Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Dead Want Women

The Dead Want Women

The Artist versión Charles Band

The Dead Want Women Póster

Ver ficha completa

  • Título original: The Dead Want Women
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2012
  • Director: Charles Band
  • Guión: Kent Roudebush, Charles Band
  • Intérpretes: Jessica Morris, Ariana Madix, Eric Roberts
  • Argumento: Años 20, poco antes del nacimiento del cine sonoro. Miss Pettigrew celebra en una decadente fiesta el estreno de su último éxito. Sus excesos acaban en tragedia mortal, encantando su fantasma y el de otros amigos la casa de la orgía.

0 |100

Estrellas: 1

The Dead Want Women Grande

El autor de la reseña declina cualquier responsabilidad legal y ética por su falta de tacto y mesura con respecto a la redacción de la misma. Así mismo no se hace responsable de los efectos que el visionado de esta película pueda provocar en el público de Almas Oscuras.

Reseña dedicada a Sergi: “Te fuiste pero se quedó la caspa”

Champú anti caspa: manual de anti uso

Hace muy poquito debatíamos con nuestro buen amigo Djariel, en la absurda reseña de la aun más absurda Nazis at the Center of the Earth, que caracteriza a una película casposa, que precauciones hay que tomar al verla y como poder enfocar un análisis en condiciones. También se alzaban voces, no solo en esta vuestra web, preguntándose como podía existir una película tan mala como la novísima producción de The Asylum.

Bien, lo primero que quiero destacar es lo bonito que me parece asomarse al balcón, ver la vida pasar y ser consciente de que no existe ningún límite en ella. Leonardo soñaba con elevar al hombre a los cielos, ahora es un hecho común y nada espectacular. Terminó la Primera Guerra Mundial y cuando todo el mundo civilizado pensaba que no podría darse otra guerra tan cruenta, apreció el hombrecillo del bigote – y no hablo de Aznar, pero similitudes existen – y montó la marimorena. Como veis, no existe barrera para lo que el ser humano puede lograr, ni para lo bueno ni para lo malo. Algo que salta a la vista cuando comparas la odiada y vapuleada Nazis at the… con The Dead Want Women.

Incluso a uno le hace plantearse seriamente si existe una justificación casposa para la existencia de semejante mierda. Así que aquellos que llorasteis sangre viendo Nazis at the… vais a llorar zumo de limón cortado con vinagre si os acercáis a menos de siete billones de años luz de esta hermoso mojón. Si nuestro sistema de puntuaciones lo permitiese, esta reciente producción de la devaluada Full Moon hubiese logrado el -100. Lo que no evita que haya sido útil a la humanidad – en concreto a uno de sus miembros, un servidor – para darle respuesta a la duda que planteaba anteriormente:

Se puede justificar la existencia de cualquier “caspamovie”

Por mucho que algunos os moleste, esta afirmación es la pura verdad. Lejos de maniqueísmos sobre conceptos artísticos o, incluso, comerciales, todo tiene cabida en la sabía naturaleza. Es cierto que a veces – las menos y más deseadas por los buscadores de ponzoña visual – una película puede ser tan mala que de la vuelta, devorando su propio orto, y se convierta en una preciosa serpiente Uróboros. Particularmente creo que para que se produzca tal metamorfosis, el objeto de la misma debe contener elevadas dosis de patetismo inconsciente, mucha jeta y un par de momentos únicos. Es el clásico ejemplo de Troll 2, obra cumbre de la diversión por diversión y un legado de dimensiones épicas para aquellos que saben disfrutar del humor involuntario. Desgraciadamente no es el caso de The Dead Want Women.

