Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Screen at Kamchanod

The Screen at Kamchanod

Celuloide maldito

The Screen at Kamchanod Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Pee chang nang
  • Nacionalidad: Tailandia | Año: 2007
  • Director: Songsak Mongkolthong
  • Guión: Songsak Mongkolthong
  • Intérpretes: Achita Pramoj Na Ayudhya, Pakkaramai Potranan, Namo Tongkumnerd
  • Argumento: Un grupo de estudiosos busca el rollo de la película que se proyectó en un claro de Kamchanod, abriendo una puerta al mundo de los muertos.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo TSAK_Interior_zpsxhnmhsyg.jpg

El primo tailandés de Iker Jiménez quiere recuperar la película que se proyectó en un claro de la jungla de Kamchanod. La proyección se realizó sin público y sin saber muy bien que contenía el metraje, ¿algo relacionado con un templo semi abandonado? Todo trasncurría sereno hasta que los técnicos encargados de la proyección vieron aparecer a decenas de personas de la nada para acabar perdidas dentro de la pantalla. Nuestro intrépido investigador aprovecha que uno de sus pacientes, pues también ejerce de médico además de investigador paranormal escéptico, es uno de los proyeccionistas para engañar a varias personas con objeto de seguir el rastro de la película. Por desgracia su paciente permanece en un estado vegetativo, lo que debería ser índice de que su búsqueda acabará teniendo un horrible final, uno donde el celuloide es un vehículo al mundo de los muertos.

Tal y como va el año no me quedan muchas ganas de hacer bromas sobre tal o cual película. En general el cine de terror fantástico anda bastante aburrido. Puede que se estrenen buenas películas, o si lo preferís “decentes”, aunque lo hacen con cuentagotas. Ahí está por ejemplo “A quiet place” que parece el actual hito dentro del cine de género; o la muy esperada “Hereditary”, la cual promete emociones de manera genuina; o incluso “Downrange”, a punto de ser estrenada con toda su supuesta violencia, esperemos no quede en nada. Sin embargo creo que estos proyectos suponen más bien la excepción que confirma la regla. Es más, ¿en qué posición quedarían si la cosecha en terror fuese realmente fructífera, de calidad? Supongo que observaríamos como no son para tanto, material de fondo de armario. Y a pesar de toda esta negatividad reconozco que parte del problema, lo llevo repitiendo mucho, mis disculpas por la pesadez, la supone la perspectiva marcada por la edad del que suscribe.

Siendo honesto asumo que disfrutaría mucho más de todos los estrenos a mi alrededor con unos cuantos años menos, lo que me sorprende es que cuando veo alguna obra casposa de hace décadas no siento la sensación de hastío que me provocan los cientos de películas que llevo reseñadas en los tres últimos años, por no hablar de épocas pasadas más gloriosas. Entonces, ¿qué falla en la ecuación? Desde luego tener un espíritu crítico supone un problema serio en esta vida, no me veréis cagar cubitos de hielo ante la basura que os intentan vender como la pedantería definitiva. Intento ser honesto, aun a sabiendas de que nadie me regalará pases de prensa o me invitará a sus fiestas de presentación, tampoco juzgarán con equidistancia mi obra escrita. Me da absolutamente igual, total no vivo de lamer culos o reseñar películas si no de arreglar problemas informáticos a zoquetes.

Sin que estas reflexiones personales valgan un pimiento, quizás alguno pueda intuir cual será el final de historia muy pronto, hoy me he decantado por una película tailandesa de hace algún tiempo para ver si consigo desatascar mi sistema circulatorio de tanta basura fílmica, en el mal sentido, que no es precisamente el que podáis pensar. Se trata de “The Screen at Kamchanod”, conocida en su país natal como “Pee chang nang”, película que tras leer su argumento uno podría suponer muy influenciada por “El Fin del Mundo en 35mm”, el mediometraje estrenado a través de la serie “Masters of Horror”, el cual a su vez bebía ligeramente de “Imágenes Malditas” de Ramsey Campbell. De hecho, una manera simple de definirla sería como un choque de trenes entre la última obra potable de Carpenter y el misticismo oriental.

¿A qué no pega ni con cola semejante mezcla? Pues efectivamente, la improbable excusa de proyectar una película en medio de una jungla supuestamente encantada para abrir un portal al mundo de los muertos supone una auténtica aberración a la lógica, y así se desenvuelve el largometraje de Songsak Mongkolthong, director de cortísimo currículo. Expuesto a toda velocidad, dura como hora y media y parecen tres horas debido al elevado volumen de locuras desarrolladas en pantalla, el argumento incluye sustos por doquier y una propensión a la espiritualidad que desorientará especialmente al espectador caucásico no creyente. Es decir, fantasmas y apariciones parecen convivir alegremente con nuestros protagonistas hasta en la sopa, y por mucho que estos se empeñen en parecer aterrados, y curiosamente propensos a olvidar o justificar sus espeluznantes visiones, como público es fácil traducir el exceso en mero ridículo.

Entonces, ¿hay buen nivel en la construcción de la atmósfera, la tensión que ha de detonar en escenas macabras? La verdad es que hay tal profusión de sustos y pantomimas que es normal encontrar buenos momentos –unos pocos–, regulares –la mayoría– y rematadamente feos –destacan por un uso infame de técnicas CGI pasadas de moda incluso en 2007–. Encontramos los mejores del primer grupo en todo lo relativo al rollo de celuloide maldito, de hecho un toque más occidental que otra cosa. La secuencia donde los protagonistas acceden a la cinta por primera vez, en un cine mugriento y siniestro, supone un auténtico manjar para los amantes del terror sobrenatural, tanto por atmósfera como por cantidad de chorradas que nos vomitan por pantalla.

