Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Recall

The Recall

Wesley vs The Aliens

The Recall Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Recall
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2017
  • Director: Mauro Borrelli
  • Guión: Reggie Keyohara III, Mauro Borrelli, Teddy Wynne, Sam Acton King
  • Intérpretes: RJ Mitte, Wesley Snipes, Niko Pepaj
  • Argumento: Cinco jóvenes son atrapado en medio del bosque durante un rapto alienígena. Wesley estaba por allí para ayudar y soltar frases hechas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo Recall_interior_zpsdzgs1ous.jpg

Cinco amigos de vacaciones disfrutan de una casa remota junto al lago cuando descubren que el planeta Tierra está bajo una invasión extraterrestre. ¡Pero no temáis! Un cazador algo tarado acudirá en su rescate imbuido de incomprensibles poderes cósmicos.

Recuerdo cuando vi por primera vez en pantalla grande a Wesley Snipes, me lo pasé como un crío. Fue en el cine, disfrutando de “Demolition Man”, una de esas películas de acción que refrendaban el punto final de un mercado muy concreto, el de los héroes de acción, tras vivir una época dorada como no habrá otra igual. Recientemente pude volver a ver la película de marras, y aunque siguió pareciéndome un entretenimiento la mar de divertido, quedó más que patente el contenido casposo de la misma, enarbolado principalmente por un Snipes siempre dispuesto a soltar chascarrillos como si no hubiese mañana. ¿Pero que sería de la acción desenfrenada sin frases lapidarias? Echad un vistazo a la cartelera y me contáis.

Han pasado los años de forma inmisericorde y estos musculosos vengadores han tenido que buscarse las habichuelas dentro del séptimo arte desde perspectivas bastante distintas a las que estaban acostumbrados, aunque demostrando talento cuando ha sido el caso. En el caso de Snipes, tocaba el cielo con su interpretación de “Blade”, el vampiro negro que puede ver la luz del sol, una película que se convirtió en innecesaria trilogía y se encumbraba como todo un hito entre los jóvenes veinteañeros de la época, supongo que empujados por el consumo despiadado de “speed” y “pirulas”. Pero mantenerse en la cima tiene un alto precio, el primero sería la dura caída que suele acompañar a los grandes éxitos: el siglo XXI se comería, cinematográficamente hablando, al pobre Snipes que a día de hoy va sobreviviendo – supongo que holgadamente – entre película y película de serie B, sin lograr resucitar ese personaje macarra que una vez le diese tan buen resultado.

Así “The Recall” intenta vendernos de nuevo, al menos parcialmente, al negro reparte mamporros y chascarrillos a partes iguales. Esta vez el marco es el típico de una película de terror de bajo presupuesto: cinco jóvenes van a una campaña aislada en el bosque y encuentran más de lo que desearían. Allí tienen un primer encontronazo con el personaje de Snipes, un cazador algo tarado que, por lo visto, fue abducido cuando trabajaba como astronauta para la NASA. Entre conspiranoia rodada con el gusto de un niño de cinco años y pasajes típicos adornados por bosques y jacuzzis – si los protagonistas gozan de cuerpos jóvenes y esbeltos, ¿por qué ocultarlos? –, transcurre la primera mitad de una película que sólo puede tildarse de absoluto coñazo hasta ese punto. Luego mejora algo, pero ya es demasiado tarde.

Los diálogos dibujan unos personajes desdibujados, todos contrastando fuertemente con un Snipes sumido la mar de ufano en su particular universo de sobreactuación y dientes blancos. Peor todavía, el paisaje no podría ser ya más típico: la nueva abducción extraterrestre tendrá lugar en medio mundo, pero nuestros ojos sólo podrán disfrutar de la vivencia astral de los cinco jóvenes tan bien apostados en su cabaña del amor. Por suerte para los amantes del cine basura, “The Recall” deviene durante sus últimos compases en una comedia involuntaria, justo cuando la acción se traslada a uno de los platillos volantes, donde los avances de la historia parecen improvisados durante la marcha, en una clara apuesta de a ver quien suelta la burrada más gorda. Puedo aceptar que los alienígenas nos invadan para cambiar nuestros cuerpos y prepararlos para algún tipo de rito cósmico, pero el final abierto que nos regala la película está a la altura de un capítulo cualquiera de los “Power Rangers”, siendo generoso. Disfrutar de ese momento con un poco de hierba del diablo a mano parece la mejor opción.

