Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Midnight Man

The Midnight Man

El diablillo juguetón

The Midnight Man Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Midnight Man
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Canadá | Año: 2016
  • Director: Travis Zariwny
  • Guión: Travis Zariwny
  • Intérpretes: Robert Englund, Grayson Gabriel, Lin Shaye
  • Argumento: Dos jóvenes zoquetes practican un juego maldito que los enfrenta al cruel Hombre de Medianoche
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo TMM_Interior_zps12vurw3f.jpg

A cuenta del debe, antes de empezar la partida, “The Midnight Man” arrastra un dato temporal que, en estos tiempos de prisas desbocadas, escamaría a cualquiera de los mortales: datada su fecha de producción de 2016 ha tardado casi año y medio en llegar la de su estreno. ¿A qué se debía este sospechoso retraso? Continuando en el apartado del debe valoramos con la misma inquietud el nombre de su director y guionista: *Travis Zariwny, cineasta que no puede presumir de una carrera brillante debidos a títulos tan nefastos como “Intruder” o “Scavengers”. Precisamente en 2016 le llegaba una oportunidad importante con el remake de “Cabin Fever”, pero los resultados fueron sencillamente insípidos, tampoco podemos culparle por intentar sacar dinero de un proyecto innecesario. De todos modos, tratándose de una cinta bastante más personal, el mismo redacta el guión de este largometraje, se refleja una mayor implicación en pantalla para fortuna del espectador.

Que en este caso “The Midnight Man” sea también el remake encubierto de un largometraje irlandés homónimo de bajo presupuesto, estrenado en 2013 y sin que ninguno de sus responsables haya estado aquí involucrado, probablemente pertenezca a un terreno meramente neutral. Podríamos pensar que habiendo comprado una idea o background previo el guión de la presente se vería mejorado de algún modo; en absoluto, la base argumental se nota ligeramente más sólida que la media del thriller sobrenatural que pasea sus vergüenzas por la escena independiente, pero el desarrollo de la historia va desmenuzándose como papel higiénico en un retrete a medida que avanza hacia su desabrida conclusión. De hecho, escribo estas líneas un día después de haber visto la película y ya me cuesta recordar exactamente como acababa…

No así como empieza, un prólogo que pese a manido dentro de nuestro universo terrorífico –tres niños que intentan protegerse de una entidad pagana que ellos mismos han invocado mediante un inocente juego– contiene los suficientes detalles macabros como para satisfacer a los aficionados del núcleo duro. ¿Quién puede resistirse a la violenta saña con que algunos de los niños son despachados en primerísimo plano? Unas maneras, las de la criatura conocida como “el hombre de medianoche”, que terminarán por ser lo mejor de la película, un poco a caballo del clásico slasher sobrenatural parlanchín y nuevos espantajos salidos de la factoría “Blumhouse”. Cierto que la mezcla no consigue un buen equilibrio entre lo sugestivo y lo explícito, decantándose tristemente por esto último, pero tampoco me entandáis mal, no puedo negarle parte de su carisma, ¿cómo no tomarle cariño a un diablo juguetón aficionado a hacer trampas?
Sin embargo, volviendo a este esperanzador arranque, la ambientación siniestra y la correcta dirección no ocultan que el producto está claramente pensado para el público post adolescente, abandonando en la cuneta cualquier intento por desarrollar su historia con ingenio u originalidad. La ristra de tópicos y momentos deslucidos, especialmente por lo previsible de cada escena, se van sucediendo sin que “el hombre de medianoche” o sus víctimas puedan hacer algo para evitarlo. Llegando a situaciones, obligadas por los límites de la serie B de andar por casa, que tornan en casi ridícula la tan lograda ambientación sobrenatural de una mansión donde cada rincón debía ser motivo de amenaza y de terror.

Pongámonos en antecedentes, bastante sencillo dado el poco recorrido del libreto:
Alex cuida de su abuelita, una mujer fría y cruel que ahora padece demencia senil. Rodeada por los malos recuerdos, en la misma casa perdió la vida su querida madre, Alex hace de tripas corazón y soporta las incoherencias de la anciana durante una noche cualquiera. Para aliviar la soledad que siente en tan lúgubre caserón, el cual ha vivido tiempos mejores, Alex llama a su viejo amigo Miles. Ambos, como dos jóvenes mendrugos que son, terminarán encontrando una caja que no deberían abierto, pues dentro se encuentran los objetos e instrucciones para practicar el juego de medianoche. Lo que no saben es que se trata de un antiguo ritual que convoca a un malvado ser cuyo mayor placer es insuflar terror en el corazón de sus víctimas, las mismas que tienen hasta las 3:33 de la madrugada para huir de los atentos cuidados del demonio. Alex y Miles se encuentran ahora y sin saberlo, tras haber iniciado el juego, en medio de una masacre que se remonta sesenta años en el tiempo.

