Estás aquí: Página de inicio » Críticas » TORSO

TORSO

Giallo y Slasher unidos por la espina dorsal

Torso Póster

Ver ficha completa

  • Título original: I Corpi Presentano Tracce Di Violenza Carnale
  • Nacionalidad: Italia | Año: 1973
  • Director: Sergio Martino
  • Guión: Sergio Martino, Ernesto Gastaldi
  • Intérpretes: Suzi Kendall, Tina Aumont, Luc Merenda
  • Argumento: Varias jóvenes están siendo asesinadas durante un verano en Perugia.

70 |100

Estrellas: 4

Torso Grande

En 1973 todavía quedaban unos años para la explosión del slasher. Es cierto que “Peeping Tom” (El fotógrafo del Pánico, Michael Powell) es de 1960, y según el imprescindible documental Going to Pieces: The Rise and Fall of the Slasher Film, ésta es la película fundacional del género; también se había estrenado ya “Bay of Blood” (Mario Bava, 1970), que es la precursora, según prácticamente toda la bibliografía sobre el tema, y según Ghostface, el asesino de Scream. Desde luego, los americanos que exportaron este tipo de películas habían visto, por fuerza, toda la camada de giallos italianos, y seguramente Italia fue el país donde menos impacto produjeron las masacres de asesinos enmascarados de Estados Unidos.

En la mayoría de los giallos, además, suele haber un body-count. Es verdad que a lo mejor no es un rasgo especialmente identificativo del género, más volcado en la investigación, la trama rocambolesca o los motivos “psicologistas” del asesino, pero son muchos los casos en los que el recuento de cadáveres es enorme y los crímenes se convierten en lo mejor de la función. En “Torso”, en concreto, las víctimas son unas atractivas estudiantes de arte en Perugia, casi no hay investigación criminal y el asesino es un enmascarado, por lo que realmente estamos muy muy cerca del slasher… que aún no había sido creado.

La película comienza con el asesinato de una chica, Flo, y su novio en el coche, mientras están manteniendo relaciones sexuales (¿suena de algo esta circunstancia?), en una escena muy similar a la que veríamos durante los ochenta en multitud de slashers. La chica era una estudiante de un curso de verano de arte, y el pánico cunde entre sus amigas más cercanas, Daniela (Tina Aumont) y Jane (Suzy Kendall). La única pista que tiene la policía es que el asesino lleva un pañuelo rojo y negro en el cuello. Cuando tiene lugar un segundo asesinato, las chicas deciden alejarse de Perugia por unos días, yéndose a la casa de un pueblo cercano del tío de Daniela. Como uno se imagina, que se alejen no sirve para dejar atrás el terror…

Los motivos del asesino son puro giallo: ilógicos pero eficaces. Cada vez que comete un crimen, hay insertos de muñecas siendo mutiladas. El elemento sexual es imprescindible en la película: hay una relación lésbica; uno de los sospechosos, Stefano (Roberto Bisacco), recurre a prostitutas probablemente para superar su homosexualidad; todo ello, en un mundo donde los hombres no paran de admirar la belleza femenina y de intentar poseerla, y las mujeres la utilizan aparentando ingenuidad. También, es especialmente interesante la historia de Carol (Conchita Airoldi), otra de las estudiantes. Sus pulsiones sexuales se mezclan con la pena y desazón por la muerte de su amiga Flo y acaba relacionada con dos chicos poco recomendables, que la llevan a una especie de orgía/rave hippie donde encontrará su muerte, en la que es la escena más famosa de la película, el enigmático (y desde mi punto de vista, no especialmente bien resuelto) crimen en el bosque con niebla. Como toda película setentera con violencia y sexo, fue bastante censurada y masacrada. Hay una diferencia de hasta siete minutos entre unas copias y otras, y ésta es una de las escenas más cortada.

El giallo, además, es seguramente uno de los géneros más visuales y alucinados, y “Torso” no es una excepción a este respecto. Todo lo que puede explicarse con imágenes, será explicado con imágenes (menos la inevitable conversación final en la que el asesino revela y verbaliza sus motivos); aunque pueda parecer contradictorio con lo anterior, la planificación está más supeditada a la grandeza del momento (el entorno imponente en el que se mueven los personajes o la crueldad del crimen) que a una narración funcional, y en este caso concreto, el interior de las casas es bastante impresionante; por último, la voluntad de convertir las películas del género en especies de juegos/trampa psicológicos también está presente: la única pista que tiene la policía, como se ha contado, es que el asesino lleva un pañuelo, y convierte este asunto en un curioso juego durante el visionado. POSIBLE SPOILER: Esta prenda la venden en un puesto de una plaza del centro de la ciudad, por lo que cualquiera puede haberla comprado. Sin embargo, en el tramo inicial de “Torso”, antes de que se sepa esta información, vemos a dos personajes con un pañuelo similar. Uno de ellos es utilizado en la trama; el otro se queda ahí, para que cuando el primero sea descartado, te quede el recuerdo de que había un segundo personaje que has visto que lo llevaba… sólo que, para confundirte, lo sitúan dos veces en situaciones parecidas, haciéndote dudar de si era este personaje u otro quien tenía el pañuelo. FIN POSIBLE SPOILER. Con esto no revelo nada. Este personaje puede ser, o no, el asesino al final; es spoiler porque es poner de manifiesto un detalle de la película del que uno, como espectador, no debería ser consciente hasta un punto del visionado, y no antes.