Este escenario da pie a realizar una comparación un tanto obvia: “Extraterrestrial”. Resulta que la película de 2014 establece un inquietante patrón de paralelismos con la presente, hecho que invita a pronunciar inquietantes vocablos como “plagio”. Pero a nadie ha de extrañar esta situación de copia sobre copia y vuelta a copiar. La fuente primigenia de las ideas ha sufrido tantos desfalcos que cuesta extraer conceptos frescos de su menguado fondo, y cada año será más difícil si además no interesa recompensar la originalidad en taquilla, donde nuevas versiones, continuaciones y adaptaciones campan soberanas a sus anchas. Así que “The Recall” y “Extraterrestrial” comparten muchos puntos en común, y aunque el desarrollo argumental termine ofreciendo perspectivas diferentes, casi casposas en el caso de la primera, el tronco narrativo es idéntico y mucho menos cuidado en el caso de la cinta que hoy nos ocupa. La cual ofrece, ¿os suena?, a cinco veinteañeros perseguidos por hombrecillos grises y ayudados por un cazador hasta terminar todos en las tripas de una de las naves invasoras; una pequeña subtrama de amor adolescente y localizaciones cerradas para imitar un complejo militar terminan cimentando un rollo de mil pares de narices, además visitado previamente en campos ligeramente más verdes. De nuevo la gran duda: ¿hacían falta cuatro tíos para escribir una historia tan manida e inconexa?

A nivel técnico “The Recall” intenta ofrecer un buen surtido de efectos especiales para marear al espectador y conquistarlo por las tripas. Nada más lejos de la realidad, estos efectismos quedan en mera anécdota no sólo por lo innecesario de su existencia, si no por lo mal ejecutados que están algunos de ellos. Su historia termina desvariando tanto que sólo se puede salvaguardar tras un muro de CGI barato, consecuencia de un guion que funciona entre colegas borrachos, no con un público inteligente al otro lado de la cadena informativa. No hay mal que por bien no venga, la inutilidad artística del equipo de la película nos regalará momentos para la risa, como los experimentos biomecánicos a los que son sometidos los humanos abducidos, siempre escondidas sus vergüenzas castamente.

Tampoco deberíamos esperar grandes cosas de cine de bajo presupuesto: fotografía tan odiosa como azulada, ¿regalan ese filtro con las cajas de cereales?; escenografía probablemente recolectada en algún vertedero; actores que independientemente de su edad parecen recién llegados a la industria, salvo por un Snipes que desbarra bastante de forma simpática; música ambiental omnipresente y en nada acorde con los hechos que acompaña…
Obviamente el trabajo de su director, Marcus Borrelli, está a la altura de esta pobreza generalizada. Que hablemos de un tipo que se ha prodigado durante años por importantes equipos artísticos, pertenecientes a grandes superproducciones, no quiere decir nada. Borrelli aplica la ley del mínimo esfuerzo y vuelve a firmar un estilo impersonal como ya hiciese en “The Ghostmaker”, su mejor película hasta la fecha.

Resumiendo, un fracaso en toda regla, especialmente errada por tomarse tan en serio a sí misma, como demuestra un toque romántico igual de injustificable que el resto de su guión. Por un tema de añoranza, aquellos que vivimos tan intensamente los noventa, siempre es agradable ver haciendo el payaso a Wesley Snipes, pero no sabría decir que aportará a tal o cual sector del público. Antes que ver “The Recall” hay tantas cosas por hacer que, perfectamente, podría ser borrada de los archivos del Pentágono sin que nadie saliese perdiendo.

Imágenes de la película

 photo Recall_1_zpsfd9xgs0a.jpg

 photo Recall_2_zpsvfo0gawm.jpg

 photo Recall_3_zpsl1lshtvk.jpg

Lo mejor: Durante su parte final asistiremos a un delirio casposo muy divertido, lo que no justifica una primera hora repelente.

Lo peor: Necesitaría mucho espacio para enumerar todos sus desperfectos, así que lo resumiremos como: casi todo.

Vuestros comentarios

1. jun 26, 06:42 | paulcrosnier

“un fracaso en toda regla” esta escrito, una verdadera lastima, le tenia algo de fe a este film, pero que al parecer los buenos tiempos de Wesley Snipes, ya pasaron, hace un buen tiempo.

2. jun 27, 00:48 | MASP

Una de mis frases hechas favoritas:
“Si sangra, podemos matarlo”
Alan “Dutch” Schaefer dixit.
https://youtu.be/3PBtgdKypY8

El bueno de Snipes llegó a su cénit con la “blood bath scene” de la épica “Blade”:
https://youtu.be/eADGy8c3D8o

Pero le pasa como a Thomas Jane que es uno de esos tipos duros que te cae simpático aunque filme cutrerías y no puedes evitar cogerle cariño. Por cierto, que tengo la Banda Sonora y ese temazo de New Order puesto a todo trapo sigue siendo insuperable.

PD: Tío Bob, “Ex Horror” me ha encantado! La maquetación es sublime y ese tono socarrón con esa sección de Madame Orschitsch que me recuerda a las “cartas al director” de los cómics de Lobo son un despiporre. Enhorabuena!

Saludos!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.