Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Vampire Cleanup Department

Vampire Cleanup Department

La mordidita

Vampire Cleanout Department

Ver ficha completa

  • Título original: Gao geung jing dou fu
  • Nacionalidad: Hong Kong | Año: 2017
  • Director: Sin-Hang Chiu, Pak-Wing Yan
  • Guión: Sin-Hang Chiu, Pak-Wing Yan
  • Intérpretes: Siu-Ho Chin, Hok-chi Chiu, Babyjohn Choi
  • Argumento: Un joven despistado y de buen corazón acaba reclutado por el Departamento de Limpieza de Vampiros, una organización dedicada el exterminio de los chupasangres.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo VCD_Interior_zpsghmhq7bx.jpg

“Vampire Cleanup Department” es una película hongkonesa que recupera, en la tradición más cómica, la vertiente china del cine de vampiros: chascarrillos infantiles, unas gotas de kung fu, algo de terror de la mano de chupasangres saltarines, taoísmo de andar por casa, romance de telenovela y un final agridulce. Aunque parezca increíble, mezcla mucho más natural que cuando los occidentales, por ejemplo, escondemos drama tras una tenue cortina de terror. Una película que probablemente el público oriental considerará para toda la familia, aunque los más pequeños de la casa quizás pasen un poquito de miedo gracias a la violencia que demuestran su vampiros versión ojos rasgados. Puedo imaginármela perfectamente de fondo, mientras ese tendero alienado masculla el precio de forma ininteligible de los cuatro litros de cerveza que acabo de adquirir.

En el Hong Kong contemporáneo encontramos al joven Tim Cheung, típico representante de las nuevas generaciones orientales: más preocupado por su móvil que por lo que se cuece a su alrededor. Tras un incidente macabro en el callejón cercano a su pequeño apartamento, se unirá al equipo del Departamento de Limpieza de Vampiros. Es decir, un grupo de trabajo especial y secreto para erradicar a los vampiros chinos, los Goeng Si, con sus graciosos saltitos incluidos. Antes del trabajo de campo toca ser instruido por su tío Chau, el jefe del equipo. Nuestro héroe finalmente salvará a una hembra Goeng Si, Summer, de su malvado señor, el cual la enterró durante la era feudal. Dando así el pistoletazo de salida a una relación amorosa que pondrá en tela de juicio la evolución de los vampiros en el mundo actual.

Al público occidental, especialmente a ese que la palabra “wuxia”(1) le suene a planto de arroz con cerdo cantonés, le supondrá una dura prueba si no sabe ponerse en antecedentes. Incluso con la experiencia en este tipo de cine respaldando su visionado, “Vampire Cleanup Department” no consigue salvar los muebles debido a un exceso de ñoñería que habla de una película más atractiva para los ancianos que para las nuevas generaciones, los cuales, independientemente de su nacionalidad, se llevarán las manos a la cabeza con las escenas románticas y/o los números cómicos propios de clowns de mediados del siglo pasado. Signo inequívoco de esta ”geriatricismo “ sería una banda sonora que podría perfectamente aparecer en la serie española “Allá Abajo” o en los grandes éxitos de ”Mierdaset”, demostración del sentir más rancio y carpetovetónico al alcance del ser humano.

Pero una vez superada esta capa empalagosa y edulcorada, bajo la que se esconde “Vampire Cleanup Department”, tenemos una película que se pasa en un santiamén exhibiendo un nivel de entretenimiento bastante alto, salvo esos destellos de miel en los que el espectador adulto deseará poder girar la cabeza como la buena de Regan. Por ejemplo, y a pesar de no estar hablando de ninguna superproducción como las que oriente tiene a bien disparar de vez en cuando, las coreografías de artes marciales son de lo más resultonas. Así mismo, la caracterización y virulencia de los Goeng Si impactan con la evidente influencia, pero muy, muy diluida, de las viejas corrientes CAT III. Y es que los hongkoneses se muestran babosos con ciertos temas – la superación personal, el amor puro, la devoción a los mayores y el sacrificio por la masa – pero no tienen ningún problema para lanzar a sus monstruos a morder, devorar e infectar a todo secundario que sea necesario. Fíjense por ejemplo en el póster que acompaña a esta reseña.

