Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Tunnel 3D

Tunnel 3D

Barrenamiento Anal

The tunnel 3D Review

Ver ficha completa

  • Título original: Teo-neol 3D
  • Nacionalidad: Corea del Sur | Año: 2014
  • Director: Yian Tongao
  • Guión: Yun Kagao
  • Intérpretes: Kim Fernal, Huang Chu-Tri, Sun Normal
  • Argumento: Unos jóvenes estúpidos van de fiesta a unas minas que van a ser reconvertidas en un resort de lujo. Allí encontrarán... ¡la muerte!
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

 photo TT3D_Interior_zpsbzgyjjvk.jpg

Para salvaguardar la integridad y anonimato de las personas involucradas en esta película basura, sus nombres han sido cambiado sutilmente. Sus fechorías han sido respetadas punto por punto en esta reseña.

Alegre y pinturero me hallaba al ver que últimamente me estaba tocando reseñar películas, cuando menos, decentes. Algo tenía que ver la alegría estival y descubrir, gracias a nuestro amigo Yann, un ”sesudo” estudio asegurando que el gusto por las películas malas está directamente relacionado con la inteligencia del individuo. ¿Para qué estudiar una aburrida carrera universitaria cuando puedes ver cine basura? Viendo la racha tan buena que pasaba delante de mis ojeras, preocupado por volverme tonto, me decidí a abordar una película que llevaba más de un año criando polvo virtual en mi disco duro. ¿Qué podía fallar? Además, los estrenos de terror están llegando a cierto estancamiento durante Agosto y con algo hay que matar el tiempo, aunque sea a costa de torturar las neuronas.

El hombre de pie dispone de su tiempo con la alegría del borracho hasta que la realidad, si no algún político u otro títere de los poderes fácticos, le da un par de bofetones para que no olvide su intrascendencia en el caótico orden del universo. En definitiva, “no todo el monte es orégano”, y “The Tunnel 3D” tiene ganas de apuntalar dicho refrán español. ¿Las películas de mierda hacen crecer el cerebro? Pues tras ver esta castaña pilonga se os va a poner un cebollón como el de los marcianos de “Mars Attack!”

Tras una lamentable introducción al servicio de un 3D menos avanzado tecnológicamente que una seta de “Mario Bros”, uno ya sabe que se ha metido en las pantanosas aguas de un nuevo bodrio cinematográfico. Mientras dos mineros cantan a la memoria de Antonio Molina, unas sombras digitales amenazan su idílica siesta a la espera de la muerte por asfixia. Es lo que tienen los derrumbes, pero no os preocupéis, yo os hago de canario esta vez y así podéis buscar minas más seguras.
“Muy bien”, me digo, “esta caspa es tan pura como la coca de Pablo Escobar, me van a salir glaciares entre los dientes”. Groso error. En realidad “The Tunnel 3D” es tan enervante, un batiburrillo de ideas ajenas tan mal ejecutado, que termina hasta por perder cualquier gracia involuntaria. ¿A quién no le gusta un buen plato de tallarines tres delicias? Pero, ¿lo habéis probado ya envasado y comprado en una gran superficie en lugar de consumirlo recién hecho? Esa sensación te deja esta castaña pilonga. Peor aún, imaginaos que os pasan por la cara esos fideos lacios mientras un enano tísico con verrugas os lame la nuca y juguetea con vuestros genitales. Vicios hay para todos los gustos, así que no os descartéis como público potencial de esta cinta.

Una vez superados los primeros minutos descubrimos que, de momento, más que una cinta de terror sobrenatural al uso nos encontramos en el terreno del terror adolescente más baboso. Cinco jóvenes se reúnen sin mucho preámbulo para acudir a la fiesta de la hermana de uno de ellos. Una rave en los aledaños de una antigua excavación abandonada que va a ser convertida en unos apartamentos de lujo y una especie de museo. ¡La lógica del terror chusquero! ¡I’m lovin’ it!™. Pronto la ingenua alegría de afrontar una comedia involuntaria se deshace como el gas grisú cuando los personajes abren la boca para recitar frases sin chispa alguna al son de sus inexpresivos rasgos. Disfrutando de estos coreanos en pantalla uno se siente tentado de justificar la tirria que les tiene Kim “Oh amado líder” Jong-un. Se les dará muy bien nadar y dar saltos de trampolín, pero urge una visita diplomática de afamados actores españoles, como Jorge Sanz o Belén Rueda, para que enriquezcan las escuelas de interpretación de este bonito país.

