Estás aquí: Página de inicio » Libros » Umbrales Oscuros

Umbrales Oscuros

Alquitrán y nicotina

Umbrales_Oscuros_PortadaSupongo que todos os sonará el nombre de John Constantine, el famoso hechicero suburbano, detective a tiempo parcial y caradura las veinticuatro horas del día; el protagonista de la longeva serie de comics Hellblazer. Y si no gustáis del noveno arte, puede que os suene este rufián y fumador empedernido de una versión más “ligera”, llevada al cine en 2005 con el inefable Keanu Reeves encarnando a nuestro brujo favorito. Esta película se llamaba simplemente Constantine y fue acertadamente rodada por Francis Lawrence, director también de Soy Leyenda. Una cinta entretenida pero que aportaba una personalidad menos cínica, restando garra a un personaje de corte más duro y amoral; el que nos gusta de verdad.

La cuestión, es que después de más de doscientos números, película e, incluso, videojuego; el mundo que rodea a este carismático personaje ha ido creciendo como solo el mundo del comic puede permitir. Algo que a más de uno le habrá desanimado para acercarse a unas historias, que os aseguro son más que interesantes. Y por ese mismo interés, me gustaría recomendaros una nueva novela gráfica editada en castellano en Julio de este mismo año. Se trata de Umbrales Oscuros (Dark Entries), un título auto conclusivo que usa a John Constantine como un medio para contar una buena historia y no como uno elemento interesante de la misma. Por lo que no es necesario un gran conocimiento del universo propio de Constantine y, sin embargo, tendremos al mismo canalla con su humor borde de siempre.

Umbrales_Oscuros_MuestraJohn Constantine, detective de lo oculto, recibe uno de los encargos más extraños de su carrera: desencantar un reality televisivo. “La Mansión Encantada” es uno de los programas más vistos en la pequeña pantalla y, por lo visto, un verdadero fantasma ha empezado a atacar a los concursantes que desvelan a la audiencia sus miserias, hora tras hora, día tras día.
Constantine se infiltra como topo de los organizadores del reality, para evitar que los abusos fantasmales lleguen a mayores y averiguar que está provocando los problemas. Pero el mundo de la televisión siempre guarda mentiras y secretos. Casi sin saberlo, Constantine deberá enfrentarse a la mayor amenaza contra su alma, que jamás haya conocido

Ian Rankin, de origen escocés, es el escritor de esta mirada acida y enigmática a la novela negra. No en vano estamos hablando de uno de los autores modernos más vitoreados dentro del género policiaco británico. Destacándose como creador de la saga del Inspector Rebus; una de las series detectivescas más auténticas del momento, con varios tomos editados en castellano.
En este caso, el escritor urde una maraña de perturbados personajes con sus propias intrigas, miedos y secretos; ubicando justo en el centro a Constantine. Rankin usa al detective como detonador de una serie de acontecimientos de carácter “sobrenatural” (y dejémoslo ahí), que terminan seccionando la historia en dos mitades muy diferenciadas; tanto que hasta el color del borde de las hojas cambia, de blanco a… negro. La forma de plantear los diálogos es marca de la casa: socarronería y pesimismo; lo que ayuda a saborear un argumento muy trabajado.
Para no ser menos, el apartado gráfico también está a la altura y resulta acorde con la trama. En puro blanco y negro, para realzar ese sabor a novela negra que planea toda la primera mitad; las viñetas se despliegan ágilmente, ganando en ritmo la narración. También podremos disfrutar de un salvaje lado macabro en el arte del italiano Werther Dell’Edera, justamente en la segunda mitad de un comic que demuestra como las historias clásicas pueden ser enfocadas desde perspectivas modernas sin perder un ápice de fuerza.

De lectura obligada este comic-book, ya seas fanático de John Constantine o simplemente un aficionado al terror de calidad. Además nos viene presentado adecuadamente (doscientas hojas, tapa dura) y aún precio más o menos razonable (todos sabemos lo que cuesta esta dichosa afición).

Vuestros comentarios

1. nov 10, 21:47 | elniniodecristal

A ver si lo he entendido bien…una novela gráfica de John Constantine escrita por el semi-dios de la novela negra IAN RANKIN. Madre de dios hermoso, me he leido todo lo de Rankin (hay también una serie british con John Hannah haciendo de REbus que no está nada mal) y es un GRANDE. Dónde lo puedo conseguir ya??

2. nov 10, 22:13 | Bob Rock

Elniniodecristal.- Está editada por Planeta, en la colección Vertigo de toda la vida. En cualquier “comiqueria” la podras pillar. La verdad que está genial, lo único malo es que sabe a poco!!!

Un saludo!!

3. nov 11, 00:04 | MASP

Yo tengo en mi librería “Aguas Turbulentas” pillado en formato de lujo con pasta dura y sobrecubierta por ¡¡3 euros!! porque venía de regalo con una revista este pasado verano (ahora no recuerdo cual, si “Quo” o alguna de éstas). Nota mental, durante el verano, estad ojo avizor a las ofertas revisteriles que a veces traen cosas muy guapas.

Y por cierto, que Valdemar Gótica, la editorial objeto de mis libidinosos sueños acaba de publicar un fastuoso volumen de, ahí es nada, 776 páginas dedicadas a William Hope Hodgson, titulado magníficamente como “Los mares grises sueñan con mi muerte: Cuentos completos de terror en el mar” por 28 euros. Ya estoy destripando mi cerdito hucha para hacerme con él lo antes posible.
Aquí lo podéis ver:
is.gd/gUJZY
Saludos!

4. nov 11, 17:12 | Bob Rock

MASP.- Ahora mismo salgo del curro a pillarlo!!! Hodgson es mi luz y mi guía. La triología del Abismo ocupa un lugar privilegiado junto a mi cama!! (así como una copia de 1970 de El Reino de la Noche en perfecto castellano, ilustrado por Virgil Finlay).
Pero mi preferido, es la edición cuasi-inencontrable de Carnacki, the ghost-finder. Perteneciente a la magnífica colección Ultima Thule. Se nota que me gusta Hodgson, ¿no?

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.