No obstante, esta forma de mostrarse inmisericordes nada tiene que ver con “Rigor mortis”, película que para recomendar encarecidamente como ya hiciese hace tres años, ni en el contenido ni en la forma. Tampoco eran esas mis esperanzas ante un producto que ya huele a bobalicón desde que vemos sus primeras imágenes, pero incluso la necesidad de desvincularse de pasajes más escabrosos, verdadera razón que pueda justificar su visionado, queda en entredicho al contemplar el desfile de prototípicos personajes dignos del peor y más comercial cine del gran Jing Wong(2); director que si no conocéis es porque no deberías estar leyendo esta reseña.

Entre estos personajes podréis encontrar al monje taoísta que dibuja encantamientos sobre papel de arroz; a la vieja chiflada y encorvada con aspecto de vagabunda, pero sabia y protectora; al viejo maestro simpático y locuaz que fuma en pipa, aquí ligeramente modernizado por aquello de darle a todos estos tópicos una lectura que funcione en la taquilla a principios del siglo XXI; al maestro severo y silencioso que esconde un cariño personal por su pupilo; al héroe algo despistado y con maneras de pardillo que acabará dominando las artes de la espada y el puño a través del camino de la escoba; a la vampiresa encantadora aprendiendo a ser humana como si de una niña, tiernamente sexy, se tratase… Claro, al tirar de tanto cliché, “Vampire Cleanup Department” se muestra eficaz en cuanto a desarrollar a estos desventurados, dejándonos esas pinceladas de redención y superación épica que tanto bien le han hecho a la fantasía universal. Además, en cuanto a los intérpretes de estos manidos caracteres, no podemos quejarnos, supongo que los actores serán rostros conocidos en su ciudad estado natal, y debida a esa experiencia clavan con bastante acierto los roles que les han tocado en suerte.

La dirección sería otra cosa, el dueto Sin Hang Chiu y Pak Wing Yan eran unos debutantes y eso se deja notar como una losa en el resultado gráfico de la “Vampire Cleanup Department”: convencional hasta decir basta. Lo que no quita para que el objetivo de realizar una película de consumo fácil, insisto en que a veces parece estar rodada con el “forward” pulsado, haya sido logrado con éxito.

Resumiendo: cine muy, muy específico que resultará hermético para el espectador occidental poco preparado. Además no contiene el suficiente terror como para que las Almas Oscuras aúllen bajo la luna llena; más bien una curiosidad simpática que puede ser un buen punto de entrada al mundo del “wuxia”, con el que comparte estructura. Al menos ha sido sabiamente circunscrita a la hora y media de duración.

(1) Género de cine chino, taiwanés y hongkonés que ahonda en las ramificaciones fantásticas de las artes marciales, en su sentido más épico, con un especial gusto por el melodrama y las luchas con espadas de por medio.

(2) Uno de los cineastas más prolíficos, talentosos y controvertidos de Hong Kong. Su estilo de dirección, en el mejor de los casos, logra combinar eficazmente el atractivo comercial con aspectos más artísticos. Ha dirigido más de cien películas, donde ha destacado en el campo de la acción con títulos como “Doble Mortal” o “City Hunter”.

Imágenes de la película

 photo VCD_1_zpsaxeowqfl.jpg

 photo VCD_2_zpscsvip7s9.jpg

 photo VCD_3_zpsnt4bddn4.jpg

Lo mejor: Pasa en un suspiro sin ofensa alguna. Su mezcla de géneros y ritmo la hace ideal para ver en familia.

Lo peor: Una música y ñoñería que pondrán a prueba vuestros estómagos.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.