Cuando me quejo amargamente del estado del cine de terror oriental, tocado de muerte, lo digo por la distancia entre peliculones como “Dos Hermanas” y las tonterías comerciales, al igual que el tractor amarillo es lo que se lleva ahora, del calibre de “The Tunnel 3D”. Espero que ”Train to Busan” me haga tragar estas palabras.

Una vez disfrutada de la fiesta rave, un relajante baño y un poco de sexo adúltero; nuestros cinco jóvenes terminan teniendo un encontronazo con el típico “loco de las coles” que se pasea intoxicado por cualquier mina abandonada que se precie. La verdad, si me tengo que poner del lado de alguien, me decantaré siempre por ese agorero que avisa de la muerte cierta que amenaza a los miles de gilipollas protagonizando películas de terror. Ya en ese punto, avanzada su buena media hora ritmo de caracol, uno desea que el típico niño rico, su amigo intrascendente, la chica tímida y las dos “K(aka)-pop girls” salgan despedidos hasta el Sol para que les tueste sus apáticas caras. Sin embargo, el guionista cree que ha llegado la hora de poner algo de carne en el asador, así que emulando ligeramente a “Sé lo que hicisteis el último verano” la trama acaba vilmente con nuestro vagabundo favorito y pone a nuestros esculturales protagonistas en el dilema de deshacerse del cadáver, si es que está realmente muerto. Eso sí, sin olvidarse de mostrar alguna especie de fantasma infantil unido con el verdadero sentido argumental de este sinsentido, valga la paradoja cósmica que ni Stephen Hawking resolvería.
Lógicamente, la mina cercana parece ser el mejor almacén para ese cacho de carne que se molestan en envolver como si se tratase de una pechuga de pollo al horno. Así que… ¡todos pa’ dentro que es necesario mostrar más efectos cutres para justificar el 3D! De hecho, no hace falta verla con gafas para comprobar lo forzado de ciertas escenas y lo mal que hubiesen quedado “saliendo de la pantalla”.

“Ya está, hemos tocado fondo y aquí llega el horror sobrenatural”, pienso en un alarde de brillantez. “Ahora se animará la cosa con alguna muerte espectacular y pondremos punto final a esta tortura. ¡Rapidito que quiero tocarme!”. De nuevo, la sibilina realidad tiene balanceando un “dildo king size” entre sus toscas y peludas manos. Obviamente, los chavales, tonticos ellos, acaban encerrados en la mina. Expuestos a los peligrosos y alucinógenos vapores de los túneles acaban delirando y muriendo de forma accidental mientras fluidos negros realizados por “ordeñador” acompañan a una banda sonora épica y machacona. Ni la nítida fotografía, marca de la casa dentro del cine oriental, consigue distraernos del meollo del asunto: ¿de qué coño va esta película?
Estas idas y venidas por los oscuros decorados… quiero decir “impresionantes galerías” se mezclan con la impresión de que nos encontramos, sin comerlo ni beberlo, ante una especie de “slasher”. ¿Qué pinta si no ese minero fugado de “San Valentín Sangriento”? A lo mejor las emanaciones de la excavación han afectado al equipo de “The Tunnel 3D” y están todos en pelotas refrotándose el guion por el ojete. Porque este saborcillo acre que desprende la historia tiene un origen orgánico por narices.