Imposible no partirse ocasionalmente con esta producción, más si cabe imbuido por los místicos poderes del THC, porque desgrana unas carencias, una dejadez y unas estupideces que caen en el ridículo. No nos reímos “con”, nos reímos “de”; pero de una forma tan esporádica que no lo veo meritorio. La forma de vida llamada The Dead Want Women tiene una razón de ser más infame todavía: cuando uno se pregunta por qué existen mierdas tan grandes, debe darse una única y firme respuesta: “la mierda nos prepara para saber apreciar la crema”. Pero vamos, eso lo han sabido siempre los camellos, y nosotros no vamos a ser menos, ¿verdad?

La cuestión, y a colación de otra pequeña polémica, es que si alguien puede puntuar una película como una rotunda obra maestra (véase el adecuado ejemplo de la gran The Raid), no puedo imaginar que pasaría si dicha obra maestra la consumiese tras una ingesta masiva de cine basura. Supongo que puede lograrse un éxtasis teresiano mayor que el provocado por la sobredosis de sales de baño, lo importante es quedarse con el concepto básico para juzgar cualquier obra: la perspectiva. Sí, The Dead Want Women es un truño con todas las de la ley, pero casi cualquier otra película que veas después te mandará directo a tu iglesia más cercana para poner una velita en memoria de los Hermanos Lumière. Y si no os vale este argumento, siempre podréis acudir a este festival mefítico para saber de primera mano que bajo ha caído nuestro querido Charles Band.

La Banda de Charlie

En otras reseñas “casposas” sobre películas de la Full MoonBad Channels, Shadowzone – ya os hablaba un poco del hombre detrás de la marca – Charles Band –. Siguiendo el hilo podéis incluso profundizar en el distante pasado cuando ”el Roger Corman del videoclub” regalaba verdaderas gemas de serie B que permanecerán por siempre en nuestros negros corazones (Terrorvison, Puppetmaster, Trancers, Reanimator, etc.). También apunté hacia la paupérrima calidad de su producción reciente, y ha llegado el momento de meterse en harina con un zarrio que incluso coquetea con el “softcore” más cutre. Band se ha condenado el mismo a la auto fagocitación de sus éxitos pasado. Con esta cinta demuestra que el rumbo está perdido definitivamente y que la edad lo ha vuelto un viejo verde de la peor calaña. ¡De esta no te salvan ni los muñecos!

“Señor Bob Rock, Señor Bob Rock. Yo no conozco a ese tal Carlitos Banda”
”Muy bien Pedrito… ¡expulsado de clase lo que queda de curso y suspendida la evaluación!”

O lo que vendría a ser lo mismo: si has empezado a leer esta reseña es porque sabes quien es el productor/director/guionista creador de la Full Moon. De otro modo has caído por casualidad y siquiera ver los cinco primeros minutos de The Dead Want Women puede producirte severos ataques epilépticos. A los que habéis catado los chorros de heces que manan de semejante mente, os invito a continuar a ver si entre todos logramos calibrar exactamente que contiene esta aberración.

Un Oscar a la mayor mierda para…

Resumiendo, a pesar de estar por encima de producciones más deleznables, como Evil Bong 3Do Gingerdead Man , la cinta que hoy nos ocupa demuestra el total descenso a los abismos por parte de su director – que para la ocasión es el mismo Band –. Ni siquiera nos queda el consuelo de una banda sonora compuesta por su hermano Richard, los efectos especiales artesanos – que siempre han caracterizado a la Full Moon y a sus “bichillos” – aquí brillan por su ausencia, el humor es dejado de lado por unas perversiones abortivas dudosas y, en general, no parece ni una película de la Full Moon. No obstante, hay que reconocer que estos nuevos parámetros de despelote integral, escenas de “softcore” bochornoso y cierto aire necrofílico le sientan bien a esta serie Z. Justamente son lo mejor, junto a algunos diálogos tan absurdos que pueden valer para entretenerse entre calada y calada.

