Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Fields

The Fields

Cuidado con los Maizales

The Fields Póster

Ver ficha completa

  • Título original: The Fields
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Tom Mattera, David Mazzoni
  • Guión: Harrison Smith
  • Intérpretes: Tara Reid, Joshua Ormond, Cloris Leachman, Faust Checho
  • Argumento: Steve va a vivir unas semanas con sus abuelos y encuentra un cadáver en un campo de maiz junto a la casa...

50 |100

Estrellas: 2

The Fields Grande

Un par de advertencias antes de empezar: el cartel es el de una película de terror, pero “The Fields” no lo es; o, al menos, no al cien por cien. En ella, es más importante el drama que el terror. Es una película parecida a “Paper House”, de Bernard Rose, o “Lady in White”, de Frank LaLoggia. Si no te interesa el “horror bonito”, por así decirlo, no deberías acercarte ella ni por asomo.

“The Fields” es una película de muy bajísimo presupuesto. No hay sangre ni apenas violencia. Casi sucede en un interior único, con pocos actores. La fotografía tiene un look Instagram: filtro sepia del bueno para disimular la casi inexistencia de la dirección de fotografía. Si tampoco te interesa una película pequeña, lenta y con una casi total ausencia de cualquier tipo de artificio, también debes huir como alma que lleva el diablo!!!

El guión de “The Fields” es de Harrison Smith, que debe ser un tipo peculiar. Es profesor de historia en una universidad de artes americana, y este es el primer guión que vende, aunque ya tiene otro proyecto en marcha, “6 Degrees of Hell”. Parece haber estado bastante involucrado en la producción de la película, ya que es el propio Smith quien explica en una entrevista que intentaron alejarse del mercado oficial por motivos económicos, centrándose en una red de festivales más bien de segunda fila (en concreto en el Buffalo Niagara Film Festival la película obtuvo el premio en la categoría de terror) y en un circuito de cines fuera de las grandes distribuidoras. El mes pasado salió a la venta en el mercado doméstico americano.

La película la distribuye Fabrication Films, empresa que asegura en su web que en diez años de existencia ha conseguido colocar cien películas en el mercado. Lo cierto es que, viendo el catálogo, por ahora quizás les falte el gran título que les lance al estrellato, aunque hayan sido quienes movieran “The Roost”, de Ty West, o “The Final”, de Joey Stewart.

Los directores de la cinta, Tom Mattera y David Mazzoni, sólo tienen en su haber una película anterior, “The 4th Dimension”, en 2006, que al igual que esta, obtuvo un par de premios en algún festival y gozó de una distribución más bien exigua… Este repaso a sus responsables sólo quiere dejar clara una cosa: nos encontramos ante una película muy, muy pequeña.

Así, “The Fields”, vendida como digo como una película de terror, es más bien un drama con tintes de horror más bien sutiles y un ejercicio interesante, desde mi punto de vista, dentro de sus limitaciones. Está ambientada en 1973 y cuenta la historia de un niño, Steven (Joshua Ormond), a quien su madre (Bonnie, Tara Reid) lleva a vivir a casa de sus abuelos mientras ella arregla su matrimonio con Barry (Faust Checho). Hiney (Bev Appleton) y Gladys (Cloris Leachman), los abuelos, viven en una granja en las afueras, y la primera advertencia que dan al crío es obvia: no entres en los campos de maíz. Los dos ancianos temen que algún grupo de hippies se haya instalado sin su permiso en su propiedad. Estamos a principios de los setenta, y la América rural desconfiaba de ellos tras el asesinato cometido por la “familia” de Charles Manson. De hecho, el pequeño Steve, superado por los acontecimientos (no es sólo que el matrimonio de sus padres esté desmoronándose, es que vio cómo su padre apuntaba con un rifle a su madre), está obsesionado con que Manson escape de la cárcel y vaya en su búsqueda.
A pesar de las advertencias, Steve es un niño, y no puede evitar adentrarse en los campos de maíz que rodean la granja. En su primera incursión, descubrirá el cadáver de una chica. Y no será la única vez que incumpla la norma… Para completar el collage de circunstancias que rodean argumentalmente a la película, hay que mencionar que, efectivamente, hay un grupo de hippies en el pueblo.