Y una mención que, no por frívola, es menos reclamo para ver la película: casi todos los personajes, tanto chicos como chicas, son guapísimos. ¡Toma análisis sesudo!

Pero si hay algo por lo que, realmente, me convenció “Torso” fue por su tramo final. Me pareció un prodigio, con un punto original y un sentido del suspense brillante. En este punto es mejor no detenerse: lo preferible es disfrutar de la película y de cómo orquesta los últimos veinte minutos. Mi recomendación, desde luego, es que quien quiera verla por cauces legales, recurra a la edición de Blue Underground en Blu Ray, compañía que, por otra parte, me resulta especialmente simpática. Es propiedad del insigne William Lustig (Maniac, Maniac Cop), y aparte de estar reeditando y pasando a alta definición clásicos indiscutibles, como algunos de los mejores títulos de Dario Argento, también está recuperando películas de muy segunda fila (e indudable encanto, desde mi punto de vista), como “El Asesino de RoseMary”, de Joseph Zito. A mí me parece una empresa entrañable.

Lo mejor: el tramo final.

Lo peor: la conversación en la que el asesino desvela sus motivos.

Vuestros comentarios

1. may 3, 21:25 | Tony Fuentes

Grande Torso!! Para mí, el giallo por excelencia (con el permiso de Rojo Oscuro). Por mucho que me trague otros gialli, ninguno está a la altura.

2. may 4, 08:43 | Manu

Tony: sí, a mí me ha encantado. No la había visto hasta hace poco, y se ha ganado un hueco en el olimpo del giallo por derecho propio. Un saludo!

3. may 5, 19:04 | Joe D'Amato

No hay duda de que Sergio Martino hizo algunos de los más disfrutables giallos que se hayan rodado nunca en 3 años del 1971 al 73 y en su mejor y primera época de director, en total cinco y de los que yo particularmente creo que el mejor es La perversa señora Ward; esa pareja fetiche de Martino que era George Hilton y Edwige Fenech era sublime.

4. may 6, 14:15 | Tony Fuentes

Mucha razón, Joe. De Martino yo no dejaría de mencionar “Vicios Prohibidos”, otro giallazo de altura. Y morboso como pocos.

5. may 6, 19:58 | Manu

De acuerdo con lo que habláis: La perversa señora Wardh es una maravilla. Vicios Prohibidos tiene encanto, pero para mí está por debajo de la anterior o Torso. Sea como fuera, a mí me parecen pelis que vale la pena ver.

6. may 7, 16:45 | Victor P.

Clap, clap, clap. Bien por rescatar del olvido estos giallos italianos que le dieron un respiro a todo ese cine de suspenso que venía de EE.UU y UK. Me encanta de Martino, y quizás sea uno de los pocos que defienda a muerte “Todos los colores de la oscuridad” aún cuando sea un cuasi remake del film de Polansky, pero más malsano.

7. may 10, 14:06 | Mixmerik

Me gustó la peli cuando la vi en su día y el hecho de que se siga escribiendo de ella tantos años después habla bien de su resistencia al paso del tiempo.

Crítica muy acertada, como siempre.

8. may 10, 14:36 | Manu

Victor P, tengo pendiente ver Todos los colores… y el referente que das de ella, lejos de apartarme, me da más ganas aún de hincarle el diente!!

Mixmerik: creo que lo que dices es cierto, la peli aguante bastante bien el paso del tiempo.

Saludos a ambos!

9. jul 27, 13:35 | vira

pérdida de tiempo por varias razones,las muertes se sugieren,hay pocas,la sangre parece pintura titanlux(ya se que en esa época se hacia así),el descubrir el aesino pierde interes,de lo mala que es la película.
otra película mas que recomendais,y es malísima.

10. abr 23, 21:58 | Varón Dandy

Yo la descubrí hace poco y me enamoró.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.