Lo más interesante comienza con su introducción, que no es tal porque ocupa treinta de los setenta minutos exactos que dura el metraje. En plenos años 20 una mansión californiana acoge la fiesta de presentación de la última película de la estrella del cine mudo Rose Pettigrew. La fiesta es solo una excusa para que un rincón apartado, unos amigos de Rose se monten con ella y otras dos “groupies” una escena de toqueteos alargada hasta la extenuación. Y la verdad que la cosa tiene su gracia durante los primeros minutos: un ambiente de decadencia que hilan correctamente con la narración pulp deudora de cualquier capítulo barato de Historias de la Cripta. No obstante las interpretaciones de los tres capullos que rodean a Rose se convierte de primeras en la mejor razón para abandonar el visionado. Tres estrellas de cine mudo que representan tres arquetipos de la época: el Vaquero, el Fantasma de la ópera y el Gordo. Insoportables actores que comanda el increíblemente devaluado Eric Roberts.

De acuerdo en que la tata Julia nunca me ha parecido una gran actriz y que Eric es aun peor que ella – la única viva de la familia que tiene talento es Emma, hija de este elemento –. ¿Pero como diablos ha podido caer tan bajo un actor nominado a un Oscar? Y quiero pensar que dado el elevado número de películas en las que ha participado en la última década – y el mismo reconoce no haber visto ni la mitad de ellas –, su presencia en The Dead Want Women solo se justifica por la posibilidad de tocarle el culo a alguna de las pobres secundarias que se pasan toda la película en pelotas. Oye, y a mi me parece fenomenal, que todos tenemos que darle alegrías a la seta, pero por lo menos podría haberse dignado a participar en el “making off”. Cuando menos, resulta curioso ver en dicho “making” la ilusión del resto de actores por trabajar con el “gran” Roberts y el muy cabrón sin dar la cara, probablemente porque andaba con la nariz metida entre los cachetes de alguna compañera de reparto. Bueno, a todo esto, hay que reconocerle solvencia a la hora de resolver su papel, elegancia, profunda declamación… ¡mentiras! ¡falsedad! ¡engaño! El muy pasmarote se dedica todo el metraje a mirar de reojo los jóvenes senos que le rodean. ¿Para cuando su participación en la siguiente entrega de Torrente?

Pechos: haberlos ahílos

Y ya que ha sido mencionada tan interesante parte de la anatomía femenina, decir que sí, ahí están danzarines y coquetos. Charles Band ha contratado a unas cuantas actrices de serie Z de buen ver (Jean Louise O’Sullivan, Jessica Morris y Ariana Madix) para enseñar cacha – que no carne –, poner caliente al personal y añadir más justificaciones vanas para aquel mendrugo que caiga en las redes de The Dead Want Women. Pésimas actrices que ya trabajasen con él en productos de la misma catadura (i.e. Killer Eye 2) y que como principal característica podríamos citar su empecinamiento por no enseñar ni un micromilímetro de pezón. ¡Habrase visto! La próxima vez me compro en Amazon “una” de Private, o mejor dicho “otra”.

Pues resulta que una vez pasada la introducción de treinta minutos aparecen dos jugosas rubias por la casa, muuuuuchos años después. Evidentemente, el edificio está abandonado y encantado por los fantasmas de los asistentes a la orgia mencionada, que como buena orgía acabó en tragedia y locura. ¡Qué grande el guionista de The Dead Want Women! Si las máscaras que lucen los fantasmas – para que sepamos que lo son – ya muestran la total desidia por parte del equipo de producción (meros trozos de pizza mal plantados en la jeta), el libreto es la definición perfecta de la dejadez. Kent Roudebush es el responsable del mismo, un cachondo que está firmando los mayores despropósitos de la Full Moon. ¿Un ahijado de Charles Band?