Personalmente, las historias de iniciación me fascinan. Por eso, he de reconocer que, casi desde el principio, vi “The Fields” con buenos ojos. Eso significa que intenté no darle importancia a algunas interpretaciones irregulares, la más que evidente carencia de medios, los bruscos cambios de fotografía (para ser preciso, los cambios del filtro usado) o el exceso del uso del fuera de campo (por otra parte, muy bien empleado la mayoría de las veces). Para ser una película de tan poco presupuesto, hay que reconocerle a sus dos directores que han salido bastante bien parados. El ya mencionado look Instagram beneficia a la cinta, pues se trata de una historia con cierto toque nostálgico, y consigue disimular el look video digital; Mattera y Mazzoni evitan casi todos los recursos que las pelis de bajo presupuesto usan para parecer más de lo que son: ralentizados, filtros de edición bastante cutres, encadenación de fundidos a blanco… aunque en un momento muy puntual recurren a ellos; la edición de la película, por su parte, es bastante digna, y a pesar de lo amateur, ofrece calidad y solvencia.

En “The Fields” son conscientes de que los puntos fuertes de la película son las interpretaciones y el guión. Las primeras no están nada mal, tratándose de un producto como éste. Especialmente, el abuelo Hiney y la abuela Gladys salen más que bien parados; el guión, por su parte, es lento y pausado, pero desde mi punto de vista interesante. Se recrea en la creación de un ambiente, la América de los setenta, con mayor o menor fortuna (los negros, por ejemplo, aún estaban “saliendo del armario” de cara a la sociedad, y una de las hermanas de Gladys tiene un novio de color. Como elemento que complementa el panorama histórico es acertado, pero no aporta gran cosa, y crea una sensación de artificio: todos los tópicos del momento están prensentes), y en especial acierta a la hora de describir la infancia traumática del niño protagonista, Steve, y el entorno familiar retorcido de Gladys. Sólo una sociedad así puede engendrar tanto hippies asesinos como familias disfuncionales tan dañinas como los primeros. Y ambos mundos se fusionan en la que, para mí, es la mejor escena del film: cuando Steve, en una de sus incursiones en los maizales, encuentra un parque de atracciones abandonado.

Por el contrario, “The Fields” decepcionará, sin duda, a los fans del cine de terror. Pocos sustos, casi todos en el tramo final, total ausencia de sangre o violencia, y un villano que quizás apuntaba maneras, pero que es de lo más desaprovechado de la función. Si en el cine en video (viva la contradicción) de bajo presupuesto de hoy en día impera el formato cámara en mano no es casualidad: es, probablemente, la mejor manera de disimular y no poner en evidencia que no había dinero ni para celuloide ni para grabación digital en alta definición, que implica también unos medios caros a nivel de iluminación. Otra cosa es que esta manera de hacer películas aburra a estas alturas, salvo por muy honrosas excepciones (y estoy pensando en la maravillosa “Chronicle”, de Josh Trank). Por otra parte, la situación es la que es: “no hacer una película si no se tiene el suficiente dinero para hacer una película” versus “tengo este dinero, y voy a intentar hacer una película con la mayor dignidad posible”. Desde mi punto de vista, si el resultado es parecido a éste, hay que optar por la segunda. Porque puede que no sea aterradora, ni espectacular, ni entre nunca en el olimpo de la serie B tirando a Z, pero de dignidad y honestidad “The Fields” está absolutamente sobrada.

Lo mejor: una historia de iniciación bien enraizada con el contexto histórico.

Lo peor: es “bonita”.

Vuestros comentarios

1. may 25, 00:05 | Anothink

Viendo que has nombrado a Chronicle de Josh Trank, ¿por qué no hacéis una reseña? Yo la llevo esperando hace tiempo jajaja.

2. may 25, 23:38 | John Trent

Veo que Anothink sigue pidiendo la reseña de Chronicle. Espere amigo, que puede que caíga. De todos modos, quizá no tenga mucho que ver con la página (superhéroes y demás), pero se le preguntará al Sr. Lafulla.

Pero a lo que venía…¿Tara Reid sigue viva?

3. dic 24, 11:17 | Francisco J. Ortiz

La vi anoche. Suscribo tu crítica de principio a fin, tanto lo malo del film (que lo tiene) como sobre todo lo bueno.

Enhorabuena por la reseña, estupenda (y no solo porque diga lo que pienso yo). :-)

4. dic 25, 10:03 | Manu

Gracias, Francisco! Por cierto, le he echado un vistazo a tu blog, muy interesante, tío!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.