberte ayudado, ya sabes que no somos una web de descargas, así que no puedo ser más explícito. Y que conste: lo hago porque viendo lo imposible que es ver este tipo de películas legalmente en España… pues bueno, pasar por caja y pagar 15$ de gastos de envío me parece más ilegal que descargarla por torrent)

Un saludo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.