Es decir, el tío se preocupa en idear una trama que aprovecha la conocida decadencia de los años veinte – por mucho que la mansión se vea demasiado moderna – para al poco plantar a dos rubias de prominentes pechugas en la misma casa perfectamente conservada. Y entre una escena y otra, nada… nada… nada… Fijaos si es poco creíble e interesante el estado de la casa que las mismas rubias se encargan de contarnos que la casa está encantada porque de otro modo nadie se ubicaría. Lo curioso de este dato viene cuando lo asociamos al presupuesto: 500.000 dólares de tomo y lomo. Otra buena razón para recomendarla, en concreto a los responsables de la crisis bancaria, seguramente les animará ver que todavía existen peores gestores económicos.

Lo más divertido, a mi parecer más irónico, es que Kent sabe hacer chistes sumamente inteligentes. Tanto que es difícil pillarlos. Las dos rubias en cuestión se suponen estandartes de esa tontería de que todas las rubias son tontas, pues bien, el guion lo muestra de la mejor forma posible: resulta que las dos chicas acuden a la casa porque son revendedoras de propiedades para ricos, y si no la venden se la tienen que quedar. ¡Coño! ¡Con la que está cayendo en el sector inmobiliario! Decididamente, nuestras dos protagonistas son poco menos que gilipollas. Afortunadamente su presencia en pantalla escasea, no tendremos que soportar mucho sus caras de despiste ya que la cinta llega a su pobre conclusión a la media hora de conocerlas.

Al final las únicas que enseñan todo todito son dos actrices secundarias que parecen haber sido seleccionadas en un burdel de mala muerte – menos mal, porque si no alguien me tendría que explicar a que venía tanto darle vueltas a la depravación de los fantasmas –. Atractivas, pero mucho menos espectaculares que las pechugonas que se niegan a dejarnos libar de sus cántaros de miel. Al menos, esas dos “chicas de saldo” consiguen evadir la atención de los cuatro efectos especiales digitales mal plantados que ofenden a la vista.

Elefantiasis

¿Se merece una mierda como The Dead Want Women tantas palabras? Decididamente no. Tal vez ande aburrido y quiera trastornar al personal, o semejante escoria ha terminado por detonar mi sentido de la medida. Supongo que pocos de vosotros querréis darle un tiento a esta película plagada de despropósitos, algún desnudo y una irritante fijación por sacar planos de la decoración de la casa. Ni el peor de los capítulos de Historias de la Cripta puede daros una idea de lo penosa que es. Salvo a los buscadores expertos de basura, que sabrán degustar cada irracional segundo de esta obra, no le recomendaría The Dead Want Women ni a mi peor enemigo. Otra cosa es que uno quiera saber lo bajo que puede caer un actor (Eric Roberts), lo mal que andan las cosas en las oficinas de la Full Moon o solo poder darse el gustazo de decir “he visto la peor película de horror (¿?) de mi puñetera vida”. Sea como sea, aquellos que hayáis caído en sus garras, seréis recompensados en la siguiente película: después de esto, cualquier otra os sabrá a gloria…

Lo mejor: Después de verla cualquier otra película parece una obra de arte

Lo peor: Todo, todo, todo...

Vuestros comentarios

1. jun 5, 22:55 | MASP

Jodó! Y luego soy yo el que me paso con las notas! xD
Si es que las malas influencias son contagiosas. xD

O sea, que al final no eran máscaras sino se supone que maquillaje! Ay que me parto! xD

Mis respetos, y admiración (con los que ya contabas , pero no está de más recordártelo) por haberte visto semejante aborto y encima haberlos tenido “cuadrados” para reseñarlo.

Esto no hay quien lo supere, pero te juro tras haber demostrado semejante valor, que yo prometo un día reseñar “Musarañas Asesinas” con la que también vais a flipar (pero no en colores, porque la peli es en blanco y negro).

Un Abrazo! xD

2. jun 6, 01:35 | Asier Fernandez

¡Valeeeeeee! Si es que con todas las películas no puedo acertar ¿eh? jajajajaja Madre mía, y yo que decía que quería verla. Nada, ahí se queda, ni tocarla que lo mismo me da hepatitis ocular o algo de eso.

