Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Night Watchmen

The Night Watchmen

Mordisquitos

The Night Watchmen Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Night Watchmen
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: Mitchell Altieri
  • Guión: Ken Arnold, Dan DeLuca, Jamie Nash
  • Intérpretes: Ken Arnold, Dan DeLuca, Kevin Jiggetts
  • Argumento: Un ataúd llega por error a la redacción de un periódico. Los vigilantes del edificio, unos ineptos, tendrán que enfrentarse al vampírico contenido del cajón de pino.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo TNW_Interior_zps4ra667mq.jpg

Encarnando a una de las mitades de “The Butcher Brothers”, pretencioso sobrenombre para dos cineastas que se han quedado cortos pero han dado mucha guerra dentro del género con títulos como “April Fool’s Day”, “The Hamiltons”, ”The Violent Kind” o ”The Thompsons”, Mitchell Altieri se ha tirado de cabeza a la comedia más pura sin olvidar las fuertes raíces que afortunadamente mantiene con el horror. De esta forma “The Night Watchmen” se ha ido labrando cierto renombre a medida que ha optado a, e incluso ganado sorpresivamente, diferentes premios en festivales especializados, donde se ha recibido con un entusiamos un tanto injustificado.

Sí, la película es gamberra y subnormal a partes iguales, ejerciendo merecido tributo a la figura de John Waters como icono de Baltimore, donde tiene lugar un asedio vampírico digno de cualquier tebeo de “Mortadelo y Filemón”. Así mucho sirope lanzado a la pantalla, fluidos marrones y pedos por doquier, guitarrazos a ritmo de marihuana y diversos chistes de índole sexual, racial o religiosa conquistan el corazón de un aficionado, el que acude a los festivales, rendido a un criterio demasiado relajado para mantener el buen estado de salud del cine de terror.
En términos más apropiados a lo que veréis en pantalla: Parece que aquellos que van a los festivales más “cool” del universo, especialmente aquellos que lucen orgullosos colgantes de plástico que los asocian a medios de chicha y nabo como esta santa casa, van puestos hasta el culo de popper (mi favorito es el “Gold Rush”), de tal forma que hasta un misil tierra–aire cabría por sus anos y ellos aplaudirían de gozo y éxtasis. Entendiendo que ese pepino cósmico es una película y su trascendencia/calidad meramente anecdótica.
Disculpad la clásica perlita que me convierte en otro de tantos “haters” de interné despotricando sobre cine, esos que creen saber hacer reseñas. Simplemente me vestía a juego con “The Night Watchmen” para que supierais a qué ateneros… reconozco que empatizo bastante con la actitud punk que mantiene la peliculita durante sus escasos setenta minutos, así que mostrarme despectivo se vuelve una pose natural dentro del marco ofrecido por Altieri, ¡el cual incluso se atreve a enseñar pechos en su film! Detalle nada banal, quizás sean imaginaciones mías, pero últimamente el cine de terror o similares anda bastante pacato hasta en cuestiones de carne magra.

Dejemos por un momento el discurso derivativo que tan bien me identifica, casi prefiero hilar estas frases cargadas de cinismo que hablar de otro nuevo largometraje de poca chica, para volver a los vampiros vestidos de payaso.

Pues sí, por exigencias del clamor popular que se ha creado alrededor de la figura de estos pobres bufones, en lo que respecta a bromas macabras y espacio en los telediarios, aquí la amenaza sobrenatural comienza cuando el cadáver del más famoso payaso de Baltimore vuelve desde Rumania, donde una extraña enfermedad acabó con él y toda su troupe. Otra casualidad sin más, el guión se aleja de cualquier ejercicio de coherencia imaginable, y ya tenemos el ataúd de turno ubicado en los sótanos de la redacción de un periódico local. En este edificio, muy ufanos y graciosos, pasan sus días laborales tres guardias de seguridad cuya estupidez es digna de figurar en la película “Airheads”, a la cual sigo volviendo de forma periódica con el orgullo mongoloide por bandera. Mientras estos tipos, dos de ellos los firmantes del libreto (Ken Arnold y Dan DeLuca), realizan la prueba de ingreso a un novato igual de cretino que ellos, se desencadena la epidemia que convierte a los trabajadores de la redacción en máquinas de beber sangre. Así que serán nuestros reluctantes héroes, junto a una periodista cañón, los que se dediquen a repartir estopa mientras viven situaciones más cercanas a la parodia que a otra cosa, piensen en una versión pobretona de “Shaun of the Dead”.

Fíjense que padeciendo una economía de medios alarmante, los efectos especiales digitales merecen cortarse las retinas con papel de periódico, la cinta consigue superarse a sí misma y merecer un vistazo indolente, todo gracias a unos diálogos rápidos y brillantes de manera ocasional. Se nota que los guionistas han escrito las frases de los personajes pensando en sí mismos y con total libertad para aberrar, lo que siempre debería ser la seña de identidad del cine independiente. La química entre ellos es innegable, se agradece cuando unos actores (¿comediantes locales poco conocidos?) lo están pasando bien y saben transmitirlo en pantalla, otra cosa sería reconocer un nivel de humor tan zafio, y andamos tan alejados del terror genuino, que muchos espectadores de los aquí congregados se harán cruces, muy bien traídos, frente a “The Night Watchmen”.

Lamentablemente las diversas situaciones se van repitiendo de forma secuencial y creando cansancio muy rápidamente –los gases emitidos por los vampiros fallecidos son un chiste recurrente que se gasta bastante deprisa– . Esto se debe a que la cinta no tiene mucho que ofrecer más allá de la sucesión de chistes evidentes desde su mismo tráiler. Algo que tampoco es malo de por sí, siempre que comulgues con lindezas como negros judíos bailando la macarena. Ahora no parece tan mala opción tragarse entera la saga “Torrente”, ¿verdad?

Tibia recomendación que depende del día que tengas. Reconozco que en mi caso faltaron porros, cervezas y amigos con quienes desfrutarla, aun así ha conseguido sacarme alguna risilla tonta sabiendo aislarme de una banda sonora cutre excesivamente presente aunque simpática y una ramplona dirección, la cual insiste demasiado en mimetizar sin estilo a clásicos de la talla de “El Regreso de los Muertos Vivientes”. El resto es historia…

Imágenes de la película

 photo TNW_1_zpsuqpjiimq.jpg

 photo TNW_2_zpsyeyogpj8.jpg

 photo TNW_3_zpsp7qd5rz5.jpg

Lo mejor: Bastante mongólica.

Lo peor: Realización y efectos especiales costrosos.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.