En serio, no había visto tal exceso de paranoias por segundo en mucho tiempo, al estilo del “j–horror” más sólido pero sin orden ni concierto. Digamos que “The Screen at Kamchanod” intenta nutrirse de todos los tópicos del género, bajo un prisma oriental, con la agilidad de un mastodonte. Así por el camino encontramos un buen puñado de diversión, que no coherencia o calidad cinematográfica. Ni mucho menos, a nivel técnico la cinta flojea no pocas veces, y artísticamente se mantiene por esas escenas que comentaba, donde una ambientación sonora muy bien elegida ayuda a meternos en harina. Si buscamos actuaciones descollantes mejor acudir a una de esas cintas que comentaba por el segundo párrafo. Aquí, nuestros amigos de ojos rasgados parecen igualmente abducidos que de costumbre.

En definitiva, aunque “The Screen at Kamchanod” arrastraba cierta buena fama, no me ha parecido para tirar cohetes, pero sí para olvidar las penas diarias con un mínimo de dignidad. Sobre todo gracias al mareo que provocan tantas putadas extraterrenas y terrenales a las que estos tailandeses son sometidos, especialmente una de las jovencitas que es humillada hasta por el apuntador. ¿Qué luego el final es un desastre a nivel argumental? Pues claro, pero deja en el aire una incógnita metalingüística y recursiva que casi, casi rompe la cuarta pared, un pequeño logro que quedará en el olvido por otros defectos de forma imposibles de ignorar.

Imágenes de la película

 photo TSAK_1_zpseeavhkay.jpg

 photo TSAK_2_zpsb9ntfzkw.jpg

 photo TSAK_3_zpsc3fv24ji.jpg

Lo mejor: Muy dinámica, a cada instante están surgiendo fantasmas hasta debajo de las piedras.

Lo peor: Tanta profusión fantasmal termina por hacerse excesiva.

Vuestros comentarios

1. abr 29, 02:59 | Nahuel

Vi el poster y ya sabia que era de Tailandia, no pregunten como, tenes razon con el panorama, salvo Hreditary o alguna que se me este escapando no veo mucha actividad interesante por el momento, creo que ya salio Flesh of the Void en blue ray o algo asi

2. abr 29, 11:43 | matias

no los conté pero facilmente deben salir como 10 fantasmas cuando ven la pelicula en el cine.
el hecho de que aparezcan cada dos por tres y de todas las clases y formas variadas la hace bastante divertida.

pero sin lugar a dudas el mejor momento es el fantasma de la chica en la biblioteca. vale la pena ver esta pelicula por esa escena (y la del coche, del edificio, del baño, etc.)

y por ultimo, bob rock, ¿queres ver una pelicula casposa cosecha 2018? mirate en esa pagina que rima con “laguna” “deep blue sea 2” la continuacion de “alerta en lo profundo” esa del tiburon (demasiado) inteligente que se comia de un solo saque a Samuel Jackson (como olvidar esa escena) y que cuba gooding jr. zafa de que se lo almuercen tambien muy a lo mago houdini (y que el final era la minita diciendo “lo hicimos!!” mientras un delfin quedaba congelado mientras saltaba sobre un atardecer) tengo buena memoria nada mas, ni me molesté en verla.

esta pelicula tiene todo lo que debe tener una caspa movie:
-villano sobreactuado
-actuaciones, dialogos y situaciones muy estupidas
-heroe musculoso enfundado en traje de neopreno para que se le marque todo y protagonista bien culona y bien tetona que debido a tener dos cabezas de enano en vez de tetas no le cierra el traje de neopreno (bueh…)
-¡muertes ridiculas! (especialmente la final)
-alguien que pierde a un ser querido y grita: NOOOO!!
-algo que no estaba en la primera pelicula y que es (adivinaron) una pavada para cagarse de risa.
-los tiburones cuando estan fuera del agua ¿que es lo que parecen? de plastico. (y se nota bastante)
-todo el tiempo parece que ves la primer pelicula, porque de hecho es exactamente igual.

y si no. sigan siendo los mismos amargados de siempre.

3. abr 29, 13:06 | Bob Rock

Nahuel.- Flesh of the Void debe ser bien extrema, o al menos busca removerte las ideas. No la he visto todavía disponible, supongo que al ser un estreno muy underground. “Hereditary” es la película que más espero desde hace muchos años. También tengo mucho interés por Ghostland y Ghost Stories, creo que pueden ser muy potables.

Matias.- Gracias por la recomendación! Lo único que me ocurre con Deep Blue Sea es que no soy muy amigo de las películas de tiburones. No acabo de enganchar. De momento sacaré pronto alguna reseña de un par de películas actuales que tienen su lado casposo aunque quizás no tanto. Por cierto, ayer volví a ver Doble Impacto, esas primeras películas de Van Damne también tienen lo suyo!!

4. abr 30, 15:03 | algarroba

Perdona, pero lo tenia que decir, no se como será la peli, pero lo del primo tailandés de Iker Jiménez me ha encantado ;)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.