MASP.- Puntazo lo de las máscaras xD ¡Maldita sea mi puntería!

¡Un abrazo y gran reseña!

3. jun 6, 14:55 | Mr Zombie

Un cerote para el bueno de Charles band, pobrete!.

Mira que las pelis de Full-moon son malillas, aunque esta se debe llevar la palma entre todas. Hace tiempo que no veo nada de la compañia de band, se me indigestan sobremanera, como las de Asylum, mas o menos.

Saludos.

PD: Tengo pelis a las que le pondria tambien cerapio donut rosco cerrado. Pero escribir sobre cosas tan malas me da pereza…ains!!.

Saluten.

4. jun 6, 17:27 | Draghann

Mr Zombie, esto sí que no lo había visto nunca. Con un par… No puedo ni imaginarme cómo debe ser una película que ni siquiera merece un 5 aunque sólo sea por el esfuerzo de hacerla… jajaja

¿Llegará el día en que veremos un negativo en Almas? Y de ser así, ¿Que significaría exactamente? ¿Será Uwe capaz de lograrlo(siempre y cuando se le olvide que alguna vez hizo Rampage)?, no sé, con la segunda parte de HOTD

Un saludo!

5. jun 7, 07:34 | Carriddle

WOW, viniendo de Bob Rock es algo serio. Debe ser una verdadera Bazofia.

6. jun 7, 13:33 | Bob Rock

Solo diré una cosa: ¿peor habéis visto el careto de Eric Roberts en la foto grande?

7. jun 9, 14:19 | Djariel

Gracias por tener en cuenta mi comentario sobre las “caspa movies”.Hoy es mi cumpleaños y quiero festejarlo con ustedes ,asi q perdonen si ven muchos comentarios en varias reseñas…tenia ganas de hablar con vosotros.La reseña me dio curiosidad,podra ser esta peor que Nazis at the center of the earth?,aun asi me parece bien considerar de ponerle un 0 a una pelicula si se lo merece,pero asi las cosas se merece un 50 Nazis at the..? ,y mas aun considerando el 80 de Dead Snow,y aqui si merece la comparacion,con iguales premisas,distintos resultados,zombies nazis,paisajes frios y naturales,la nieve,un lider general zombie,un grupo de jovenes victimas,etc,si ,ya se, basta de polemica por las puntuaciones,perdon.Hablando de pesimas peliculas esta de la Full Moon es peor que Mallorca Zombie ? era en joda o en serio esta pelicula?…en la onda de la argentina Plaga Zombie,pero peor ,mucho peor.The dead want women me dio curiosidad, pero la curiosidad mato al gato,era asi no?

8. jun 9, 15:11 | Bob Rock

Djariel.- FELICIDADES!! Encantados de tenerte por aquí celebrando un día tan entrañable (pero luego sal a beberte aunque sea una cerbeza a la salud de Almas Oscuras).

con respecto a la nota, pues le puse un 0 porque realmente es mala con ganas y como caspa movie ni siquiera te entretiene. Puede que Nazis sea mala, pero al menos tiene muchas ganas de soltar bobadas en su guión. en The dead todo está sujetado con pinzas… además, ya comentaba lo de la perspectiva. ¿qué ocurre aquí? pues que Charles Band no puede caer tan bajo. Quizás la nota, como amante de la Full Moon que siempre he sido, tenga un factor de castigo importante. La cuestión es que quería llamar la atención sobre lo infame que es The dead… claro que habrá gente que pueda verse atraida (por eso de “¿sera de verdad tan mala?”)… ya he avisado: no me responsabilizo de los efectos de la película sobre nuestros amados compañeros de Almas Oscuras!

Ahora bien, jamás compararía Dead Snow con Nazis… simplemente juegan a cosas distintas. Y he de decir que Dead Snow me gustó mucho… de hecho por películas como esa conocí a Joan… así que… tienen algo especial..

Un abrazo!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.