Estás aquí: Página de inicio » Noticias » We are still here

We are still here

Cimientos para el horror

 photo WAST_Interior_zpsfc549a57.jpg

Después de que su hijo falleciese en un accidente de tráfico, Paul y Anne se trasladan a un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra con la intención de iniciar una nueva vida. Por desgracia, la afligida pareja se convertirá en la presa de una vengativa familia de espíritus chamuscados que reside en su nuevo hogar, el oscuro secreto de la aparentemente tranquila comunidad. Ahora tendrán que sobreponerse a su dolor para luchar contra los vivos y los muertos que amenazan su hogar, y también sus almas, a punto de verse arrastradas al infierno.

¿Hace falta reinventar algo en una película de casas encantadas para justificarla? No parece ser el caso para “We are still here”, una producción norteamericana que seguro arrancará uno de los clásicos “wooow“s de mi hermano Lafulla. Mira que ha pasado tiempo desde que los espacios góticos, caracterizados por pertenecer a castillos o iglesias mal alumbradas, han albergado en sus entrañas los ecos de fantasmas y aparecidos. Dese ese punto, la arquitectura del terror encontró su perfecto lugar en entornos urbanos, pues el hombre se lleva a cuestas sus fantasmas y allí donde more se contarán historias de espectros. El cine pronto copió de la literatura y se puso manos a la obra ya fuesen los entrañables “13 Fantasmas” de William Castle, “The Haunting”, revisando a la genial Shirley Jackson, o “The Legend of Hell House”, genial adaptación de Matheson. Así se llegaba, entre otros cientos de películas que bien podríamos destacar, a los ochentas: donde el subgénero de casas encantadas prosperó de mala manera. “Amytiville”, “Poltergeist”, “Ghosthouse”, “Prison”; sólo por nombrar unas pocas. Hasta llegamos a tomárnoslo a broma cuando veíamos “House”, una favorita personal, para darnos de lleno con el gore de “Posesión Infernal”, que no es más que otro formato para el subgénero del que hablamos. Aquella fiebre ochentera parece haber vuelto de la tumba (ho-ho) y nos azota inmisericorde desde que “Paranormal Activity”, “Insidious”, “Sinister”, “Expediente Warren” y demás han sido todo un éxito en taquilla, más o menos merecido. Las casas encantadas vuelven a estar de moda dentro de la cultura, no olvidemos la primera temporada de “American Horror Story”, y hasta se nos presentan en formato cibernético, como así asegura “Cybernatural”, encantando el espacio virtual, de alguna forma el hogar de todos nosotros. Incluso hemos disfrutado/sufrido experimentos como “I’m a ghost”, demostrando que esta temática todavía no ha explorado sus facetas más recónditas.

Y un servidor no podría estar más contento, pues siempre, desde pequeñito, he tenido una malsana afición por explorar casas abandonadas a ver si un espíritu tenía a bien contactarme o, mucho más probable, un vagabundo me violaba analmente. Otra cosa es que las producciones de terror actuales ofrezcan algo interesante, sobre todo cuando se trata de crear miedo o una atmósfera angustiosa. Reconozco que las cintas modernas más famosas esconden algún as en la manga, pero por lo demás no creo que ofrezcan nada nuevo y mucho menos encomiable. Por ejemplo, “Insidious” tenía sus buenos momentos, para acabar transformada en una especie de circo sin gracia en su incomprensible continuación, todo salirse del tiesto con argumentos pueriles y sin una dirección narrativa justificada. Dado el largo recorrido del subgénero, uno de los primeros contratiempos que se encuentran los guionistas es como escaparse de los cánones del género… y digo yo: ¿para qué? He dicho cánones, no tópicos; ofrecer un susto fácil pero falso al espectador para a continuación, con el dolby por las nubes, presentar el verdadero susto, eso es caer en el error. Sin embargo, no se comete error alguno cuando se respeta el hecho de que el cine de casas encantadas tiene que ofrecer… ¡casas encantadas! Pongamos en una vieja mansión a unos personajes humanos con los que nos podamos haber topado alguna vez, poseedores de carácter para darle sabor a su presencia. Una vez ubicados veamos los tormentos que unas personas normales pueden sufrir con tal de conservar su morada frente a fuerzas externas, tanto los modernos como los antiguos moradores. Es una lucha terrorífica que ataca a lo más básico de nuestra sociedad: el hogar, nuestra necesidad de seguridad. Nada puede haber más terrible que ver nuestra cotidianidad vuelta del revés por fuerzas que no controlamos. Conclusión que me obliga a recomendaros una antología literaria que sintetiza bastante bien mi discurso: “Las Moradas del Terror” (Robin Book), un poco viejo y de calidad desigual, pero que resulta un imprescindible para los aficionados al tema de las casas encantadas, desde una perspectiva lúdica.