Obviamente no hablamos de una película para sacar al cinéfilo intelectualoide que todos llevamos dentro. Entendida con bajas expectativas, “The Midnight Man” es bastante honesta y cumple lo justo para entretener sin que debamos rompernos los cascos al otro lado de la pantalla. Precisamente, y aquí llegamos al epígrafe del haber, contamos con dos actores muy curtidos en el ámbito del cine de género para darle un poco de sabor al cocido: Robert Englund y Lin Shaye. Hiperactivos, atravesando una segunda o tercera juventud, ambos actores han tocado fondo muchas veces en producciones de ínfima calidad, pero conservan un saber hacer más apegado al método, por aportar algo de colorido a la presentación, que siempre atrae la atención de los espectadores perdidos en un mar de rostros jóvenes e intrascendentes. A título personal diré que prefiero un Englund a diez Ryan Goslings, por mucho que el segundo me caiga simpático lo veo menos expresivo que los callos de un elefante.

Por desgracia, aquí el personaje interpretado por Englund está metido con calzador, un doctor al que cuestiones benignas le invitan a parar el juego del infierno décadas después, por casualidad, sin motivación alguna, forzadísimo. Con más similitudes que nunca con mi querido Vincent Price, Englund parece estar en una vieja producción de la Hammer antes que en un terror de sobremesa actual. Todas estas incongruencias se acumulan para aguar la experiencia, hundiéndola poco a poco en las miserias de la serie B falta de pulido. Como por ejemplo también las detectamos en la dirección artística de la señora Shaye, de nuevo parece que improvisa antes que seguir unas pautas. Esta mujer tiene el suficiente carisma como para no caer en la vergüenza ajena, pero la sobreactuación a la que asistiremos será de aúpa. Al menos su personaje tiene un mayor peso específico dentro de la historia, a su manera siendo la verdadera protagonista.
Junto a los dos veteranos, otros nombres menos curtidos donde a mi juicio destaca Gabrielle Haugh (“Jeepers Creepers 3”), más por mona que por buena actriz.

En definitiva, dentro de un panorama donde el cine de terror sobrenatural pasa por sus peores días, “The Midnight Man” cae simpática gracias a la falta de pretensiones tras el proyecto. Una entidad malévola que usa el terror de sus víctimas en beneficio propio bajo unas reglas un tanto absurdas no es algo que se pueda tildar de novedoso, pero cuando se ambienta con un mínimo de estilo y se presenta sin mucha parafernalia, los tiempos muertos justos, sería injusto lapidarla. Con todo lanzo el aviso de que su tramo final pierde muchísimo fuelle, tanto a nivel técnico como narrativo, buscando la conclusión fácil y rápida, otro gallo hubiese cantado con un poco más de talento. Tendremos que esperar a “Game of Death” para saber como podría funcionar un posible “Jumanji” al estilo terrorífico, aquí no pasamos de un entrañable coco para los millennials.

Imágenes de la película

 photo TMM_1_zpsc1uirkmn.jpg

 photo TMM_2_zpsilj1laky.jpg

 photo TMM_3_zpseudxq2fw.jpg

Lo mejor: El hombre de medianoche tiene unos métodos a la altura de su macabra fama.

Lo peor: Predecible e inconexa.

Vuestros comentarios

1. ene 26, 19:40 | Draghann

Bueno, si dejamos a un lado el hecho de que el guión es un puto desastre igual hasta te entretiene. No le pidáis más porque si lo hacéis, va tan justita de todo que te va a decepcionar de todas, todas…

2. ene 28, 13:54 | ?

Sus FX y la criaturita de las narices representan para mí lo más interesante ( que no mejor) de la peli, así como el hecho de averiguar las fobias de sus víctimas para liquidarlas y encima es un tramposo de cojones (lo mejor) en su tramo final algo predecible pero efectivo para generar una nueva franquicia que no se yo…
El resto bufff! Englund fatal si no lleva la máscara de Freddy y la Shaye lo más interesante (Acojona esa tia cuando se le va la pinza!). Prometedora premisa que flojea en el gore aunque su factura técnica (fotografía, FX) es impecable.
Un saludete Bob majete! ( A ver si algún dia me animara a hacer una reseñita como en los viejos tiempos..que desde The Naked Lunch ha llovido y mucho).

3. ene 29, 17:43 | Arconte

Me pareció un peliculita bastante decente y bien filmada. Teniendo en cuenta la pobreza franciscana por la que pasa el genero, yo la dejaría un poquito mejor parada…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.