Sea como sea, si el argumento no había derivado ya hacia lo absurdo, tenemos ciertos flashbacks que nos desvelan el pasado de la quinta componente del grupito de protagonistas. Ella, inocente niña, perdió a su padre tras un derrumbe en el yacimiento. Ese Antonio Molina pintado con el estilo de Al Johnson, ese minero rumboso que entre sombras fantasmales más falsas que judas recordaba con amor a su salerosa pequeña… ¡su padre! Y no lo rescataron porque le salía muy mal de precio al dueño de las instalaciones, actualmente reconvertido a constructor de resorts y organizador de raves. ¡Oh my f****** goddess! Tanto han pensado los responsables de “The Tunnel 3D” que se han pasado de frenada. Claro, como os decía, tamaña era su inercia que han dejado un buen derrape en el calzoncillo. Un servidor, como buen cretino, se lo ha comido entero: tan sabroso como un “Whiskas™”. ¡Qué es un thriller con una venganza inconsciente como telón de fondo! ¡Y yo con estos pelos!

Por suerte, los títulos de crédito se aproximan con esa baladita de “K(aka)-pop” que a buen seguro interpretarán algunas de las actrices, por darles una categoría que no tienen, que han muerto a causa de los delirios gaseosos. Entonces sí, puedo esbozar una sonrisa. No sólo por ver próximo el fin de otra tortura autoimpuesta, me parto de risa porque me he tirado un pedo de liberación… ¡y eso sí que es un gas nocivo con el que podría exterminar a toda Corea del Sur!

Aunque me lo haya tomado con humor, seguro que alguno dirá que he sido simplemente odioso sin entender ni una de mis continúas ironías, creedme, mucho más divertido que ver “The Tunnel 3D” resultaría colocarse un puñado de cartuchos de dinamita entre las nalgas y barrenarse el ano.

Imágenes de la película

 photo TT3D_1_zpsxq0wvm8g.jpg“¡Bieeeen, Corea del Sur ha ganado otra medalla!”


 photo TT3D_2_zpscijzptup.jpg“¡¿Está muerto, está muerto?!” “No, que va. No ha podido evitar quedarse roque viendo este bodrio


 photo TT3D_3_zpss3riyk4i.jpgYakisoba coreano

Lo mejor: No verla en 3D.

Lo peor: No tener a sus actores cerca para poder arrancarles emociones a tortazo limpio.

Vuestros comentarios

1. ago 11, 21:52 | Fhercho06

Creo de entre gustos somos similares Bob, atraemos lo cutre. Hace poco tiempo atrás la había visto., soporífera e infumable. No sé como terminé de verla.
¡Saludos!

2. ago 12, 17:43 | Bob Rock

Fhercho06.- La verdad que terminarla es todo un logro. Al principio uno piensa que se va a reír pero todo deja de tener gracia a los diez minutos. ¡Qué personajes! ¡Qué actores! ¡Qué FX! Lo que más duele es que hayan desperdiciado el presupuesto, porque pasta tenían. Bueno, con respecto al cine de mierda ya sabes: ¡nos hace más listos! (y yo añadiría guapos). Ja ja ja ja!!!

3. ago 13, 02:51 | Fhercho06

En un principio le tenía fe, siendo de origen Sur-coreano.
Pero cuando la terminé de ver, rápidamente la borré de mi disco duro, antes de que me infecte la computadora. jajaja

Acabo de terminar el subtitulo para Satanic 2016, vaya menuda mierda de cinta.

Saludos Bob.

4. ago 13, 19:15 | Bob Rock

Fhercho06.- Creo que fue Mr. Zombie quien, cuando salió el tráiler, me la comentó como interesante. Y la verdad que tenía buena pinta, he hecho muchas bromas en la reseña sobre los surcoreanos, pero la verdad que tiene pequeñas joyitas que ya podrían repetir (como Into the mirror, por decir una).

Ya he viso el subtítulo en subdivx y me has tentado a verla, pero es que viendo su póster me causa aprensión. Como este mes ya he cubierto mi ración de cine basura con Tunnel 3D, creo que voy a evitarla (aunque nunca se sabe)

¡Gracias!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.