Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Noise

The Noise

Toshiolivers

The Noise Review

Ver ficha completa

  • Título original: 午夜陰聲
  • Nacionalidad: Malasia | Año: 2015
  • Director: Adrian Teh
  • Guión: Ang Siew Hoong, Lai Chaing Ming
  • Intérpretes: Adrian Teh, Lenna Lim, Sawyer Leong
  • Argumento: Una joven pareja se mudan a una nueva casa, por supuesto encantada y luego... luego un giro tremendo entre rituales ancestrales, sosias de Toshio y experiencias fuera del cuerpo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Noise_interior_zpsnuhyzgex.jpg

Le Ren se muda a una antigua casa ubicada en los suburbios con su novia, Ming Ming. Sin embargo, Le Ren no es consciente de que esa casa se convertirá en su peor pesadilla. Poco después de mudarse, Le Ren oye algunos sonidos apagados, hasta que descubre que los provoca el fantasma de un niño atrapado en un armario. El espíritu obliga a jugar a su nuevo amigo, que teme que la presencia sobrenatural aterre a su novia y por eso hace caso al pequeño bastardo. Lo que Le Ren no sabe es que en la casa hay más muertos que en una película de Steven Seagal, y tendrá que enfrentarse a la cruda realidad que representan.

Una pena lo de “The Noise”, no porque sea una mala película, lo es y mucho pero ya lo sabía antes de enfrentarme a ella; una lástima porque tenía todas las papeletas para ser también terriblemente divertida. Estamos ante una “caspa movie” de pura cepa, aunque por desgracia se queda a medio camino. Pues todos sus errores y locuras, que la hacen muy entretenida a ratos, pasan antes por un terrible peaje: y es el aburrimiento y el pastelón de unas escenas románticas y unos tiempos muertos que a muchos les resultarán insoportables.
Para que me entendáis, la primera media hora larga de la película es igual de soporífera que una sobredosis de ”Diazepan”, llegados al punto álgido, que realmente se sitúan en los últimos veinte minutos de metraje, el espectador estará tan desconectado que le costará sacar fuerzas para reírse de unos momentos que, por otro lado, brillan con un humor involuntario sólo al alcance de maestros de la caspa italianos. Hay que hacer una mención especial al fantasmilla cabrón de la cinta, un imitador del famoso Toshio, el niño blanquecino de “Ju-on”, que provocará la vergüenza ajena en cada aparición, brutal su forma de flotar a base de pedos, principalmente por los efectos especiales que lo acompañan, cutres y excesivos para gozo de los más cachondos de la casa.

Tas un genial prólogo escenificado en una secuencia animada que augura calidad y terror, todo se viene abajo cuando los tópicos del cine oriental de fantasmas toman posesión de esa “calidad y terror”. Podéis imaginarlo: un “melodramón” que da pereza describir. Otra vez un ritmo lento lleno de dramatismo donde conocemos a la pareja protagonista, dos actores lánguidos para dos personajes igualmente difusos. Por si fuera poco, el romance hace acto de presencia de forma escandalosamente desmedida, hasta Sergio Dalma se cortaría las venas antes que vivir un sentimiento tan intenso.
Se nota que el director de “The Noise”, Adrian Teh, es un experto dirigiendo comedias románticas, pues se explaya cuando tiene que retratar el tierno amor ente la pareja que se muda a un nuevo hogar maldito debido a un trágico suicidio. Supongo que incidir en el lado más baboso de la trama también se debe a que el propio director se reserva el papel protagonistas, en clara demostración de ego. A todo esto, ¿resulta buen actor? Ni mucho menos, en correlación a lo que el cine oriental actual nos depara, todos los actores resultan poco creíbles y bastante inexpertos. Lo que en otras situaciones, durante escenas psicodélicas, podría ser motivo de risa maliciosa, en ese primer tramo se hace cuesta arriba, ¡odiosas tantas miraditas perdida en el infinito!