Parece que estas mismas reflexiones hayan sido repasadas por los autores de “We are still here” con objeto de crear un producto que no reinventa nada, me escama particularmente ese aspecto setentero emulando a “Expediente Warren”, pero que según su tráiler va a hacer hincapié en lo que nos interesa: el terror, incluso con ecos lovecraftianos dada la ambientación de la cinta. El director debutante Ted Geoghegan ha unido fuerzas a los productores de “The House of the Devil” para sacarse de la manga una obra que puede ser un auténtico bombazo de taquilla, si consigue una distribución adecuada, algo tras lo que precisamente andan en los actuales festivales especializados. Otra cosa será comprobar si durante toda la su duración mantiene ese aire de intriga y atmósfera malsana que despide su tráiler. El que la única experiencia de su director sea redactar los guiones de pestiños como “Sweatshop” y “Barricade”, no transmite buenas vibraciones, pero afortunadamente sí lo hace la presencia de un elenco de actores muy interesante. Empezando por la clásica “scream queen” Barbara Crampton. A la cual hemos podido disfrutar a las ordenes de Stuart Gordon en “Reanimator”, “Resonator” o “Castle Freak”… ¿qué más podemos decir de ella? Una actriz veterana que sostendrá “We are still here” sobre sus hombros sin problemas. Pero es que además cuenta a su lado con Larry Fessenden, quizás el neoyorquino más involucrado con el género, y con Lisa Marie, musa de Tim Burton que ya coqueteó con el “terror de autor” en “The Lords of Salem”.

No sé vosotros, pero de forma inmediata se ha convertido en uno de mis objetivos de este año. Además de haber despertado, de nuevo, todo ese interés por las casas y lugares malditos. Un apasionante subgénero que bien se merece un especial por estos lares…

Imágenes de la película

 photo WAST_Poster_zps3187b460.jpg

Tráiler

Vuestros comentarios

1. feb 16, 13:06 | tito Jesús

Pinta estupendamente. Es de la mias!!!!

2. feb 16, 13:44 | Vael

Pintaza, si señor! Y ademas con ese toque setentero que me encanta.

3. feb 16, 21:18 | UPIRI

Me ha recordado un poco a El Mas allá :). Habrá que verla parace que al menos estará entretenida pero por el trailer tampoco parece muy buena, pero… tampoco me lo parece Aquella Casa al Lado del Cementerio y me encantó.

4. feb 16, 21:58 | Bob Rock

Comparto vuestro entusiasmo (con moderación debido al poco bagaje del director y a que The House of the Devil tampoco fue lo que se nos prometió). No obstante, el tráiler sí me ha parecido bastante cañero…

Un saludo

5. feb 19, 12:20 | Elchinodepelocrespo

Las casas encantadas son como el porno: nunca pasarán de moda.

6. jun 6, 16:59 | Bob Rock

Hola Almas Oscuras.

Genuina, pero predecible.
Creíble, pero tópica.
Llena de tensión, pero falta de profundidad.

Notable bajo.
Verdadero terror.
Poco miedo.

Un saludo.

7. jun 10, 00:01 | JMarple

Me parece que esta película tenía todo para ser buena: una historia interesante (potencialmente), actores buenos (potencialmente), una ambientación (un pueblo nevado en Nueva Inglaterra) que ya de por sí puede ser el marco perfecto para una buena peli de terror, hasta unos efectos en el estilo de Lucio Fulci …en fin, la esperaba ansiosa , pero fue una gran decepción. Con todos esos elementos, el director no logró (según mi parecer) darle ritmo ni gracia a la película. Lamento mucho la oportunidad desperdiciada.

8. jun 10, 15:00 | Vael

Estoy de acuerdo con lo que comentais, no es una mala pelicula y se agradece mucho ese tratamiento de pelicula clasica, pero a medida que avanza se va desinflando.

9. jun 28, 21:08 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 30/100

Suspendida aunque tenga 3 minutos decentes. Es mi parecer pero creo que ni otro director de más prestigio podría levantar esta película. Las de Insidious, Warren y Panoramity y estas bazofias, están haciendo flaco favor al género, porque permiten que cualquiera pueda convertirse en director y nos regalen semejantes mierdas y lo peor, las emitan en los cines.

Pérdida total de tiempo. Susto (los de siempre), terror nulo, tensión no se donde y lo único potable alguna actuación (el marido es lamentable) y algún Fx.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

10. ago 2, 09:16 | Dave

Me ha parecido genial y punto.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.