Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Twisted

Twisted

Más allá de la comedia infantiloide

Twisted Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Twisted
  • Nacionalidad: Malasia, Singapur | Año: 2011
  • Director: Yee-Wei Chai
  • Guión: Yee-Wei Chai, Landol Boon Ping Eng
  • Intérpretes: Candy Ice, Mark Lee, Tracy Lee
  • Argumento: Tres historias sobre fantamas, camellos, posesiones, drogas, sexo y mala suerte.

60 |100

Estrellas: 3

Photobucket

Twisted, también conocida como Twisted Love, es una comedia con tintes de terror compuesta por tres historias independientes, ligeramente interconectadas. Lo que ha intentado el director Yee-Wei Chai es contar tres pequeños cuentos desprejuiciados sobre la mala suerte y como se ceba sobre aquellos que la desafían. Digamos que se trata de una lectura cómica de los efectos más macabros del karma. Para acentuar esta faceta tétrica Chai echa mano de elementos sobrenaturales directamente fantasmagóricos que funcionan tanto a nivel humorístico como terrorífico. De hecho, son las escenas basadas en el sobresalto las que más carcajadas provocan.

Cierto que la procedencia de Twisted marca sobremanera su libro de estilo. Una producción entre Malasia y Singapur poblada de cómicos asiáticos, muy reputados en estos dos países, no podía menos que ser jocosa pese a lo empalagoso e infantil que resulta a veces el humor asiático. He de reconocer satisfecho que aquí las exageradas actuaciones funcionan en un amplio abanico más maduro, llevándose el gato al agua con un par de escenas memorables. A pesar de esa vis cómica tan pronunciada, Chai (que también ejerce de co-guionista) no aparca las emociones fuertes del todo e intenta introducir en cada uno de los segmentos, especialmente en el segundo, una serie de sustos y planos truculentos que serán del gusto de todo aficionado al género que se precie.

La primera historia nos presenta a un camello de poca monta, interpretado concienzudamente por Mark Lee, que además de despreciable es un castigador con sus amantes. Hasta que una de ellas, en estado de buena esperanza, quiere tener una pequeña conversación con él. Punto de partida de una lucha a muerte contra el mundo sobrenatural.

Probablemente la historia más decididamente humorística. Con un personaje principal que aunque odioso, consigue atraer nuestra plena atención, gracias a esas maneras canallas que se gasta. Amén de que su enfrentamiento sobrenatural con un espectro de muy malas pulgas, roza la genialidad. Salvando cierta pobreza técnica en determinadas escenas, el primer relato deja un buen sabor de boca gracias al paraje donde se ubica y a la tremenda actuación de Lee, que gastando los mejores gestos del feo de los Hermanos Calatrava (¿había alguno guapo?) consigue arrancarnos más de una carcajada. A lamentar la falta de profundidad en el guión más allá de presentar sesgos típicos en sus personajes. Es precisamente la canción regional con la que acaba el segmento la que va uniendo los mismos, donde la presencia forzada de ciertos personajes comunes termina por cerrar esa interconexión tan laxa e innecesaria. Un mayor esfuerzo en contar historias más complejas podrían haberle dato a Twisted el aire “Tarantiniano” que buscaba su director.

La segunda historia nos sitúa alrededor de una noche de fiesta en que dos asistentes de vuelo intentan seducir, usando la droga que les ha proporcionado un conocido camello, a dos azafatas con catastróficas consecuencias. Mezclar drogas, sexo e intentos de violación es una práctica doblemente peligrosa en Singapur, donde las mujeres son de armas tomar.

Pese a tratarse del segmento más eminentemente terrorífico, en el estricto sentido de thriller violento, es el que presenta a los personajes más desdibujados e intrascendentes. Carece de sorpresa alguna pese a que la fotografía y el tempo estén mejor medidos que en sus hermanas. No obstante se agradece el descanso frente al histrionismo de Mark Lee, sustituido éste por un ambiente muy deudor de Very Bad Things, pero resumido y comprimido hasta sus últimas consecuencias. Siendo una de ellas un tramo final impactante a nivel visual pero sin fuerza a nivel dramático, porque es imposible que la “lucha” entre azafatas y asistentes emocione a un espectador incapaz de empatizar con los personajes presentados. Con todo, perfectamente disfrutable gracias a la escalada de violencia final y, por supuesto, esa “mala suerte” que persigue a los cabrones. Si la vida real fuese similar…

La tercera historia es protagonizada por un par de embaucadores que se dedican a sacarles el dinero a las ancianas con la excusa de realizar un exorcismo u otras sesiones espirituales. Además, el “maestro” se dedica a tunear coches en su taller. ¡Vaya par de pícaros! ¡Qué se venga a España, estarán como en casa! Pues bien, cuando una preocupada madre acuda a ellos para exorcizar a su hija poseída se encontrarán con el primer caso real de sus vidas.

Pese a no contar con una escena tan potente y característica como el primer segmento, éste es a nivel global el mejor sin duda. Todo gracias a un mejor equilibrio entre terror y comedia, así como una inquietante actuación por parte de la actriz que interpreta a la madre de la niña poseída. Zhu Mi Mi, que así se llama la veterana actriz, borda un papel entre ingenuo y siniestro que complementa muy bien a los cazafantasmas cretinos, pero no exentos de ternura. Además, en lo que respecta a la historia narrada, este segmento contempla una vuelta de tuerca que ayuda a cerrar la película con bastante dignidad, aunque hay que reconocer un gusto por las maneras bruscas que nos deja un poco a medias. Como gran pega involuntaria, decir que multitud de chistes lingüísticos se desgranan en este relato, así es muy difícil trasladarlos a otros idiomas y quedan para el espectador occidental en enigmáticas palabras algo vacías.

Puede que estemos ante cine sin lujos, ante una comedia del suroeste asiático que resulta dura para el espectador no acostumbrado a esos infantilismos asiáticos. Lo que no impide para saber apreciar sus entregadas actuaciones y sus mejores bromas que pertenecen al terreno del humor universal. No os olvidéis de que la tensión y el horror revolotean por el rabillo del ojo, y obtendréis una película muy completa y divertida para cualquier noche intrascendente de verano.

Tráiler

Lo mejor: La escena en cámara lenta del primer segmento: buena muestra del estupendo equilibrio entre comedia, acción y terror que realiza Yee-Wei Chai.

Lo peor: La interconexión entre las historias y algunos momentos cómicos demasiado infantiles.

Vuestros comentarios

1. jul 17, 15:56 | Mr Zombie

Me gustan este tipo de peliculas con mucha comedia y terror combinados. Algunas salen muy divertidas y otras no tanto, por lo que habra que probar esta a ver si me gusta mas o menos.

Un saludo.

2. jul 24, 05:10 | JAFRYN

Me gustan las pelis compuestas por varias historias independientes sobre todo las de estilo humor negro, seria agradable ver algo liviano para variar por eso pregunta ¿saben donde se puede descargar?

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.