Sin embargo, cuando la feliz pareja descubre que comparte piso con el fantasma de un niño dado a tocar las pelotas, el argumento se empieza a animar. Incluso el ritmo mejora bastante, ofreciendo, entre parón y parón meloso, momentos épicos como la ducha del protagonista y su desenlace en anti CGI.
Por cierto, esta escena fue lo primero que se le ocurrió al director cuando decidió emprender el rodaje de su primera película de horror. Se nota en que la planificación de la secuencia es lo mejor técnicamente de la película, y además resume toda la obsesión por el sonido que demuestra la historia. Según Adrian Teh, lo más terrorífico es escuchar sonidos misteriosos sin saber de dónde vienen, puedes cerrar los ojos para no ver al fantasma que tanto te asusta, pero no puedes aislar tus oídos a voluntad, quedando a merced de los ruidos del más allá. ¡Wow! Lo mismo se podría decir frente a la banda sonora, a uno le gustaría poder tabicarse los tímpanos ante las horteras melodías de piano con que nos regala “The Noise”. No poder abstraerse de la música es verdadero terror y no lo que nos pintan en pantalla. Porque en cuanto a terror la cinta anda justita, sobre todo porque, como decía, los efectos especiales se encargan de desbaratar cualquier atisbo de atmósfera tenebrosa. ¿Cómo sentir miedo de un niño que está peor maquillado que un tertuliano de “Sálvame” tras cuatro horas de coca y lonchas de jamón?

Afortunadamente, en lo que respecta a esa primera mitad más larga que un vía crucis, un tremendo giro de guión, uno con agujeros del tamaño de una fosa oceánica, cambia el rumbo de la historia hacia derroteros casi originales. Pero la originalidad no llega de manera genuina, si no porque todo se vuelve tan loco que pocas veces habréis visto despropósito de semejantes características. Mezclando conceptos taoístas y la típica parafernalia sobrenatural del lejano oriente, incluyendo a un exorcista de andar por casa, la película se vuelve más y más divertida cuando la hermana del protagonista decide hacer una visita muy especial a este: Paraguas que absorben almas, viajes astrales fuera del cuerpo, posesiones infantiloides, espectros capaces de apuñalarse el oído, exorcismos a distancia… ¡Sólo falta Casper!
Unas tonterías llenas de momentos increíbles, todo ello expuesto con la esperanza de resultar aterrador. ¿En serio? Creo que en Malasia, hablando de cine de terror, todavía no conocen la vergüenza. Al asumir sus habitantes un mundo sobrenatural tan interconectado con el mundo de los vivos, sus creencias y ritos son reflejan una naturalidad demasiado ajena al miedo, demasiado normalizada. A miles de kilómetros de distancia, ya os digo, que me provocaron rebuznos a diestro y siniestro.

Poco más puedo añadir. Ojalá todo el metraje hubiese sido como su parte final, olvidando, eso sí, una especie de video clip meloso con el que cerramos la empalagosa historia de amor de los protagonistas. Si sois capaces de aguantar unas andanadas de pastel que causarían ataques en un diabético, encontraréis un montón de locuras e incoherencias que seguro os sacan una sonrisa. Son tantos los penosos efectos especiales en pantalla que durante algún momento tendréis que frotaros los ojos para creer semejante aberración, aunque no llega al nivel de otras joyas como, por ejemplo, “Dangerous Seductess” o “La Posesión del Gato Negro”. No obstante, soy feliz de haber conocido a este sosias de Toshio, que merece un alto puesto dentro de los iconos casposos del terror: casi, casi, a la altura de los goblins (¿?) de “Troll 2”.

Imágenes de la película

¡La cosa está muy muerta!
 photo Noise_1_zpsktmwb46u.jpg

Inteligencia y enamoramiento, esos dos grandes enemigos
 photo Noise_2_zpspzc13k3d.jpg

“El Pasteleo”, nuevo baile del verano
 photo Noise_3_zpsrrxfsvwb.jpg

Lo mejor: Puedes reírte un poco si sabes verle la gracia a los efectos especiales. Su prólogo es muy interesante.

Lo peor: Su mezcla es demasiada mezcla hasta para un amante de la comida asiática.

Vuestros comentarios

1. jul 8, 19:26 | Mr Zombie

Como curiosidad hace poco pusieron la mas que interesante Marebito, mas que por la calidad de la peli por su clara influencia en uno de los mejores videojuegos de la ya defenestrada playstation 2, como fue en su dia Proyect Zero de la compañia Tecmo.

Que buenos recuerdos, y que pocos juegos buenos de miedito ahora con las nuevas consolas. A ver si se ponen ya las pilas.

2. jul 9, 02:15 | Fhercho06

…un tremendo giro de guión, uno con agujeros del tamaño de una fosa oceánica… jajaja xD
No sé ni como o por que se me ocurrió hacer el subtitulo de esta película, estaba bien fumado o las lechugas al vapor de mi cena eran alucinógenas…

Viste Bob, compartimos la misma pasión por la cintas cutres o como diría un Mexicano: Que película mas ‘chafa’ (de poca o nula calidad).

La misma es bien MALA-sia.
Gracias Bob. Me reí harto con cada linea de tu critica.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.