Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Secret Of Crickley Hall

The Secret Of Crickley Hall

Un caserón, niños fantasmas y un espectro con una vara

The Secret Of Crickley Hall

Ver ficha completa

  • Título original: The Secret Of Crickley Hall
  • Nacionalidad: Gran Bretaña | Año: 2012
  • Director: Joe Ahearne
  • Guión: Joe Ahearne
  • Intérpretes: Suranne Jones, Tom Ellis, Douglas Henshall
  • Argumento: La familia Caleigh está pasando por momentos terribles: el joven Cam desapareció hace un año mientras jugaba en un parque y nada parece indicar que pueda seguir vivo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The Secret of Crckley Hall

Si hace unas reseñas, al hablar de Odd Thomas, mencionábamos a Dean R. Koontz, con el permiso de Stephen King, como uno de los primeros espadas de la narrativa de terror norteamericana, podríamos decir que James Herbert ha sido una suerte de homónimo británico y junto a Ramsey Cambell y Clive Barker, son los representantes más populares del horror llegado de esas tierras. La extensa literatura de Herbert, que ha tocado casi todos los palos del género fantástico, terminó este año con su fallecimiento; hasta ese momento nos ha regalado obras geniales como Ratas (totalmente recomendable), La casa de campo mágica, Santuario o 48. Los muros de Crickley House, ese es el título como se editó en España, es su penúltima novela y la última adaptación, hasta la fecha, de la obra de este autor. El libro, pese a ser entretenido, no es gran cosa y es un placer decir que nos encontramos ante una de las pocas veces donde la película supera a la obra en la que se basa.

La familia Caleigh está pasando por momentos terribles: su miembro más joven, Cam, desapareció hace un año mientras jugaba en un parque, desde entonces nada parece indicar que pueda seguir vivo; su madre, con la que mantenía un nexo invisible, no se resigna a creer que su pequeño no siga vivo y permanece obsesionada con recuperarlo. Gabe, el padre de familia, ha decidido que es momento de seguir adelante con la vida y ha aceptado un trabajo que supondrá mover a su esposa y a sus dos hija de Londres durante unos pocos meses. La familia llega a Crickley Hall, una casona en el campo que fue un hogar para niños huérfanos durante la segunda guerra mundial… Pronto descubrirán que la casa está encantada , que hay muchos enigmas por resolver y que, de algún modo, la solución de estos misterios puede también arrojar luz sobre la desaparición del pequeño Cam.

The Secret Of Crickley Hall es una miniserie de tres episodios (de una hora cada uno) producida por la prestigiosa BBC y que posee las pautas de calidad y factura de esta cadena (ya podría aprender nuestra televisión pública). La serie, aunque sigue de forma casi literal el libro que adapta, ha cambiado el tono y ha apostado más por los aspectos dramáticos de la historia que por los terroríficos, que, aunque presentes, no cobran peso y protagonismo hasta la segunda mitad de la película. Aún así, inteligentemente, han sabido distribuir sustos y apariciones para satisfacer a todos los paladares.

Narrativamente se despliegan antes el espectador dos tramas, una en la época actual y otra que transcurre en 1943. Ambas se mezclan y se complementan, pero, brillantemente, no llegan en ningún momento a confundir y todo transcurre con una aparente facilidad que es todo un ejercicio de equilibrismo audiovisual.

Todos los personajes se dibujan a la perfección (aunque con tres horas de metraje es más sencillo, claro) y los actores están brillantes en sus papeles. Destacar la actuación de Suranne Jones interpretando a Eve Caleigh, la sufrida madre; ella sujeta casi toda la tensión dramática de la trama contemporánea y muestra una gestualidad estupenda pasando de la esperanza a la derrota y la incertidumbre en cuestión de segundos. También excelente es la actuación de la menor de la familia, una nena que te la comes de linda y que junto con la mencionada Suranne consiguen que no chirríe demasiado la falta de escepticismo de los personajes a la hora de asimilar que la casa está poblada de fantasmas. Acompañándolas, un elenco plagado de rostros populares de la televisión y el cine británico: conocidísimos gracias a sus papeles en “Juego de tronos” tenemos al maduro y siempre excelente Donald Sumpter y a la más valiente de los Starks, la joven Maisie Williams. También encontramos a Douglas Henshall (Invasión jurásica) que hace del malo malísimo de la función. Y David Warner (uno de los mejores secundarios que ha dado el cine británico) interpretando a uno de los personajes bisagra entre ambas épocas… y esos son sólo algunos de los rostros pues, el reparto de la serie es estupendo.

Posiblemente la mayor pega de la cinta sea la misma del libro: su entretenimiento es un tanto vacio, pues a pesar de todos los aciertos interpretativos y su factura, la “ghost story” es un conjunto de situaciones ya muy vistas (perro que tiene miedo, niña que habla con fantasmas, parapsicóloga que realiza sesión en la casa, niños perdidos que piden justicia…) Para colmo, el Augustus Cribben (malvado mentor y terrible espectro) que nos dibujaba Herbert en la novela ha perdido su pátina gótica al llegar a la pantalla en favor de un dramatismo más realista que terrorífico, algo que también le sucede a la propia mansión (en el libro se insiste que su aspecto feo y tosco que sólo mejora cuando, en el interior, se aprecia su recibidor y su escalera).

Así que los lectores del libro, los amantes de las historias de espectros de corte clásico y los que disfrutan del cine de miedo que no asusta demasiado, están de suerte, pues tienen ante ellos 3 horas perfectas de entretenimiento. Aquellos que buscan una montaña rusa de sustos, terror en crescendo, originalidad y violencia, mejor que busquen otras propuestas… Los que no se incluyan en ninguno de los bandos no tienen nada que perder viéndola y es muy seguro que no consideren ese tiempo perdido.

Imágenes de la película

The Secret of Crickley Hall

The Secret Of Crickley Hall

The Secret Of Crickley Hall

The Secret of Crickley Hall

Tráiler

Lo mejor: Buenos actores y un guión y dirección muy bien medido y equilibrado.

Lo peor: Nada suena nuevo en Crickley Hall y a pesar de estar plagada de fantasmas apenas logra asustar.

Vuestros comentarios

1. sep 22, 20:16 | Lady Necrophage

El libro a mi me pareció horrendo, un aburrimiento, seiscientas y pico páginas más vistas que el tebeo, esta vez he de ser cruel. No me gusta la narrativa de Herbert, ni la historia que cuenta, solo tiene de bueno ciertos episodios o momentos que, según tengo claro, ni siquiera aparecen en la producción.
Siento curiosidad, aunque solo sea por eso que dices de que es superior a la novela, confío plenamente en que al menos sea visible.

Salutem!!!

2. sep 22, 22:20 | UPIRI

No me lei el libro, de Herbert me lei dos de fantasmas que me parecieron buenos.

En cuanto a la miniserie me parecio correcta pero demasiado clásica (es lo que tiene Herbert), no digo que sea malo pero me aburrió. Por lo demás, ambientación y actuaciones buenas.

3. sep 23, 11:14 | tito Jesús

Upiri, es lo que tiene, no mata pero se deja ver… Pero si te fijas en la ambientación y como se ha rodado, no está nada mal.

4. sep 23, 19:58 | UPIRI

No está mal hecha pero me aburrió, sin sorpresas, todo muy visto. Por cierto la chica de la foto, la profesora de los niños, es la amiga enferma de Norman Bates en la serie Bates Motel.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.